Back to top
25 de Enero del 2024
Historias
Lectura: 13 minutos
25 de Enero del 2024
Ugo Stornaiolo
2024: año electoral clave en el mundo
0

En El Salvador, Nayib Bukele se presenta para la releección, mientras la presidencia fue encargada.  Foto: Salvador Meléndez /AP

 

En Estados Unidos, siempre existe una cierta ventaja de los mandatarios: no tienen que presentarse a las elecciones primarias, hacen su campaña con cierta libertad, usan los recursos de la presidencia, como el avión Air Force One, para recorrer el país y aprovechar cualquier acto oficial para hacer campaña. Este año no va a ser la excepción.


Casi la mitad de la población mundial, el 49%, tendrá elecciones este año. 30 países elegirán a su presidente mientras que en otros 20 habrá elecciones legislativas. En Taiwán obtuvo una victoria el partido gobernante pese a las amenazas de China. El presidente electo, Lai Ching-te, es muy crítico frente a la potencia asiática.

En El Salvador de Bukele, en Pakistán, que podría ingresar en la guerra de Medio Oriente por causa de los ataques iraníes y en Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo habrá comicios el 4, 8 y 14 de febrero. Inclusive Rusia, ocupada con la invasión de Ucrania, tendrá elecciones en marzo. Todo indica que el presidente Putin no va a tener contendores de peso. La India, la democracia más grande del mundo, también celebrará elecciones en marzo.

Sin embargo, la elección que más expectativas genera es la que, posiblemente, tenga una confrontación, con sabor a revancha o repetición, entre dos líderes, el casi octogenario (77 años) y controvertido Donald Trump, y el actual presidente, que lo venció en las anteriores elecciones de 2020, Joe Biden (quien ya tiene 81 años). Lo de Trump sigue siendo un fenómeno anómalo en el primer mundo, en donde parecía inconcebible que un sindicado, investigado por la justicia, pueda convertirse en el próximo presidente de EE. UU. Algo que suele pasar frecuentemente en Latinoamérica, en donde casos como el de Lula y otros políticos, han marcado esa tendencia (salir de la cárcel o ser sobreseído los juicios para competir por la presidencia).

Es bueno que haya democracia, pero lo cierto es que en los últimos 15 años aunque existen más países donde se vota, esto no ha garantizado una mejoría de la democracia. Lo que ha surgido en estos tres últimos lustros son modelos de autocracias plebiscitarias que se han enquistado en el poder mediante procesos electorales -fraudulentos o no- en los que el pueblo ratifica la permanencia de esos caudillos, como sucede en Cuba, Nicaragua o Venezuela y sucedió en países como Ecuador.

El politólogo Juan Negri señala las causas de este deterioro democrático: “algunos cambios en el capitalismo, una mayor profundización de la desigualdad en algunas sociedades más prósperas y la aparición de temas y agendas nativistas, antiinmigrantes, xenófobas, particularmente en la dinámica europea, y, en el caso de América Latina, la frustración con gobiernos que no logran distribuir o generar bienes y servicios públicos de calidad”. Negri da casos puntuales: los recientes en Venezuela, Nicaragua y El Salvador y algunas crisis democráticas severas como la de Bolivia o la de Brasil.

Algo inédito e insólito: el asalto del Capitolio por simpatizantes de Trump en 2020, muy parecido al ataque de la plataforma gubernamental en Brasilia, a cargo de simpatizantes de Jair Bolsonaro, lo que demuestra que la democracia se ha convertido en una fachada que muchos políticos no quieren aceptar cuando son derrotados en las urnas, aunque sea por la mínima diferencia.

Algunos de los casos

En El Salvador se da por descontado el triunfo de Nayib Bukele, con una aceptación en las encuestas de entre 85 y 90%. El joven mandatario apeló al discurso de la mano dura y a pasarse por encima de las instituciones y poderes de su país. Los salvadoreños votarán este 4 de febrero por la continuidad de un modelo que sigue siendo atractivo mediáticamente. Para lograrlo tuvo que irse contra instituciones como la Corte Suprema que tuvo que aprobar su reelección luego de la destitución de magistrados y fiscales. Serán cinco años más de golpes de efecto y de presencia de policías y militares en las calles y campos, acabando con todo vestigio de las pandillas, como la de los Maras Salvatruchas.

También hay elecciones en Panamá, donde el favorito es el expresidente Ricardo Martinelli -pero será muy difícil que se califique su candidatura por la condena a casi 11 años de cárcel por lavado de capitales. En República Dominicana Luis Abinader, el actual mandatario, va a renovar su mandato.

Las elecciones en Rusia parecen de mero trámite. Putin anunció en diciembre que se postularía para otro mandato en 2024, con lo que el zar soviético, que cuenta con el apoyo de las fuerzas armadas y sin un rival de peso (el líder opositor Alexei Navalny, está preso desde 2022 y ha sido desterrado a Siberia), mientras que la Comisión Electoral descartó la candidatura de la periodista Ekaterina Duntsova, una activista prodemocracia que busca que se acabe la invasión en Ucrania-. Todo indica que Putin seguirá en el poder hasta 2030, superando la marca de 18 años del dirigente comunista del tiempo de la URSS, Leonid Brezhnev.

El 17 de marzo Vladimir Putin se presentará para seguir gobernando Rusia. Crédito: Maxim Shemetov / Reuters

En la vereda de enfrente, en Ucrania, aunque la Guerra pudo haber detenido la vida política del país y porque la ley marcial impide que haya elecciones, sectores de la sociedad exigen al presidente Volodimir Zelensky que convoque a elecciones por haber completado su período en el cargo. El mandatario se niega a esa posibilidad y critica a quienes lo piden. Todo esto tras descubrir que un antiguo asesor tenía reales intenciones de disputarle la presidencia.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.  Foto: Ukrainian Presidency/Dpa | vía Europa Press

Va a ser complicado para Ucrania tener un proceso electoral libre, justo y seguro en la primavera de 2024. Rusia controla una quinta parte del territorio y unos seis millones de ucranianos viven en Europa y el resto del mundo.

En la India, pese a algunos rasgos autoritarios del gobierno de Narendra Modi -como ataques a medios críticos, desgaste de la independencia del poder judicial y persecución de opositores-, la India se jacta de decir que es la democracia más grande del mundo. Unos 900 millones de indios acudirán a las urnas en 2024.

Se espera la victoria del líder del Partido Popular Indio, cuya popularidad es sólida y su agenda nacionalista atrae a la mayoría hindú. India crecerá en un 7,3% en este año, la tasa más alta en las principales economías globales. El riesgo para el partido en el poder será conseguir consolidar una mayoría parlamentaria como la de 2019.

Un tercio de los 54 países africanos va a las urnas este 2024. En Sudáfrica, el Congreso Nacional Africano (CNA), el partido de Nelson Mandela, en el poder desde las primeras elecciones democráticas -tras el fin del apartheid- de 1994 está en crisis. Corrupción, nepotismo, inseguridad y una mala gestión económica han afectado al partido de Mandela y del actual presidente Cyril Ramaphosa y del muy corrupto Jacob Zuma. Lo curioso en este caso es que la principal fuerza opositora del país, Alianza Democrática, liderada por un blanco y nacida en el 2000 por una fusión de partidos del antiguo gobierno de la minoría blanca, podría romper con 30 años de hegemonía del CNA.

En México habrá una disputa entre dos mujeres: la oficialista Claudia Sheinbaum, de Morena, y Xóchitl Gálvez, de una nueva alianza opositora integrada por los partidos tradicionales (el PRI, el PRD y el PAN). Está en discusión si se mantendrá el modelo implementado por el presidente Andrés Manuel López Obrador en sus seis años de mandato. Sin consensos en la sociedad, porque hay quienes lo odian y quienes lo alaban, AMLO, el primer presidente de izquierda, impuso un estilo -autoritario, para sus críticos-. La pelea entre estas dos mujeres muestra que hay fuerte polarización en el país y que proseguirá en el próximo sexenio.

  

En México, Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez encabezan las preferencias rumbo a las elecciones de 2024. Foto: AP

Entre mediados de este año e inicios del próximo, Reino Unido celebrará elecciones generales. Los laboristas encabezan las encuestas, y sería el final de 14 años en el poder de los “tories”, causado también por temas muy candentes, como el Brexit (salida de la Unión Europea). El líder opositor Keir Stamer ha acusado a los tories de llevar al país al desastre y pidió anticipar elecciones, lo que el primer ministro Rishi Sunak (de origen indio) baraja como posibilidad. Sunak podría pedir al rey Carlos la disolución del Parlamento y la votación sería 25 días después, de acuerdo con la costumbre británica. Como novedad, podrán votar más de dos millones de británicos en el exterior.

Uruguay tendrá elecciones el 27 de octubre. Hay mucha indecisión entre los votantes. En las encuestas lidera el izquierdista y opositor Frente Amplio, contra el Partido Nacional del actual mandatario, Luis Lacalle Pou, cuyo delfín, Álvaro Delgado, secretario de la presidencia, disputa el liderazgo y la candidatura con el intendente -alcalde- de Canelones, Yamandú Orsi, y la de Montevideo, Carolina Cosse.

Dos elecciones muy esperadas

En Estados Unidos, siempre existe una cierta ventaja de los mandatarios: no tienen que presentarse a las elecciones primarias, hacen su campaña con cierta libertad, usan los recursos de la presidencia, como el avión Air Force One, para recorrer el país y aprovechar cualquier acto oficial para hacer campaña.

Sin embargo, en el peor escenario posible, Joe Biden tendrá -es casi seguro- que enfrentarse a quien derrotó en las elecciones de 2020, el polémico Donald Trump, quien a pesar de enfrentar varios procesos judiciales (incluida su participación en el asalto al Capitolio), sigue arrasando en las elecciones primarias del partido Republicano.  Biden está rezagado en las encuestas frente a Trump, quien mantiene un largo prontuario judicial, pero puede volver a convertirse en el líder de la primera potencia global. Tanto Biden como Trump podrían ganar, lo que dependerá de la cantidad de delegados que ambos obtengan en los estados de la Unión.

Esperando que la Corte de Justicia resuelva el dilema, la candidata opositora María Corina Machado sigue adelante con su campaña, buscando, luego de 25 años (un cuarto de siglo) romper con la hegemonía iniciada por el fallecido Hugo Chávez, mientras la maquinaria chavista mira como una amenaza a su intención de seguir en el poder a la carismática candidata.

El contundente triunfo de Machado en las primarias opositoras encendió las alarmas de los líderes chavistas, encabezados por Nicolás Maduro y Diosdado Cabello que, pese a las advertencias de los Estados Unidos, tras una negociación y un acuerdo firmado entre las partes tras unas negociaciones en Barbados- buscarán todos los subterfugios y se valdrán de todas las artimañas para impedir la participación de la postulante. En comicios anteriores había dispersión entre los candidatos opositores. Hoy, el consenso opositor es lo que más preocupa al gobierno. Sin embargo, Machado sigue inhabilitada por la justicia de su país.

 

GALERÍA
2024: año electoral clave en el mundo
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Olivio Rodrigues aseguró que las coimas de Odebrecht pasaron por las empresas Cosani, Plastiquim e Italcom
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
¿Qué dice la denuncia por "traición a la patria" contra Rafael Correa?
Redacción Plan V
¿Qué sanciones busca México contra Ecuador y cuán posibles son?
Redacción Plan V
Juicio contra Carlos Pólit (día 5): En la casa del excontralor se hallaron 15.000 euros en efectivo, dijo un policía
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo

[MÁS LEÍ DAS]

Mayra Salazar cosechó un amplio repudio en redes sociales como X y Facebook
Redacción Plan V
7 claves para entender el juicio de Carlos Pólit que inicia en Miami este 8 de abril
Susana Morán
Ivonne Núñez: el trabajo por horas va a cambiar la situación del desempleo en cortísimo plazo
Juan Carlos Calderón
La embajadora de México es la viuda de Bolívar Echeverría