Back to top
14 de Junio del 2015
Historias
Lectura: 22 minutos
14 de Junio del 2015
Mariana Neira

Periodista de investigación, dirigió la redacción de la revista Vistazo en Quito.

Correa vs. Iglesia: la batalla ganada

Foto: Presidencia de la República

Monseñor Antonio Arregui, en primer plano, junto al canciller Ricardo Patiño y al presidente Correa durante una jornada de preparación para la visita del Papa.

 

Rafael Correa es el presidente que por más ocasiones ha besado la mano de un Papa: cuatro veces. Pero a los siete días de haber regresado de la posesión del Papa Francisco su gobierno aprobó el uso de la píldora que la iglesia considera abortiva.

De la embestida correísta no se ha salvado ni la Iglesia. Recibió sus golpes por oponerse a algunos artículos de la nueva Constitución, como el matrimonio gay, así como a reformas que “ponen en juego las libertades y los derechos”. El blanco del ataque fue el arzobispo de Guayaquil, monseñor Antonio Arregui, a quien el gobierno le acusara de haber volado en aviones de los ‘banqueros corruptos’ y para quien una adepta al gobierno pidió hasta orden de prisión. Monseñor sufrió un problema coronario y vino la aparente reconciliación porque Correa se opuso a despenalizar el aborto. Él es el presidente que por más ocasiones ha besado la mano de un Papa: cuatro veces. Pero a los siete días de haber regresado de la posesión del Papa Francisco su gobierno aprobó el uso de la píldora que la iglesia considera abortiva.

La Iglesia observa la nueva Constitución

25 abril 2008. La Asamblea redactaba la nueva Constitución cuando grupos de homosexuales le pidieron incluir respeto a sus derechos legales como, por ejemplo, la posibilidad de heredar bienes de sus parejas. De inmediato los obispos católicos del Ecuador aceptaron que la Asamblea reconociera los derechos que otorga la Ley a las "parejas estables, sin que importe su sexo u opción sexual", pero recordaron que la práctica homosexual era "incompatible con la vida de fe". El matrimonio debe ser privativo de parejas formadas por hombre y mujer y la familia como "célula fundamental de la sociedad".

Arregui agregó: "Hemos notado inconsecuencias en enunciados sobre el aborto, la familia, la educación y libertad religiosa. Puntos no negociables".

El presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y arzobispo de Guayaquil, Antonio Arregui, aclaró que la postura de la Iglesia respecto a las parejas estables responde a una "realidad social" y es de orden "básicamente patrimonial".

En otra intervención pública, Arregui agregó: "Hemos notado inconsecuencias en enunciados sobre el aborto, la familia, la educación y libertad religiosa. Puntos no negociables". Observó que no se reconoce claramente el derecho a la vida desde la concepción y se atenta contra la familia, al sustituir la frase "familia tipo" por "tipos de familia" y garantizar la unión homosexual. Sin embargo, Arregui dijo que no harán campaña por el "NO".

El presidente Correa, autodefinido como un católico practicante de izquierda, se esmeraba por desvirtuar esas opiniones diciendo que "el Estado garantizará la vida desde su concepción" y que "la familia está compuesta por un hombre y una mujer".

30 julio 2008. Correa instó a los fieles a defender la Constitución en los templos y amenazó a la iglesia ecuatoriana. El presidente dijo: “Los obispos del Ecuador están por el NO… Agradecemos a la cúpula de la iglesia católica ratificar que no va a hacer política electoral (campaña por el NO) desde el púlpito, pero también queremos recordarle que no lo podían hacer por el modus vivendi, por los acuerdos internacionales que tiene el país con el Vaticano”. Ecuador mantiene un concordato con el Vaticano desde 1937, el cual establece que la Iglesia no intervendrá en política y que el Estado respetará a la iglesia.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana planteó observaciones a cuatro temas que discutían los asambleístas y consideraba “no negociables”. Esa posición motivó que el presidente Correa acusara a la iglesia ecuatoriana de politización y los publicistas del gobierno iniciaran una cadena de ataques, amenazas y acusaciones a sus autoridades, principalmente al arzobispo de Guayaquil, a esa fecha presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio Arregui, quien es del Opus Dei y mantenía buenas relaciones con el alcalde de esa ciudad, Jaime Nebot, de tendencia socialcristiana, poderoso opositor de la ‘revolución ciudadana’ de Correa.

3 agosto 2008. El presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio Arregui, anunció que los obispos "evitarán cualquier tipo de violencia", pero sin renunciar al derecho de expresarse antes del referendo sobre la nueva Constitución el 28 de septiembre. "En ese sentido, es una batalla de paz, una catequesis sobre las labores fundamentales de la vida". Negó que sus críticas fueran parte de una campaña en contra de la propuesta. "No me siento dueño de las conciencias para decirles cuál tiene que ser su voto, sino me siento en la obligación de servir a la verdad".

Respaldo y crítica al interior de la Iglesia

En días siguientes 230 sacerdotes de diferentes diócesis del país, especialmente de Guayaquil, se reunieron en el Seminario Mayor para respaldar a su arzobispo Antonio Arregui. En su declaración conjunta expusieron: “No podemos renunciar al deber y al derecho de predicar el evangelio y sus implicaciones morales.”

En días siguientes 230 sacerdotes de diferentes diócesis del país, especialmente de Guayaquil, se reunieron en el Seminario Mayor para respaldar a su arzobispo Antonio Arregui.

Pero también había curas y ex curas coincidentes con la posición de Correa, como Fernando Vega, asambleísta por Cuenca y por el gobernante movimiento PAIS. Él dijo que la campaña de los jerarcas de la Iglesia no es nueva. “Comenzó hace cuatro años, cuando se postuló a la presidencia Rafael Correa. Hubo voces de rechazo argumentando que era un candidato comunista y abortista; no a la Asamblea, decían, porque vendría el aborto, la mariconada y otras cosas… si la Iglesia promueve abiertamente el No al referéndum, diciendo que es abortista, promiscua y comunista, es mentira”. Pasada la efervescencia constituyente, Vega asumió una posición crítica y terminó separándose de los gobernantes y de la vida política.

‘Batalla de paz’ fue una guerra

4 agosto 2008. Correa no quería una ‘batalla de paz’, sino de agresiones, acusaciones, acoso a las autoridades católicas. Denunció, por ejemplo, que miembros de la cúpula de la iglesia católica volaron en aviones de los banqueros prófugos. El vocero de la Arquidiócesis de Guayaquil, Francisco Sojos, aseguró que “ni el Señor Arzobispo (Antonio Arregui), ni ningún prelado de la Iglesia católica, ha utilizado aviones particulares pertenecientes a ninguna familia de los banqueros ecuatorianos” y pidió “a quienes afirmen lo contrario” pruebas.

En la televisión se veía frecuentemente un anuncio auspiciado por el gobierno que iniciaba con el discurso del arzobispo Arregui en contra del aborto y de inmediato una actriz lo desmentía.

Quieren meter preso a ‘monse’

4 de agosto 2008. María Isabel Morán Bajaña, del Movimiento Bolivariano, presidenta del Movimiento Impunidad Jamás (organizaciones vinculadas al gobierno), interpuso una demanda en la Corte de Justicia de Guayaquil para que se obligara a Arregui a rendir confesión judicial contestando las siguientes preguntas: “¿Dónde estaba la moral de la Iglesia católica cuando ocurrió el salvataje bancario?, ¿quiénes son los dueños de la mayoría de los bonos que nos tienen sumidos con la deuda?” La mujer decidió esa acción porque Arregui “se entromete en aspectos políticos y estatales, haciendo un claro llamado a votar por el No en el referéndum”. En la demanda alegó que Arregui estaba incumpliendo el protocolo adicional del Modus Vivendi que rige la relación entre la Santa Sede y el Gobierno de Ecuador desde 1937. Por lo tanto planteaba, además, que el Vaticano destituyera a Arregui “por desobedecer la voluntad del Papa”. El 11 de agosto, Morán agregaba una petición al fiscal del Guayas: la detención preventiva de Arregui por las mismas causas.

Frente a estas acusaciones, el arzobispo dijo que “la Iglesia no está tratando de poner un Presidente de la República. La Iglesia está difundiendo un juicio moral”.

El juez vigésimo noveno de lo Civil de la Corte Superior de Guayaquil ordenó archivar la demanda argumentando que si “es sobre cuestiones de convicción tanto políticas como religiosas, la solicitud de confesión judicial se torna abiertamente improcedente, por contravenir el imperio de la disposición constitucional”.

14 de agosto 2008. De las sabatinas, la televisión, los juzgados, el acoso gubernamental saltó a las calles. Cuatro grafiteros quiteños fueron detenidos por la Policía Metropolitana por pintar en edificios de la zona regenerada e iglesias de Guayaquil textos en contra del alcalde de esa ciudad, Jaime Nebot, y del arzobispo Antonio Arregui. Los grafitis decían: “Arregui: nuestra fe no es pelucona”. “Un muchacho al año no hace daño: Arregui”. “Monseñor Nebot, alcalde Arregui”.

Acusan a iglesia de beneficios económicos

Denunció también que personas no identificadas estaban pidiendo dinero para una supuesta campaña política a favor de Arregui y del Partido Social Cristiano (PSC).

14 de septiembre 2008. Monseñor Arregui denunciaba que siente la ‘persecución política’ del gobierno: “Pronto saldrá una señora a ponerme un juicio de alimentos”. Eso le informaron personas anónimas. Y enumeró otras acciones en su contra: el pedido de la Primera Sala de lo Penal de Pichincha para iniciar una indagación fiscal dentro del proceso que investiga un presunto perjuicio al Estado por $ 6,7 millones en la negociación de bienes entre Filanbanco y la Conferencia Episcopal. El arzobispo exhibió un pronunciamiento del ministro fiscal de Pichincha, Washington Pesántez (en el 2006), quien indicaba que la oferta (de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana) fue “lícita”.

Denunció también que personas no identificadas estaban pidiendo dinero para una supuesta campaña política a favor de Arregui y del Partido Social Cristiano (PSC). Una señora de Provida investigó: “Hicimos llamadas a esos números (de teléfono) y nadie nos contestó. Luego buscamos la información en la Superintendencia de Compañías; nos indica que pertenecen a una empresa llamada Roxercar, que es de marketing y publicidad” posiblemente vinculada al pariente de un funcionario de gobierno.

Correa criticó misas de ‘tristes fantasmas’

Domingo 14 septiembre 2008. La iglesia enfrentaba al gobierno con conceptos teológicos, morales y misas. Para este día organizaron misas campales en Guayaquil, donde se había concentrado el enfrentamiento gobierno iglesia. Entonces Correa calificó a los organizadores de las misas campales en Guayaquil de “tristes fantasmas que se visten de negro, hablan de Dios y no lo conocen, hablan del respeto a la vida y no la respetan, hablan de sus derechos y no les importa el derecho ajeno. Patéticos espectros que resucitan el conflicto Estado Iglesia que fue superado hace 100 años y que este domingo irán a comulgar en misas campales”. “Existen dirigentes espirituales que cierran los templos para encausar a su rebaño a un enfrentamiento que no tiene otro fin que mantener el status quo” y evitar así los cambios que demanda la mayoría de ecuatorianos.

A las misas debía sumarse una procesión con la imagen más simbólica de los guayaquileños: Cristo del Consuelo, pero apareció otra vez Isabel Morán del Movimiento Boliviano y de Impunidad Jamás, la que demandó a Arregui. En esta ocasión lideraba un movimiento opositor a las misas y la procesión. Para evitar mayores conflictos solo hubo las misas campales a las que acudieron miles de personas. En su sermón el arzobispo dijo: “Pedimos para que las raíces cristianas de nuestra cultura (...) se manifiesten en atención solidaria a los más débiles e indefensos: los enfermos y minusválidos, niños y ancianos, a los desempleados y sin techo, y muy especialmente, a los que no han nacido todavía, pero que al ser concebidos son ya una persona nueva y distinta...”, dijo. “...Que se reconozca el designio de Dios creador cuando hizo al varón y a la mujer, complementarios, para que se ayudaran en estrecha sociedad y se convirtieran en nuevas vidas”.

Opuestos a reformas

Domingo 28 septiembre 2008. Dentro de este enfrentamiento, la iglesia resolvió usar sus instrumentos. Los ecuatorianos debían votar por la nueva Constitución y la iglesia católica dio un paso audaz al reiterar en su hoja ‘Luz del Domingo’ su oposición a 4 puntos. Esta hoja dedicada exclusivamente a difundir los actos litúrgicos, se distribuye en las misas dominicales en un total de 272.000 ejemplares. Es una cantidad altísima que ningún medio de comunicación impreso puede alcanzar. Pese a ello, la nueva Constitución fue aprobada por el 63.9% de ecuatorianos.

El día de la votación, en la parte posterior de la hoja ‘Luz del  Domingo’ fue escrita la leyenda: “Tener carácter es saber decir no”.

Lo mismo hizo la iglesia católica el 7 de mayo 2011, cuando los ecuatorianos debían votar por 10 preguntas, entre las cuales constaba la prohibición a los banqueros a ser accionistas de los medios de comunicación y la creación de un Consejo de Regulación de los Medios. Desde la convocatoria a la consulta, la cúpula de la iglesia católica manifestó su oposición porque “están en juego los fundamentos mismos del Estado de Derecho: la independencia entre las distintas funciones de los poderes del Estado, la organización del sistema judicial y la real vigencia de las libertades y derechos fundamentales”. El día de la votación, en la parte posterior de la hoja ‘Luz del  Domingo’ fue escrita la leyenda: “Tener carácter es saber decir no”. El gobierno observó que en la misma hoja había el logo del Banco del Pichincha. Históricamente este banco ha sido auspiciante de esta publicación, pero tiene como principal accionista a Fidel Egas, quien se vio obligado a vender sus acciones en un canal de televisión y es considerado por el régimen un abierto opositor. La frase no influyó, los ecuatorianos volvieron a votar a favor del gobierno. El SÍ obtuvo un máximo de 56.48% y el NO 48.32%, justo en la pregunta sobre la formación del Consejo de Regulación de los Medios.

¿Correa pone obispos?

Abril 2011. El 30 de octubre de 2010 el Vaticano aceptó la renuncia del Vicario de Sucumbíos, monseñor Gonzalo López Marañón, por edad, y designó Administrador Apostólico al P. Rafael Ibarguren Schindler, miembro de los Heraldos del Evangelio. Por cuestionamientos que hubo a la gestión de Monseñor López, carmelita, hubo meses de enfrentamientos entre religiosos y fieles pro carmelitas con los heraldos. Se llegó al cierre de algunos templos hasta la ocupación de la Catedral de Nueva Loja. Intervino el gobierno y el presidente Correa dijo que el Modus Vivendi que rige las relaciones entre Ecuador y la Santa Sede, lo facultaba a vetar los nombramientos de los obispos (al interior de los conventos se comenta que eso se está cumpliendo). Pero el 23 de abril 2011 Correa rectificó diciendo: “El presidente, el Gobierno no pueden inmiscuirse en esas cosas religiosas. Lo hicimos hace unas semanas porque fue necesario, se estaba creando un enfrentamiento social y era nuestro derecho intervenir, pero ya más de eso no podemos, a no ser que haya más inestabilidad social, es una cuestión de la Iglesia, que tiene que designar a un nuevo representante”. El Vaticano retiró a carmelitas y heraldos de esa provincia. Y recién en noviembre 2013 fue designado como nuevo Vicario Monseñor Celmo Lazzari, de la Congregación de San José.

Receso y reconciliación

Un receso en estos enfrentamientos Gobierno-Iglesia se dio a partir del 18 de noviembre 2011, cuando monseñor Antonio Arregui fue operado a corazón abierto.

Y la reconciliación se selló con la ratificación del aborto como un delito en el nuevo Código Orgánico Integral Penal aprobado el 28 de enero 2014. El presidente Correa sostuvo esa tesis incluso enfrentándose a asambleístas de su movimiento. Vale recordar como anécdota lo sucedido el 10 de octubre 2013, un grupo de 20 asambleístas oficialistas, especialmente mujeres, promovía que en el nuevo Código Orgánico Integral Penal (COIP) se despenalizara el aborto, en caso de violación. Una de las proponentes fue la asambleísta gobiernista Paola Pabón.

"Que hagan lo que quieran. Yo jamás aprobaré la despenalización del aborto más allá de lo que consta en las actuales leyes": Rafael Correa.

La noche del 10 de octubre salió a la pantalla de una televisora un presidente Correa furioso, amenazante a decir: "Que hagan lo que quieran. Yo jamás aprobaré la despenalización del aborto más allá de lo que consta en las actuales leyes, es más, si siguen estas traiciones y deslealtades, si mañana se evidencia algo muy lamentable que está ocurriendo en el bloque de PAIS yo presentaré mi renuncia al cargo.
“A mí me ha costado mucho más trabajo las deslealtades, traiciones de los supuestos amigos que los aciertos de los enemigos.
"Estoy cansado de esto, de que se tomen decisiones, se llenan la boca hablando de democracia, y luego hacen todo lo contrario para ver si aprovechan la oportunidad".
"Lea nuestro Plan Nacional de Desarrollo, en el cual se debe basar nuestra acción que es por lo que votó el pueblo ecuatoriano. ¿Dónde se habla de despenalizar el aborto? Por el contrario, la Constitución dice defender la vida desde la concepción".

Pabón retiró su moción diciendo: “… compañero Presidente, con el inmenso cariño que te tenemos te decimos que esta vez te estás equivocando. Pero por la unidad de esta bancada, por la unidad de mis 100 compañeros asambleístas retiro mi moción para que este bloque no tenga la posibilidad de evidenciar una ruptura".

El 18 de octubre 2013, Correa dijo: “No excluyo pedir la revocatoria de determinadas asambleístas".

29 de octubre 2013. Pese a que era una veintena los que respaldaban la idea, la cuerda se rompió por la parte más débil. Paola Pabón, Soledad Buendía y Gina Godoy militantes del partido oficialista perdieron sus derechos políticos durante un mes.

Asiduo visitante del Vaticano

En el 2006, el candidato presidencial Rafael Correa fue a visitar al Papa Benedicto XVI. (Vistazo, 25 de abril 2013. Nota: ‘Por el camino de la fe’).

19 marzo 2013. Correa con su madre asistieron emocionados a la posesión del Papa Francisco en el Vaticano.

A los pocos días (26 de marzo 2013) su gobierno procedía a la entrega gratuita de la “pastilla del día después” a ecuatorianos mayores de 12 años. El 2 de abril Correa defendía esa decisión diciendo: “La píldora del día después se está vendiendo desde hace cinco años atrás en las boticas del país, dicen que es abortiva, cuando la Organización Mundial de la Salud la ha autorizado como método de planificación… Ya está la propaganda de ciertos grupos eclesiásticos diciendo que la pastilla es abortiva, lo dicen ciertos medios de comunicación, pero la Constitución defiende el estado de concepción, se dieron análisis científicos y se determinó que es anticonceptiva y no abortiva”.

El 4  de abril monseñor Antonio Arregui salió a contestar enérgicamente a Correa, a quien irónicamente llamó: ‘César’. "El César (Correa) no es Dios, tampoco puede tomarse atribuciones divinas, entrar a la conciencia de la gente y tratar de bloquearla o modelarla.

19 abril 2013. Para reconfortar su espíritu, Correa regresó al Vaticano para una “reunión cordial” con el Papa Francisco.

Al César le corresponde proteger esos derechos (a la vida) y promoverlos, así está entendido en la Constitución… la píldora del día después es abortiva”.

19 abril 2013. Para reconfortar su espíritu, Correa regresó al Vaticano para una “reunión cordial” con el Papa Francisco. "Se ha tratado la relevante aportación de la Iglesia Católica en los diversos sectores de la vida social del país y de la importancia de un diálogo sincero y permanente entre la Iglesia y el Estado para hacer frente a los retos fundamentales de la sociedad", según un boletín oficial del Vaticano.

28 de abril 2015. La última audiencia que el presidente Correa tuvo con el Papa Francisco.
Con esta suman cuatro viajes al Vaticano.

 

[RELA CIONA DAS]

La "mala sangre" de los desestabilizadores
Xavier Villacís Vásquez
El desafío del movimiento indígena
Juan Cuvi
Nebot con Correa
Gabriel Hidalgo Andrade
Balda dice tener la ruta del dinero de Rafael Correa
Redacción Plan V
La denuncia penal de Pierina Correa en contra de Iván Granda Molina fue archivada
Redacción Plan V
GALERÍA
Correa vs. Iglesia: la batalla ganada
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Tres sectores ponen presión al Gobierno y Lasso militariza las calles
Redacción Plan V
El Plan de Desarrollo de Lasso ¿es políticamente viable?: habla Jairón Merchán
Fermín Vaca Santacruz
El drama de quienes esperan un transplante en Ecuador
Manuel Novik
¿Por qué no es buena idea eliminar las tablas de drogas?
Daniel Pontón C.

[MÁS LEÍ DAS]

Las razones por las que Bélgica es más paraíso fiscal que Panamá
Mariana Neira
Legisladores, pipones, diezmos y el retorno del amo
Mariana Neira
Cuando el Estado le falla a un niño torturado
Susana Morán
El febrescorreísmo y la izquierda folclórica sueñan con un golpe de Estado
Iván Flores Poveda