Back to top
14 de Junio del 2021
Historias
Lectura: 11 minutos
14 de Junio del 2021
Redacción Plan V
En 2020 hubo más de 200.000 alertas sobre explotación sexual infantil desde Ecuador
0

Imagen referencial

 

El CyberTipline es un sistema centralizado norteamericano para denunciar la explotación infantil en línea y sobre Ecuador registró 242.631 incidentes en el año de la pandemia, un incremento de más del 100% respecto al 2019. Este mecanismo ha sido de ayuda para descubrir a pedófilos y explotadores sexuales de menores en el país. Sus datos más las investigaciones locales permitieron detener, la semana pasada, a una red internacional que operaba en seis países, incluido Ecuador.


Ecuador superó los 200.000 informes de sospecha de explotación sexual infantil en 2020. Eso implica un aumento del más del 100% en relación al 2019 cuando se registraron 98.669 incidentes relacionados con pornografía o tráfico sexual infantil. Estos datos pertenecen al Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados (NCMEC, por sus siglas en inglés), con sede en Estados Unidos, que los obtiene a través del CyberTipline.

La CyberTipline es un sistema centralizado para denunciar la explotación infantil en línea. A través de este mecanismo, los proveedores de servicios electrónicos y el público en general pueden denunciar las sospechas de engaño en línea de los niños con fines sexuales, abuso sexual infantil extrafamiliar; pornografía infantil, turismo sexual infantil, tráfico sexual infantil, envío de materiales obscenos no solicitados a niños, nombres de dominio engañosos y palabras o imágenes digitales engañosas en Internet.

De acuerdo a los registros del CyberTipline en 2020, recientemente publicados, sobre Ecuador se reportaron 242.631 incidentes. NCMEC, sin embargo, aclara que esos números se generan solo con fines informativos y no indican el nivel de abuso sexual infantil en un país en particular. Pero esas pistas sirven para que las autoridades de una nación puedan empezar investigaciones. El personal del NCMEC revisa cada pista y trabaja para encontrar una posible ubicación del incidente denunciado a fin de ponerla a disposición de la agencia de fuerzas del orden correspondiente.

En 2020, a escala mundial hubo 21,7 millones de informes de sospecha de explotación sexual infantil, de los cuales 21,3 millones llegaron desde Facebook. Los proveedores de servicios electrónicos con sede en Estados Unidos están obligados a informar los incidentes de ‘pornografía infantil aparente’ o ‘material de abuso sexual infantil’.

Otras redes que han reportado este tipo de contenido ilícito son Google, Amazon, Dropbox, Pinterest, Spanchat, Zoom, TikTok, Twitter, y hasta en plataformas de videojuegos como Roblox.

La mayoría de estos informes incluyen indicadores geográficos relacionados con la ubicación de carga del material de abuso sexual infantil. Pero el NCMEC advierte que los números específicos de cada país pueden verse afectados por el uso de proxies y anonimizadores. El año pasado, en Sudamérica, el mayor número de alertas tuvo como ubicación geográfica Colombia: 763.997. Le siguieron Perú, Brasil y Ecuador. Las cifras de los 10 países revisados dan cuenta de un aumento importante en el año de la pandemia. Algunos mostraron incrementos entre tres y seis veces más a los valores registrados en 2019. Solo Uruguay no tuvo una mayor variación.

Los indicios de CyberTipline en los casos de Ecuador

En Ecuador, la Policía Nacional ha usado la información recopilada por el CyberTipline para llegar a redes o personas que cometen pornografía infantil. El teniente coronel Gonzalo García, jefe de la Unidad Nacional de Ciberdelitos, explicó que gracias a un convenio con Estados Unidos tienen acceso a un software de alto nivel que les permite un monitoreo constante de las redes sociales y recibir alertas de videos o imágenes que viajan por la red con contenido sexual de niños.

Un analista revisa esta información y determina si la dirección IP de esos contenidos corresponden a Ecuador. Después se activan otras técnicas investigativas que incluyen entrevistas, vigilancias, seguimientos y se revisa las redes sociales de los sospechosos, bajo los términos legales correspondientes.

Estas investigaciones pueden demorar hasta ocho meses porque implica un trabajo muy técnico. Luego estos datos son judicializados para que la Fiscalía inicie una investigación previa y así llegar hasta los victimarios. Informó que gracias a esa tecnología han desarticulado a tres organizaciones y han detenido a siete personas por pornografía infantil. 

Uno de los principales casos en los que han usado esta tecnología ocurrió en 2018. En un operativo se detuvo a un conserje de una escuela en el occidente de Quito. Carlos Miguel I. S. engañaba a niñas con dulces para llevarlas al dormitorio que tenía en el establecimiento educativo. Allí les quitaba el uniforme y les tomaba fotos de sus partes íntimas. Estas imágenes las compartía con otros pedófilos como Víctor Elías G.R., un albañil que tres años antes fue detenido por pornografía infantil y violación. Una menor fue rescatada. El conserje fue condenado a 15 años de cárcel por producir, compartir y almacenar este contenido. Mientras que el albañil fue sentenciado a 34 años de prisión.


CyberTipline recibe denuncias de personas y de proveedores de servicios de internet. 

Un analista revisa esta información y determina si la dirección IP de esos contenidos corresponden a Ecuador. Después se activan otras técnicas investigativas que incluyen entrevistas y vigilancias.

Entre los casos más recientes está el operativo internacional de la semana pasada, que incluyó a Ecuador. José A. y un adolescente de 15 años enfrentan cargos por descargar, poseer y trasmitir pornografía infantil. Sus detenciones ocurrieron el pasado 10 de junio, dentro del operativo internacional “Luz de Infancia VIII”, que se ejecutó en Estados Unidos, Panamá, Argentina, Brasil, Paraguay y Ecuador.

La aprehensión de José A. se dio en Nangaritza, Zamora Chinchipe, y la del adolescente en Chordeleg, Azuay. Se les incautó dos celulares y computadoras. Los acusados habrían descargado y compartido pornografía infantil, por medio WhatsApp y Facebook, entre otras redes. Esa información llegó a través del NCMEC.

Asimismo, este 14 de junio Luis Alfredo E. fue llamado a juicio por comercializar pornografía infantil. Según las investigaciones, el procesado descargó, almacenó y reprodujo material pornográfico entre diciembre de 2019 y junio de 2020.

En su teléfono celular se hallaron imágenes de niños, niñas y adolescentes, de entre 6 y 16 años, con actitudes sexuales inapropiadas para su edad. Fue detenido el pasado 5 de febrero en la parroquia de Conocoto, al suroriente de Quito.

La información sobre sus actividades ilícitas también llegó a través del NCMEC. El organismo alertó que Luis Alfredo E. utilizaba los servicios de Google para almacenar el material pornográfico. En Ecuador, las fotografías halladas en la plataforma digital y en el teléfono celular del procesado fueron periciadas por un antropólogo forense.

El 3 de junio pasado, Bryan José B. M. fue detenido en Manta como posible autor del delito de comercialización de pornografía con utilización de niños, niñas y adolescentes. Los policías llegaron a él por información que Google remitió al NCMEC. El informe contenía fotografías y videos de índole sexual con uso de menores de edad. Ese material fue extraído del servicio Google Fotos por la empresa y catalogado con prioridad nivel E, es decir, como delitos de pornografía infantil, según informó la Fiscalía. Las direcciones IP marcaron a Ecuador.

Esos datos luego pasaron por pericias del Departamento de Criminalística en Ecuador. Otro de los indicios fue el registro telefónico, desde donde se cargaba el material pornográfico, que estaba a nombre de Bryan José B. M. Esta investigación duró ocho meses.

En octubre del año pasado, otro caso se descubrió en Saquisilí, Cotopaxi, gracias a los datos del NCMEC. Un profesor contactaba a sus alumnas por Facebook y WhatsApp y mediante engaños les pedía que le enviaran fotos y videos íntimos. Después les insinuaba mantener contacto sexual.

La información sobre sus actividades ilícitas también llegó a través del NCMEC. El organismo alertó que Luis Alfredo E. utilizaba los servicios de Google para almacenar el material pornográfico. 

Más individuos que redes se dedican a la pornografía

El jefe policial confirmó el crecimiento de los delitos cibernéticos en los últimos años. En 2019, su Unidad tuvo 828 delegaciones que llegaron desde la Fiscalía para su investigación; en 2020, 682 delegaciones; y en lo que va del 2021, hasta junio, registra 814 delegaciones. Entre los delitos con mayor aumento está la apropiación fraudulenta por medios electrónicos.

Respecto a la pornografía de menores de edad, a la Unidad ha llegado 37 denuncias en el 2021; en el 2020 hubo 35 denuncias; y en el 2019, 46. Otro delito conexo es el contacto con finalidad sexual con menores de 18 años por medios electrónicos. Sobre este, en el 2019 hubo siete denuncias; en el 2020, siete; y en el 2021, nueve.

Para García, las nuevas modalidades como el teletrabajo y la teleducación que surgieron en la pandemia han incidido en este aumento por el mayor uso de internet.

En la mayoría de veces los detenidos son más individuos que organizaciones. “Son pedófilos, que tienen problemas de carácter psicológico y que comparten con otros grupos de personas este tipo de contenidos, o también la producen”.  Sobre las víctimas, en muchos de los casos son menores muy cercanos al núcleo familiar de los victimarios. “ A veces son hasta sus propios hijos”.

García dice que hay un exceso de confianza en el uso de los nuevos medios. De acuerdo con nuevos estudios, ahora el grupo de millennials está siendo afectado por estos delitos cibernéticos cuando antes eran las personas de la tercera edad, que eran más vulnerables por su desconocimiento de la tecnología, explica el jefe policial.

Cree que padres e hijos deben hablar sobre la existencia de este delito para que los menores no caigan en estas redes. La Policía aconseja que los padres tengan las claves de las cuentas de redes sociales de sus hijos. También es importante que conozcan a su grupo de amigos que están en estas plataformas.

La Unidad de Ciberdelitos recomienda que los menores no se queden solos con los dispositivos electrónicos, que no se encierren en sus habitaciones con ellos o se queden hasta muy altas horas de la noche. Es importante que tenga horarios establecidos para el uso de sus redes sociales.

[RELA CIONA DAS]

Ola Bini pidió a un juez parar a los pesquisas que -dice- le siguen a todo lado
Redacción Plan V
El 5G y América Latina: ¿un debate de seguridad nacional?
Redacción Plan V
Ecuador´s Prosecutor points against Ola Bini with the thesis of the "screenshot"
Redacción Plan V
La Fiscalía apunta contra Ola Bini con la tesis del "pantallazo"
Redacción Plan V
Assange tenía más de 20 celulares en la embajada del Ecuador en Londres
Redacción Plan V
GALERÍA
En 2020 hubo más de 200.000 alertas sobre explotación sexual infantil desde Ecuador
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Yunda y las obras públicas en Quito: ¿corrupción e ineficiencia?
Redacción Plan V
De la independencia ...a la dependencia
Julio Oleas-Montalvo
Crónica de una nueva masacre en las cárceles de Ecuador
Redacción Plan V
Furukawa: Las respuestas ‘a medias’ del ministro Donoso
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El destino de una polémica empresa de criptomonedas, de Ambato, mantiene en vilo a miles
Redacción Plan V
Para Rafael Cuesta, de TC, las críticas a los desbordes de Vivanco y Boscán vienen de "minorías diminutas"
Redacción Plan V
El informe del CPCCS que pone en apuros a la defensora Zaida Rovira
Redacción Plan V
Los impuestos mineros aún son migajas para Ecuador
Redacción Plan V