Back to top
1 de Septiembre del 2020
Historias
Lectura: 13 minutos
1 de Septiembre del 2020
Redacción Plan V
Así hallaron la primera reinfección de COVID los ‘caza genomas’ ecuatorianos
0

Hasta el 1 de septiembre, Ecuador registró 114.309 casos positivos de COVID y 10.314 fallecidos, entre confirmados y probables. Foto: Reuters

 

El Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco (USFQ) ha secuenciado más de 50 genomas del virus SARS-CoV-2. Durante este trabajo identificó el primer caso de reinfección en el país. Una investigadora del equipo de la USFQ explica los alcances de este estudio, pero pide a la ciudadanía que no se alarme. Aún hay dos casos más por confirmarse: uno en Guayaquil y otro en Cuenca.

Verónica Barragán 

es parte del Instituto de Microbiología de la USFQ.

Verónica Barragán es docente investigadora de la Universidad San Francisco. Trabaja en el Instituto de Microbiología y es parte del proyecto Genoma SARS-CoV-2, que se dedica a secuenciar los genomas del virus en el Ecuador.

Secuenciar un genoma es uno o más procesos de laboratorio a través de los cuales se analiza a profundidad un organismo vivo. “Es como el libro o manual de vida de ese organismo. Entonces lo que haces es leer ese manual para entender los detalles que tiene ese organismo y con los cuales puede expresarse”, explica la científica ecuatoriana. Los investigadores leen letra por letra el material genético y esto es lo que ha hecho el Instituto en más de 50 genomas del virus hasta el momento.

Este equipo, conformado microbiólogos y médicos, permitió documentar el primer caso de reinfección de COVID-19 en Ecuador, que fue anunciada el pasado 29 de agosto. Son los únicos que secuencian genomas en el país y han aportado a la base de datos internacional llamada Gisaid  para ayudar a los científicos del mundo a entender mejor al virus para el desarrollo de una vacuna.


Este gráfico muestra el mapa de las transmisiones del virus y cómo llegó al Ecuador. Se encuentra en el sitio Nextstrain.org, donde se puede visualizar la secuenciación más de 50 genomas del virus SARS-CoV-2 realizados por el Instituto de Microbiología de la USFQ.

Los resultados de su trabajo se pueden visualizar en el sitio Nextstrain.org, que toma la información de esa base de datos y la analiza en tiempo real. Allí se observa cómo llegó y se regaron los contagios en todo el mundo, incluido Ecuador. Son los ‘caza genomas’ ecuatorianos y así hicieron este descubrimiento, según contó Barragán a Plan V.

¿Qué es lo que se sabe hasta el momento de la primera reinfección que lograron confirmar?

Lo primero que estamos diciendo es que no es algo para alarmarse. Es algo que se esperaba. No es algo que va a ocurrir siempre, no quiere decir que todas las personas que se infectaron van a volver a tener una infección. Estamos recién conociendo cómo se está comportando esta reinfección. Vamos recién dos semanas de conocer que el virus puede reinfectar.

El paciente se infectó en mayo pasado con el SARS-CoV-2. Tuvo contacto con una persona sintomática y por eso se hace la prueba. Salió positivo, pero fue asintomático.  En junio se hizo una nueva prueba que sale negativa, es decir superó la infección. Pero en julio empezó a sentirse mal, acude a su médico, se hace una nueva prueba y salió de nuevo positivo. Allí se sospechó que fue una reinfección.

¿Cómo la comprobamos? Lo primero fue secuenciar el virus de la primera muestra de mayo, de la segunda muestra que fue en julio y en el momento que comparamos estos genomas vemos que hay diferencias. No es el mismo y tampoco es material residual de virus (de la primera infección).

¿Es decir son dos cepas distintas?

Sí. Cuando le hablaba del material genético y de la secuenciación le contaba que hay cuatro letras que conforman la vida de todos los seres vivos en este planeta y que el orden de esas letras es diferente, dependiendo del organismo. Pero algo interesante en los virus es que se multiplican a una velocidad muchísima más alta que los seres humanos. Cuando se va multiplicando el virus pueden quedarse pequeños cambios en estas letras que componen el material genético, que hacen que el virus que infectó a una persona sea diferente al que infectó a la persona siguiente. Los virus mientras más se transmiten, más de estos cambios -que se llaman mutaciones- se van acumulando en los genomas. Estas mutaciones se van heredando: la que ocurrió en el paso de un individuo a otro la hereda el tercer infectado y se aumenta una mutación más. Estos cambios son las huellas genéticas.

Cuando hicimos el secuenciamiento del primer virus tenía una huella que era diferente a la de la reinfección.


Esta imagen publicada por el Instituto de Microbiología de la USFQ se puede observar las dos cepas que infectaron al paciente y que pertenecen a grupos genéticos diferentes.

¿Este paciente generó o no anticuerpos en la primera infección?

Recordemos el caso. Es un paciente que fue asintomático la primera vez, posiblemente en esa infección no pudo producir anticuerpos que le protejan, no logró construir un ejército contra una segunda infección. Por eso se vuelve a contagiar y tiene síntomas. Ese paciente, específicamente, no desarrolló ese ejército de defensa. Esto no es para alarmarse porque es importante decir que esto posiblemente no está pasando en todos los pacientes, esto es algo que sucede en muchas infecciones virales.

¿Qué síntomas tuvo el paciente en la segunda infección?

Fueron síntomas leves. Se sintió mal y por eso acudió al médico. Su familiares también están con síntomas. Pero él salió bien de la enfermedad. La primera vez fue asintomático y la segunda sintomático. ¿Y por qué sucede eso? Aún no tenemos una respuesta. Cuando alguien se infecta tiene la posibilidad de ser sintomático o asintomático. Y aún no sabemos qué lo está determinando. Es algo que aún tenemos que entender. La ciencia nos ha dicho que hay ciertos factores predisponentes como la presión alta, la obesidad; sin embargo vemos personas que tienen esos factores, pero su infección no llega a ser grave. Con la reinfección es igual. El caso de Hong Kong que fue el primero que se reportó fue al revés: la primera vez el paciente tuvo síntomas leves y la segunda fue asintomático.

También es importante (decir) que este no es el primer caso de reinfección en el Ecuador, sino el primero que se detecta. Fue un golpe de suerte haber tenido las dos muestras del paciente. Detectar las reinfecciones no va a ser muy sencillo porque se necesitan las dos muestras positivas.

Es decir no podemos decir que una segundo infección será peor que la primera.

No, para nada.

"También es importante (decir) que este no es el primer caso de reinfección en el Ecuador, sino el primero que se detecta. Fue un golpe de suerte haber tenido las dos muestras del paciente".

¿Cómo llegaron a este paciente?

Nosotros hemos estado activamente, con el proyecto que tenemos, recopilando muestras de pacientes que son positivos, lo hacemos en todo el país. Tenemos más de 50 genomas publicados. Este es un paciente, que por suerte, se hace las dos pruebas PCR en el laboratorio del Instituto de Microbiología de la Universidad, que está acreditado para hacer diagnóstico. Es por eso que pudimos detectarlo, porque pudo haberse hecho las pruebas en distintos laboratorios y no allí no había manera de detectarlo.

Nosotros seguimos todos los protocolos e incluimos en el estudio a los pacientes que están de acuerdo y nos firman un consentimiento informado. Nuestro proyecto está aprobado por el Comité de Ética de la Dirección de Inteligencia de la Salud y por el Comité de Ética de la Universidad San Francisco.

¿Qué tiempo puede haber entre una infección y otra?

Lo que se ha visto en todo estos casos de reinfección es que es alrededor de dos meses. Eso es lo que se ha reportado. Pero como dije esto no quiere decir que todas las personas vayan a reinfectarse.

¿Qué pasa con la inmunidad?

Se conoce que la infección es protectora. Estos casos de reinfección que se han encontrado han sido aislados. De hecho las vacunas que se están generando se están basando en eso. Por último, si la vacuna sale y requiere -como algunas vacunas virales- una dosis y luego un refuerzo después de dos meses, esta información sobre las reinfecciones nos está dando un poco más de luz sobre cómo tiene que funcionar.

Respecto a la inmunidad a la enfermedad sí se ha visto en muchos casos que la infección protege. Pero como vemos en los casos de reinfección no todas las veces.

¿Cómo se están desarrollando las vacunas?

Lo que hace la vacuna, en general, es dar al cuerpo una dosis pequeñita es muchos casos o un material similar al virus para que el cuerpo lo reconozca como un extraño y pueda generar este ejército en el momento en que ocurra una infección. Todas estas vacunas se basan en que tu cuerpo reaccione de una manera no exacerbada, es decir que no produzca la enfermedad, a los antígenos del virus o hacia el contrincante. Lo que hace el cuerpo es generar este armamento específico que va a poder destruirle en el momento que se infecta. Eso es lo que van a hacer todas las vacunas, cada una con una tecnología diferente. Posiblemente a veces ese ejército se va debilitando con el tiempo y va a necesitar entonces una segunda vacuna que ayude a ese ejército y sea suficiente para evitar la infección a largo plazo. La vacuna será la mejor opción que tengamos para protegernos del virus.

¿Los que ya se infectaron deberían vacunarse?

Viendo los casos de reinfección posiblemente sea así, aunque las personas se hayan infectado deban vacunarse. Pero eso está por definirse.

"Posiblemente a veces ese ejército se va debilitando con el tiempo y va a necesitar entonces una segunda vacuna que ayude a ese ejército y sea suficiente para evitar la infección a largo plazo".

Después de la noticia, hay preocupación en la ciudadanía. ¿Qué les diría?

Que no se preocupe. No hay nada de qué alarmarse. Es bueno que lo estemos descubriendo. Es positivo porque nos permite conocer mejor al virus. Y cuando aparezca la vacuna, que no haga caso a los movimientos antivacuna porque están diciendo horrores como que la vacuna va a cambiar nuestro material genético, lo cual no es cierto. La vacuna será la mejor manera de combatir la enfermedad.

¿El de ustedes es el único laboratorio que está haciendo este estudio?

Hay otros laboratorios que están mandando a secuenciar a Estados Unidos o a Alemania, pero nuestro equipo es el único que lo está haciendo en Ecuador. 

¿Cuántos investigadores son?

Somos muchos, entre ellos están los médicos de los hospitales que están colaborando con nosotros en la búsqueda de pacientes positivos, tenemos un equipo de la Facultad de Medicina de la USFQ y el equipo más numeroso es el de Microbiología. 

Estamos trabajando desde el primer caso en Quito, que fue el paciente holandés. Eso fue en marzo. Es decir, nuestro primer genoma es del virus que infectó al paciente holandés. Ahora tenemos más de 50 genomas cargados en Gisaid (base de datos internacional que recibe aportes de científicos de todo el mundo. Hay más de 70.000 genomas secuenciados). Este es importante porque permite al mundo y a los científicos que están desarrollando la vacuna entender mejor al virus, cómo va mutando y qué es lo que pueden utilizar para hacer la vacuna. Es un trabajo de laboratorio bastante fuerte.

GALERÍA
Así hallaron la primera reinfección de COVID los ‘caza genomas’ ecuatorianos
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

María Del Carmen Maldonado, propuesta en lugar de Alexis Mera para organismo judicial de la OEA
Redacción Plan V
59 niñas y mujeres acuden al día a hospitales por emergencias obstétricas en Ecuador
Susana Morán
420 toneladas de vegetación y suelo fueron afectadas por el derrame de crudo
Susana Morán
La pandemia condenó a La Mariscal al silencio nocturno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Más de 100 mil estudiantes no volvieron al sistema educativo
Andrés Quishpe
Protección a cambio de silencio: los acuerdos entre Assange y el gobierno ecuatoriano
Redacción Plan V
Tribunal ratifica sentencia contra Correa y lo señala como el instigador del cohecho
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V