Back to top
17 de Febrero del 2021
Historias
Lectura: 17 minutos
17 de Febrero del 2021
Redacción Plan V
Yaku Pérez y Guillermo Lasso pasaron del diálogo a la ruptura
0

Yaku Pérez sostiene que se habría manipulado por lo menos medio millón de votos en todo el país. Fotos: Luis Argüello

 

El país mira con expectativa el resultado del conteo oficial del Consejo Nacional Electoral, que determine quién pasará a segunda vuelta para enfrentar al candidato correísta, Andrés Arauz, quien se encuentra a casi 15 puntos de distancia de sus contendores más cercanos: Guillermo Lasso y Yaku Pérez. El intento de lograr un entendimiento anticorreísta entre los dos finalistas fracasó en medio de mutuos reproches y acusaciones.

 


 

No hubo acuerdo y, al parecer, no habrá. El pretendido acercamiento entre Yaku Pérez y Guilllermo Lasso, a quienes según el conteo del CNE separan poco más de 33 mil votos, naufragó en medio de acusaciones y reproches mutuos, lo que puso en evidencia que el intento de Lasso de lograr el apoyo de Pérez en torno a su candidatura fue un fiasco político.

En una rueda de prensa en la sede de Pachakutik, este 17 de febrero de 2021, Yaku Pérez ha sido enfático: “Ni sueñen que vamos a apoyar a la delincuencia organizada de Lasso, ni sueñen que para evitar que venga (Rafael) Correa al Ecuador tengamos que apoyar al feriado bancario y a la corrupción del señor Guillermo Lasso... somos los únicos que podemos ganar”, ha insistido, en un salón lleno de sus simpatizantes en donde Pérez no ha ahorrado epítetos contra el candidato de la alianza entre el Partido Social Cristiano y CREO, dos movimientos de centro derecha con base en Guayaquil. Pérez habló también de un "acuerdo diabólico" que involucraría a los correístas y la propia campaña de Lasso. 


Guillermo Lasso y Yaku Pérez estuvieron frente a frente en el Consejo Nacional Electoral.

Con sus declaraciones, Pérez ha desechado cualquier posibilidad de un acuerdo político para apoyar a Lasso en la segunda vuelta, en la que el candidato de las derechas se considera totalmente instalado. Pérez dijo que considera que Lasso es una "marioneta" de Jaime Nebot y el Partido Social Cristiano, de la misma forma que para él lo es el candidato Andrés Arauz respecto de Rafael Correa. 

“Ni sueñen que vamos a apoyar a la delincuencia organizada de Lasso, ni sueñen que para evitar que venga (Rafael) Correa al Ecuador tengamos que apoyar al feriado bancario y a la corrupción del señor Guillermo Lasso", dijo Yaku Pérez. 


Yaku Pérez descartó este 17 de febrero cualquier entendimiento con Lasso y el correísmo. Foto: Diario Expreso

Y dejó claro que por el supuesto temor de que vuelva el correísmo, los indígenas no se van a doblegar y renunciar a sus reclamos que considera justos, sobre un supuesto fraude electoral cometido en provincias como Guayas y Manabí. Al mismo tiempo, Pérez remarcó que los indígenas están organizando una marcha que parte hoy desde Loja, con la intención de llegar a la capital el 23 de febrero, para apoyar sus reclamos ante la autoridad electoral. Así, el fracaso del acuerdo no solamente le resta legitimidad a una eventual segunda vuelta de Lasso, sino que también aumenta la conflictividad social en el país. 

Un diálogo con reproches y puyazos

El pasado viernes 12 de febrero, Guillermo Lasso concurrió al Consejo Nacional Electoral en Quito para conversar con Pérez y cuatro de los cinco vocales del Consejo. Pérez le había invitado a dialogar sobre lo que considera son algunas irregularidades en el proceso electoral, y Lasso había aceptado, aunque dejando claro que quien estaba ganando el pase a la segunda vuelta es él. 

Tras los comicios del 7 de febrero, en el entorno de Lasso se empezaron a difundir cálculos de la votación que aún faltaba por procesar, según los cuales, tenían una ventaja de por lo menos 17 mil votos sobre Pérez. Al final, esa ventaja superó los 33 mil votos. De ahí que Lasso fue al diálogo con su postura clara: él era el que ganó el pase a la segunda vuelta y no estaba dispuesto a discutir eso. Pero ante la gran cantidad de actas con errores en Guayas (algo que Lasso consideró una mera "coincidencia") el presidenciable de CREO se mostró dispuesto a que se abran el 100% de las urnas en la provincia y, en especial, en Guayaquil. 

De su lado, Yaku Pérez habló desde el principio de irregularidades y puso la lupa en el alto número de actas con errores en la provincia del Guayas, un bastión electoral del Partido Social Cristiano. Con cada vez más fuerza, habló de "fraude" y de la necesidad de abrir urnas para un recuento en por lo menos siete provincias. Luego pidió que fueran 16. Y el día del encuentro con Lasso, demandó que se abran las urnas en las 24 provincias. 


Yaku Pérez entregó a los consejeros documentación que, sostuvo, demuestra el fraude.

El debate, transmitido en vivo sobre todo por los medios digitales y algunos periódicos, no estuvo libre de tensiones. Ambos candidatos se reprocharon mutuamente no haberse apoyado lo suficiente contra el régimen de Rafael Correa, que ambos reivindican haber combatido.

Desde el primer momento, el consejero Luis Verdesoto pidió que el diálogo fuera en privado, por lo que se mocionó el desalojo de los camarógrafos de los canales nacionales y de algunos reporteros del Salón de la Democracia, en donde se instaló la reunión. Esto fue resuelto por una mayoría de los consejeros, pero tras los pedidos de Pérez, se retomó la reunión pública. 


Luis Verdesoto (Izq.) mocionó desechar el informe jurídico sobre el acuerdo, pero no obtuvo apoyo.

El debate, transmitido en vivo sobre todo por los medios digitales y algunos periódicos, no estuvo libre de tensiones. Ambos candidatos se reprocharon mutuamente no haberse apoyado lo suficiente contra el régimen de Rafael Correa, que ambos reivindican haber combatido. Lasso rechazó que lo traten como "el banquero" saliendo por los fueros de la dignidad de su oficio, mientras Pérez le enrostró no haberlo visitado en la cárcel cuando la policía correísta lo detuvo y maltrató y lo responsabilizó nuevamente de participar en el feriado bancario, como parte del gobierno de Jamil Mahuad.

Los temores de los abogados

Desde el principio, era evidente que la cita mostraba dos visiones contradictorias que difícilmente podrían llegar a un entendimiento. Y, además, abogados advirtieron que las normas electorales son bastante claras sobre en qué circunstancias se puede pedir un recuento de votos o una apertura de urnas. Un acuerdo verbal entre dos candidatos no consta en la ley, remarcaron. Mientras el debate subía de tono, los vocales del CNE retomaban su postura de que lo mejor era intentar un diálogo en privado. Y los influenciadores en las redes sociales, sobre todo de Lasso, presentaban las réplicas de Lasso como las frases de un verdadero estadista. 

Como la reunión no avanzaba, Diana Atamaint declaró un receso de "30 minutos" que al final sobrepasó las dos horas, para que tuviera lugar una reunión a puerta cerrada. Y al final, se logró un acuerdo salomónico: se incluyó lo que proponía Lasso (abrir el 100% de urnas en Guayas), lo que proponía Pérez (abrir urnas en 16 provincias aunque al 50%) y auditar el sistema informático. Los consejeros dijeron que el acuerdo político podía ser factible, alegando que el artículo 141 del Código de la Democracia les da la potestad al Consejo de realizar "las verificaciones que estime necesarias". 

Al final, se logró un acuerdo salomónico: se incluyó lo que proponía Lasso (abrir el 100% de urnas en Guayas), lo que proponía Pérez (abrir urnas en 16 provincias aunque al 50%) y auditar el sistema informático.

