Back to top
28 de Marzo del 2024
Historias
Lectura: 13 minutos
28 de Marzo del 2024
Redacción Plan V
Las cuatro banderas rojas para los ecuatorianos que van a estudiar en Argentina
0

Los ecuatorianos que quieren estudiar en Argentina tienen que tener cuidado de estafas y problemas migratorios. Imagen referencial: PlanV

 

Estudiar carreras como medicina o aviación en Argentina en una opción que jóvenes ecuatorianos de las provincias del interior del país buscan. Se estima en cerca de seis mil a los compatriotas que estudian en universidades de ese país, como la Universidad de Buenos Aires (UBA). Muchos sufren tropiezos migratorios, mientras el gobierno del ultraliberal Javier Milei piensa subir los costos a los extranjeros.

Estudiar en Argentina es una opción que miles de jóvenes ecuatorianos buscan, ante la falta de acceso al sistema universitario público en Ecuador y los altos costos de la educación superior privada.

Aunque se estima que cerca de seis mil compatriotas ya se encuentran estudiando en Argentina, la llegada al poder del ultraliberal Javier Milei, empeñado en recortar el gasto estatal, pone a alerta a muchos compatriotas, que reportan un aumento de los controles migratorios, órdenes de expulsión del país y posibles aumentos de los costos para los nacionales ecuatorianos en el sistema universitario.

Algunas de las carreras que más interés despiertan entre los jóvenes ecuatorianos, sobre todo en provincias del interior del país son la medicina y la de piloto de aviación, que se pueden cursar en Argentina a costos accesibles. No solamente los bachilleres van a Argentina: un importante grupo de médicos y odontólogos también buscan viajar para realizar posgrados en ese país en diversas especialidades. 

Los cursos de aviación despiertan interés de los ecuatorianos en Argentina. Imagen referencial

Pero si la guerra entre Rusia y Ucrania frustó el sueño de miles de compatriotas que se habían traslado al lejano país de Europa del Este en busca de una titulación universitaria más barata y de mejor calidad que en las universidades locales, la llegado al poder de Milei impone nuevos desafíos para los estudiantes ecuatorianos, siempre en busca de oportunidades de estudio con costos razonables, a pesar de que ello les signifique viajar a otro país.

Con la ayuda de ecuatorianos residentes en Argentina, elaboramos esta guía para no cometer errores y evitar estafas al momento de hacer realidad el sueño de viajar a ese país en busca de una oportunidad universitaria.

Primera bandera roja: leer  la letra chica de los contratos de las agencias de estudio que ofrecen llevar a médicos y estudiantes a Argentina

Al igual que pasaba con los ecuatorianos que viajaban a Ucrania, operan en el Ecuador y en el país receptor agencias que ofrecen realizar todos los trámites para que un bachiller ecuatoriano pueda trasladarse hacia ciudades argentinas como Buenos Aires, como son los migratorios y matrículas universitarias (la mayoría de las cuales son gratuitas, aunque el gobierno de Milei está empeñado en aumentar los cobros a los extranjeros) e instalar a los jóvenes ahí.

Pero según contó a este medio digital Steven Arias, presidente de la Asociación de Estudiantes Ecuatorianos en Argentina, hay varias denuncias contra este tipo de agencias, que no habrían cumplido con los ofrecido a los jóvenes y sus familias.

La mayoría de estos contratos están redactados como contratos de prestación de servicios de "asesoría" para los ecuatorianos que quieren instalarse en Argentina para estudiar ahí. El primer paso de un extranjero en Argentina es obtener una identificación, llamada Documento Nacional de Identidad (DNI) que el primer servicio que les ofrecen. Otros documentos requeridos para extranjeros en Argentina son un derecho de radicación y un certificado de antecedentes penales en ese país. 

Luego, los ecuatorianos deben convalidar su título de bachiller, así como recibir la información para viajar y hospedarse. También les ofrecen más datos sobre qué carrera seguir, así como una especie de asistencia permanente durante doce meses. ¿El costo del paquete de este tipo de empresas de estudios? entre $980 y $1200, según varios contratos que revisamos. Pero la letra chica que no hay que devoluciones, que hasta el contrato está protegido por "propiedad intelectual" para que nadie lo lea, y que aunque es un contrato de prestación de servicios, es de "naturaleza mercantil". No hay garantía alguna sobre la calidad de los servicios y, para comprometer más a las familias, se incluye la firma de los padres en calidad de "representantes".

Hay agencias que incluyen aspectos sobre cómo enseñarles a cargar la tarjeta del metro de Buenos Aires, cómo conseguir un chip y hasta les regalan el adaptador de corriente, pues los enchufes en ese país son de modelo europeo y no estadounidense como en Ecuador. 

Según precisa Arias, los costos pueden llegar a alcanzar realmente mucho más de lo descrito en el contrato de asesoría: entre $1000 y $2500 para los bachilleres y entre $2000 y $3000 para médicos que quieren ir a trabajar y especializarse en ese país. 

La diferencia de precios, explica el activista, se produce cuando las agencias empiezan a solicitar pagos adicionales, y se niegan a entregar los documentos de los estudiantes como medida de presión. Por lo menos siete jóvenes denunciaron a colectivos de ecuatorianos en Buenos Aires que las agencias no les dieron ningún recibo, factura o respaldo de los pagos que les realizaron. 

La Universidad de Buenos Aires es una de las que más interés despierta en los ecuatorianos que buscan estudiar en Argentina. 

Segunda bandera roja: usar certificados de domicilio falsos en Argentina para obtener el DNI es mala idea 

Aunque los ecuatorianos no necesitan visado para llegar a Argentina como turistas, el proceso para regularizarse y quedarse a estudiar y trabajar como algunos médicos es algo complejo. Los estudiantes ecuatorianos deben sacar el DNI, así como un certificado de domicilio, que indica en dónde están viviendo los estudiantes ecuatorianos, algo que necesitan conocer las autoridades migratorias de ese país.

Pero según sostienen los colectivos de estudiantes ecuatorianos en Argentina, hay varias denuncias de agencias que aunque se comprometen a "asesorar" se dedican realmente a facilitar a los estudiantes certificados con firmas falsas, hechos con programas de edición electrónica o con otros defectos que ha sido ya detectados por las autoridades migratorias argentinas.

Según los colectivos, se están entregando este tipo de documentos falsos de supuestas residencias en barrios remotos y alejados del centro y las universidades de Buenos Aires, con la intención de despistar a las autoridades migratorias argentinas. En otras ocasiones, algunos dueños de casa reciben pagos de las agencias para prestar su dirección a los estudiantes, aunque realmente no vivan ahí.

Recientes redadas y acciones de verificación de la Dirección Nacional de Migraciones de Argentina ha evidenciado que muchos de los estudiantes que dieron una dirección falsa realmente no residen ahí, lo que lleva a la orden de expulsión del territorio argentino que puede frustrar el intento de estudiar en ese país. 

Ese fue el caso de la estudiante lojana Yeimy T. quien contrató a una agencia con un pago inicial de $980 y que tras una inspección de la Dirección de Migración argentina, fue acusada de falsedad ideológica sobre la ubicación de su domicilio, por lo que se dispuso su expulsión del país. Yeimi T. está inscrita para estudiar medicina en la Universidad de Buenos Aires y sus padres, aunque ya es mayor de edad, llegaron a darle hasta un poder a la agencia para que la represente en Argentina. 

Otro caso fue el de Fabio V. otro estudiante ecuatoriano que llegó en abril de 2023 a Buenos Aires, llevado por una agencia que le cobró cerca de $1.200. Para octubre, y luego de otra inspección de la Dirección de Migración en su supuesta casa, ya se le había emitido una orden de expulsión del país.

Fabio, quien había logrado ingresar a la Universidad de Buenos Aires para estudiar ingeniería informática, ahora no sabe si podrá continuar sus estudios o recuperará su dinero. La expulsión implica que los ecuatorianos no podrán volver a territorio argentino durante por lo menos cinco años. 

Tercera bandera roja: La corrupción y las coimas también operan en Argentina y afectan a los estudiantes 

Los certificados de residencia los entregan las comisarías de la Policía (en estaciones barriales similares a las UPCs ecuatorianas) lo que hace pensar también en la complicidad de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.  Un audio al que tuvimos acceso, que registra un diálogo entre quien sería el responsable de un agencia de estudios y algunos de los estudiantes que lo contrataron, se evidencia que los policías de la Ciudad de Buenos Aires cobran por entregar un certificado, con el sello de la Policía, que acredita el domicilio del extranjero. En teoría, los policías argentinos deben constatar personalmente donde vive el estudiante ecuatoriano. En la práctica, estos documentos se podrían obtener sobornando a los agentes. Desde luego, son los estudiantes quienes pagan esos sobornos.

Otra práctica ilícita que puede comprometer la situación de los estudiantes ecuatorianos en Argentina es la de realizar una Declaración Jurada en el Registro de Personas de la Ciudad de Buenos Aires con testigos falsos, proporcionados por las propias agencias, que afirman que los estudiantes viven con ellos. Este tipo de fraude es un delito tipificado en el artículo 293 del Código Penal argentino.

Cuarta bandera roja: los estudiantes extranjeros están en la mira del gobierno de Milei y es mejor viajar con visa de estudios o Mercosur

En su afán de recortar los gastos estatales en todo programa social posible, el ultraliberal Javier Milei anunció que comenzarán los cobros a los extranjeros en las universidades públicas argentinas.

En su polémico y extenso paquete de reformas legales presentado al asumir el poder en diciembre, Milei planteó que "Respetando fielmente el principio de gratuidad de la educación universitaria para argentinos, se autoriza a que las universidades que lo deseen puedan arancelar la educación de extranjeros no residentes", lo que implicaría que los ecuatorianos deberían pagar por estudiar en las universidades de ese país.

Aunque la llamada ley Ómnibus no ha prosperado debido al escaso apoyo que Milei tiene en el Legislativo argentino, la intención del Gobierno también ha motivado más controles en los aeropuertos argentinos, en especial, contra los ecuatorianos. En febrero, se conoció que en los aeropuertos argentinos los agentes de migración no estaban dejando pasar a jóvenes ecuatorianos como turistas y los enviaban en el vuelo de regreso, en calidad de inadmitidos.

Al respecto, la Embajada del Ecuador en Buenos Aires, a cargo de la diplomática Lotty Andrade, emitió un comunicado en el que recomendó a los jóvenes ecuatorianos solicitar la visa de estudiante o la visa Mercosur antes de ingresar a territorio argentino, directamente en el consulado argentino en el Ecuador, lo que desmontaría buena parte de la trama de las agencias de estudios.

La Embajada dijo que los controles no necesariamente están dirigidos contra los jóvenes de nacionalidad ecuatoriana sino que responden a una política general de la Migración argentina.

GALERÍA
Las cuatro banderas rojas para los ecuatorianos que van a estudiar en Argentina
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La Agencia EFE le "suspendió" el premio Rey de España de Periodismo a La Posta
Redacción Plan V
EE.UU: las elecciones más difíciles de su historia
Ugo Stornaiolo
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Las claves para entender las reformas al PUGS y el nuevo marco urbanístico de Quito
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Audio entre Carlos Pólit y Diego Sánchez (primera parte): en 2020 el excontralor creía que le pincharon su teléfono
Susana Morán
Audio entre Carlos Pólit y Diego Sánchez (segunda parte): el excontralor pidió ayuda para su hijo John a Lenín Moreno
Susana Morán
La "gran fiesta" de despedida de Roberto Izurieta levantó polvareda
Redacción Plan V
Ecuador, en el eje de la criminalidad en Europa
Redacción Plan V