Back to top
12 de Marzo del 2024
Historias
Lectura: 18 minutos
12 de Marzo del 2024
Redacción Plan V
100 días de Daniel Noboa en el IESS: ¿Cómo lograr una reforma estructural?
0

Eduardo Peña, presidente del IESS, no duda en comparar a Daniel Noboa con Clemente Yerovi. Fotos: Luis Argüello / PlanV, El Universo y Presidencia de la República

 

En 100 días, el Gobierno de Noboa dejó de hablar de algunas de sus promesas de campaña, entre ellas, equiparar las pensiones jubilares al salario mínimo vital. Anuncia para julio o agosto una propuesta de reforma estructural, mientras los operadores privados reclaman hasta 1.000 millones en pagos.


Como en varios otros temas, el Plan de Gobierno que la campaña de Daniel Noboa presentó unas pocas ideas escuetas sobre la situación de la seguridad social. El entonces candidato a la presidencia de la República, con su habitual parquedad, llegó a afirmar que uno de sus objetivos sería que las pensiones jubilares mínimas alcancen al valor del salario mínimo vital, pero dijo poco o nada sobre los cómos. 

No sería hasta la instalación del Gobierno que Eduardo Peña sería nombrado presidente del Directorio del IESS y, por tanto, representante del presidente Noboa en el Instituto. Y la realidad obligaría al nuevo Gobierno a aterrizar en las cifras.

Oficialmente, el Gobierno ha anticipado que en julio o agosto presentaría una reforma al sistema de seguridad social que permita "curarlo para los próximos 100 años", del que ha dado algunos indicios, pero sobre el que todavía no hay textos claros.

La propuesta, según se ha anticipado, recogerá algunos de los criterios planteados por Augusto de La Torre y otros expertos, junto con los planteamientos de los funcionarios del IESS, para lograr una propuesta que tendría varias opciones para consideración de los legisladores. 

Cualquier modificación a cómo funciona actualmente la seguridad social ecuatoriana requerirá de varias reformas a las leyes que regulan el Instituto y sus prestaciones. 

La estrategia del Gobierno frente a esto será, como ha anticipado Peña, subir las aportaciones de los empleados privados, como habían sugerido un grupo de catedráticos vinculados al empresariado. El presidente del IESS dijo que el Gobierno, en tres o cuatro meses, abrirá el debate sobre la reforma estructural a la seguridad social, que podría incluir un aumento progresivo de los aportes de los afiliados, que actualmente alcanzan al 20.6% de los salarios, hasta por lo menos el 30%.

Sobre el número de aportaciones, se seguirán requiriendo por lo menos 360 aportaciones, sin que se aspire a modificar la edad de jubilación, actualmente fijada en 65 años. Peña cree que las personas deberían tener un incentivo para jubilarse a los 70 años, algo que actualmente es posible en ciertos sectores como el magisterio.

Los anacronismos en el IESS

Mientras que el Instituto solicitó al Gobierno por lo menos 3.706 millones de dólares, en la Proforma Presupuestaria la asignación no superaría los 2.391 millones. Este desfase, dicen desde el Gobierno, podría cubrirse con los recursos provenientes del aumento del IVA, que a partir de esta semana subió al 15%, luego de la aprobación legislativa de un paquete de impuestos cuyo propósito fundamental es el financiamiento de las Fuerzas Armadas y la Policía en el conflicto interno armado.

La transferencia del año anterior alcanzó cerca de mil millones de dólares, con el presupuesto elaborado en la gestión de Guillermo Lasso. Solo para las atenciones de salud, el IESS había requirido del Gobierno central más de 700 millones de dólares. 

Eduardo Peña, una de las pocas figuras senior del juvenil Gobierno de Noboa, no ha dudado en comparar al actual presidente con Clemente Yerovi, un empresario de Guayaquil nombrado presidente interino por pocos meses por el Ejército en los años 60 del siglo pasado, y ha dejado entrever que podría "ejecutar muy rápido" una eventual aumento de la asignación al IESS.

Pero aunque los primeros mensajes de Noboa en seguridad social habían sido tranquilizadores (llegó a decir que no estaba de acuerdo con aumentos de los aportes), Peña ha señalado que, al menos en lo referente al seguro de salud, "hay que cobrar más", pues los usuarios de los servicios médicos del IESS superan los ocho millones, mientras los afiliados efectivos son solamente tres millones 200 mil.

El esquema de Seguridad Social es cuestionado por sectores empresariales. Foto: Luis Argüello / PlanV

Mientras tanto, los 540 mil jubilados, que reciben su pensión los días 19, en función de los ingresos que generaron durante su vida laboral, requieren no menos de 390 millones de dólares para recibir su jubilación. 

Peña ratificó lo que ya se conocía: debido a decisiones de gobiernos anteriores, hay familiares de los afiliados que son atendidos en el IESS sin que esa atención tenga realmente financiamiento, algo que, admite, no se podrá quitar porque sería inconstitucional, al ser considerado una regresión de derechos. Además, los jubilados cobran 14 pensiones, cuando solamente pagaron 12 mientras aportaban como empleados activos. Así mismo, otro factor que preocupa al presidente del IESS tiene que ver con la esperanza de vida de los afiliados, que ha aumentado en el Ecuador en cerca de diez años, un factor que preocupa en la seguridad social. 

Los prestadores privados reclaman casi mil millones y responsabilizan a Lasso 

Mientras tanto, el IESS no ha pagado las planillas de por lo menos 340 prestadores externos de salud, a los que se espera poder pagar solamente una parte de las deudas, estimada este año en 500 millones de dólares, pues la planilla de los servicios que el IESS transfiere a clínicas privadas alcanzó en 2023 a por lo menos 900 millones de dólares, algo que no se puede pagar en su totalidad. No se descarta que los pagos se hagan con bonos del Estado o activos improductivos que podrían ser transferidos a los prestadores.

La situación del pago de los prestadores externos también está en búsqueda de una solución. Aunque el IESS más de mil 400 millones anuales a los 101 hospitales y puntos de atención médica de la entidad, mientras que la prestación de servicios externos no debería costar más de 500 millones al año.

Los prestadores privados estarían usando "maneras heterodoxas" para llevarse los pacientes, según ha dicho Eduardo Peña, sin descartar que haya ha habido acciones de sabotaje del servicio en los laboratorios o en aparatos sofisticados como tomógrafos, para justificar derivaciones de pacientes hacia las clínicas y hospitales privados. Solo cerca del 20% de pacientes del IESS estarían siendo enviados hacia prestadores privados.

Los pagos de la cuentas médicas pasan por procesos de auditoría, y, según ha explicado Peña, por un programa que analiza varias variables, cómo de qué tipo de prestador se trata, cuán antigua es la deuda y cuándo se han realizado pagos recientes, con el fin de administrar los pagos en función de los recursos existentes. Por otro lado, hay prestadores que se han "especializado" solo en atender pacientes del IESS, lo que es considerada como "dependencia" de estas clínicas y servicios privados que debe ser evitada.

De su lado, los prestadores se pronunciaron sobre la situación del IESS y los pagos pendientes. Según la Asociación Nacional de Prestadores de Salud (ANPES), las clínicas privadas que atienden afiliados al IESS llevan más de 14 meses impagos. “Somos empresas familiares que han invertido todo su capital. Por el atraso tenemos juicios laborales, para colmo nos han puesto sanciones por estar atrasados en sueldos”, afirmó Juana Ramos, parte de la Asociación.

La deuda que tiene el IESS con los prestadores es cercana a los $1000 millones, según sostienen. ANPES aclara que los externos representan el mayor porcentaje, cerca de 350 millones de dólares, pero que el resto se debe a otras unidades de salud como el Hospital Baca Ortiz, Solca, el Hospital de la Policía y las juntas distritales.

Según Ramos, no es cierto que ofrezcan servicios médicos más costosos. “Los precios de los prestadores están fijados en el Tarifario Nacional Básico, vigente desde 2014. No se han modificado desde la fecha, a pesar de la inflación”. La representante aseguró que los prestadores están constantemente vigilados por las agencias estatales.

Ramos criticó la iniciativa del IESS de construir más hospitales:“estos serán elefantes blancos que no habrá cómo financiar”, dijo y agregó que es falso que haya un 80% de abastecimiento en la red del IESS como recientemente anunció la Seguridad Social. Sostiene que los prestadores privados llegan a zonas donde el Estado no puede, como Durán, El Guasmo en Guayaquil y Nueva Aurora en Quito.

Por otro lado, Ramos afirma que los prestadores no tienen la capacidad de asignar citas, como asegura que afirman ciertos sectores. Las citas son asignadas directamente desde el Call Center, a cargo de Espoltel SA, una empresa de la Escuela Superior Politécnica del Litoral.

”El IESS puede ver en tiempo real a quien atiendo”, afirma, y agrega que por Ley el afiliado tiene el derecho a decidir si se atiende en un punto del IESS o un punto externo. Según la Asociación, el call center direcciona primero a las unidades internas, pero éstas se llenan en menos dos días, en donde los pacientes deben esperar más de 90 días para tener atención.

ANPES reclama que según el Acuerdo Ministerial 140 firmado en mayo de 2023, el IESS tiene un plazo de 90 días para pagar por los servicios adquiridos. Los miembros de la Asociación sostuvieron que algunos prestadores han logrado que se efectúen los pagos, pero no se explican a qué se debe lo que consideran es un trato diferencial.

Los prestadores de servicios externos atienden aproximadamente a 400 mil pacientes. Ante la falta de pagos del IESS, advierten que podrían dejar de atender a los afiliados. Pacientes que están en estados críticos pueden tornar sus condiciones en catastróficas si la situación se mantiene.

La ANPES atribuye a una de las causas del atraso en los pagos a la gestión del gobierno de Guillermo Lasso. “Frente al desfase en el Presupuesto General del Estado, al ver que no había crédito afuera, Lasso se tomó $1600 millones de los jubilados y le entregaron al IESS bonos del Estado, en lugar de tomar plata de la reserva monetaria”, cuestionan, lo que explicaría la iliquidez de la Seguridad Social y el atraso en los pagos. 

También atribuyen al Gobierno de Lasso la contratación de un fallido sistema de auditorías externas, operado por Espe Innovativa, que aseguran no tuvo la capacidad de funcionar, a pesar de lo que afirma el presidente del IESS, Eduardo Peña. “Hasta el día de hoy la nueva plataforma no funciona, nosotros tenemos que entender que fue un mecanismo creado simplemente para no pagar”, dice Ramos, que indica que los pagos no se hacen con la excusa de que las auditorías no se han efectuado. Según la Asociación, Espe Innovativa tiene solo 19 auditores para procesar 340 prestadores.

Los prestadores denuncian que esto genera un círculo vicioso: EI IESS, por su parte, no les permite presentar facturas si no están al día en sus cuentas patronales, “como estoy al día si no me pagan”, dice Ramos.

ANPES afirma que en todo el mundo el modelo de salud se inclina a privados que dan el servicio al Estado, pero que en el Ecuador se ha pretendido sin éxito centralizar los servicios en el Estado.

Cesar Serrano, director ejecutivo de ANPES, agrega que han realizado estudios y han determinado que, si bien el costo de atención por paciente en una unidad del IESS y una externa es similar, el IESS no incluye partidas presupuestarias para el personal, insumos, reactivos e infraestructura, por lo que al privado le cuesta un 30% menos. “El IESS no funciona”, sentencia. 
 

  ENTREVISTA  

Henry Llánes: "Aquí se han llevado la plata, el Estado no paga las deudas y la solución no puede ser subir los aportes"

Henry Llánes. Foto: Asamblea Nacional

Mientras el Gobierno de Daniel Noboa afina una propuesta que, anticipa, recogerá los insumos de la planteada por Augusto de La Torre, que fue unánimente celebrada sobre todo por el empresariado durante la administración de Lenin Moreno, otros sectores también plantean reformas al IESS y hacen cuestionamientos al actual manejo de la entidad. Conversamos al respecto con Henry Llánes, del Frente Nacional por un nuevo IESS.

¿Cómo ve la nueva administración del IESS? ¿Se debió plantear el tema en la consulta popular?

La oferta de campaña de Daniel Noboa en el debate de subir las pensiones no tenía asidero alguno, cosa que advertimos desde ese mismo día, porque no hay recursos. Hasta julio del 2023, el Estado tenía una deuda de 10.051 millones de dólares con el IESS, y con esa enorme deuda acumulada desde 2012, es evidente que el Seguro Social no tiene de dónde cumplir con esa oferta. Debieron ponerlo en el Presupuesto General del Estado pero no lo han hecho porque es imposible. El señor Eduardo Peña ha sido gerente general de una empresa de seguros llamada Cóndor, y eso también debe ser investigado. La promesa de campaña es imposible.

¿Son viables las propuestas planteadas en el gobierno de Guillermo Lasso?

Eso es inviable, porque la situación de la Seguridad Social solo puede mejorar si se reactiva la economía, si se incorpora a la economía a los sectores excluidos de un trabajo permanente, digno y estable, esto depende del carácter de la economía nacional. Ni afiliar a los jóvenes ni el trabajo por horas van a funcionar, porque siete de cada diez personas de la población económicamente activa no tienen empleo formal.

¿Por qué no funcionarían ideas como la afiliación a adolescentes y jóvenes?

No han explicado cuál es su cálculo actuarial para hacer eso, ni qué van a lograr cobrando 50 dólares, ni subiendo el valor de los aportes a más del 20,6%. Quieren subir los aportes, cuando actualmente un empleado de sueldo básico está pagando por lo menos 90 dólares. Cualquier modificación pasará por una reforma a la Ley de Seguridad Social, que no creo que pase en plena campaña electoral y nos opondremos radicalmente a reformas como esas. Aquí se han llevado la plata, el Estado no paga las deudas y la solución no puede ser subir los aportes.

¿Usted ha pedido a la Contraloría y a otras instancias investigar la designación del señor Luis Cabezas como gerente del BIESS, cuáles son sus razones para cuestionarlo?

Esa designación viola el artículo 10 de la Ley del Banco del IESS que determina que quienes tienen intereses en el sistema financiero y de valores no pueden ser parte del directorio del Banco. Cabezas es subdirector de un estudio jurídico de Guayaquil con su padre y su hermano, y ellos son los abogados externos de la compañía Hispana de Seguros, mientras que su padre aparece como miembro y presidente de esa empresa. Pero Hispana de Seguros tiene un contrato con el BIESS por el que paga cinco millones al mes por seguros de los préstamos, y creo que está es una trama sin escrúpulos, pues están poniendo como gerente del BIESS al hijo de una persona que es parte de una empresa con contratos con el IESS. El artículo 10 dice en su númeral 4 que no se puede tener vinculaciones con el sistema de seguros privados y de fideicomisos. El numeral 6 habla de interéses propios o de terceros en lo que estaría esa compañía aseguradora. Hay un conflicto de intereses. 

La póliza es un seguro de desgravamen que ofrece la compañía Hispana de Seguros a los préstamos del BIESS. ¿Por qué se mantiene esa póliza?

Eso llama la atención, pues se les ha concedido una acción constitucional para una persona jurídica, que les ha concedido un juez. No se sabe por cuánto tiempo más ese contrato va a estar amarrado así, no se puede manejar de esa forma los recursos de los afiliados. El periodista Guillermo Lizarzaburo ha revelado una supuesta vinculación de esta persona con compañías vinculadas al caso ISSPOL. 

Se ha pedido un examen especial a la Contraloría, ¿es una situación similar a la del ex secretario Sebastián Corral que fue nombrado sin respetar los requisitos?

Es algo parecido, pero he pedido al contralor un examen especial a esa designación para que se determinen las responsabilidades.

GALERÍA
100 días de Daniel Noboa en el IESS: ¿Cómo lograr una reforma estructural?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La estatal Petroecuador en un dilema técnico y administrativo
Redacción Plan V
¿Por qué Carlos Pólit pide un nuevo juicio a la Corte de Miami?
Susana Morán
El superintendente de Competencia, en la mira de los actores económicos
Redacción Plan V
Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán