Back to top
12 de Julio del 2023
Historias
Lectura: 16 minutos
12 de Julio del 2023
Redacción Plan V
Villavicencio: "no soy un paniaguado ni un hijo de papi"
0

Fernando Villavicencio habla durante la concentración en el coliseo de Solanda. Fotos: Plan V

 

Fernando Villavicencio, un periodista y activista anticorrupción, ha sido la némesis del correísmo, denunciando decenas de casos de corrupción, uno de los cuales terminó en una sentencia de ocho años para el ex presidente Correa. Tras su paso por la asamblea disuelta por Lasso, ahora se enfoca en una campaña de masas que busca posicionar su trayectoria de luchador y asegurar un país seguro en varias dimensiones.



 

El origen sindicalista de Fernando Villavicencio, el de las grandes e intensas asambleas de las organizaciones de los trabajadores petroleros, se replica en esta campaña sui géneris, en la cual el candidato crece a punta de reuniones con gremios y sectores sociales, con poca inversión en redes, pero con una persistencia que solo quienes vivieron los años duros del candidato, reconocerán como un motor implacable.

A caballos entre el periodismo y el activismo político, Villavicencio fue uno de los opositores más tenaces y a la vez más perseguidos del correísmo. Su nombre causa urticaria entre los radicales al servicio de Correa y muchos esperan que sea derrotado contundentemente en esta lid presidencial, como lo dicen constantemente en redes sociales.

Antes del correato, Villavicencio era un dirigente de los trabajadores petroleros, parte activa de los movimientos sociales, participó en la mayoría de movilizaciones —que terminaron en caídas de presidentes— en contra de Bucaram, Mahuad y Lucio Gutiérrez. Cuando se conformaba la alianza de la cual surgiría Alianza Pais, el no participó. Había un sector de la izquierda, vinculado a Pachakutik, que tenían serias dudas sobre la trayectoria (nula, en realidad) de Correa en las luchas y organizaciones populares, y sobre la coherencia de este economista surgido del Foro Ecuador Alternativo, un grupo de economistas de izquierda encabezados por Alberto Acosta Espinosa y Luis Gómez Lince (ya fallecido) que lograron colocar uno de los suyos, Rafael Correa, en el ministerio de Economía del presidente Alfredo Palacio, luego del golpe a Gutiérrez.

Un manifestante expresa su simpatía por la candidatura del ex asambleísta en el coliseo de Solanda.

El primero de la serie de libros del escritor Villavicencio vendría bajo el título: El discreto encanto de la revolución ciudadana, en el cual, junto a otros autores, develaba las tramas de las negociaciones energéticas del nuevo régimen y  denunciaba sus incoherencias. No cayó nada bien en el correísmo incipiente esta crítica desde la izquierda, que mostraba lo que la propaganda del gobierno pretendía ocultar. Villavicencio era entonces asesor principal del entonces asambleísta Cléver Jiménez, diputado por Pachakutik, de la provincia de Zamora Chinchipe, el cual marcó un camino de intensa fiscalización al régimen, con investigaciones y denuncias que iban a parar a los medios de comunicación.

El primero de la serie de libros del escritor Villavicencio vendría bajo el título: El discreto encanto de la revolución ciudadana, en el cual, junto a otros autores, develaba las tramas de las negociaciones energéticas del nuevo régimen.

Pero el choque frontal con el correísmo vendría tras la rebelión policial-miliar del 30 de septiembre del 2010, el llamado 30S. Jiménez, Villavicencio, y el médico Carlos Figueroa, serían los primeros en denunciar las inconsistencias de la actuación de Correa en el Regimiento Quito y en el Hospital de la Policía,  las cinco víctimas mortales entre policías, militares y civiles, y el montaje de un supuesto golpe de Estado para justificar la deriva autoritaria que vendría como consecuencia directa de ese día. Esto les costó años persecución, descrédito, cárcel y, para Villavicencio, el exilio.

El candidato hace su entrada en medio de la gente que lo salió a recibir en el sur de Quito.

Un acto que definiría el camino de Villavicencio se dio el 26 de diciembre del 2013, un día después de la Navidad, cuando la fiscalía a cargo de Galo Chiriboga ordenó el allanamiento de su casa. Policías y fiscales irrumpieron pateando la puerta y aterraron a sus hijos pequeños y a su esposa. Se llevaron documentos, celulares y computadoras. Villavicencio juró, en un rueda de prensa al día siguiente, que no descansaría hasta que respondan por este hecho, que se die en el marco de una investigación penal por supuestas injurias que Correa interpuso contra Villavicencio.

El general Patricio Carrillo, es ministro del Interior en el gobierno de Lasso y ex comandante general de la Policía durante el gobierno de Lenín Moreno. Ahora es candidato a primer asambleísta nacional por Construye, lista 25.

Jiménez perdió su curul en la Asamblea, Figueroa fue encarcelado y se le impidió asistir al funeral de su madre, Villavicencio debió pedir refugio primero en Estados Unidos y luego en Perú. Los tres habían pasado dramáticos meses protegidos por el pueblo Sarayacu, en el corazón de la Amazonía ecuatoriana, hasta donde llegaron incluso helicópteros de las FF.AA. en su búsqueda.

El ahora candidato presidencial no dejó de investigar y de publicar libros a pesar de eso. En esos años duros vieron la luz libros suyos que denunciaban atracos petroleros y responsabilidades de ahora correístas en la quiebra bancaria de 1999-2000, entre otros. Además de artículos de periodismo de investigación que en la revista Vanguardia denunciaron el atraco de la repotenciación de la Refinería Esmeraldas, el fraude en la refinería del Pacífico y la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. La de Coca Codo sería la primera denuncia de las condiciones técnicas de la mega obra china, hecha en la revista Vanguardia, a la par de denuncias sobre el atraco a los fondos para la repotenciación de la Refinería de Esmeraldas.

junto a Christian Zurita y Cristina Solórzano, hizo investigación llamada Arroz Verde, donde se denunciaba una red de sobornos orquestada desde las más altas esferas del gobierno correísta, para obtener de los contratistas del Estado, incluida la brasileña Odebrecht, recursos ilegales para la campaña presidencial del 2013.

Otras denuncias también vieron la luz en medios como Plan V, y luego Focus y Periodismo de Investigación, estos dos últimos fundados por él, donde se denunciaron decenas de casos de corrupción del gobierno correísta. En los primeros meses del 2017 fue parte de la investigación que denunció el caso Odebrecht en el Ecuador. Luego de un pedido de asilo político en Perú, donde vivió varios meses, volvió al país en septiembre del 2017, durante el gobierno de Lenín Moreno, presidente que a esa fecha ya había roto las relaciones con su mentor, Rafael Correa. El periodista aceptó a regañadientes que la justicia le imponga un grillete, por los dos juicios contra él continuaban, hasta que una audiencia en la Corte Nacional determinó su estado de inocencia, junto al de Jiménez y Figueroa. Luego de esto emprendería, junto a Christian Zurita y Cristina Solórzano, la investigación llamada Arroz Verde, publicada en los portales Periodismo de Investigación y Milhojas, donde se denunciaba una red de sobornos desde las más altas esferas del gobierno correísta, para obtener de los contratistas del Estado, incluida la brasileña Odebrecht, recursos ilegales para la campaña presidencial del 2013, donde Correa fue reelecto por segunda ocasión y su partido obtuvo una mayoría calificada en la Asamblea. El caso pasó a la fiscalía y se llamó Caso Sobornos, y tras un juicio en la Corte Nacional de Justicia, Correa, Jorge Glas y otros altos funcionarios de su gobierno, así como varios contratistas, fueron sentenciados a penas de hasta ocho años de prisión y millonarias multas. Por este caso, denunciado por los periodistas, y por el Caso Balda, Correa no ha podido volver al país desde el 2017. También realizó investigaciones sobre el llamado Caso Petrochina, que determinó una pérdida de USD 4000 millones para el Estado por la venta de crudo a China y la intermediación petrolera, además del llamado Caso INA, en el cual se denunció el cobro de sobornos por la intermediación en el contrato de la mega central hidroeléctrica Cocacodo Sinclair, hecha por la empresa china Sinohydro. Las denuncias involucraron al presidente Lenín Moreno y parte de su entorno familiar, y terminó en una investigación fiscal por el presunto cobro de sobornos por USD 76 millones.

Una toma general de la concentración en el coliseo de la parroquia Solanda, del sur de Quito.

Villavicencio saltó a la política formal en las elecciones del 2021, cuando Guillermo Lasso fue electo presidente. Gracias a una mayoría en la Asamblea, fue nombrado presidente de la Comisión de Fiscalización, desde donde también dirigió varias investigaciones y sustentó el juicio político en contra del presidente Lasso, y que finalmente derivó en la disolución de la Asamblea Nacional y el llamado a elecciones generales anticipadas para este 20 de agosto.

El ahora candidato ha planteado como eje central de su campaña su historial de lucha contra la corrupción y ha puesto como aval de su compromiso su trayectoria periodística. Su propio mensaje central: un presidente valiente, o “es tiempo de valientes”, unifica esas dos características. Y en el tema de seguridad, que según las encuestas es el que más preocupa a los ecuatorianos, la principal oferta de Villavicencio es recuperar el dinero robado con la corrupción y un “ataque frontal a las mafias”.

El ahora candidato ha planteado como eje central de su campaña su historial de lucha contra la corrupción y ha puesto como aval de su compromiso su trayectoria periodística. Su propio mensaje central: un presidente valiente, o “es tiempo de valientes”, unifica esas dos características.

Fernando Villavicencio, con miras a su participación a las presidenciales formó el movimiento Gente buena, pero para entrar en la lid fue auspiciado por el movimiento nacional Construye, listas 25, fundado por ex militantes de Ruptura, entre ellos María Paula Romo. El buró de campaña está conformado por Gabriela Panchana, Eduardo Veintimilla, Antonio López y Carlos Figueroa. Carrillo encabeza la lista de diputados nacionales para la Asamblea. El ex comandante de Policía y ex ministro del Interior encabezó a la fuerza pública durante los paros y levantamientos de octubre del 2019 (gobierno de Moreno) y junio del 2022 (gobierno de Lasso), y fue destituido por el presidente Lasso luego del asesinato de la abogada María Belén Bernal, en manos de su esposo, el teniente de Policía German Cáceres, en el edificio de instructores de la escuela de formación de oficiales de la Policía Nacional. También fue enjuiciado políticamente y destituido por la Asamblea Nacional, por presuntas violaciones a los derechos humanos durante el paro de junio. 

Carrillo representa para los seguidores de Construye , sin embargo, un puntal en el programa de gobierno, que incluso se titula Construir un Ecuador seguro, el cual se enfoca en ofrecer un plan de seguridad para el país, sumido como está en la violencia criminal y la exclusión social, en varias dimensiones: seguridad ciudadana, alimentaria, económica, ambiental, sanitaria…

Un muñeco inflable fue colocado en el escenario del local donde se realizó una de las concetraciones en favor de Fernando Villavicencio.

No soy un paniaguado...

En Solanda, populoso barrio del sur de la capital, Villavicencio vivió desde cuando adolescente dejó su Alausí natal para estudiar en Quito. A ese mismo barrio volvió como candidato a la presidencia de la República, el sábado 8 de julio, cuando su campaña organizó un encuentro con pobladores y dirigentes barriales. Luego de un almuerzo en el local de una panadería tradicional de la ciudad, el encuentro con unos 500 pobladores fue en el coliseo del parque Solanda. Ahí hubo presentaciones de grupos musicales que arengaron y animaron a los asistentes, ubicados en las gradas y en sillas colocadas en la explanada central. Un muñeco mecánico de aire, con la cara del candidato animaba desde el estrado, mientras hacía su ingreso, en primer lugar, el candidato Patricio Carrillo y los candidatos del distrito sur de las listas 25. Unos veinte minutos después ingresó Villavicencio, acompañado por un amplio séquito y atravesó una marea humana que se levantó de sus asientos a recibirlo. Ya en el escenario, en medio de una veintena de personas, dijo que no llegaba a ofrecer nada, si no a sumarse a la causa de los ciudadanos, que es el clamor por seguridad, la lucha contras las mafias de la corrupción y del crimen organizado y la necesidad de los jóvenes del sur de la capital de contar con una extensión de la Universidad Central del Ecuador para carreras técnicas. También ofreció el libre ingreso para la universidad pública y dijo que entregaría  a las Fuerzas Armadas el control de los puertos del país para acabar con el tráfico de droga en contenedores. También incentivó a los jóvenes a estudiar la carrera que deseen, pues como presidente los respaldaría, dijo. Y señaló que pueden estudiar periodismos, gracias al cual se ha podido denunciar los actos de corrupción contra el Estado. Habló de sus planes para potenciar la Unidad de Análisis Financiero, UAFE, para acabar con el lavado de dinero y criticó a sus rivales: "yo no soy paniaguado, ni hijo de papi, ni tengo rabo de paja, ni tengo detrás mío grandes chequeras. Soy un ciudadano de Alausí, un humilde periodista", dijo, en medio de los aplausos y gritos de "Fernando valiente, Fernando presidente".

Villavicencio ha usado, sobre todo, las movilizaciones y los mitines en esta campaña adelantada. Dice que es el único que está con caminando con la gente, y ahora ha enfocado sus críticas a su rival directo en las encuestas, el guayaquileño Otto Sonnenholzner, de quien dice "ha copiado", su plan de trabajo, como la potenciación de la UAFE y la militarización de los puertos. 

GALERÍA
Villavicencio: "no soy un paniaguado ni un hijo de papi"
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La estatal Petroecuador en un dilema técnico y administrativo
Redacción Plan V
¿Por qué Carlos Pólit pide un nuevo juicio a la Corte de Miami?
Susana Morán
El superintendente de Competencia, en la mira de los actores económicos
Redacción Plan V
Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán