Back to top
3 de Abril del 2020
Historias
Lectura: 22 minutos
3 de Abril del 2020
Redacción Plan V
Así funcionan los monitoreos de celulares que el Gobierno usa para vigilar la epidemia
0

El Gobierno podría, por medio de las señales de los celulares o de los puntos de WiFi, ubicar a los ciudadanos durante la crisis sanitaria.  Foto: Luis Argüello / PlanV

 

El Gobierno anuncia el uso de aplicaciones para teléfonos inteligentes, seguimientos por medio de los celulares y otras herramientas para intentar mapear los contagios. Las medidas han sido llevadas al extremo en países asiáticos, como China y Corea, en donde se ha relativizado la privacidad personal en beneficio de la lucha contra la pandemia. Un colectivo de activistas de internet planteó sus inquietudes sobre el respeto a la privacidad. Datos de Google indican que en Ecuador han caído en un 66% las visitas a supermercados y farmacias, así como un 80% en los sitios públicos.

El presidente Lenin Moreno presentó, desde su despacho de Palacio de Gobierno, la herramienta tecnológica con la que, afirma, el régimen monitorea a los portadores del virus. El mandatario sostuvo que varias decenas de ellos circulan por distintos sectores de la ciudad capital, a pesar de que en teoría deberían estar encerrados en su casas. Según el presidente, se ha podido determinar que hasta el 42% de las personas contagiadas ha roto el aislamiento.

En una cadena nacional, el presidente mostró sus "mapas de calor", una herramienta que usa la intercepción de los celulares para rastrear la ubicación de las personas. Pero no se trata de un descubrimiento de la ciencia nacional. En países como Corea del Sur y, sobre todo, en China, los celulares han sido usados para controlar los movimientos de la población.

Pero, ¿cómo funcionan? Alfredo Velasco, de la organización Usuarios Digitales, explica que los "mapas de calor" que presentó el presidente Moreno se hacen por medio de las empresas de telefonía celular. Cada celular se conecta con una antena de la red a medida que se mueve por la ciudad, y estos movimientos pueden ser monitoreados por el operador. La información de las antenas de celular también permite determinar en donde se encuentran las mayores concentraciones de personas en distintos momentos del día. Velasco destaca que eso se puede hacer porque las operadoras de celulares tienen la posibilidad de monitorear todas las conexiones, y como en el país los chips y el código IMEI de los celulares también están registrados, es posible determinar de quién es el celular que se mueve por la ciudad en determinado momento. 


El presidente Moreno presentó mapas que se basan en las señales de los celulares de las personas.

Cada celular se conecta con una antena de la red a medida que se mueve por la ciudad, y estos movimientos pueden ser monitoreados por el operador. La información de las antenas de celular también permite determinar en dónde se encuentran las mayores concentraciones de personas en distintos momentos del día.

Esa sería la forma en la que se hacen los "mapas de calor" mostrados por el presidente. Pero los colores que muestran los mapas oficiales, en especial, en barrios con alta densidad poblacional, podrían indicar que no solo se mueven las personas, sino que también están en su casas. En efecto, si hay muchos usuarios reunidos en pocas manzanas, los "mapas de calor" evidenciarán esa densidad de usuarios en determinadas zonas de la ciudad.

Pero el presidente ha ido más allá, y ha explicado que, de los datos con los que cuenta el Gobierno, personas que están identificadas como portadores están siendo monitoreadas ya no de manera anónima, sino totalmente individualizada.

Según el mandatario, en barrios del norte de la ciudad de Quito como Calderón, hay personas que siguen saliendo a las calles a pesar de que los tienen ubicados como portadores del virus que deberían estar en cuarentena. El jefe de Estado no mencionó por qué razón no sin interceptados, a pesar de conocer sus movimientos. Según Velasco, este tipo de monitoreo, que se basa en una triangulación por medio de las antenas de celular, es no es totalmente exacto, y se ha hecho en el país antes con autorización judicial.

Pero el presidente ha ido más allá, y ha explicado que, de los datos con los que cuenta el Gobierno, personas que están identificadas como portadores están siendo monitoreadas ya no de manera anónima, sino totalmente individualizada.

El reporte de Google sobre el impacto de la cuarentena en el Ecuador

84%

Ha bajado en el país la concurrencia a restaurantes, cafés y otros sitios públicos. 

 

66%

Ha bajado la concurrencia de los ecuatorianos a farmacias y supermercados. 

 

80% 

Ha bajado la presencia de la gente en parques y plazas. 

 

61%

Estima Google que es la disminución en el país de la presencia en los sitios de trabajo. 

 

26%

Ha aumentado la presencia de los ecuatorianos en sus hogares. 

 

Por su parte, Google ha publicado sus propios informes de cada país, tomando en cuenta la información que almacena de los movimientos de los dispositivos. En el caso del Ecuador y según el informe de Google, publicado con fecha 29 de marzo de 2020, en el país ha bajado en un 84% la concurrencia en sitios como restaurantes, cafés, centros comerciales, parques museos, librerías teatros, desde que inició la cuarentena. Además, el reporte de Google precisa que la concurrencia en sitios como farmacias y supermercados ha caído en un 66%, así como ha caído en un 80% la presencia en sitios como parques, plazas y sitios de paseo.

También ha caído en la misma proproción la circulación en estaciones de transporte en el país. Según los cálculos de Google, la caída en sitios de trabajo es del 61%, mientras ha aumentado en un 26% las ubicaciones en los hogares. Google precisa que, al elaborar ese reporte sobre el Ecuador, no ha tomado ninguna información personal.

Según explica el diario español ABC, Google no va a colaborar con los gobiernos para individualizar esa información: "Google Maps utiliza habitualmente los datos del Historial de ubicaciones para avisar de qué días y horas está más concurrido un establecimiento. Se trata de datos agregados y anonimizados, para que no pueda identificarse a usuarios concretos, algo que Google en un comunicado defiende que «en ningún momento estará disponible". Entre el resto de medidas de seguridad, Google oculta también los números absolutos de visitas, mostrando en su lugar solamente el aumento de forma porcentual".

En el caso español, destaca ABC, "los datos del informe para España muestran que, a fecha de 29 de marzo, la asistencia de españoles a establecimientos de alimentación y farmacias se redujo también en un 76 por ciento, a pesar de que estos permanecen por lo general abiertos durante el estado de alarma. Por su parte, la visita de españoles a parques y jardines públicos se ha reducido un 89 por ciento, mientras que la presencia de ciudadanos en el transporte público se redujo un 88 por ciento".

Preocupación por la privacidad y el estigma de los enfermos 

La forma en que esa información se use motivó una declaración de 17 organizaciones agrupadas en la Asociación para el Progreso de la Comunicaciones, que se refirió al uso de este tipo de seguimientos en el Ecuador. 

"Considerando lo delicado de la información en salud y su carácter confidencial, cualquier medida que implique la identificación de individuos con la condición de pacientes de enfermedades específicas puede exacerbar condiciones de vulnerabilidad preexistentes y puede convertirse en una fuente directa — o colateral — de acciones de discriminación arbitraria por quienes tengan acceso legítimo o ilegítimo a esa información".

En su declaración, la Asociación dijo que "considerando lo delicado de la información en salud y su carácter confidencial, cualquier medida que implique la identificación de individuos con la condición de pacientes de enfermedades específicas puede exacerbar condiciones de vulnerabilidad preexistentes y puede convertirse en una fuente directa — o colateral — de acciones de discriminación arbitraria por quienes tengan acceso legítimo o ilegítimo a esa información, creando un estigma social cuyas consecuencias pueden ser tan severas como las de la enfermedad física misma, tal como dan cuenta experiencias recientes con el desarrollo de la pandemia COVID-19 en Corea del Sur.  Es indispensable asegurar que la aplicación de las medidas de prevención y control de la pandemia no agrave la situación de vulnerabilidad de grupos minoritarios y personas que, por su condición económico-social u otros factores, presentan un mayor riesgo de afectación".

La Asociación dijo también que "a tal preocupación se suma la evidencia existente sobre el alto nivel de imprecisión y falibilidad de los sistemas de vigilancia masiva, y del impacto que tienen en la seguridad personal y la privacidad de las personas debido a su nivel de intrusividad. En países que ya han reportado la utilización de sistemas de georreferenciación de su población con ocasión de la pandemia COVID-19 — incluso tratándose de sistemas no obligatorios para la población —, se han reportado errores en el sistema que permiten generar no solamente falsos positivos, sino también estigma en contra de determinados pacientes por las zonas geográficas de desarrollo de sus actividades cotidianas (por ejemplo, por encontrarse en las cercanías de barrios rojos). Además, permiten trazar vínculos entre pacientes que revelan información privada, lo que les hace susceptibles al escrutinio público, como en los casos de contagios en relaciones extramaritales o sometimiento a terapias específicas, por vía ejemplar". 

El seguimiento por medio de los celulares 

Otra forma de interceptar las señales y vigilar a las personas consiste en interceptar la antena de celular de un sector específico, que permite a quien vigila detectar qué teléfonos se conectan a la red. Para ello, se debe colocar un aparato interceptor en la cercanía de la antena celular que se quiere vigilar. El Gobierno, sin embargo, estaría contando con los datos de todas las empresa de telefonía celular para sus monitoreos, como es el caso de Movistar, Claro y la estatal CNT. En su cadena, el presidente no precisó si es que los mapas de calor indicaban densidad poblacional, si eran zonas donde están mercados o supermercados o si tenía indicios más concretos sobre la causas de los colores en los mapas. Los que sí dijo el presidente es que tienen identificados los movimientos de las personas. Por supuesto, si esas personas simplemente salieran sin su celular o lo apagan, sería imposible para el régimen ubicar sus movimientos.

Para el experto en sistemas de ubicación geográfica y catedrático de la Universidad del Azuay, Daniel Orellana, este tipo de seguimientos por medio de las antenas de celular son imprecisos y podrían dar errores de entre 100 metros y varios kilómetros. 

Para el experto en sistemas de ubicación geográfica y catedrático de la Universidad del Azuay, Daniel Orellana, este tipo de seguimientos por medio de las antenas de celular son imprecisos, podrían dar errores de entre 100 metros y varios kilómetros.

Además de las antenas de celular, el Gobierno podría monitorear puntos de conexión de WiFi, similares  a los que tiene en Guayaquil el Municipio, por medio de empresas como Telconet. Según anunciaron en Twitter los ejecutivos de Telconet, ellos ya desarrollaron una herramienta que les permite descubrir qué celulares se conectan al internet gratuito municipal. Cada vez que un celular se conecta a estos puntos de WiFi, deja una marca que permite seguir su ruta. Lo mismo ocurre cuando uno se conecta al WiFi de su casa con su celular. Esto ocurre cuando el Wifi al que se conecta la persona lee su dirección MAC, un indicador único para cada dispositivo. 

¿SaludEC es otra forma de rastreo?

Hay otro forma más precisa, sin embargo, de ubicar a las personas. Se trata de aplicaciones que ellas mismas instalan en sus celulares, como la aplicación SaludEC que el Gobierno presentó la semana anterior. Supuestamente, la aplicación es una muestra de "inteligencia artificial" que permite a las personas tener un diagnóstico previo de síntomas de alarma. Realmente, es un formulario con preguntas como "¿tiene tos"? que, para Velasco, no alcanza a ser "inteligencia artificial". Además del formulario, la aplicación tiene un atajo para llamar al 171 o entrar a la web del Ministerio de Salud. 

Pero la aplicación, para brindar estos servicios, pide que los usuarios entreguen acceso a sus archivos, a la ubicación de sus teléfonos y a declarar su dirección física en un mapa, lo que se conoce como georreferenciación. Además, envía toda esa información a una empresa privada, que desarrolló la herramienta, que ha registrado la aplicación a su nombre en la tienda de Android (aun no está disponible para IOS) y no a nombre de ninguna entidad del Estado. El modelo se aplica en paises europeos, pero de manera más agresiva en China y en Corea del Sur. 

Según el medio español La Vanguardia, "según informa el Corriere Della Sera (periódico italiano) en la región de la Lombardia se ha usado la geolocalización en cooperación con los teleoperadores de telecomunicaciones. Se trata de un experimento en el que se han rastreado de forma anónima los movimientos de las personas en esta zona. Y se ha llegado a la conclusión de que a pesar de las medidas de confinamiento, los movimientos se han reducido un 60%. Menos de lo esperado". El medio español agrega que "probablemente por eso Italia ya ha lanzado en el país una aplicación para rastrear la infección. La aplicación permite analizar de forma anónima los movimientos de la población. No sólo los presentes, también los de las últimas semanas. De esa forma sería posible cruzar datos para conocer mejor la envergadura de la transmisión del coronavirus".

En Madrid, se ha implementado una aplicación que permite conocer la ubicación geográfica de los usuarios, destaca La Vanguardia: "Esta herramienta solicita el consentimiento para mandar nuestra ubicación geográfica al usarla. Pero tal y cómo se detalla en la propia web esta información se usará “para saber dónde te encuentras y poder ofrecerte las mejores medidas preventivas y de evaluación en cada momento”. Aunque también se detalla que estos datos de localización se pueden usar con “finalidades estadísticas; para investigación biomédica, científica o histórica; y para archivo en interés público”. Es muy posible que se lance una aplicación similar para toda España. La cuestión es si determinar con exactitud la ubicación de una persona en concreto, como se ha hecho en China o Italia, será algo que se acabe incorporando a estas aplicaciones. De esa forma sería posible saber si alguien en cuarentena o enfermo de coronavirus ha roto su aislamiento".

La Vanguardia precisa también que en Corea del Sur el uso de la aplicación se ha complementado con tamizajes masivos de la población, es decir, con la toma de pruebas rápidas, cosa que en el Ecuador aún es muy marginal en relación con la cantidad de habitantes del país. 


El Gobierno chino obligó a sus ciudadanos al uso de aplicaciones de monitoreo en sus celulares. 

En China, se ha llegado a obligar a la instalación obligatoria de una aplicación que, según destaca France 24, emite un código que permite medir el nivel de riesgo de cada persona. "Una de las medidas más avanzadas fue la creación de un código QR personalizado que cambia de verde a rojo en función de la probabilidad de que una persona esté contagiada con el virus.

En China, se ha llegado a obligar a la instalación obligatoria de una aplicación que, según destaca France 24, emite un código que permite medir el nivel de riesgo de cada persona. "Una de las medidas más avanzadas fue la creación de un código QR personalizado que cambia de verde a rojo en función de la probabilidad de que una persona esté contagiada con el virus o no. El sistema, desarrollado por el gigante Alibaba, usa el GPS del celular para determinar si una persona ha estado en zonas de riesgo o cerca de personas contagiadas y se emplea para entrar tanto a edificios residenciales como a oficinas y al transporte público. El código es escaneado a la entrada de estos lugares y solo se garantiza el ingreso de las personas que tienen la imagen en color verde. La tecnología también permite rastrear dónde se están produciendo los contagios. Sin embargo, no es infalible. Hay personas que han experimentado un cambio de color en sus códigos QR sin razón aparente, por lo que han quedado bloqueados sin poder ingresar a sus oficinas, y, posteriormente, la imagen ha vuelto a cambiar a verde tras algunos días", dice el medio francés. China, sin embargo, es una dictadura de partido único en donde las libertades occidentales no son respetadas. 

Alfredo Velasco cree que el Gobierno pretende emular algunas de estas medidas tomadas en el extranjero, aunque por el momento no es obligatorio descargar la aplicación. Sin embargo, al darle acceso a la aplicación al GPS del teléfono, la vigilancia se vuelve mucho más precisa y exacta que por medio de las antenas celulares, que es lo que actualmente parece estar haciendo el Gobierno. En los términos y condiciones de la aplicación SaludEC se indica que toda la información será accesible para el ministerio de Salud y otras entidades del Estado. Al momento la aplicación tiene más de 50 mil descargas, y en las 820 reseñas de usuarios promedia una calificación de 2 sobre 5. La aplicación no está registrada por el Estado, sino por una contratista privada, llamada Princhsouth Tecnologías del Sur, ubicada en Quito. 

 

[RELA CIONA DAS]

Del proyector a las crisis de la pedagogía
Gonzalo Ordóñez
¿Y si no fuera únicamente el coronavirus?
Arturo Villavicencio
¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?
Carlos Rivera
Diario de cuarentena XXIII
Carlos Arcos Cabrera
Tracing: la aplicación digital que será clave para recuperar la normalidad
Redacción Plan V
GALERÍA
Así funcionan los monitoreos de celulares que el Gobierno usa para vigilar la epidemia
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Minuto a minuto sobre el coronavirus 28/05
Redacción Plan V
Coronavirus: El Oro y el peor abril de su historia
Redacción Plan V
Minuto a minuto sobre el coronavirus 27/05
Redacción Plan V
Guayas, entre las zonas más golpeadas del mundo junto con Bérgamo y Nueva York
John Cajas-Guijarro

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V