Back to top
20 de Octubre del 2020
Historias
Lectura: 27 minutos
20 de Octubre del 2020
Redacción Plan V
¿Cuándo Ecuador podría tener la vacuna contra la COVID?
0

Según Salud, el 20% de la población de Quito se ha infectado de COVID. El 80% restante aún es suceptible de contagiarse. Foto: Luis Argüello / PlanV

 

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, ha dicho que en marzo o abril podría llegar la vacuna al país y anunció acuerdos para al menos 9 millones de dosis. Pero expertos prevén un plazo mayor para el arribo de las vacunas. La logística y las preguntas que puedan resolver la ciencia sobre el virus y la vacuna serán vitales para tomar decisiones. Plan V presenta los 10 puntos clave que el país debe tomar en cuenta en esa carrera.


Nikolaos Kyriakidis, docente e investigador de la UDLA.


1. Las 10 vacunas que están en la carrera. Nikolaos Kyriakidis, docente e investigador de inmunología de la Universidad de Las Américas (UDLA), explicó que las 10 vacunas líderes utilizan técnicas diferentes para elaborarlas. Por ejemplo, unas usan el virus inactivado-muerto para no enfermar a la persona, pero lograr inmunizarla. Esta técnica la están usando las vacunas chinas de Sinopharm y Sinovac. El segundo grupo usa vacunas de vectores virales, conocidos como caballos de Troya; estos son virus atenuados, debilitados, y ante su presencia, el cuerpo produce anticuerpos. Pertenecen a este grupo la vacuna de Oxford y AstraZeneca, la vacuna rusa o Sputnik V, la de Johnson & Johnson y la de la empresa china CanSino Biologics. El siguiente grupo son las vacunas de ARN que las están fabricando Moderna y Pfizer-BioNTech. Hasta la fecha no hay vacunas aprobadas que utilicen esta última estrategia. La última opción son las vacunas de subunidades y esta técnica la aplica la empresa Novavax.

2. ¿Quiénes deben vacunarse primero? Kyriakidis contó que hay dos estrategias. La que posiblemente use la mayoría de países es priorizar las primeras dosis para los grupos vulnerables. Dentro de ellos, en su opinión, deberían estar los adultos mayores y sobre todo a los que se encuentran en casas de acogida, funcionarios y personas privadas de libertad porque en las cárceles no puede haber distanciamiento, también las personas con enfermedades preexistentes (cáncer, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes). La segunda opción busca parar el contagio y para ello se vacuna a las personas que más transmiten el virus como funcionarios públicos, trabajadores de servicios esenciales, estudiantes porque las escuelas son un foco de infección, etc.

¿Cómo decidir? El catedrático afirmó que para tomar una decisión se tendrá que esperar los resultados de los ensayos que están haciendo las empresas farmacéuticas. Si las vacunas no funcionan bien en los mayores será un desperdicio y la vía será tomar la segunda opción de inmunizar a la población que más transmite el virus, o viceversa. Un escenario muy posible, aseguró, es que se use una vacuna para adultos mayores y otra para población más joven. Sobre las dosis, solo dos de las 10 vacunas más avanzadas necesitan una sola dosis. Estas son las de CanSino y la de Johnson & Johnson.

3. Las otras incertidumbres que existen sobre las vacunas. El epidemiólogo Marcelo Aguilar afirmó que aún es temprano poder definir algunos aspectos relacionados con la vacuna. Este es un proceso muy complejo, difícil y con muchos azares. En el escenario actual de la pandemia de la COVID-19 existe una situación extraordinaria en la que se ha juntado todos los recursos científicos, tecnológicos y financieros en la carrera desesperada por la búsqueda de la vacuna. El experto explicó que varias empresas farmacéuticas están sobreponiendo procesos. “Pero eso no significa que se vaya a acelerar la producción, porque uno de los temas más complejos es garantizar la seguridad de la vacuna”. Dos de estas vacunas han reportado que produjeron efectos indeseables en las personas: AstraZeneca y Johnson & Johnson.


El ministro Zevallos informó que se llegó a un acuerdo con Oxford y AstraZeneca para obtener la vacuna que esta alianza pública-privada está desarrollando.  

Aguilar contó a Plan V que  la semana anterior asistió al Global Health Conference de la Universidad de Florida, donde estuvieron los mayores especialistas de vacunación de EE.UU. y allí se dijo que no hay certezas de protección, de las dosis que se van a utilizar y de su efectividad. “En perspectiva, lo primero que tenemos claro es que la vacuna va a demorar mucho más de lo que algunos medios y de lo que algunos gobiernos inclusive han anunciado”. En su opinión, “asistimos a un ‘nacional vacunismo’: la vacuna rusa, la vacuna china, la vacuna inglesa. Eso tiene más sentido en intereses de propaganda y geopolítica de las potencias, que elementos técnicos científicos que nos den certezas”.

Hay tantas incertidumbres aún sobre la vacuna, que las declaraciones del pasado 7 de octubre del ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, resultan aventuradas para los expertos. Zevallos dijo que el 20% de la población ya está inmunizada porque ya tuvieron contacto con el virus y por eso no necesitan vacunarse. Kyriakidis manifestó que aún no se puede afirmar aquello porque falta conocer aún dos elementos: si hay inmunidad y si esta es a largo plazo. Sobre el primer punto, la ciencia está muy cerca de entenderlo, “sin embargo aún no hemos identificado el umbral por encima del cual nosotros estamos seguros que la persona está inmune”. Respecto a lo segundo, aún se desconoce cuánto tiempo durará esa inmunidad. Esta es una de las preguntas también para las vacunas: ¿cuánto tiempo durará su efectividad? Por otro lado, dice que el 40% de las personas asintomáticas no desarrollan anticuerpos. “No sabemos si estas personas están protegidas o no”. Los casos de reinfecciones, en este contexto, son algo esperado y por eso no hay que alarmarse. El experto pidió que tanto las personas convalecientes que superaron la enfermedad y los que no, deben mantener las medidas de protección. Aguilar coincidió en que la fase de ensayos en la población deberá generar conocimiento para ajustar la vacuna y resolver esas inquietudes. Si los infectados necesitarán vacuna o no, eso se verá por lo menos en el plazo de un año a 18 meses, afirma Aguilar.

Ahora, ¿qué puede hacer el país para conseguir las vacunas? Primero hay escenarios que se deben descartar.

El desarrollo de una vacuna puede durar entre 3 y 10 años. Hay otras vacunas para enfermedades como la malaria o la leishmaniasis que llevan 30 años de experimentación y siguen sin tener éxito. La tasa de fracaso en la búsqueda de vacunas es sumamente alta, dice Aguilar.

Juan Carlos Zevallos, ministro de Salud, cree que la vacuna podría llegar en marzo o abril. Expertos dicen que no será posible. 

4. Ecuador no puede producir vacunas. En agosto pasado, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, aseguró que el país también está en capacidad de fabricar una de las vacunas para el coronavirus. Aunque después cambió de versión y dijo que el país tiene la capacidad de reproducirla y distribuirla.

Pero la producción de la vacuna es el escenario más inviable, según los expertos consultados. Aguilar, quien fue director del Instituto Leopoldo Izquieta Pérez, recordó que este centro fue liquidado y así narró el declive del principal laboratorio de investigación en salud pública del país: “Hasta el 2012, ese centro tenía tres grandes áreas: una para la investigación y el laboratorio, cumplía las funciones de un instituto nacional de salud; otra era una área regulatoria, de registro sanitario de todos los productos para humanos; y una tercera, la de producción. El instituto fue fragmentado y solo dejaron una pequeñísima capacidad de diagnóstico y producción ínfima de lo que era anteriormente. El área de regulación la transformaron en el ARCSA y esto obedeció a razones políticas y a razones corruptas. El sistema regulatorio era un cortapisas, un obstáculo para los negocios que querían hacer luego con los medicamentos y que luego los hicieron. Y finalmente,  el área de producción generaba tres tipos de vacuna: la antirrábica que se producía para uso veterinario y era considerada la mejor de América; insumos de diagnóstico y materiales para los laboratorios; y finalmente suero antiofídico. Todo eso fue transferido a Enfarma y allí lo liquidaron. Pusieron en manos de gente absolutamente inexperta y toda la capacidad de producción biológica que tenía el Izquieta Pérez desapareció. Eso es un crimen contra la salud pública del Ecuador”. Aguilar agregó además que una planta de producción de vacunas fue comprada y costó USD 5 millones. “Debe estar embodegada en algún sitio”. También en esa época había logrado un acuerdo con varias industrias para hacer lo que se llama ingeniería de producción inversa, es decir producir lo más sencillo hasta que en cinco o siete años terminar en la producción completa de una vacuna. “Teníamos el proyecto de producir vacuna pentavalente en el Izquieta Pérez, todo eso fue liquidado porque se entregó a gente inepta, ignorante y corrupta”. Cree que se debe recuperar la planta y las capacidades tecnológicas de producción.

5. ¿Cómo adquirir la vacuna? El escenario más viable para el país es la gestión internacional. Aguilar dijo que el Ecuador debe tener contacto con los principales productores de vacuna de la región. Los más cercanos están en Brasil, específicamente la Fundación Oswaldo Cruz. También con organizaciones de México y Argentina con quienes Ecuador debe hacer contactos previos, añadió, para garantizar la llegada de la vacuna.

Pero hay otras opciones. María Belén Mena, médica y docente de Farmacología en la Universidad Central del Ecuador, afirmó que si bien el país no tiene capacidad para producir una vacuna, es importante que participe en la fase 3 de los estudios que están haciendo las grandes farmacéuticas que consiste en ser parte de los ensayos clínicos en más de 1.000 pacientes. Una propuesta en ese sentido se anunció el mes pasado y la lidera el equipo del doctor Enrique Terán, de la Universidad San Francisco, que lidera el ‘Solidarity vacunas’, del que Ecuador forma parte. Terán anunció el mes pasado que espera reclutar a 20.000 personas para los ensayos. Pero desde entonces se desconoce cómo va el proyecto.

“¿Sabe en dónde está parado? En los permisos”, afirma Mena y cuestiona que no se dé la premura que necesita. “Esta hiperregularización no está entendiendo que en pandemia debemos tener imaginación y creatividad para garantizar que la investigación que se produzca sea ética, pero que sea ágil y eficiente, eso no estamos viendo en tiempos de pandemia. El sistema de investigaciones en salud está secuestrado y huérfano”. Cuando se participa en los ensayos se puede acceder a varios cientos de miles de dosis, pero ello no garantizará una cantidad suficiente de dosis para la población.

Pero en una entrevista con Teleamazonas, del pasado lunes, el ministro Zevallos descartó que Ecuador vaya a participar en una fase 3 de ensayos. Habló de “desinformación” sobre ese tema. Anunció que el Ecuador podría participar en una fase 4, en la cual se hace una vigilancia de los efectos de la vacuna post comercialización en voluntarios. “Eso durará un par de años”, dijo.

Esto se busca a través de la iniciativa Covax. La OMS confirmó este lunes, 19 de octubre, que Ecuador y Uruguay fueron incluidos en el Covax. Esta es una iniciativa mundial que busca entregar de manera equitativa la vacuna en el mundo. Hay 184 países que participan. Se espera que al menos el país pueda acceder a dosis que permitan vacunar al 20% de la población.

6. ¿Cuándo llegará la vacuna a Ecuador? El ministro Zevallos anunció ayer que se espera recibir una vacuna entre marzo y abril del próximo año. El funcionario hizo un viaje al Reino Unido para tener un acercamiento con Oxford y AstraZeneca. Dijo que también están hablando con un laboratorio de la India para que sean posibles proveedores de la vacuna y hay cartas de promesa de compra con Pfizer y otras compañías internacionales. En una entrevista en Ecuador TV, Zevallos afirmó que Ecuador incluso estaba en las listas de las vacunas rusa y china. Es importante que el país pueda adquirir una vacuna a precios razonables y eso no será antes de marzo o abril del próximo año, manifestó. Otras condiciones que Salud analiza para la compra de la vacuna es que sea tolerable (que no produzca efectos secundarios ni que estos sean fatales) y que sea eficaz. “Es decir que con una dosis pequeña el cuerpo pueda desarrollar las defensas adecuadas”. Zevallos agregó que en una primera fase, podrían manejar entre 1 y 2 millones de vacunas.

Pero los expertos consideran que puede tardar mucho más. Aguilar afirmó que para las periferias de América Latina, la vacuna va a llegar más tarde y será limitada para los principales grupos de riesgo: como adultos mayores y con enfermedades previas. Si en Quito más o menos el 22% o 23% de la población se ha contagiado, es decir la mayor parte de las personas en la capital son susceptibles a contagiarse. Un escenario de transmisión endémica intensa se proyecta por lo menos a un año y medio más, según el epidemiólogo. “En el mejor de los casos tendremos una vacuna disponible en los sistemas operativos un año después”. Mena coincidió en que una vacuna llegará al país por lo menos en el segundo semestre del año que viene. Dijo que hay vacunas que pueden durar 10, 15 años o de por vida. Pero también otra posibilidad: que el virus mute de manera importante y por lo tanto se requiera una vacuna anual. Eso aún se desconoce.

Actualización: El 21 de octubre, el ministro Zevallos, a través de una rueda de prensa, informó sobre los acuerdos llegados con algunas farmacéuticas para adquirir la vacuna:
• 2 millones de dosis de Pfizer Ecuador-BioNTech, con entregas progresivas en el 2021.
• 5 millones de dosis de Astra-Zeneca-Oxford. Con estos productores se firmó un contrato de compra venta.
• 2 millones de dosis de la iniciativa Covax Facility. El Ministerio de Salud suscribió la Carta de Intención para esa provisión.

Zevallos agregó que con las farmacéuticas Novavax, Johnson & Johnson y Moderna existe un proceso de negociación. El Ministerio también iniciará conversaciones con los laboratorios chinos Sinovac, Sinopharm y Cansino.

El funcionario enfatizó que, de acuerdo a la ley, todas las vacunas para ingresar al país serán calificadas por ARCSA y estas no podrán ser importadas por gobiernos locales o sectores privados.

Además, comentó que el país recibió la propuesta para formar parte del proyecto de la empresa Biodimed para el desarrollo de la fase 3 de su vacuna experimental que elabora el laboratorio chino Anhui Zhifei Longcom. Este centro empezará la fase 3 a partir del último trimestre del 2020.

Un escenario de transmisión endémica intensa se proyecta por lo menos a un año y medio más, según el epidemiólogo Aguilar. “En el mejor de los casos tendremos una vacuna disponible en los sistemas operativos un año después”..

7. Los costos de la vacuna. Mena sostuvo que los precios de las vacunas dependerán de si las iniciativas son públicas o privadas. Entre las privadas están Sinovac y Fosum Pharama, en alianza con BioNTech (Alemania) y Pfizer (EE UU). Estas últimas han anunciado que el precio por vacuna sería de USD 19,50. Entre las iniciativas público-privadas están CanSino y el Instituto de Biología de la Academia de Ciencias Médicas Militares de China; la Universidad de Oxford y la empresa AstraZeneca; y NIAID y la empresa privada Moderna. Iniciativas globales como el Covax permitirán pelear en bloque por los precios de las vacunas.

La experta contó que existe un movimiento que se llama UAEM (Universidades Aliadas por el Accesos a los Medicamentos Esenciales), de la que forma parte la Universidad Central, que está pidiendo que la vacuna sea declarada como un bien público al que todos tenemos derechos. Pero esta negociación solo será más fácil si es con una iniciativa público-privada. Para saber cuánto debe invertir el Estado ecuatoriano será necesario saber qué vacuna comprará y cuál será la primera en llegar.

Antes de ingresar al Covax, la OPS informó que Ecuador debía cancelar una cuota inicial de 11 millones de dólares. Se estima que el país necesite 100 millones para vacunar al 20% de la población.

El proyecto DIME hizo una proyección del presupuesto para 9 países de la región de Latinoamérica si las metas de inmunización solo incluyeran a la población mayor de 65 años y los profesionales de la salud y si se pagaran los precios declarados por Moderna o Pfizer. En este escenario, según ese estudio, Costa Rica, Ecuador y México tendrían que destinar 5 veces el gasto anual de todo el plan de inmunización. “Sin duda vacunas a estos precios serían inasequibles para los sistemas de salud de la región”, afirmó. Eso se observa en los siguientes gráficos:

Marcelo Aguilar, epidemiólogo y catedrático de la Universidad Central. 

8. ¿Cómo debe prepararse el país para la llegada de la vacuna? Aguilar dijo que el país tiene tres retos: aumentar la capacidad del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) y del sistema de vigilancia epidemiológica; hacer una gestión internacional para adquirir la vacuna; y recuperar la capacidad técnica e industrial de producir vacunas. Manifestó que es necesario tener fondos y técnicos adicionales para que una vez que llegue la vacuna se pueda administrar de forma eficiente a los grupos más vulnerables. Los cambios que hubo durante el gobierno de Rafael Correa debilitaron en la estructura de los sistemas de salud pública de vacunación, en los programas de control de enfermedades, en los sistemas de vigilancia epidemiológica y en los sistemas de participación comunitaria, que tienen roles básicos en la gestión de salud, fueron debilitados “tremendamente”, sostuvo el experto. Esto no se corrigió durante la administración de Lenín Moreno. “Al contrario, los ajustes que debieron hacer en atención al FMI debilitaron aún más los programas”. Aseguró que salió personal y se cambiaron las estructuras administrativas y financieras de los sistemas locales de salud y esto ha afectado los programas de vacunación y de control de enfermedades como el dengue, el Zika, la chikungunya y la malaria que, según Aguilar, están creciendo y se están transmitiendo de forma habitual. “El deterioro global de la salud se va a ver muy rápidamente en las enfermedades transmisibles, luego en las enfermedades crónicas que no tienen atención adecuada, en los problemas de salud mental y esto especialmente en la violencia son efectos de la pandemia”, afirmó.

María Belén Mena, médica y docente de Farmacología en la Universidad Central del Ecuador.

9. ¿Qué se requerirá para la vacunación? Y la importancia de la cadena de frío. Mena afirmó que Ecuador solía ser uno de los mejores países de la región en vacunas, pero se debilitó en la pandemia. Consideró que Ecuador está bien en logística para campañas de vacunación. El Ministerio de Salud es el encargado de la vacunación en el país. Por lo general, los lotes de vacunas llegan por avión. Los farmacéuticos hacen la recepción técnica. Una vez que llega el lote, se distribuyen a las zonas y de éstas a los centros de salud, que a su vez tienen asignado un territorio. Las brigadas van casa por casa haciendo esa vacunación y verificando los grupos de riesgos. Son las enfermeras quienes las guardan en una refrigeradora. Además se encargan de revisar la temperatura. Nunca se debe romper la cadena de frío porque puede dañarlas. En los lugares donde no hay luz, las vacunas se llevan en unas neveras portátiles (o ‘coolers’), que vienen a la temperatura necesaria. Para esta logística también son relevantes los líderes comunitarios. Mena es optimista y explicó que la logística será muy parecida a otras campañas de vacunación. Aseguró que existen suficientes refrigeradoras en el sistema de salud para guardar los medicamentos.

Pero hay otras que necesitarán -20 grados e incluso algunas -80 grados. Las vacunas de ARN (Moderna y Pfizer) requerirán esas bajas temperaturas.

Pero hay otros retos. Kyriakidis explica que hay vacunas que necesitarán cadenas de frío de 4 grados, lo cual es manejable. Pero hay otras que necesitarán -20 grados e incluso algunas -80 grados. Las vacunas de ARN (Moderna y Pfizer) requerirán esas bajas temperaturas. Para ello se deberá usar transportes especiales y almacenamiento en refrigeradoras que pueden enfriar a esa temperatura. Eso complica la logística y puede ser un criterio para elegir la vacuna que se aplicará. Pero los productores ya han pensado en este problema. Por ejemplo, la vacuna rusa que podría necesitar también muy bajas temperaturas fue fabricada en dos versiones: líquida y en polvo para refrigerarlas de manera distinta. 

10. ¿Cómo enfrentar la COVID-19 mientras tanto? Aguilar dijo que son fundamentales las medidas del triángulo de la vida: la mascarilla, el distanciamiento y el lavado de manos. Se ha demostrado, agregó, que la mascarilla no solo tiene la protección que inicialmente se pensaba, sino que hoy se sabe que la mascarilla en las personas infectadas hace una contención de grandes cargas de virus y solo permite la liberación de pequeñas cantidades de virus que van a generar infecciones leves o asintomáticas. “Y van haciendo una vacunación casi natural, se van inmunizando sin grandes efectos o daños”. Bajo ello, es importante invertir en un programa de mascarillas y de su uso adecuado especialmente en las poblaciones más vulnerables. Otra prioridad deberían ser las campañas de educación y de comunicación permanentes con información precisa a la población sobre cómo cuidarse.


Autoridades y expertos piden a la población que no relajen las medidas de prevención. Foto: Luis Argüello / PlanV

Asimismo es necesario el fortalecimiento del sistema de vigilancia epidemiológico para que cuando haya un caso o un brote en un barrio, se aísle a estas personas, que deben tener un plan de asistencia social para que se queden aislados. Esto debe ser el eje de un programa para, al menos, los próximos 18 meses.

Uno de los problemas que sufre el programa de inmunizaciones es la pérdida de cuadros técnicos ocasionado por dar contratos de solo dos años a las personas. Esto ha hecho que exista una altísima rotación. Para tener personas entrenadas en estas áreas se necesita de 3 a 4 años que estén operando. Lo mismo sucede en los programas de control de vigilancia epidemiológica y de control de enfermedades. Se requieren, al menos, 5.000 profesionales en las áreas de salud pública del Ministerio, afirmó el experto. “Tenemos un sistema de salud inepto, insuficiente e incompetente. El perfil general de salud de la población ecuatoriana empeoró durante los últimos 14 años por el crecimiento de enfermedades crónicas, por el crecimiento de violencias, de dependencias y de salud mental”.

Aguilar afirma que el Ecuador va a tener largos meses de transmisión continua, de mediana y alta transmisión, hay que ser más rigurosos en la prevención y control. “Nuestra vida en los próximos meses tiene que ser rigurosa al practicar las medidas de protección. Esto no ha terminado y tenemos que seguir cuidándonos”.

Mena sugirió mantener más que nunca las medidas de seguridad y evitar las reuniones sociales. Pidió a la comunidad calma y prudencia. Recomendó identificar las siguientes situaciones de alarma: 1) Si una persona tiene más de 27 respiraciones por minuto; 2) si no puede contar del 1 al 30 de corrido y se cansa, o le falta el aire; 3) si no puede dar 40 pasos dentro de su casa, esa persona debe ir inmediatamente al hospital.

 

[RELA CIONA DAS]

Ecuador supera la cifra récord de 100.000 fallecidos por todas las enfermedades
Redacción Plan V
COVID-19: dos vacunas muestran una luz al final del túnel
Redacción Plan V
COVID-19 y la ética de la rebeldía
Rodrigo Tenorio Ambrossi
7. COVID-19: Una cuestión de higiene
Patricio Crespo Coello
La caída de Trump
Álex Ron
GALERÍA
¿Cuándo Ecuador podría tener la vacuna contra la COVID?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Seis respuestas cortas a seis mentiras sobre la pandemia y las vacunas
Rodolfo Asar
COVID-19: el rebrote en Europa es grave y en EE.UU. y China la carrera por la vacuna se intensifica
AP y Reuters
Vacunas científicas o vacunas políticas: así se juega con nuestra salud
Mariana Neira
¿Quiere vacuna de Estados Unidos, de China o de Rusia? ¿Con chip o sin chip?
Mariana Neira

[MÁS LEÍ DAS]

Ecuador supera la cifra récord de 100.000 fallecidos por todas las enfermedades
Redacción Plan V
La huida masiva de los venezolanos desde Ecuador y su doble regreso
Susana Morán
¿Por qué todos se sienten amenazados por Álvaro Noboa?
Fermín Vaca Santacruz
El ñeque manaba de Aura Zamora
Gabriela Muñoz