Back to top
5 de Abril del 2023
Historias
Lectura: 16 minutos
5 de Abril del 2023
Redacción Plan V
Un nuevo recambio en la Secom pone evidencia el talón de Aquiles del Gobierno
0

El presidente de la República, Guillermo Lasso, posesionó a Wendy Reyes como secretaria de Comunicación de Carondelet. Foto: Jonathan Miranda / Presidencia de la República

 

Wendy Reyes, una abogada y consultora política, es la nueva secretaria de Comunicación del Gobierno de Guillermo Lasso. Por esa Secretaría han pasado ya tres funcionarios y un vocero. En Palacio, el régimen sostiene que su problema no es de gestión, sino de comunicación sobre las acciones del Ejecutivo, lo que explica la alta rotación en la Secom. Según un reporte del Observatorio de Gasto Público, Carondelet destina $7.1 millones a Comunicación y hay 113 funcionarios.

Desde mayo de 2021, cuando asumió el poder, Guillermo Lasso ha tenido cuatro secretarios de Comunicación, quienes se han convertido en el fusible de la impopopularidad del régimen. El motivo de la salida de los tres últimos, hasta el momento, han sido el criterio del presidente y su entorno de que no se "comunica bien" lo que el Gobierno afirma hacer en varios ámbitos de la administración.

La cuarta titular de la oficina, que está adscrita a la Presidencia de la República, fue posesionada este 5 de abril en las oficinas del ECU911 en Samborondón, que se han convertido en despacho presidencial durante las últimas semanas. Se trata de Wendy Reyes, una abogada y consultora política, quien fue posesionada en una sala del edificio que acoge al presidente y su puesto de mando unificado en Guayaquil. 

El Gobierno sufrió otra baja el fin de semana, cuando se aceptó la renuncia de Juan Carlos Holguín al ministerio de Relaciones Exteriores. De formar parte de la "mesa chica" de Carondelet, Holguín se fue distanciando de manera paulatina del entorno más cercano del presidente, hasta decidir dejar el Gobierno para volver a la vida privada.

En el Gobierno, ante escenarios como las elecciones anticipadas tras la eventual disolución de la Asamblea Nacional, se reitera que el único candidato que tienen para la presidencia es el propio Guillermo Lasso. 

Bonilla y las entrevistas en Carondelet

El primer secretario de Comunicación fue Eduardo Bonilla, un publicista de Guayaquil cercano al presidente, pero cuando la popularidad del mandatario empezó a decaer, fue la primera víctima de un tópico que circula en los pasillos de Palacio: que no se "comunica bien" lo que el Gobierno sí hace. Bonilla tuvo salir en medio del estallido social de junio de 2022, y fue reemplazado por el consultor político Pipo Laso, quien tampoco duró mucho en la admnistración lassista. Bonilla se fue en silencio y fuentes de Guayaquil dijeron entonces a este medio digital que iba a continuar en el proyecto político de CREO, como estratega de campaña en las próximas elecciones seccionales, en las que el oficialismo tuvo resultados escasos.

Una de las estrategias de Bonilla fue realizar entrevistas los martes en los patios de Palacio de Carondelet, con periodistas de distintos medios, sobre temas de interés nacional. Los diálogos con el presidente se mantuvieron durante su gestión, así como entrevistas selectivas dependiendo de las coyunturas del Gobierno.

Tras la salida de Bonilla, se eliminaron esas entrevistas, pero se puede afirmar que la única estrategia que sí se ha mantenido son entrevistas en canales de televisión. 

Pipo Laso desnuda al entorno del presidente

En contraste con la silenciosa partida de Bonilla, en una publicación en su blog personal, Laso describió tras su salida algunas de las que serían las escenas de un ambiente más bien tóxico en Palacio Nacional, como ésta: "El uno de julio, cuando se firmó el acta que ponía fin al paro, citaste a un gabinete. Allí, Francisco Jiménez ya mostró su manejo surrealista cuando dijo que “hemos salido fortalecidos del paro, gracias a su liderazgo, presidente”. O esta otra, en la que relató que la consulta popular, en la que ninguna de las propuestas del Gobierno fue aceptada, fue decidida sin pedirle opinión alguna al secretario de Comunicación: "¿Cómo era posible que lance un proceso de comunicación complicadísimo, sin que el Secretario de Comunicación, el único con experiencia política amplia ( tres presidentes, 5 alcaldes de Quito y unos 500 políticos en el continente) se entere?".

Pipo Laso, al despedirse del Gabinete, arremetió contra Iván Correa, Aparicio Caicedo, Karen Sichel y Francisco Jiménez, alegando que debían irse tras el fiasco de la consulta popular y del manejo de las empresas públicas por Hernán Luque, una de las cuestiones que ahora sustenta el juicio político contra Lasso.

En agosto de este año, Pipo Laso socializó las reformas del Gobierno a la Ley de Comunicación. 

Al irse, Pipo Laso habló de arrogancia, adulación y de falta de sentido crítico, así como de presiones para "alinearse" como si el equipo lassista estuviera todavía manejando un banco. 

Finalmente, Pipo Laso destacaba lo que había dejado listo y pedía que se ejecute por parte del Gobierno: "Había preparado la campaña Tres colores, un solo Ecuador,  con un video clip emotivo y potente, un show de drones que te encantó cuando lo presenté el 10 de Agosto, que era el núcleo de la Caravana de la Unidad,  con la que propuse llegar a cada pueblo, parroquia y barrio urbano marginal del Ecuador. Buses brandeados, una feria de servicios, brigadas médicas, conscripción agraria, arte y cultura popular, nuestra gastronomía, tablets, laptops, talleres de aprendizaje. Sería nuestra forma de sabatina, dije en gabinete".

Andrés Seminario y la cadena con aplaudidores 

Demás está decir que ninguna de esas cosas implementó el tercer secretario de Comunicación, Andrés Seminario, un publicista de Guayaquil que también ha dejado en silencio el Gobierno, pues apenas se despidió en Twitter para luego cerrar la cuenta. Tras su discurso de posesión, en donde citaba a autores extranjeros, Seminario prácticamente desapareció del escenario político y comunicacional. 

Al igual que sus antecesores, propició una serie de entrevistas selectivas tanto en los salones de Palacio cuanto en canales de televisión. Tanto Seminario cuanto Laso se enfocaron en lograr coberturas favorables de ciertos medios tradicionales, mientras miraban para otro lado en el caso de los medios digitales y las redes sociales.

Andrés Seminario se posesionó del cargo en octubre de 2022. Se fue del Gobierno sin dar detalles. Foto: Bolívar Parra /Presidencia de la República

La imagen del presidente empezó a tener una cierta sobrexposición, con frecuentes mensajes en horario estelar grabados en el despacho presidencial de Carondelet, en donde el mandatario explicaba algunas de las acciones de su administración, o también de la crítica contra las publicaciones del medio digital La Posta, a los que dedicó una cadena.

El tono empleado en aquella ocasión motivó el rechazo de organizaciones internacionales de periodistas, como Reporteros Sin Fronteras.

Lasso también concedió una entrevista a PLANV en Palacio, en donde se produjo un curioso incidente, cuando Seminario y otros funcionarios, al parecer sin entender muy bien cómo funcionan las redes sociales, dijeron que podría haber un "infiltrado" de La Posta en el equipo de PLANV, lo que motivó que incluso llamaran a la seguridad presidencial para "aclarar" el incidente. 

En su última cadena nacional, Seminario ensayó un formato que provocó un aluvión de críticas: en un mensaje grabado junto a su esposa, en el patio norte del Centro Cultural Metropolitano, Lasso se defendió de las acusaciones del juicio político. Cerca de 40 personas formaban parte de la escena con el único cometido de aplaudir en varias ocasiones y asentir, en una pieza de propaganda que recordó las sabatinas de Correa. El lassismo había realizado eventos de campaña en donde el actual presidente se reunía con jóvenes, mujeres o líderes sociales, y parte de la inspiración del mensaje grabado parecía inspirado en eso. 

El pasado 2 de abril, Lasso concedió una entrevista al canal Ecuavisa en la que no se le preguntó sobre temas como Hernán Luque o el asesinato de Rubén Chérres. Pero en el mandatario comentó que, en su opinión, sus problemas eran de comunicación, pues el régimen afirma que realiza una tarea significativa en los dos años que lleva de gestión.

Como cabría esperar de esa declaración, Andrés Seminario presentó su renuncia horas después, y declaró en un breve mensaje de Twitter que agradecía la oportunidad de servir a los ecuatorianos. 

Capítulo aparte merece el paso del periodista Carlos Jijón por la vocería de Palacio, durante la secretaría de Eduardo Bonilla. Periodista de la línea del actual Gobierno, Jijón aceptó ser una especie de ministro portavoz, un cargo que hay en otras presidencias del mundo, con la intención de responder las inquietudes de la prensa. Pero sus apariciones fueron cada vez más escasas, por lo que Jijón optó por abandonar el Gabinete.

A su llegada a Carondelet, tanto Pipo Laso cuanto Andrés Seminario descartaron retomar ese experimento de vocería, recurriendo más bien al viejo principio de las relaciones públicas de la burocracia: la máxima autoridad siempre debe ser el vocero de la institución. 

Wendy Reyes, una consultora política

La ceremonia de posesión de la cuarta secretaria de Comunicación, fue breve y sin mucho protocolo. Si Seminario había tomado posesión de su cargo en el Salón Amarillo de Carondelet, con la escolta de honor de los Granaderos de Tarqui, en esta ocasión la nueva secretaria fue posesionada en una oficina del ECU 911 de Guayaquil.  Al evento asistieron Lasso y el secretario de la Administración Sebastián Corral, a quien el ex gerente de TC Televisión, Rafael Cuesta, acusó de tener un conflicto de intereses al ser el mayor accionista nacional del canal Teleamazonas, y supuestamente tener una cuenta en el Banco Pichincha Panamá.

Reyes dedicó pocos minutos a su intervención. Sostuvo que aceptar había sido para ella una decisión "tremenda y difícil" debido a la coyuntura actual y a la crisis. Reyes dijo que está convencida de que la comunicación es una herramienta democrática y política. Además, una herramienta para salir de la crisis y un puente para que abra vías de diálogo con los actores sociales y permita escuchar a la ciudadanía. Sobre la seguridad, Reyes dijo que no se puede solucionar enseguida ese problema, mientras que destacó que la violencia no puede ser usar como herramienta política.

Wendy Reyes anunció un política de comunicación que ayude a superar la crisis. Foto: Jonathan Miranda / Presidencia de la República

Su reto precisó Wendy Reyes, es que el caos no prolifere que podamos salir adelante como sociedad. Y tras esas breves palabras, terminó su intervención. 

En su discurso, Lasso destacó la experiencia de Reyes como consultora política y comunicadora, y aseguró que deben dar a conocer a la ciudadanía "los muchos avances" de su Gobierno, así como tener una retroalimentación de los criterios de la ciudadanía. 

La corta intervención de Reyes anticipó poco sobre cuáles podrían ser sus estrategias o formatos para al comunicación oficial en las próximas semanas, pero puso en evidencia su preocupación por la crisis política, que durante abril y mayo podría conducir a la destitución de Lasso.

22% del presupuesto de Carondelet se destina a Comunicación y la Secretaría tiene 113 funcionarios 

Según un reciente informe del Observatorio de Gasto Público, por lo menos $7.1 millones están presupuestados para 2023 como gasto de la Presidencia de la República a rubros como publicidad, producción audiovisual, pauta y estrategias para la difusión mediática de las actividades del Gobierno y de los mensajes del presidente. Es decir, esto se refiere exclusivamente a las campañas de la Presidencia, y no al gasto total que en publicidad hace todo el Estado y sus instituciones. En 2014, durante el primer año de gobierno de Rafael Correa, ese valor superó los dos millones de dólares. En 2017, el gasto de la Presidencia en ese rubro fue de cerca de 40 mil dólares, según la información pública disponible en la página web de Palacio. 

El informe precisa que este monto "equivale a un 21,6% del presupuesto anual codificado de esta entidad o también al 51% del presupuesto previsto para el pago de las remuneraciones de los 555 funcionarios en la nómina de esa institución, según sus registros presupuestarios al cierre de enero 2023".

Este es el presupuesto con el que deberá trabajar la nueva secretaria de Comunicación. El Observatorio precisó además que "de los USD 7.107.814,40 que prevé gastar la Presidencia en comunicación y publicidad, un 79% se destinará al pago de pauta y difusión de mensajes o campañas del Gobierno Nacional. En detalle, son USD 5,6 millones que, acorde con el Plan Anual de Contrataciones 2023, se usarían en contratos adjudicados bajo la modalidad de Régimen Especial. Los USD 1,5 millones restantes se destinarían a la producción audiovisual y pago del diseño de estrategias de comunicación con el mismo objetivo: la difusión de mensajes del Gobierno Central".

Lasso conversa con periodistas del The Wall Street Journal en Estados Unidos. Parte del equipo de la Secom viaja a las giras del presidente al extranjero. Foto: Bolivar Parra-Presidencia Ecuador

Más de un centenar de personas trabajan en la Secretaría, según el reporte del Observatorio, que precisa que el manejo de la comunicación interna y externa de la Presidencia cuesta USD 176.622 mensuales a enero 2023.

Se trata de los sueldos de 113 funcionarios que trabajan en Palacio en la organización de eventos oficiales, redacción, fotografía, producción audiovisual, marketing y publicidad, manejo de redes digitales o relaciones públicas. "Según cifras de enero 2023, esta pequeña nómina requerirá un desembolso de al menos USD 2.119.464 en este año fiscal", dice el Observatorio, que precisa que "solo para la organización de eventos de ña Presidencia se requiere de un equipo de nueve personas, incluyendo una encargada de coordinar aspectos ceremoniales y protocolarios".

Por otro lado, "para la producción audiovisual existe otro grupo de 12 personas, sin contar a dos fotógrafos, un camarógrafo y un asistente de control y edición. En el equipo también destaca la participación de dos personas a cargo de los discursos presidenciales y otros cuatro analistas de Direccionamiento y Redacción”, pudo establecer el Observatorio, de acuerdo con documentación de acceso público. 

El Observatorio precisa también que "entre analistas de contenido, marketing y publicidad, la nómina de funcionarios de Presidencia a cargo de temas comunicacionales equivale al 20% del total de colaboradores en esa institución. Existe un equipo de cinco personas en Relaciones Públicas, otras 12 en comunicación digital y redes sociales, tres personas a cargo de la imagen gubernamental y otros tres cuyo registro salta a la vista por constar como trabajadores del desaparecido medio presidencial El Ciudadano".

GALERÍA
Un nuevo recambio en la Secom pone evidencia el talón de Aquiles del Gobierno
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V
La ausencia de Henry Kronfle en las votaciones de la Asamblea produjo un fuerte roce
Redacción Plan V
Nos Faltan 3 reclaman por la entrega de actas censuradas e incompletas por parte del Gobierno
Redacción Plan V
La Agencia EFE le "suspendió" el premio Rey de España de Periodismo a La Posta
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán