Back to top
30 de Noviembre del 2015
Historias
Lectura: 12 minutos
30 de Noviembre del 2015
Gonzalo Ortiz Crespo

Escritor, historiador, periodista y editor. Ex vicealcalde de Quito. 

Venezuela en su hora decisiva

La Asamblea Nacional de Venezuela será renovada este 6 de diciemnbre, en unas elecciones que según todas las encuestas serían ganadas por partidos de oposición.

 

Los venezolanos no aguantan más tanta corrupción e incapacidad. Lo demuestra una encuesta reciente. En las parlamentarias, de consolidarse la polarización, 70,2% de los votos tendría la oposición y 29,8% el oficialismo. Más de 80% reconoce que ha crecido la delincuencia y la corrupción.

Un día histórico se apresta a vivir Venezuela este domingo 6, cuando la oposición podría lograr la mayoría en el Parlamento, tras 17 años de control por el chavismo. Esta vez, si no hay fraude, ganarán los partidos reunidos en la Mesa de la Unidad Democrática, MUD, ante el panorama de escasez, inflación, corrupción e incapacidad del autollamado socialismo del siglo XXI.

En su encuesta del cuarto trimestre de 2015, la consultora de Alfredo Keller, una de las más reputadas de Venezuela, muestra que, de manera general, el chavismo, que tuvo más de 50% de aceptación por años, tiene hoy 23% de seguidores. Mientras tanto, la oposición tiene 44% y los independientes 33%. Pero lo importante es que la oposición tenía al momento de la encuesta, aplicada entre el 1º y el 15 de noviembre, tendencia al alza mientras los que votaban por independientes y chavistas estaban a la baja.

Por eso también, la oposición es vista cada vez más como mayoría. Cuando Keller pregunta “¿Quién diría que es mayoría en estos momentos: los chavistas, los opositores o los independientes?”, 54% de los encuestados dicen que son los opositores, 23% dicen que son los chavistas y 16% los independientes. La sensación de victoria opositora se profundiza pues en el segundo trimestre solo 35% opinaba que eran mayoría los opositores. La conciencia de los venezolanos está cada vez más clara del vuelco de la opinión.

Maduro por supuesto ha derrumbado la popularidad de Chávez, como lo demuestra la encuestadora. De tener Chávez 68% en el segundo semestre de 2013 (tras su muerte en marzo de ese año) y todavía 68% en el cuarto semestre de 2014, ahora tiene 40%. A su vez, Maduro, que partió con 53% en el primer semestre de 2013 y seguía con 44% en el segundo de ese año, ahora tiene un escaso 25%.

25%

es el porcentaje de aceptación que tiene el presidente Nicolás Maduro.

Centrándose en las elecciones parlamentarias del próximo domingo, la firma consultora encuentra que 59% votará por los candidatos opositores, 25% por los oficialistas, 11% por los independientes. Y comenta que “bajo un esquema de polarización cerrada” el voto a los independientes “tiende a desvanecerse”. “En la hipótesis de que así ocurriera”, la encuestadora propone que, “como es habitual en este tipo de proyecciones, el voto [por] los independientes y el de los indecisos habría que repartirlos entre las dos fuerzas dominantes de manera proporcional a los ya decididos. De ocurrir así, el resultado en votos válidos sería de: 70,2% para la Oposición y 29,8% para el Oficialismo. En la hipótesis de que el voto a independientes se mantuviera firme, el resultado en votos válidos podría ser de: 62,1% para la Oposición, 26,3% para el Oficialismo y 11,6% para los Independientes”.

Que la oposición gana la mayoría de votos y de diputados opina el 51%, que la oposición no gana ni la mayoría de votos ni de diputados opina el 22% y que la oposición gana la mayoría de votos pero no de diputados opina el 12%. Me parece que esto reconfirma el voto duro del chavismo, que no solo vota sino que cree que la oposición no triunfará.

Sin embargo, cuando se ven los problemas concretos, una mayoría abrumadora dice que esos problemas han empeorado en los últimos 12 meses. Que la delincuencia ha empeorado lo dice 88% de los encuestados; que el costo de vida ha empeorado lo dice 85%; que la economía ha empeorado, el 83%, que la corrupción, el 82% y así el desempleo, la pobreza, el narcotráfico…  Todos hemos oído de la escasez de productos y cuando la encuestadora pregunta “¿Ha sentido recientemente la escasez de algún producto de primera necesidad?”, ¡el 95% dice que sí! Y, en el histórico, esta respuesta es consistentemente mayor a 90%  desde el tercer trimestre de 2013 (aunque ya desde el 2007 era superior a 70).

Realmente la vida de los venezolanos se ha vuelto muy complicada. Cuando se pregunta “¿De cuáles productos ha sentido la mayor escasez?”, 37% responde con el contundente “De todos”. En el primer trimestre esa respuesta, “de todos”, había sido del 19% de los encuestados, en el segundo trimestre del 26%, en el tercero del 36%. Los que en este semestre especifican algún producto señalan como los que más faltan la harina de maíz, los lácteos, los productos de higiene personal, las carnes, las medicinas, el azúcar, el arroz, los jabones.

Qué triste panorama el que sale de la encuesta. Pero los venezolanos saben bien cuál es la causa de los males. Ante la pregunta abierta “¿Quién es el principal responsable de la situación de escasez que hay?”, el 52% dice que es el Gobierno. Curiosamente 26% dicen que son los bachaqueros, aquellos revendedores ilegales que son cada vez más abundantes en Venezuela y que ofrecen los productos básicos que no se encuentran en tiendas y por los que millones de venezolanos hacen horas de fila a diario. El Gobierno les ha acusado a ellos y al sector privado de ser los causantes de la escasez. Como comenta Keller, “el Gobierno ha tenido más éxito culpando al sector informal que al privado”, pues si se suman las opiniones de quienes dicen que los culpables son los fabricantes y los comerciantes solo ascienden a 12%, mientras que si se suman a los que culpan a los bachaqueros el 4% que culpan a los contrabandistas resultan 30%. Pero claro, la mayoría, como se dijo, apunta directamente al Gobierno.

73%

de la gente achaca al gobierno y al chavismo la responsabilidad de la crisis económica y social.

Tampoco otra medida de distracción ha tenido resultado. Ante la pregunta “El cierre de la frontera con Colombia, ¿ha logrado disminuir la escasez, la inflación y la inseguridad; estos problemas se mantienen igual o han empeorado?”, 44% dice que los problemas siguen igual y 33% que han empeorado. Solo 20% dice que han mejorado. La mayoría de gente lo tiene claro: “¿Cerrar la frontera con Colombia y decretar estado de excepción son medidas para resolver problemas verdaderos o son excusas para echarle la culpa a otros?”. 63% dice que son excusas para culpar a otros y 30% dice que son problemas verdaderos.

En esto de los culpables de la crisis hay una pregunta abierta que es muy decidora. La pregunta es “¿A quién hay que culpar por la crisis económica, política y social del país?”. Al Gobierno responde 33%; a Maduro, 25%; al Socialismo del siglo XXI, 4%; a Chávez, 9%; al chavismo, 2%. Si se suman todas estas respuestas, se ve que 73% de la gente achaca claramente al oficialismo los problemas en que se debate Venezuela. En cambio, 17% cree que hay que culpar a la guerra económica que, según Maduro, ha desatado la oposición. Si se suma ese 17% con las respuestas de quienes culpan a los empresarios, al capitalismo, a la oposición y a los Estados Unidos, el resultado es solo 23%.

Justo hay una pregunta sobre esto de EEUU. “El gobierno dice que todos los problemas económicos obedecen a un plan de la derecha con apoyo de los Estados Unidos. ¿Es verdad o es una excusa para culpar a otros?”. 72% dice que es una excusa, 25% que es verdad. Un porcentaje aún mayor es el que se pronuncia contra Maduro en la pregunta “¿Nicolás Maduro está capacitado para resolver la crisis que tiene Venezuela?”. 74% dice que no; 23% que sí.

¿Cómo solucionar entonces la crisis? La encuestadora hace una pregunta cerrada de tres opciones: Renuncia Maduro y nuevas elecciones; Que la oposición gane las parlamentarias y Si se aplica el Plan de la Patria (el propuesto por Maduro). Las respuestas son 44, 26 y 24 para cada opción.

La encuesta ahonda un poco más con la pregunta “¿Hay que dejar que Maduro termine su período dentro de cuatro años en 2019 o es necesario que se vaya antes del poder?”. 69% dice que se vaya antes, 28% dejar que termine. Y, en el histórico, es interesante ver que desde el tercer trimestre de 2014 ya había una mayoría clara por la opción de que Maduro se vaya: 59, mientras 37 opinaba entonces que debía quedarse. Esa diferencia se mantuvo más o menos estable pero en el último trimestre pegó el salto a 69-28.

La gente no aguanta más. 88% dice que hacen falta cambios; 11% dice que no. Y si se pregunta a ese 88% que cree que hacen falta cambios quién debe hacer esos cambios, si el actual Gobierno o uno nuevo, 72% dice que un nuevo Gobierno. Esta cifra ha subido 12 puntos desde el cuarto trimestre de 2013 en que ya un 60% decía que debía ser un nuevo Gobierno.

28%

de las personas consultadas creen que Maduro debe terminar su periodo presidencial.

¿Qué nos dice esta encuesta reciente? Que ese grupo de personas indoctrinadas que cree en el gobierno de Maduro y espera de él sus soluciones, es de alrededor de una cuarta parte de la población. Allí está el voto duro del chavismo que continúa creyendo en Maduro. Pero las tres cuartas partes de la población venezolana ya no puede más, va a votar por la oposición y quiere un cambio de régimen porque ven incapaces a Maduro y al autollamado “socialismo del siglo XXI” de resolver la profunda crisis de Venezuela, que se refleja en la escasez de productos y en el aumento de la delincuencia, el costo de vida, la corrupción, mientras maneja la economía un régimen incompetente que debería irse ya.

No faltan sino días para la votación. Ojalá estas se den en paz y no haya fraude, a pesar de signos tan ominosos como el asesinato a tiros del candidato opositor Luis Manuel Díaz en el Estado de Guárico cuando finalizaba un acto de campaña en el que también participaba Lilian Tintori, la esposa del dirigente encarcelado Leopoldo López, que ha denunciado que el Gobierno la quiere matar. Y ojalá Maduro no cumpla su proterva amenaza de sembrar el caos si es que la oposición gana. La opinión pública internacional, que tan tibia se ha mostrado con todos los desafueros del chavismo, no lo aguantaría esta vez.  Es que como bien lo dice Luis Almagro, el valiente secretario general de la OEA, en su segunda carta al gobierno venezolano en menos de 15 días y a quien Maduro le tildó de “basura”: “No es ser basura pedir restablecer el clima de paz y el respeto a las leyes inmediatamente, ni querer ponerles fin a los discursos cargados de amenazas, de pronósticos oscuros y a desarmar a cualquier grupo civil armado, especialmente aquellos que dependen del Gobierno o del partido de Gobierno. Y me petición se refiere especialmente a estos últimos, porque supongo y espero que tenga influencia y poder sobre ellos, señor presidente Maduro. En cualquier caso, al país le haría bien despojar a la política de las armas y de la delincuencia”.

[RELA CIONA DAS]

¿Se está dando un brote del virus de la “Pax Americana”?
Jaime Breilh Paz y Miño
Quién era Mariana Granja y porqué su muerte nos involucra a todos
Juan Carlos Calderón
Bazofia
Gabriel Hidalgo Andrade
La respuesta "frágil e inconsistente" del Ecuador frente a la migración venezolana
Redacción Plan V
Mujica, el apóstol
Fernando López Milán
GALERÍA
Venezuela en su hora decisiva
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ecuador se acerca a los 6.000 fallecidos por COVID-19
Redacción Plan V
Andrea y su madre, una sola canción
Gabriela Muñoz
Daniel Mendoza, asambleísta por Manabí, se suma a la lista de detenidos por la Fiscalía
Redacción Plan V
Jueza deja libres a 4 policías que fueron detenidos tras una persecución de película en Santo Domingo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V