Back to top
28 de Septiembre del 2015
Historias
Lectura: 17 minutos
28 de Septiembre del 2015
Ramiro Aguilar

Asambleísta independiente.

Los 10 tips para entender el lío del microtráfico

Foto: Policía Nacional

En Guayaquil fueron incautados 3 kilos 487 gramos de marihuana y cocaína. El Gobierno exhibe varias capturas de droga como muestra de lucha contra las redes en varias ciudades del país. 

 

El asambleísta y abogado penalista, Ramiro Aguilar, explica en diez puntos el problema en el que se encuentra el Ecuador frente al debate en la Asamblea para aumentar las penas para el microtráfico de drogas. Un problema que involucra al gobierno, a la Policía Nacional y a los ejecutores de la política criminal.

1. Hace un año el gobierno promulgó el Código Orgánico Integral Penal. En este, se sanciona el delito de tráfico de drogas. Se dijo: hay cuatro escalas de tráfico, el mínimo, el mediano el alto y el gran tráfico. ¿Qué determina que esto sea así? Una tabla que hace el Consep, en la cual dice que se puede tener dos gramos para consumo personal; si tiene de dos a cuatro gramos y está vendiendo es microtraficante, si tiene de dos gramos a un kilo es mediano y si tiene de más de 10 kilos es grande. Cuál es la sanción para el microtráfico: en el COIP, de dos a seis meses. Pero la prisión preventiva, que es una medida cautelar, opera solamente en los delitos cuya pena es mayor a un año. Por tanto no hay prisión preventiva para el microtráfico, que tiene una pena de dos a seis meses.  No hay prisión preventiva pero hay delito; entonces la Policía va donde el microtraficante, lo aprehende, lo lleva donde el juez y el juez le dice que está en libertad porque no hay prisión preventiva, pero queda procesado, y debe presentarse cada 15 días al juzgado, y si no se presenta el juicio se suspende, porque así dice la ley. Obviamente esa gente no se presenta nunca y hay gran cantidad de juicios archivados y los tipos siguen traficando.

2. El Ecuador ha incrementado su consumo de drogas a nivel de menores de edad de una manera brutal, en este año. No es solo por la ley, hay una serie de factores como la deserción escolar, la ausencia de rigor en los establecimientos educativos, la falta de espacios recreativos, la desunión familiar, la falta de valores, el mucho tiempo libre… No es que ha pasado todo eso en este año sino que ha venido ocurriendo, está ahí. Pero ¿cuándo lo que estaba ahí es motivo de observación por parte del Estado? Cuando el microtráfico empieza a darse en establecimientos educativos. Y las estadísticas que maneja el gobierno es que en el último año se han detenido cuatro mil personas por vender en alrededor de 350 establecimientos educativos. Eso significa un promedio de 13 vendedores de droga por colegio. Es decir, un vendedor de droga era detenido pero hay 12 más que se pelean el mercado. Muchos de ellos menores de edad.

Según estadísticas que maneja el gobierno es que en el último año se han detenido cuatro mil personas por vender en alrededor de 350 establecimientos educativos. Eso significa un promedio de 13 vendedores de droga por colegio. Es decir, un vendedor de droga era detenido pero hay 12 más que se pelean el mercado. Muchos de ellos menores de edad.

3. Frente al problema, el gobierno se da cuenta que no podía encarcelar a los microtraficantes. Y reacciona de dos maneras: una, corrigiendo la tabla del Consep. La tabla era importante porque si alguien se para en la esquina con dosis de consumo, adicto o no, llega el policía y le revisa los bolsillos, el tipo solo carga la dosis de consumo. El tipo le dice al policía: soy consumidor, soy un problema de salud pública y no me puede detener. El policía se va, y el tipo vende esa dosis de consumo. Pero luego viene alguien y le da otra dosis de consumo, y el tipo vende unas 20 dosis al día. Pero siempre va a tener una sola dosis en su cuerpo. Y el policía es vago, pero no solamente eso, sino que algunos casos es parte de la red de narcotráfico. La Policía  no se da el trabajo de hacer un operativo de inteligencia, de filmar con las cámaras, pero en esta forma simple que tenemos de hacer las cosas la Policía le dice al gobierno que no puede hace nada; entonces el gobierno se plantea una coyuntura normativa aprovechando la reforma a la ley de drogas que presentó Carlos Velasco (PAIS) cuando era presidente de la Comisión de Salud. La cual resulta ser la primera ley que surge de iniciativa legislativa en este periodo.

4. El gobierno plantea una reforma en la ley de drogas en el Código Integral Penal, que dice que al microtráfico se lo va a sancionar con uno a tres años de prisión. Y con eso ya se puede ordenar la prisión preventiva.  Además, como aquel que venda droga a niños, discapacitados y adultos mayores no puede ser beneficiado con fianza, se queda entonces en la cárcel. Y ahí arreglamos el problema, dice el gobierno. Pero no se da cuenta que esto tiene varias aristas: primera, el Ecuador tiene un número determinado de habitaciones en las cárceles; la “capacidad hotelera” de las cárceles es limitada. Y en general lo es todos los países del mundo. Pero cuando se tiene una adecuada política criminal, lo cual significa saber qué se quiere hacer y cómo con el problema de la delincuencia, se dice: hay capacidad para alojar a 40 mil delincuentes en las cárceles del país. ¿A quién alojo, a los asesinos, a los violadores, a los estafadores, a los corruptos, a los terroristas o a los capos del narcotráfico? ¿O alojo al estruchante, al tumba puertas, al saca pintas, al micro vendedor de droga? Porque siempre habrá mayor densidad de población en el microdelito que en el macrodelito.

5. Todos los Estados del mundo dicen: vamos a encontrar medidas alternativas a la privación de libertad para los microdelincuentes. Porque además, mantenerlos en la cárcel cuesta 30 dólares diarios a los ecuatorianos. Y vamos a dejar las 20 mil celdas para los más peligrosos, a los que hay que aislarles de la sociedad. Si se logra lo que el gobierno quiere hacer van a pasar algunas cosas: primero, la capacidad de alojamiento se va a llenar de microdelincuentes. Segundo, el bloque parlamentario de PAIS no quiere subir la pena, no quiere aceptar ese cambio, quieren que siga siendo de dos a seis meses; entonces va a pasar que el microtraficante que está vendiendo droga, al que se le saca de la esquina, van a darle vacaciones pagadas en la cárcel, de dos a seis meses, a 30 dólares diarios, que es lo que nos cuesta, y no se soluciona el problema de la esquina, que es el problema.  En la esquina va a haber otro microtraficante, haciendo el mismo microtráfico para atender a la misma cantidad de personas adictas. Van a tener una altísima rotación en las cárceles, de dos a seis meses, con estos microtraficantes. Y como no sube las penas, en teoría no se puede ordenar la prisión preventiva, aunque los oficialistas digan que sí van a ordenar la prisión preventiva. La pregunta que hago es: si van a ordenar la prisión preventiva, ¿qué van a hacer con la caución? Dirán que no cabe cuando vendan a un niño, a un discapacitado o a alguien de la tercera edad. El mismo hecho: Juan, que  vende dos gramos de droga a Pedro, de 17 años de edad, no puede salir con fianza; Juan, que vende dos gramos de droga a Luis, de 18 años y un día, sale con fianza. Eso plantea un problema de constitucionalidad, que frente al mismo hecho no se tenga el mismo tratamiento procesal.

En las sentencias la Corte dice al Ecuador que la prisión preventiva es la última medida cautelar que tiene que usar; si hay medidas alternativas úselas, porque el derecho es el derecho a la libertad y hay presunción de inocencia.

6. El Ecuador ha sido condenado más de dos veces por la Corte Interamericana de Derechos Humanos: Caso Tibi versus Ecuador, y el caso Chaparro Íñiguez versus Ecuador. En las sentencias la Corte dice al Ecuador que la prisión preventiva es la última medida cautelar que tiene que usar; si hay medidas alternativas úselas, porque el derecho es el derecho a la libertad y hay presunción de inocencia. Si el Estado mete presa a una persona para que empiece a cumplir la pena antes de ser condenada; si usa la prisión preventiva con fines punitivos, el Estado está violando el Pacto de San José de Costa Rica, está violando los derechos humanos y tendrá que pagar indemnización por eso. La prisión preventiva no es anticipo de pena, no es que meten a alguien en la cárcel porque “parece culpable”. Y el COIP tiene medidas alternativas.  Ahora, ahí hay un problema social: un juez pone a un microtraficante prohibición de salida del país y lo obliga a presentarse ante la autoridad. Lo hará muerto de la risa; además, el microtraficante es tan o más pobre que quien compra la droga.

7. El tema de fondo es por qué aparecen 4000 mil microtraficantes en este tiempo y por qué hay tanta oferta de droga entre los chicos y chicas. Uno de los discursos más interesantes que se escuchó en la Asamblea en este debate sobre el aumento de penas para el microtráfico fue el del asambleísta Agustín Delgado. Él dijo: yo salí seleccionado de fútbol sub 17 y en adelante. En mi pueblo, lo normal es que a los 15 años tengas ya tres hijos, pero a nosotros, que nos sacaron de ahí por el deporte no tuvimos tiempo de eso. ¿Quieren evitar esos líos entre los muchachos y muchachas? Creen posibilidades para que ellos tengan actividades, evítenles el ocio, no los dejen solos. Eso dijo Delgado, y a eso hay que sumar la disociación familiar; hay muchos hogares donde los dos padres trabajan, no tienen actividades recreativas, tareas post escolares y viven en barrios donde se asientan microtraficantes. Entonces la pregunta de fondo es ¿por qué se mantiene el mercado de droga? Entonces, la solución no pasa solo por el incremento de las penas, eso está demostrado. En 1990 el Ecuador tenía una ley de drogas que era rigurosa a morir, y pasó que desde entonces las cárceles se llenaron de adictos y de microtraficantes. Lo que pasó ahora es que se pasaron al otro extremo.

8. Lo que pasa con PAIS en la Asamblea y con el gobierno en este tema es que están sin tener respuesta al problema que ellos mismo causaron. El problema es que al legalizar el consumo, al indultar a las “mulas de narcotráfico” como víctimas de un proceso social han enviado mensajes a la sociedad de que la droga no es tan mala. Y de hecho, el informe para el primer debate el permitir hasta el sembrío de plantas para el consumo personal. Ellos tienen como principio el ser permisivos en el tema del consumo las drogas, pero no se dan cuenta de que una cosa es la realidad del consumo y otra es la mafia y el mundo delictivo que gira en torno a ese consumo. El consumidor siempre será un problema de salud pública, pero en cambio, los carteles de la droga y los grupos de narcotraficantes que proveen ese mercado son violentos, inducidores, se pelean a muerte territorios, corrompen policías…

9. La Policía no puede combatir el tráfico con la cara sucia y las manos machadas de droga. Si se llega al punto de encontrar droga en una camioneta de la Policía, que estaba transportándola a Puerto Marítimo hace pocas semanas, se entiende que hay elementos metidos en el tráfico de drogas. ¿Qué calidad tiene la Policía, qué limpieza de manos tiene para combatir un negocio en el que hay gente metida en el negocio? El tema del tráfico de drogas, personas, armas, es una grieta del sistema capitalista. En las relaciones de producción, en los centros formales hay trabajo formal, remuneración y la gente no tiene porqué dedicarse a un trabajo peligroso, pero en la periferia del sistema, donde el aparato productivo ni social opera bien, en ese espacio gris la sociedad no deja de organizarse, y el microtráfico es una forma de trabajo, además injusta porque el microtraficante corre primero el riesgo, gana poco, es gente que se está jugando la vida. Lo curioso es que el dinero que se genera en esa periferia se va lavando en los centros urbanos. Es un negocio donde se replican las injusticias entre los que tienen y los que no tienen.

10. El Presidente tiene una capacidad pedagógica increíble. En una sabatina dice que no va a permitir que la juventud ecuatoriana caiga en el vicio de las drogas. Y dispone a su Asamblea que  aumente las penas para los microtraficantes. Pero no hay una política criminal tras de eso, sino que simplemente se dispone que las cárceles se llenen de microtraficantes; cuando las cárceles estén llenas y no haya espacio para violadores, asesinos, entonces van a decir que los liberen de nuevo. Están pendulando, porque creo que nadie en el Ecuador, desde 1990, ha tomado el problema de las drogas como una política criminal racional. Hemos ido encarcelando narcos o perdonando narcos, pero sin claros objetivos de política criminal. A qué me refiero: en cualquier ciudad de Estados Unidos hay un patrullero en la esquina y frente a esta hay un vendedor al menudeo; el policía no se molesta en meterlo preso porque sabe que a los dos segundos hay quien lo reemplace; lo que buscan las autoridades es llegar hasta donde el que provee al vendedor ambulante, al centro de acopio y a ese le golpean. En el Ecuador ya no se golpea al proveedor: hay toneladas de drogas que caen pero no cae un solo capo; ni saben qué organización delictiva es, ni nada de eso. Es como si en el Ecuador el tráfico de drogas se ha transformado en un negocio al detal. Al no haber una política criminal se termina usando a la opinión pública. Tanto es así que ahora se dice que el tema del microtráfico aparece con los diálogos que organiza el gobierno, pero la policía ha entrado con perros en los colegios de Guayaquil por lo menos dos años antes. ¿Qué tiene que ver eso con los diálogos? Es un tema de la realidad. El hecho de que haya policías corrompidos no quiere decir que la Policía no tenga información. Es más, en todos los países del mundo la primera línea de contacto con la delincuencia es la Policía. Hay evidencias: en Esmeraldas se matan entre gente de la Policía por un tema de drogas; ahí mismo un coronel de la Policía cae preso en Resurgir. Yo no creo que la policía tenga las manos limpias para perseguir el problema, porque no sabes quién está del lado de quién. Me parece más grave tener una policía al servicio de los narcos que tener a los vendedores en la calle. Y si hay una policía limpia se puede llegar a los centros de acopio. Pero se mete preso al vendedor ambulante de droga, que es un trabajador informal de la economía de la droga.

[RELA CIONA DAS]

La 'Ndrangheta también opera en los puertos del Ecuador
Redacción Plan V
Una batalla se libra por juicio a exjueza y exfiscal vinculadas al cartel de Sinaloa
Redacción Plan V
Jarrín y Valencia se enfilaron contra Carrión ante una descuidada comisión
Susana Morán
7 claves para entender la polémica por los sobrevuelos norteamericanos
Redacción Plan V
Cantante relacionado con narcotráfico, asesinado en Guayaquil
Redacción Plan V
GALERÍA
Los 10 tips para entender el lío del microtráfico
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Fernando Sacoto: tres estrategias para salir de la cuarentena y controlar al Covid-19
Redacción Plan V
Coronavirus en Ecuador: “Embalamos en plástico los cuerpos de mi hermana y mi esposo y esperamos cuatro días para que se los llevaran”
Matías Zibell. BBC Mundo
Escasos datos de informe demuestran “aumento desproporcionado” de defunciones en Guayas
Susana Morán
Así funcionan los monitoreos de celulares que el Gobierno usa para vigilar la epidemia
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Coronavirus: La odisea de los primeros tres recuperados en Ecuador
Susana Morán
Esta es la historia no contada de la paciente 0 en Ecuador
Redacción Plan V
Minuto a minuto todo sobre el coronavirus en Ecuador
Redacción Plan V
¿Cuánto tiempo podrán el Ecuador y el mundo sostener la cuarentena?
Redacción Plan V