A la salida, mientras Lasso reafirmaba su discurso de que lo importante era que el correísmo no vuelva y aceptaba que lo acordado no estaba enmarcado en la ley -palabras más o menos- Pérez dejaba claro que la reunión no fue, ni se habló siquiera, de que él apoye sin beneficio de inventario a Lasso en caso de que se confirmara que el candidato de CREO pasaba a la segunda vuelta. 


Acompañado de su esposa e hijos, Lasso, quien presenta dificultad para caminar, asistió al CNE.


Durante el receso, Manuela Picq salió a saludar a la gente que esperaba afuera del CNE.


Indígenas llegaron del interior del país para apoyar los reclamos de Yaku Pérez. 


Simpatizantes de Guillermo Lasso también lo acompañaron en los exteriores del CNE.

El vacío que derrumbó el acuerdo

Pero el acuerdo salomónico tuvo un vacío: si bien se acordó que debían abrirse el 50% de las urnas en 16 provincias de todas las regiones del país, no se aclaró si era un muestreo o era en los sitios en donde la campaña de Pérez decía tener pruebas de inconsistencias. Así, el sábado 13 de febrero, la campaña de Pérez presentó un pedido más concreto de en dónde debían abrirse las urnas. Acompañó al pedido por lo menos 72 actas con supuestas irregularidades y el oficio fue tramitado en el CNE como un recurso que debía ser conocido por el pleno. Aunque en la cita del viernes se había dicho que el CNE realizaría un instructivo y que se reuniría en Guayaquil a más tardar el domingo 14, lo cierto es que la reunión no tuvo lugar.

En diálogo con el programa PLANVENVIVO con Juan Carlos Calderón y Fermín Vaca, Manuela Picq explicó que se agregó al escrito una voluminosa carpeta con la constancia de cientos de irregularidades encontradas por el control electoral de Pachakutik y dijo que estiman que la manipulación de los votos puede haber llegado al 30% en todo el país. Pérez precisó que habría por lo menos medio millón de votos en donde se habrían cometido irregularidades. 

Mientras tanto, en la campaña de Lasso, las dudas sobre la legalidad del acuerdo verbal empezaron a aflorar y el magnate, quien tiene una villa de recreo en la península de Santa Elena en donde pasaba el feriado, se acercó a la delegación electoral de esa provincia para entregar una carta. En ella, Lasso destacó que el CNE "no puede actuar al margen de la ley" lo que en su criterio podría provocar "la nulidad de las elecciones" por lo que decidió hacer algunas precisiones al acuerdo.

La carta de Lasso fue tomada, inmediatamente, como un cambio a lo acordado el viernes en la campaña de Pachakutik. Volvieron las recriminaciones mutuas en Twitter, mientras los ojos se pusieron sobre el pleno del CNE.

En primer lugar, propuso que el CNE primero proclame los resultados -en donde tiene, como hemos mencionado, 33 mil votos de ventaja sobre Pérez-, y que se abran  el 50% de las urnas solamente en 6 provincias pues en las otras nueve sería "inoficioso" ya que en ellas le gana Pérez, destacando siempre que los reclamos deberían ser posteriores a la proclamación de resultados y, en consecuencia, seguir el procedimiento previsto en los artículos 136 y siguientes del Código de la Democracia. 

La carta de Lasso fue tomada, inmediatamente, como un cambio a lo acordado el viernes en la campaña de Pachakutik. Volvieron las recriminaciones mutuas en Twitter, mientras los ojos se pusieron sobre el pleno del CNE. 

El CNE se paralizó

Recién la noche del 16 de febrero, pasadas las 21:00, se reunió el CNE. El consejero Luis Verdesoto cuestionó que le hayan pasado el informe de la Asesoría Jurídica sobre el tema apenas a las 20:00, alegando que "lee despacio". Luego sostuvo que el documento parecía un papel de "comisaría" que no reflejaba la magnitud del supuesto acuerdo político del viernes y mocionó que se devuelva sin leerlo siquiera. No tuvo ningún apoyo.

Atamaint explicó que se había tramitado el reclamo formalizado por Pérez el sábado y que sobre eso se había emitido un informe de los abogados del CNE y ordenó su lectura. El documento recomendaba aceptar el reclamo de Pérez en 72 actas y en 12 urnas, y, amparados en el artículo 141 del Código de la Democracia, les recomendaba a los consejeros ordenar un recuento del 100% en Guayas y del 50% en las provincias de Pichincha, Manabí, Los Ríos, Azuay, Santo Domingo, El Oro, Santa Elena, Tunngurahua, Loja, Chimborazo, Bolívar, Cañar, Esmeraldas, Imbabura, Cotopaxi y Morona Santiago. Los asesores del CNE proponían una "selección aleatoria" de las actas para el recuento. 


El Pleno del CNE no logró un acuerdo para dar paso al pedido de recuento. Foto: CNE

Solo dos de los cinco vocales votaron a favor: Esthela Acero, un indígena de la Sierra con simpatías correístas, y Diana Atamaint, indígena amazónica quien ha militado en Pachakutik (aunque Pérez ha dejado claro que su movimiento no tiene representante en el CNE). Luis Verdesoto, tras no lograr apoyo a su postura, simplemente abandonó la sala en silencio. José Cabrera, a quien se considera cercano al PSC, votó de plano en contra, apoyando la postura de Lasso de que se debían primero proclamar los resultados. Enrique Pita, cercano a CREO, minimizó las denuncias de Pérez diciendo que por cerca de 80 actas no se podía hablar de fraude masivo y de plano se abstuvo. Pita también dijo que el recuento no previsto podía complicar el calendario electoral y poner en peligro la posesión del nuevo presidente, prevista para el 24 de mayo de 2021, día de la Batalla del Pichincha que consumó la independencia nacional en 1822. 

Así las cosas, el informe que materializaba, supuestamente, el falllido acuerdo, no pasó. En otra entrevista esa misma noche, Atamaint dijo que el único camino que quedaba era proclamar los resultados y luego atender los reclamos que se formulen primero ante el CNE y luego ante el Tribunal Contencioso Electoral. 

El intento de diálogo que terminó en una batalla campal entre Lasso y Pérez puso en evidencia que lograr un acuerdo político anticorreísta con Lasso a la cabeza parece poco menos que imposible, en especial, en lo que la izquierda indigenista y ecologista de Yaku Pérez se refiere.

Para el abogado Mauricio Alarcón, esa podría ser la salida en lo jurídico. Sin embargo, el intento de diálogo que terminó en una batalla campal entre Lasso y Pérez puso en evidencia que lograr un acuerdo político anticorreísta con Lasso a la cabeza parece poco menos que imposible, en especial, en lo que la izquierda indigenista y ecologista de Yaku Pérez se refiere.

Mientras tanto, los correístas esperan el desenlace. El candidato Andrés Arauz aprovechó el feriado para visitar a sus simpatizantes en la ciudad de Nueva York y en algunas localidades de Nueva Jersey, mientras su vocera, la asambleísta electa por Pichincha Jahaira Urresta, advirtió que el correísmo estará pendiente, con sus delegados, de los resultados de un eventual recuento de votos, aunque, al parecer, este no va a llegar a producirse. 

 

 

 

GALERÍA
Yaku Pérez y Guillermo Lasso pasaron del diálogo a la ruptura
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los hipódromos salen de la órbita de los juegos de azar
Redacción Plan V
Aborto por violación: ¿por qué la ley no debe tener un límite de edad gestacional?
Susana Morán
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
Miles de ecuatorianos, solicitantes de asilo y expulsados, a la deriva en la frontera México-EEUU
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

El millonario problema entre CNT, GOL TV y los derechos de TV del fútbol ecuatoriano
Redacción Plan V
El polémico primer contrato colectivo de los trabajadores de la CNEL EP
Redacción Plan V
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
César Montúfar vuelve al ruedo
Redacción Plan V