Back to top
22 de Febrero del 2016
Historias
Lectura: 11 minutos
22 de Febrero del 2016
Redacción Plan V
Un homenaje académico marcado por la política

El ex rector y político socialista fue recibido entre los aplausos de la concurrencia en el homenaje organizado en su honor el pasado 18 de febrero en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo. 

Cientos de personas asistieron al homenaje organizado en honor de Enrique Ayala Mora, ex rector de la Universidad Andina y político socialista. En primera fila estuvieron políticos de varias tendencias. La búsqueda de un proyecto opositor de unidad gravitó sobre el evento y la idea se repitió en las intervenciones de los oradores.

El Centro de Convenciones Eugenio Espejo ocupa el edificio de un antiguo hospital capitalino. Lo que fueron pabellones en donde se atendía a los enfermos son hoy amplios salones en donde se realizan eventos de todo tipo.

La tarde del 18 de febrero de 2016, una larga fila de autos pugnaba por ingresar al parqueadero del Centro. Para las 18:00, un grupo de académicos, intelectuales y políticos había convocado a un homenaje a Enrique Ayala Mora, el ex rector de la Universidad Andina.

Aunque el evento fue anunciado como de carácter académico, lo político no estuvo ausente. La figura del ex diputado socialista, quien ha cuestionado el manejo político del actual Gobierno y ha denunciado la Constitución de Montecristi, que, en su opinión, debería ser derogada por medio de una nueva Asamblea Constituyente, parece aglutinar a opositores de varias tendencias. Aunque no se descarta una precandidatura presidencial de Ayala Mora, la necesidad de un acuerdo de unidad nacional fue mencionada durante las tres intervenciones que tuvieron lugar en el homenaje a Ayala Mora. Para algunos de los asistentes, la presencia de figuras de oposición de todas las tendencias, desde la derecha hasta la izquierda, evidenciaría las posibilidades de Ayala Mora como una figura de consenso. 

Ayala Mora ha cuestionado tanto la práctica política de Rafael Correa cuanto el diseño institucional de la Constitución de Montecristi, puesto que, en su opinión, el poder se ha ejercido en el país de forma autoritaria y se han creado instituciones como la Función de Control Social, que serían totalmente innecesarias en el Ecuador. 

El homenaje tendría lugar en uno de los salones más grandes del viejo hospital. Para acceder a él, se debe subir al segundo piso, por medio de unas gradas de metal y pasar por un vestíbulo acristalado. Desde las 17:00 habían empezado a llegar los invitados, que tomaban asiento en varias filas de sillas colocadas de frente a un escenario, sobre cuya pantalla se proyectaba la invitación al acto.


Cientos de personas abarrotaron los salones del piso alto del Centro de Convenciones. 

Varios arreglos florales se veían en el escenario, mientras la periodista Carmen Andrade, conocida locutora de radio, se preparaba para desempeñarse como anfritiona del evento. En una de las paredes se podía ver un cartel en donde se consignaba la cuenta de Twitter de Ayala @EAyalaMora y, debajo, el hashtag #HomenajeEnriqueAyala.

Varios arreglos florales se veían en el escenario, mientras la periodista Carmen Andrade, conocida locutora de radio, se preparaba para desempeñarse como anfritiona del evento. En una de las paredes se podía ver un cartel en donde se consignaba la cuenta de Twitter de Ayala @EAyalaMora y, debajo, el hashtag #HomenajeEnriqueAyala.

Unos reflectores de color azul iluminaban las paredes blancas del salón desde el suelo, mientras que en las antesalas de la gran sala se iban colocando más sillas y varias pantallas para que los numerosos asistentes pudieran seguir las incidencias del escenario. Los invitados miraban con desconfianza al nutrido grupo de periodistas de los medios públicos y privados que tomaban fotos de la masiva concurrencia al evento. 

Varios personajes iban llegando al salón entre tanto. Por ejemplo, el ex presidente de facto general (r) Guillermo Rodríguez Lara, quien se sentó en la primera fila, junto con el ex presidente Osvaldo Hurtado Larrea, y los ex vicepresidentes Alberto Dahik, Rosalía Arteaga y Blasco Peñaherrera. 

Estaban también muy cerca del estrado los integrantes de la Comisión Anticorrupción de los movimientos sociales, como Jorge Rodríguez y Julio César Trujillo, el general (r) Frank Vargas, el coronel (r) Alberto Molina, entre otros. 

Sentados más hacia el fondo del salón estaban políticos como Gustavo y Marcelo Larrea, de Democracia Sí, quienes estaban sentados junto a Luis Villacís, Geovanny Atarihuana y Ciro Guzmán de Unidad Popular, así como Alberto Acosta, ex candidato a la Presidencia de la República y a Víctor Granda, político socialista.


El general (r) Guillermo Rodríguez Lara saludó con Enrique Ayala durante el evento. 

Estaba presente también la asambleísta Lourdes Tibán; el activista de oposición Andrés Valdivieso; los académicos Simón Pachano y Enrique Galarza; los ex diputados Napoleón Saltos y Freddy Bravo, el ex contralor Marcelo Merlo; el dirigente sindical Mesías Tatamuez; la dirigente de la Izquierda Democrática Wilma Andrade, y los consultores políticos Luis Verdesoto y Santiago Nieto. 


El dirigente sindical Mesías Tatamuez estuvo entre los asistentes al acto. 

Era posible también ver en el evento a personalidades de la sociedad civil, como Boris Cornejo, presidente de la Fundación Esquel, al académico de la lengua Hernán Rodríguez Castello, a la dirigente feminista Solanda Goyes, a periodistas como Marcelo Dotti, Félix Narváez, Thalía Flores, Jorge Ortiz, entre otros. 


La ex vicepresidenta Rosalía Arteaga estuvo en primera fila durante el homenaje a Ayala Mora. 

Eran las 18:30 cuando Enrique Ayala Mora, vestido con su corbata de color rojo y un traje gris, ingresó al salón entre los aplausos de los asistentes. Le tomó algunos minutos llegar hasta el escenario, puesto que en el camino recibió abrazos y felicitaciones. 

Carmen Andrade anunció que se cantaría el Himno Nacional. Y todos los invitados se pusieron de pie. Los ex generales Rodríguez Lara y Vargas Pazzos se colocaron las manos en el pecho.

A las 18:40 tomó la palabra el primer orador de la tarde: el escritor y presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Marco Antonio Rodríguez. Su propósito, anticipó, era realizar una semblanza del homenajeado. Por ello, afirmó que se trataba de un intelectual "lúcido y creador" que ha engrandecido al país. Su militancia, agregó, ha sido de entrega a los demás. Los tiempos actuales, precisó el escritor, son de "silencio y cobardía" y denunció que el país tiene un gobernante "fingidor" que es "un enlatado del marketing".


Entre los asistentes estuvieron el ex presidente Osvaldo Hurtado y el ex vicepresidente Alberto Dahik. 

Para Marco Antonio Rodríguez, "el poder por el poder es signo de los déspotas de nuevo cuño", al tiempo que recordó que Enrique Ayala ha propuesto "un gran acuerdo nacional".

Para Marco Antonio Rodríguez, "el poder por el poder es signo de los déspotas de nuevo cuño", al tiempo que recordó que Enrique Ayala ha propuesto "un gran acuerdo nacional". En opinión del escritor, "nuestra historia ha tenido un último decenio perdido", con lo que fijó su postura frente al actual Gobierno. Los puntillazos de Rodríguez al actual Gobierno eran celebrados con sonoros aplausos de los asistentes. 

Tras casi 20 minutos de intervención de Rodríguez, fue el turno de Gustavo Vega, ex rector de la Universidad de Cuenca. El académico ofreció no recurrir a ditirambos al referirse a los aportes intelectuales de Ayala Mora. Por ello, mencionó su labor como historiador, en especial, de la época de la Revolución Liberal y su gestión como rector de la Universidad Andina, centro de estudios por el que Vega hizo un recorrido arquitectónico, señalando, de manera especial, algunos espacios decorados con obras de arte o la réplica de la Sala Capitular del Convento de San Agustín de Quito, que puede verse en su campus. 


El académico cuencano Gustavo Vega realizó una semblanza intelectual de Enrique Ayala. 

Tras estos detalles, Vega comentó los casos de académicos ecuatorianos que, desde el siglo XIX, pasaron de ser rectores universitarios a políticos. A las 19:25, Gustavo Vega terminó su intervención. 

Era el momento de escuchar al invitado de honor. Tras calificar como "una alta distinción" al homenaje organizado, Ayala precisó que es necesario buscar "unidad en la diversidad" y aceptar un "compromiso colectivo" en la actual coyuntura política. Para Ayala, el patriotismo es una urgencia en un Ecuador que se encuentra en crisis. A pesar de ello, aseguró que mantendrá sus esfuerzos en el campo educativo, pues, en su opinión, "la universidad existe para la patria y para la libertad".


La periodista radial Carmen Andrade fue la anfitriona del evento. 

Enrique Ayala Mora destacó la gran diversidad entre los presentes en el homenaje, y aseguró que respeta y aprecia a sus adversarios. "Se debe vencer al autoritarismo con un acuerdo nacional".

Ayala Mora destacó la gran diversidad entre los presentes en el homenaje, y aseguró que respeta y aprecia a sus adversarios. "Se debe vencer al autoritarismo con un acuerdo nacional", dijo, al tiempo que ratificó su "fe revolucionaria" y el hecho de que el homenaje "no es un acto político sino un encuentro cívico y cultural". A las 19:50 terminó su discurso, entre los aplausos de los asistentes. 

Mientras tanto, desde el Gobierno, continuaron los ataques contra la Universidad Andina y, en especial, contra la gestión de Ayala Mora en ese centro de estudios. 

En su sabatina del 20 de febrero, desde el cantón Chillanes, Bolívar, el presidente Rafael Correa sostuvo que Ayala Mora ganaba por lo menos USD 12 mil como rector de la Universidad Andina, y lo calificó como "maquiavelito de corbatín", al tiempo que anunció que el Gobierno analiza la posibilidad de retirar cerca de USD 30 millones de fondos públicos tanto a la Universidad Andina cuanto a la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, ambas universidades de posgrado de régimen internacional que, en su opinión, no atienden a los pobres, sino a "abogados de clase media alta de Quito que luego van a litigar contra el Estado".


En las antesalas del salón principal se colocaron pantallas gigantes para los asistentes. 

El presidente sostuvo también que se han encontrado indicios de que los funcionarios de la Universidad Andina no aportan al IESS sobre la base de sus ingresos reales, y que mantienen, en lo económico, un régimen de universidad privada a pesar de recibir fondos públicos. En contraste, Correa defendió la gestión de universidades de la Iglesia Católica, como las regentadas por jesuitas y salesianos. 

 

 

GALERÍA
Un homenaje académico marcado por la política
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La estatal Petroecuador en un dilema técnico y administrativo
Redacción Plan V
¿Por qué Carlos Pólit pide un nuevo juicio a la Corte de Miami?
Susana Morán
El superintendente de Competencia, en la mira de los actores económicos
Redacción Plan V
Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán