Back to top
15 de Enero del 2018
Historias
Lectura: 11 minutos
15 de Enero del 2018
Susana Morán
La familia de Samuel Chambers pide que el caso no quede en la impunidad

Fotos: Luis Argüello

En rueda de prensa, Benjamín Chambers, padre de Samuel, y Manuel Jiménez, tío y vocero de la familia, pidieron a la ciudadanía que aporte información sobre el caso.

 

“Una muerte por causas indeterminadas” es el único resultado, hasta el momento, de las investigaciones del crimen del joven que fue hallado sin cabeza ni manos. No aceptan las hipótesis de que la cabeza pudo haber sido desprendida por animales carroñeros y por el avanzado estado de descomposición en que fue encontrado el cuerpo. Piden que este caso no quede en la impunidad y afirman que no es el único en la ciudad.

La muerte de Samuel Chambers sigue con interrogantes. Las investigaciones avanzan a paso lento y la familia del joven teme que estas queden estancadas. El cuerpo del activista defensor de los animales fue hallado el 7 de noviembre del año pasado sin cabeza, sin manos y desnudo. Sus restos estaban en avanzado estado de descomposición y en principio se creyó que se trataba de un indigente.

Manuel Jiménez, tío y vocero de los parientes del joven, explicó que hasta el momento las autoridades han llegado a la decir que se trata de una “muerte por causas indeterminadas”. Esto significa, según explicó, que no hay a quien acusar por la muerte de Samuel porque sobre su cuerpo no existe una huella de violencia. En términos legales, aún no se encuentra la causa dolosa de la muerte. En rueda de prensa, junto al padre de Samuel, Benjamín Chambers, quien llegó desde Estados Unidos para enterrar los restos del joven, contó que esta información la tuvieron en una reciente reunión con varias autoridades. Pero la familia está convencida de que se trata de un crimen.


Amigos y familiares acudieron a la rueda de prensa con imágenes de Samuel. 

“Samuel era un personaje muy conocido de la ciudad de Quito. Era un alma libre, libre de odios, de venganzas, de revanchas. ¿Qué hizo para merecer esto? Samuel no hizo nada y ningún ser humano merece un fin violento”, MANUEL JIMÉNEZ, VOCERO DE LA FAMILIA

Jiménez recordó que el cuerpo fue encontrado en una zona boscosa y lluviosa,  a 200 metros de su humilde casa, ubicada en medio de un bosque de Guápulo. Pasaron aproximadamente 10 días desde la última vez que fue visto con vida. Esto es el 28 de octubre, cuando estuvo hasta la madrugada con sus amigos en una celebración por el día de Halloween. Durante ese tiempo, dijo, el cuerpo se deterioró. Su torso no tenía ningún órgano, ni piel sobre su vientre. Pero de la cintura hacia abajo, sus glúteos, sus piernas y sus pies se encontraban completos y sobre estos no se han encontrado huellas de violencia como fracturas. “Indeterminada es un término neutro, pero causas indeterminadas como igual a no causas es una relación matemática que nosotros no aceptamos”.

La Policía ha hecho varios peinados del área para ubicar la cabeza y las manos, sin ningún resultado hasta el momento. Los exámenes forenses a los restos no han sido concluyentes respecto a las causas de la muerte y si estas puedan ser atribuibles a un hecho violento, añadió el familiar. “No tenemos la cabeza y por lo tanto no sabemos si en la cabeza esté la huella de violencia que le causó la muerte”. Tampoco los resultados evidencian una intoxicación o un envenenamiento.


Los restos de Samuel fueron enterrados el domingo 14 de enero. Esto después de varias autopsias al cuerpo que no logran determinar aún las causas de la muerte. Benjamín, su padre (de negro), llegó para sepultar los restos de su hijo. 

Hizo un repaso además a las hipótesis que existen sobre lo que pudo haberle ocurrido a los restos faltantes. Una de ellas dice que la cabeza pudo haber sido desprendida por animales carroñeros, arrastrada y escondida en una madriguera. La otra teoría es que se desprendió por el estado de putrefacción y fue arrastrada por las aguas. Ambas, sostiene Jiménez, son improbables. “En el sitio no se encontró ninguna vestimenta, ninguna de las largas túnicas con las que Samuel se vestía y que eran fruto de su propia creación, diseño y costura. No se encontró ningún collar como el que usaba Samuel con un dije de cuarzo, no se encontró ninguna de las pulseras con las que adornaba sus muñecas y tampoco documentos personales, ni billetera o la maleta donde llevaba un cuaderno en el que apuntaba en imágenes su diario de vida. Estos objetos personales tampoco se encontraron en su casa que fue hallada en perfecto orden”.

“La muerte de un chico nos ofende a todos y la muerte impune nos ofende a todos como humanidad. No podemos ser arrinconados por la violencia, por los que se saltan la norma”, Manuel MANUEL JIMÉNEZ, VOCERO DE LA FAMILIA

El pariente insistió en que no pueden aceptar ninguna de esas hipótesis y menos que la muerte se debió a una causa natural. “Indeterminada no significa natural”. En su opinión, si los exámenes forenses no han arrojado indicios contundentes, el camino de la investigación debe enfocarse en la información dada por los innumerables testimonios que asegura tiene la Fiscalía. “En los intensos días que sucedieron al hallazgo del cadáver de Samuel mucha gente se acercó a Fiscalía a declarar. Hubo una importante reacción ciudadana y de muchos colectivos del más diverso origen, expresión y edad”.

Informó que Samuel fue amenazado por Facebook y que fue agredido en una fiesta colectiva por personas que pudieron haber tenido móviles personales contra él y la Fiscalía tiene esa información. También insistió en que el crimen de Samuel no es un caso aislado.

“Ayúdennos a que no se cierre este caso y que no se quede con esta conclusión tan anodina, de tan dolorosa neutralidad de que la muertes es por razones indeterminadas. No queremos que se cierre ahí el caso, no creemos que haya sucedido por causas naturales, no creemos que la cabeza haya sido desprendida con tanta facilidad en 10 días y no creemos que otros casos que sucedieron en tiempos cercanos a la muerte de Samuel sean lejanos o inconexos”, pidió Jiménez.

“Esto fue hecho por gente que no ama nada”

Benjamín Chambers, fotógrafo profesional, radicado en Estados Unidos

“Enterrar ayer a mi hijo (domingo 14 de enero) me hizo caer en cuenta que nunca más voy a estar con él. Su vida fue interrumpida a muy temprana edad. Era un artista de la ciudad, una persona que tenía mucha curiosidad y que no hacía daño a nadie. Era muy respetuoso. Independiente. De hacer cosas. No solo decía “amo a los animales” sino que animal que encontraba lo rescataba y lo cuidaba. Lo mismo hacía con las personas.

Era un muchacho muy amigable, aceptaba a las personas tal cual eran, tal vez porque él esperaba el mismo trato. Su filosofía era ecléctica, de los hare krishnas, del chamanismo. Estaba interesado por investigar de esa manera la espiritualidad. Tomaba todas estas visiones y las aceptaba. Me impresionaba su tolerancia hacia puntos de vista que, al parecer, eran contrarios.

De él he aprendido la lección más dura que he tenido que enfrentar. Yo sé que los derechos de Samuel van a ser respetados por las autoridades, porque tengo confianza en ellos y en la Policía. Yo sé que ellos están cerca y van a castigar a estas personas. Pero más que el castigo nos interesa encontrar la verdad.

“Yo sé que los derechos de Samuel van a ser respetados por las autoridades, porque tengo confianza en ellos y en la Policía”.

A Samuel se le arrancó la cabeza, la vida, las manos, se le arrojó desnudo en un bosque. No se le dio la oportunidad de ser incinerado como él lo hubiera deseado. El cuerpo tendrá que ser desenterrado las veces que sean necesarias (para las investigaciones). La familia no busca venganza, sino la verdad.

Samuel recibió bullying toda su vida y por eso él era tan amable. Él sabía lo que es sufrir y ser golpeado desde niño por su forma distinta de pensar y de vestir. Recibió amenazas de tribus urbanas que no son afines a eso, pero no estamos acusando a ninguna tribu urbana ni grupo social específico de eso. Samuel fue amenazado por Facebook. Hay personas que saben mucho de este caso y no quieren hablar, estas personas le golpearon, intentaron atropellarle, hicieron una serie de cosas que jamás supe.

La última vez que lo vi fue en agosto del año pasado cuando vine para enterrar a mi abuelo. Fue en la 6 de Diciembre y Colón, en una librería que él nos llevó. Allí le compré el libro “La historia del arte” de Ernst Gombrich y él estaba muy feliz por eso. Él era un buen artesano y sabía que para ser mejor tenía que nutrir su conocimiento dentro de lo estético. Pero también estaba interesado en ser agrónomo. Tuvimos una conversación en la que le dije cuatro cosas: estoy orgulloso de él, que lo amo, que no está solo y que nos veremos pronto. Después lo vi fue en la morgue.

Las personas que hicieron esto lo hicieron intencionalmente para que el cuerpo de Samuel no sea descubierto y que estas agresiones no sean descubiertas. Lo desnudaron y le quitaron las túnicas para que el proceso de descomposición sea más rápido, para que las evidencias se pierdan, para que los animales puedan devorar a mi hijo. Le quitaron las pulseras que no se las sacaba para nada. Él las hacía y esperaba a que se le caigan porque era una tradición de él. Se le retiró la cabeza, las manos y se lo arrojó en un lugar donde no era fácil encontrarlo. Vemos que quienes lo hicieron tienen habilidad en esto y tememos que continúen haciéndolo.

Creo que la gente se reconoce en Samuel, porque todos tenemos un poco de hippie, contra sistema, ermitaño, de amar los animales. Esto fue hecho por gente que no ama nada”.

GALERÍA
La familia de Samuel Chambers pide que el caso no quede en la impunidad
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Andrés Michelena: tenemos un retraso de 15 años en lo digital
Redacción Plan V
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

El estudio que revela cómo el minero Proyecto Mirador afecta a la salud de los moradores
Redacción Plan V
Sobornos: Pugna entre la Fiscal y los abogados por el cohecho
Redacción Plan V
La crisis de los puertos ecuatorianos: pérdidas por USD 184 millones
Redacción Plan V
La OEA y su elección de Secretaría General
Adrian Bonilla