Back to top
28 de Febrero del 2014
Historias
Lectura: 14 minutos
28 de Febrero del 2014
Redacción Plan V
Venezuela va camino de su propia primavera

Foto: photochiguire.blogspot.com

En las calles de Caracas y otras ciudades venezolanas, manifestaciones con distintos motivos han movilizado a estudiantes y amas de casa.

 

Foto: lapatilla.com

La Guardia Nacional Bolivariana ha sido acusada de reprimir de manera brutal a los manifestantes.

 

Foto: Internet

Los choques entre manifestantes y fuerzas del orden han dejado por lo menos 100 heridos en todo el país.

 

Foto: lapatilla.com

Los estudiantes han sido clave en el momento de organizar las protestas contra el régimen.

 

Las protestas en Venezuela tienen muy distintas motivaciones. Desde la carencia de productos de primera necesidad –el país no puede producir la mayoría de sus alimentos– hasta agendas políticas que incluyen la eventual salida del poder de Nicolás Maduro.

La lucha en Venezuela se produce también en las redes sociales. Este video hace un recuento de la crisis.

Una humilde mujer gritaba, el pasado 26 de febrero, en las afueras del Teatro Nacional  de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, lo siguiente: "maduro, maduro, maduro". No se refería al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, el autodenominado "hijo de Chávez". Lo que hacía es vender maduros asados en un pequeño fogón. 

En el Teatro, entre tanto, en un acto de masas convocado por las bases de Alianza PAIS, la embajadora de Venezuela en Quito, María de Lourdes Urbaneja, seguía el guión de la retórica chavista en un largo discurso, sin faltarle ni uno solo de los tópicos definidos por el "Comandante Eterno": "Manuela Saénz", "Sucre", "Junín", "Ayacucho", "La espada de Bolívar", "revolución feminista y bolivariana" entre otros. Se trataba de un programa, donde por lo menos 2100 personas recordaban la memoria de Hugo Chávez, organizado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana, la Embajada Venezolana y la Cancillería. Nada dijo la diplomática de las denuncias de violaciones a los derechos humanos de los manifestantes, que incluyen golpes, abusos y hasta el testimonio de un joven que afirma que fue violado con la punta de un fusil.

Pero el apoyo de cierta izquierda al gobierno de Nicolás Maduro fue multitudinario. Campesinos, indígenas, costeños, se dieron cita en el Teatro para recordar el legado de Chávez y expresar su respaldo a un gobierno que asegura que se trata de focos muy limitados de protestas y de una conspiración internacional –auspiciada por Estados Unidos– para derrocar al presidente. Maduro acusó al Gobierno de Panamá, con quien rompió relaciones diplomáticas el 5 de marzo, de capitanear la conspiración regional en su contra y tramar un intervención en Venezuela. Rechazó también cualquier participación de la Organización de los Estados Americanos y su secretario general, José Miguel Insulza, para mediar en el conflicto. 

La embajada de Venezuela en Quito organizó un acto en homenaje a Hugo Chávez y respaldó al gobierno de Nicolás Maduro.

Actos como estos han sido organizados por las embajadas venezolanas en varios países, para contrarrestar la campaña "SOS Venezuela", en la cual venezolanos en el exterior y simpatizantes de las protestas se han reunido en distintas ciudades para expresar su rechazo a la represión del gobierno madurista. 

La mujer del fogón, sin embargo, era ajena al entusiasmo revolucionario del interior del Teatro. Insistía en vender sus maduros, tostados por los lados en su asador. Se mostraban también indifentes tres jóvenes que, con carteles, protestaban contra Nicolás Maduro y la represión en Venezuela, y se tapaban la cara –por si acaso– cada vez que alguien les tomaba fotos con el celular. 

Mientras en la tarde quiteña tenía lugar esta escena, en Venezuela las protestas han dejado, hasta el momento, 19 muertos –el gobierno achaca al cierre de calles por lo menos 35 más– un dirigente político detenido –el opositor Leopoldo López, al que la Fiscalía de su país sindica como presunto homicida– y no menos de 260 heridos y 90 detenidos en los roces en las calles entre marchas de muy diverso cuño y la Guardia Nacional Boliviariana, la policia militarizada de ese país. El largo feriado de carnaval que decretó el Gobierno no logró desactivar las protestas, que fueron multitudinarias en Caracas durante el fin de semana de carnaval.  

¿Pero, qué es realmente lo que pasa en Venezuela? ¿Cuáles son los actores y las reinvindicaciones que se manifiestan en las calles? PLAN V contactó a tres dirigentes estudiantiles y de la sociedad civil venezolana para entender mejor las causas, consecuencias y perspectivas de lo que pudiera convertirse en la primavera venezolana. 

Carlos Correa dirige la fundación Espacio Público en Caracas.

Carlos Correa es director de Espacio Público, una fundación que se dedica a la defensa de Derechos Humanos. Es profesor investigador de la Universidad Andrés Bello de Caracas. Desde su oficina en Caracas, estima que hay algunos elementos que son clave para el ánalisis de lo que pasa en su país. En primer lugar, las protestas no parecen tener un eje conductor común: las demandas varían de semana en semana y también desde los distintos ámbitos geográficos del país. Si bien estima que los estudiantes son los principales protagonistas, admite que hay movilizaciones de sectores pro gubermamentales que tras recorrer la capital convergen en el Palacio de Miraflores, aunque en menor número . 

Pero en medio de las movilizaciones se han visto hechos de violencia, que Correa sostiene se deben atribuir a grupos armados vinculados al gobierno que, incluso, cuentan con el apoyo y la complicidad de la Policía. "La violencia demuestra el fracaso del Estado para administrar las diferencias. Esto sí ha ocurrido en otras ocasiones, con procesos de criminalización de muchas personas a lo largo de 15 años", recuerda. Pero a diferencia de lo ocurrido en nuestro país o en Argentina, donde las reivindicaciones tenían un motivo único –el cambio de Gobierno– en la Venezuela actual hay "un archipiélago de demandas. Hay sectores que piden la salida del presidente Nicolás Maduro, otras se refieren a la inseguridad, otras a la carestía. No hay un discurso único centrado en la salida de Maduro", afirma Correa. Esto se debe a que la oposición venezolana es un variopinto colectivo donde tienen cabida muchas tendencias distintas. Mientras esto ocurre, señala Correa, las Fuerzas Armadas, que en ese país se llaman Fuerza Armada Nacional se mantienen al margen. Aunque Maduro ha llamado al diálogo, es evidente para Correa que éste no se producirá mientras el régimen descalifique a los opositores como "fascistas o traidores a la patria". "No se debiera criminalizar a los estudiantes, y liberar a las personas que están siendo perseguidas judicialmente, como Leopoldo López y otros dirigentes", opina Correa, quien afirma que hay una clara parcialización de la Fiscalía en su país a favor del régimen. En un país donde faltan productos básicos como el papel higiénico, Correa no se arriesga a anticipar qué pudiera ocurrir.


Guayaquil


Dubai


Los Cabos. México


Los Ángeles, Califormia

Mientras el gobierno no desarma y detiene a los grupos armados, los jóvenes, especialmente, se contactan por medio de las redes sociales, lo cual –para Correa– puede significar un paralelismo con la "primavera árabe". 

María Aurora Malavé preside actualmente la Federación de Estudiantes de Derecho de Venezuela.

María Aurora Malavé tiene 24 Años y es estudiante de Derecho y Psicología de la Universidad Central de Venezuela. Actualmente es presidente de la Federación de Estudiantes de Derecho de Venezuela y coordinadora del Capitulo Venezuela de la Democracia Joven de Las Américas - Juventud de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia. Para ella, ni el gobierno ni la oposición han podido controlar el brote de "manifestaciones de descontento y exigencias de toda índole" que se presentan en el país. Estima que "es un pueblo que salió a la calle a hacer un llamado de atención, que no sólo es legítimo sino que es imperante atenderlo. Por otro lado tenemos a unos líderes opositores que han tardado en leer la situación, que con pequeñas excepciones no han estado a la altura del momento que estamos atravesando".

Sobre los heridos y torturados, la dirigente es énfatica en responsabilizar a la Guardia Nacional Bolivariana,  y en cuestionar a la Fiscal General, la Defensora del Pueblo, la Ministra de la Defensa y el Ministro de Interior y Justicia, quienes en su criterio han fallado en "detener la represión, desarmar a los grupos paramilitares que son su brazo armado informal y aplicar todo el peso de la ley a los que por acción u omisión son los responsables de tanta muerte y caos".

Sobre la división de la oposición venezolana, piensa que "dentro de la oposición si se puede convivir con posturas y formas de pensar distintas, lo cual no sólo es saludable sino que es necesario en la dinámica política". "Creo que más que división es un encuentro desordenado de intereses y prioridades que ha retrasado la correcta conducción de este conflicto y por ende la efectividad en las peticiones que hemos realizado". En su criterio, el Gobierno de Maduro no ha solucionado problemas como la inseguridad, la falta de alimentos y de atención médica, entre otros aspectos. "Si Nicolás Maduro no está capacitado ni tiene la intención de erradicar la crisis que atraviesa Venezuela, lo más sensato es que se retire y permita a quienes si pueden hacerlo", dice. Sobre el origen de las protestas, la dirigente destaca el protagonismo de los estudiantes: "todo comenzó por motivos netamente estudiantiles, cuando hace poco más de dos semanas exigimos la liberación de estudiantes injustamente detenidos en el interior del país, exigencia que desencadenó una brutal represión que dejó ese día el saldo de dos jóvenes vilmente asesinados, desde entonces empezaron a integrarse a nuestras manifestaciones ciudadanos pertenecientes a todos los sectores de la sociedad, apoyando nuestras peticiones e incorporando las propias". 

Roderick Navarro, dirigente estudiantil, cuestiona tanto al gobierno cuanto a la oposición venezolana.

Otro dirigente estudiantil, ​Roderick Navarro, coincide en algunos aspectos con sus compatriotas pero hace una lectura política muy original. "La ciudadania sin importar el bando político al que pertenezca, ha demostrado apoyo a la protesta juvenil en todo el país: las organizaciones civiles han rechazado la fuerte represión a la que hemos sido sometidos durante ya casi un mes", dice Navarro, quien sostiene que hay una fuerte censura en los medios de comunicación de su país. 

El dirigente estima que la protesta ha dejado de ser solamente estudiantil, para convertirse en una protesta nacional. Pero el dirigente es muy crítico con Henrique Capriles, que –en su criterio– tiene un discurso izquierdista lo cual no lo convierte, precisamente, en un opositor. "Nosotros no nos identificamos con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) por ser una expresión política afín al sistema político vigente, por el cual protestamos y estamos en contra, por ser el responsable de toda la decadencia y destrucción en la que se encuentra Venezuela". Navarro sostiene que "esta protesta ha generado un efecto importante: ha demostrado que la MUD y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) juegan a los mismos intereses políticos". El discurso del joven dirigente es duro con relación al accionar de la oposición, que supuestamente estaría tan desligada de la protesta social como el gobierno.

Con respecto al feriado decretado por el gobierno para desactivar la protesta social, Navarro piensa que no tendrá mayor efecto: "Fijate, Venezuela vive el carnaval más largo de toda América y la gente sigue en las calles protestando, las cifras de temporadistas (turistas) bajaron radicalmente en comparación con las de los años anteriores, demostrando que la gente no salió a vacacionar sino que se quedo a protestar".

Entre las demandas de las manifestaciones, el dirigente enumera algunas: "el desarme de todos los grupos paramilitares que el régimen armó y protege; la eliminación de la ley resorte para tener libertad de expresión; eliminar los controles a la economía para que se pueda acabar el desabastecimiento y la escasez; la liberación de todos los presos políticos y la expulsión de todos los agentes castro-comunistas que se encuentran en las instituciones de Estado y dentro de la Fuerza Armada, así como la renuncia de Maduro y todo su tren ejecutivo (Gabinete)".

Ante la censura en la prensa, tanto privada cuanto pública, el dirigente estudiantil asegura que las redes sociales tienen un papel muy importante en el conflicto: "Por eso, las redes sociales han sido tan importantes para nosotros, porque la gente confía más en lo que decimos en las redes, en las noticias e informaciones que manejamos porque incluso, los medios de comunicación privados están censurados y no pueden informarlo todo".

Coincide en que la justicia y la Fiscalía venezolanas no son independientes. "Absolutamente: en Venezuela la disidencia es criminalizada y penalizada por parte del aparato judicial del régimen. Es importante decir que no existe separación de los poderes del Estado en mi país".

[RELA CIONA DAS]

Prensa corrupta
Gabriel Hidalgo Andrade
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
Las buenas conciencias
Fernando López Milán
Aborto, minería y liquidez ideológica
Juan Cuvi
¿Cuánto vale la palabra del poder?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
GALERÍA
Venezuela va camino de su propia primavera
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz
Las horas de terror en Quito
Susana Morán
La tormenta perfecta
Gustavo Isch
Lourdes Tibán: “La mayoría de los infiltrados son policías y militares indígenas”
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán