Back to top
21 de Marzo del 2024
Historias
Lectura: 11 minutos
21 de Marzo del 2024
Fundación Ciudadanía y Desarrollo  y Global Financial Integrity
¿Cómo nos ayudan los registros de beneficiarios finales para combatir la evasión y el lavado?
0

Imagen referencial: Tima Miroshnichenko / Pexels

 

Controlar el lavado de dinero y lograr mayor recaudación fiscal, no es tarea fácil, lo que sí nos queda claro es que la tarea será más sencilla si implementamos registros de beneficiarios finales.

Es común considerar que la evasión tributaria y el lavado de dinero son problemas muy graves que enfrentan los países actualmente, pero alguna vez ha pensado ¿cómo es que estos problemas afectan de forma directa  a los ciudadanos?. En este artículo explicaremos, no solo por qué los gobiernos deben recaudar impuestos de forma eficiente y combatir el  fortalecimiento de las economías criminales, sino también cómo muchos países, a través de los registros de beneficiarios finales, están construyendo economías más sólidas, confiables e íntegras para sus ciudadanos.

Pero primero un poco de contexto…

¿Sabía que en 2023 la organización Tax Justice Network determinó que a nivel mundial se pierden al menos US$169.000 millones debido a la evasión tributaria de dueños de grandes capitales? Uno de los mecanismos más utilizados para este propósito, es ocultar a quienes son  los dueños reales de las empresas. Si esta situación no cambia, se prevé que durante los próximos 10 años perderemos a nivel mundial más de US$4.8 billones. “Esto equivale a perder un año del gasto total mundial en sanidad pública”. 

Aquí se evidencia una de las raíces del problema. La evasión tributaria afecta directamente nuestra calidad de vida, dado que el dinero que se obtiene  por la recaudación de impuestos dota de recursos a los gobiernos para satisfacer las principales necesidades y derechos de la población.

En otras palabras, mientras mejor sea la recaudación de impuestos, mejor podría funcionar la maquinaria gubernamental y, potencialmente, mejorar la calidad de vida de todas las personas.

Cuando un gobierno no vigila o no tiene las herramientas suficientes para supervisar las estructuras empresariales que operan en el país, así como las transacciones financieras derivadas de sus actividades, abre potencialmente  la puerta al lavado de dinero, la corrupción y al uso de dinero ilícito para el funcionamiento de organizaciones criminales y terroristas.

Dato importante: De acuerdo con el “rango de consenso”, en promedio, en Ecuador US$3.500 millones al año tendrían un origen ilícito. Esta es una cifra preocupante considerando que en 2023, la Unidad de Análisis Financiero de Ecuador, detectó cerca de US$285 millones de origen ilícito, menos del 10% del valor total estimado.

Determinar la escala real de los ingresos provenientes de actividades ilícitas dentro de  la economía formal de los países, no ha sido fácil.  Es por esto que desde hace varios años, el Fondo Monetario Internacional, ha promovido un “rango de consenso” que señala que entre el 2% y el 5% del producto interno bruto (PIB) mundial tiene un origen ilícito.  En este sentido, si no se conoce a  quienes realmente están detrás de las transacciones, y si se vincula esta información a crímenes relacionados a la evasión de impuestos y lavado de dinero, por mencionar algunos, esto genera grandes desventajas para el desarrollo del país y el bienestar de sus ciudadanos.

Los registros de beneficiarios finales y la lucha contra los delitos financieros

Estándares internacionales emitidos por organizaciones como el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han promovido la transparencia de los beneficiarios finales como herramienta clave para prevenir la evasión tributaria, y la lucha contra otros delitos financieros. Uno de los principales mecanismos para concentrar esta información relativa a las personas naturales o “reales” detrás de las estructuras jurídicas o “empresas”, son los registros de beneficiarios finales. Estos pueden ser públicos o privados y permiten conocer información clave para identificar a quienes  realmente tienen relación con los vehículos corporativos.

Los registros públicos de beneficiarios finales son administrados por entidades gubernamentales y albergan información recopilada a través de sistemas de registro referente a los beneficiarios finales de entidades privadas, tales como empresas, corporaciones, fundaciones, “trusts” o fideicomisos, por mencionar algunas clases.

Los registros pueden contener información sobre los beneficiarios finales, incluyendo en algunos casos sus nombres completos, nacionalidades, direcciones, la razón por la que son beneficiarios finales de la entidad privada (por participación accionaria, derechos de voto u utilidades, por ejemplo) y los roles específicos que cumplen dentro de la entidad, para ser consultada por cualquier persona que desee hacerlo a través de una plataforma o página web.

Por otro lado, existen los registros privados de beneficiarios finales que también son administrados por entidades del nivel gubernamental. Estos no disponen la información de forma pública, pero pueden otorgar acceso a otras entidades del nivel estatal (por petición o por ley), y eventualmente, dependiendo del marco regulatorio, a la ciudadanía a través de petición explícita de la información referente a una empresa en particular.

Estos registros, aunque no siempre son de acceso público general, son una herramienta importante para el cumplimiento de las obligaciones legales y reglamentarias de los países en materia de prevención del lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y lucha contra la corrupción.

Para mayor información sobre las características de los registros visite: Los estándares internacionales sobre beneficiarios finales y la transparencia para combatir el lavado de activos entre otros crímenes.

La importancia de los registros de beneficiarios finales como mecanismos para combatir delitos financieros

Los registros de beneficiarios finales, públicos o privados, pueden ser herramientas de gran utilidad para los funcionarios públicos de entidades de seguimiento y control, empleados de empresas privadas encargados de procesos de adquisición o compliance empresarial; así como periodistas o ciudadanos interesados en analizar posibles conflictos de interés de las personas beneficiarias de las empresas, o relación con diferentes delitos financieros.

En un caso práctico por ejemplo, imaginemos que un funcionario público tiene a su cargo investigar a una empresa local que tiene como principal accionista a otra empresa domiciliada en el extranjero y necesita poder identificar una posible evasión en el pago de impuestos. Solicitar esta información a una entidad pública de otro país puede tomar mucho tiempo, a menos que este país tenga un registro público de beneficiarios finales. ¡Facilitaría su trabajo!

Otro ejemplo que ilustra la utilidad de los registros públicos de beneficiarios finales es el rol de los medios de comunicación como denunciantes de casos de corrupción u otros delitos.

Los periodistas pueden investigar una empresa fachada que está siendo usada para lavar dinero proveniente del narcotráfico y usar la información sobre los beneficiarios finales de esa empresa para identificar a las personas naturales asociadas a este negocio, o buscar nuevas conexiones de estas personas a otras empresas, entre otros.

En el caso de los registros privados, estos son de gran ayuda para las autoridades que se encargan de investigar y sancionar a personas u empresas implicadas en diferentes delitos. Tener información sobre las personas que se benefician de las empresas, puede permitirles identificar nuevas conexiones, avanzar en investigaciones e incluso sancionar efectivamente a quienes están siendo investigados.
Es importante mencionar que los registros públicos de beneficiarios finales también pueden ser de utilidad para entidades privadas como son los bancos, pues dentro de sus procesos de debida diligencia podrían comparar la información de beneficiarios finales que reposa en sus entidades, con aquella información oficial publicada por los países que cuentan con registros.

A nivel internacional son muchos los casos de éxito de países que ya han implementado diferentes clases de registros de beneficiarios finales. Aquí explicamos algunos ejemplos:

Austria: la oficina de impuestos tiene acceso a los  datos del registro de beneficiarios finales para emitir acciones de cobro de forma automática en contra de empresas o personas que están incumpliendo con los requerimientos. 

Dinamarca: el Registro Central de Empresas a cargo de la Danish Business Authority cruza la información de los beneficiarios finales de forma automática  con la información del registro civil y el registro de direcciones de las personas naturales asociadas a las empresas.

Reino Unido: con información de los beneficiarios finales de empresas involucradas en más de 50 casos de corrupción, el país logró una  importante reforma legal para controlar el lavado de dinero.

Azerbaiyán y Reino Unido: gracias al intercambio de información de beneficiarios finales entre estos dos países, se logró la incautación  de bienes avaluados en más de $3.2 millones de libras esterlinas pertenecientes a personas relacionadas con  altos ingresos, sin una fuente relacionada.

Argentina, Luxemburgo y España: el intercambio de información y el análisis de datos de beneficiarios finales, entre estos tres países, permitió identificar a quienes recibieron los ingresos por la venta de seis parques eólicos avaluados en más de US$70 millones.

En conclusión, controlar el lavado de dinero y lograr mayor recaudación fiscal, no es tarea fácil, lo que sí nos queda claro es que la tarea será más sencilla si implementamos registros de beneficiarios finales.

De esta forma las instituciones públicas, sus funcionarios, las empresas, los oficiales de cumplimiento, los periodistas y cualquier ciudadano podría utilizar esta información y con ella aportar en la construcción de sociedades más íntegras y con recursos suficientes para garantizar una mayor calidad de vida para todos y todas.

[RELA CIONA DAS]

Beneficiarios finales: la experiencia ecuatoriana
Fundación Ciudadanía y Desarrollo  y Global Financial Integrity
Estos son los estándares sobre beneficiarios finales y su importancia para combatir el lavado
Fundación Ciudadanía y Desarrollo  y Global Financial Integrity
¿Y cuando ya no esté Diana Salazar?
Fernando López Milán
¿Por qué es importante saber quién realmente está haciendo negocios con el Estado?
Fundación Ciudadanía y Desarrollo  y Global Financial Integrity
El libro que desnuda la corrupción en el gobierno de Lasso …y de los antecesores
Redacción Plan V
GALERÍA
¿Cómo nos ayudan los registros de beneficiarios finales para combatir la evasión y el lavado?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los ladrones del bronce pululan por la Plaza Grande
Redacción Plan V
Un Presidente sin filtro sale a la caza del voto joven de centroizquierda
Redacción Plan V
El nuevo mapa electoral para los comicios generales de 2025
Redacción Plan V
Al "Diablo" se le duerme el diablo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Criminales colombianos y ecuatorianos extienden su violenta influencia por la Amazonía
Por Plan V y Amazon Underworld *
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V