Back to top
15 de Marzo del 2021
Historias
Lectura: 12 minutos
15 de Marzo del 2021
Redacción Plan V
Cientos de policías deben cuidar a narcos en sus casas
0

Cuerpo de policías de Guayaquil. Foto: Ministerio de Gobierno

 

En entrevista con Plan V, el general César Zapata, comandante de la Zona 8 de la Policía, reveló que la mayoría de las 146 personas con arresto domiciliario en Guayaquil tienen procesos por tráfico ilícito de drogas. Más de 400 policías vigilan a estos procesados, la misma cantidad de uniformados que se destina a un distrito entero en Guayaquil.


El pasado 23 de enero, un hombre fue detenido con un gran cargamento de droga. Mientras Eddy Marcelo A.Z. se bajaba de un vehículo plateado, marca Kia Sportage, dejó caer un paquete sospechoso. La Policía, que justo se encontraba en un operativo antidelincuencial, observó ese incidente. Atrapó a Eddy Marcelo A.Z. y al revisar la casa donde se había parqueado, tanto en el exterior como en el interior de esta, halló 139 paquetes, algunos de ellos escondidos en sacos de yute negro, que resultaron tener más de 159 kilos de cocaína. Pero a él, un juez le dio arresto domiciliario.

Eddy Marcelo A.Z. y las evidencias con las que fue procesado por la justicia. Foto: Policia del Ecuador

En una entrevista con Plan V, el general César Zapata, comandante de la Zona 8 de la Policía, reveló que la mayoría de las 146 personas con arresto domiciliario en Guayaquil tienen procesos por tráfico ilícito de drogas. “La mayor cantidad de gente que tiene arrestos domiciliarios es gente que está involucrada con el tráfico ilícito de drogas. También estamos cuidando a gente que ha sido detenida por delincuencia organizada, robo, violación, peculado, tenencia de armas de fuego y asociación ilícita”, dijo la autoridad. En esa ciudad, esas 146 personas con esta medida judicial son cuidadas por 447 uniformados. A Eddy Marcelo A.Z., por ejemplo, ahora lo vigilan cuatro policías en su casa.

Ni los paquetes que tenían siglas como C-4 ni el vehículo que fueron incautados fueron suficiente evidencia para que se le dictara otro tipo de medida durante la audiencia de flagrancia. El caso, mediante sorteo, cayó en manos del juez Carlos Redwood Villa, de la Unidad Judicial de Garantías Penales del Guayas, con competencia en delitos flagrantes. La Fiscalía acusó a Eddy Marcelo A.Z. como autor del delito de tráfico ilícito de drogas a gran escala, que tiene sanciones entre 10 y 13 años de cárcel. Pero fue la misma Fiscalía la que pidió medidas alternativas para el detenido, quien estuvo asistido por una abogada.

Ella había presentado una planilla de servicios básicos a nombre de Eddy Marcelo A.Z. donde se señala como su domicilio un inmueble ubicado en la Cooperativa Paraíso de la Flor, en Guayaquil. La jurista también llevó un examen toxicológico, elaborado por una perita médica de Fiscalía; allí se sostenía que el aprehendido tenía una “adicción crónica a las drogas” y sugería una valoración en un centro psiquiátrico.

Esos argumentos fueron acogidos por la Fiscalía para solicitar al juez el arresto domiciliario con vigilancia permanente de Eddy Marcelo A.Z., pero sin grillete. “No solicita dispositivo de vigilancia electrónica por cuanto conoce que no existe disponibilidad”, dicen los documentos judiciales. La escasez de grilletes es una crisis anunciada y será tema de una próxima entrega. Mientras tanto, en Ecuador la Policía ha dejado las calles para cuidar a narcotraficantes.


El general César Zapata asegura que en la mayoría de casos, los policías deben hacer las vigilancias en sectores que no cumplen con normas de seguridad y facilitan la fuga de los detenidos. Foto: Expreso

Más policías para el cuidado de narcos

La Policía en Guayaquil está dividida en 12 distritos. Cada uno tiene entre 300 y 350 policías. Es decir, los 447 policías destinados a los arrestos domiciliarios superan el número de uniformados que se destina a un distrito completo.

En la Zona 8, que corresponde a Guayaquil, hay 8.375 policías, distribuidos en distintas áreas. Pero los que están destinados para la prevención son 4.011.

Zapata pidió que los 146 arrestos domiciliarios bajen a, al menos 40, para recuperar el personal policial que debe estar operativo en los barrios. Mencionó que esa cantidad de arrestos se ha mantenido en los últimos años.

Para cada arresto domiciliario se destina tres policías, que cumplen un turno cada ocho horas, para completar una vigilancia de 24 horas. Pero si la peligrosidad es alta tienen que destinar dos policías más y hasta un patrullero.

“Estos 146 arrestos domiciliarios hacen que más de 400 policías en lugar de estar dando seguridad ciudadana, patrullaje, estén protegiendo a la ciudadanía, estén metidos en las casas cuidando a estas personas que cometieron un delito”, cuestionó el General. Aseguró que eso lesiona la capacidad operativa en los distritos.

“¡Imagínese un señor de 40 años, que se lo detiene con 159 kilos de cocaína!”, exclamó el comandante al referirse al arresto domiciliario de Eddy Marcelo A.Z.

El artículo 537 del Código Orgánica Integral Penal (COIP), la prisión preventiva podrá ser sustituida por el arresto domiciliario y el uso del dispositivo de vigilancia electrónica, en los siguientes casos:

1. Cuando la procesada es una mujer embarazada y se encuentre hasta en los noventa días posteriores al parto. En los casos de que la hija o hijo nazca con enfermedades que requieren cuidados especiales de la madre, podrá extenderse hasta un máximo de noventa días más.

2. Cuando la persona procesada es mayor de sesenta y cinco años de edad.

3. Cuando la persona procesada presente una enfermedad incurable en etapa terminal, una discapacidad severa o una enfermedad catastrófica, de alta complejidad, rara o huérfana que no le permita valerse por sí misma, que se justifique mediante la presentación de un certificado médico otorgado por la entidad pública correspondiente.

Pero Eddy Marcelo A.Z.  tiene 41 años de edad y no cumplen con esos requisitos.

Este tipo de medidas han generado controversia. Uno de los casos polémicos más recientes fue el de Jacobo Bucaram Pulley, quien tiene un proceso por delincuencia organizada. Desde el pasado 25 de febrero, cumple arresto domiciliario después de que fue trasladado desde la cárcel 4 de Quito a su casa en Guayaquil. Según sus abogados, Bucaram Pulley - de 41 años- es hipertenso. El juez que falló a favor ordenó que una vez que mejore su salud deberá regresar a prisión.

Para cada arresto domiciliario se destina tres policías, que cumplen un turno cada ocho horas, para completar una vigilancia de 24 horas. Pero si la peligrosidad es alta tienen que destinar dos policías más y hasta un patrullero.

Arrestos domiciliarios sin garantía

Pero el caso de Eddy Marcelo A.Z. también revela otro problema. La defensa del procesado solicitó el arresto domiciliario con vigilancia permanente por el “problema psiquiátrico crónico” que tiene, porque ha estado internado varias veces, y porque tiene una vivienda establecida y una unión de hecho. La abogada afirmó que su domicilio presta las garantías para el efecto.

Sin embargo, el general Zapata envió un informe técnico de vulnerabilidades y amenazas relacionado a la decisión del arresto domiciliario. Una nueva jueza asumió el caso y afirmó que la Fiscalía no ha sido diligente con ese pedido. Por lo tanto, ella convocó a una nueva fecha para la revisión de la medida cautelar. En caso de que no asistan las partes, la jueza anunció que pedirá a la Fiscalía que sean investigados por incumplimiento de decisiones legítimas de la autoridad competente.

Con el arresto domiciliario, agentes policiales mostraron su malestar con esa decisión por las condiciones inseguras en las que debían hacer esa vigilancia. De hecho, el día del arresto de Eddy Marcelo A.Z., los policías del Grupo de Operaciones Motorizadas que fueron los primeros en detectar la droga tuvieron que salir del sector “ante la aglomeración de personas que podría ocasionar algún problema colateral”, dice un documento judicial. Los motorizados pidieron a la Central de Radio Patrulla, del ECU911, unidades especializadas de la jefatura antinarcóticos.

La vivienda del procesado está ubicada cerca de la casa donde fue hallada la droga. Según el general Zapata, para cuidar a este procesado ha sido necesario enviar cuatro policías. Pero hay casos donde además se tiene que destinar hasta un patrullero por la alta peligrosidad del procesado.

En otras ocasiones, los jueces otorgan arrestos domiciliarios en los mismos lugares donde la policía los detuvo. Por eso, existe el riesgo que sufran algún tipo de violencia. También los agentes se han contagiado de Covid-19, paludismo y otras enfermedades.

El general Zapata denunció que los jueces no están solicitando el informe de riesgos y que se están dictando los arrestos domiciliarios sin esa evaluación. Explicó que esa evaluación determina si la vivienda tiene riesgos físicos, químicos o ambientales. Esta redacción intentó varias veces contactarse con Alfonso Ordeñana, presidente de la Corte de Justicia de Guayas, pero no hubo respuesta.

Según la autoridad policia, que cuando no se cumplen estas normas, puede haber un riesgo de fuga. “Hay casas que no tienen ventanas, puertas y por eso los policías pueden caer en un delito de evasión”, sostuvo.

En otras ocasiones, los jueces otorgan arrestos domiciliarios en los mismos lugares donde la policía los detuvo. Por eso, existe el riesgo que sufran algún tipo de violencia. También los agentes se han contagiado de Covid-19, paludismo y otras enfermedades.

Entre los riesgos ambientales, el general contó que hay lugares que están bastante apartados de la ciudad, entonces los policías deben transitar por vías que no están en buenas condiciones, con aguas estancadas, no hay luz o hay malaria. Mientras que los riesgos químicos implican, por ejemplo, una fuga de gas.

Informó que el 80% de los arrestos domiciliarios se concentran en los distritos de Portete, Sur, Nueva Prosperina y Pascuales, que son los más inseguros de la ciudad. Solo el 10% de los 146 arrestos domiciliarios cumplen con las normas de seguridad

Dijo que ha solicitado en cuatro ocasiones al Consejo de la Judicatura que se revise ese tipo de medidas y que se las ratifique para aquellos que cumplen con los requisitos y que se tome en cuenta el lugar a dónde va el policía.

El último pedido lo hizo durante un consejo de seguridad en la Gobernación, donde estuvieron presentes representantes de la Fiscalía y de la Judicatura. Zapata afirmó que tiene personal especializado en riesgos para que ellos hagan estudios sobre las condiciones físicas, químicas y biológicas de estos lugares.

GALERÍA
Cientos de policías deben cuidar a narcos en sus casas
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Una salud pública, herida de muerte y con menos camas, ha enfrentado la pandemia en el mandato de Moreno
Redacción Plan V
Una economía estancada y con más deuda externa tras cuatro años de Moreno
Redacción Plan V
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V
Derechos humanos: la otra deuda que deja Lenín Moreno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V
El contralor Pablo Celi, detenido por la trama de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Así se lavan en Miami los sobornos del 10% que circulan en Petroecuador
Redacción Plan V
La peor tragedia del correísmo no es haber perdido las elecciones, sino su futuro
Ramiro J. García Falconí