Back to top
1 de Agosto del 2016
Historias
Lectura: 7 minutos
1 de Agosto del 2016
Desirée Yépez

Periodista. Ha escrito para Revista Vanguardia, La Barra Espaciadora, Diario El Comercio y revista Plan V.

Los desplazados un legado de los Juegos Olímpicos

Fotografías: Desirée Yépez

El Parque Olímpico recibirá a 10.000 atletas desde el próximo 5 de agosto, pero la obra no está libre de cuestionamientos y polémicas. 

 

La Prefectura de Río de Janeiro desalojó a 77.206 personas para construir la estructura de los mega eventos deportivos. Pero una comunidad se mantuvo en resistencia y solo una malla la separa del Parque Olímpico.

Una malla de poco más de dos metros de altura es el límite entre Vila Autódromo y el Parque Olímpico. La red de alambre es la línea divisoria entre la pobreza y la magnificencia. Del un lado, cariocas que caminan entre los escombros de lo que algún día fuera su casa, recogiendo retazos de su vida apilados en el suelo. Del otro, policías, deportistas y cariocas que miran con recelo, que trotan, hacen bici, como queriendo esfumar la realidad que incomoda y que está próxima, ahí, al lado, junto a ellos.

Los desplazados también son el legado de los Juegos Olímpicos Río 2016. La afirmación se sostiene al llegar a la zona oeste de Río de Janeiro, ubicada a unos 40 minutos en auto, desde el centro de la ciudad. El olor a podrido de las aguas de la Lagoa de Jacarepaguá da la bienvenida a Vila Autódromo. Antes de llegar, una gran avenida de asfalto es el palco desde donde se divisa el Parque Olímpico.

De acuerdo a información de la Prefectura de Río de Janeiro, en el terreno de 1.18 millones de metros cuadrados se disputarán 16 modalidades olímpicas y 10 paralímpicas. Para la construcción y adecuación del espacio con aforo para 120.000 personas se destinaron 1.7 billones de reales. La cifra representa algo más de 5 mil millones de dólares.


Los cariocas entrenan frente a la Vila Autódromo, de donde salieron 580 familias


Solo 20 de 600 familias se mantuvieron en sus viviendas. 


Maria da Penha es una de las líderes de la Vila que se negó a ser desplazada.
 

De acuerdo a información de la Prefectura de Río de Janeiro, en el terreno de 1.18 millones de metros cuadrados se disputarán 16 modalidades olímpicas y 10 paralímpicas. Para la construcción y adecuación del espacio con aforo para 120.000 personas se destinaron 1.7 billones de reales. La cifra representa algo más de 5 mil millones de dólares.

Los vecinos de Vila Autódromo luchan para no ser tragados por esa mega infraestructura, pues se levanta en un punto privilegiado de la zona oeste de Río de Janeiro. Durante los últimos 20 años, en esa área se incrementaron las construcciones, los precios de los terrenos y la especulación inmobiliaria. Ahí surgió la Barra da Tijuca, uno de los barrios más caros de la Cidade Maravilhosa.

Mientras el ajetreo se hace evidente en el Parque Olímpico, afinando detalles de logística para recibir a los 10.000 deportistas, en la Vila Autódromo la tierra, el polvo y las volquetas hacen lo suyo. De 600 familias que habitaban la zona, solo 20 resistieron y no se desplazaron. Viven en containers, a la espera de las nuevas viviendas por parte de la Prefectura. Sí, son cajitas blancas con techo de zinc que hacen las veces de casas temporales.

Vila Autódromo surgió en los años 60 como una comunidad de pescadores, cuando la zona oeste era una región prácticamente rural. La denominación nació de su proximidad al Autódromo de Jacarepaguá, destruido para albergar el Parque Olímpico.

Según informaciones proporcionadas por Justicia Global, la selección de Río de Janeiro como sede de magno eventos representó el mayor proceso histórico de remociones de la urbe. La política de desalojos se intensificó en su afán por convertirse en ciudad olímpica. De acuerdo a datos públicos, entre 2009 y 2015 la Prefectura desalojó a 77.206 personas de sus viviendas. En efecto, las casas se ubicaban en los terrenos contemplados para la construcción de la estructura de los megaeventos. 

Los argumentos de la Prefectura para defender los desplazamientos se basan en que los moradores de los barrios o favelas removidas se situaban en zonas de riesgo, la realización de obra de intervención urbana y la abertura de nuevas vías para circulación vehicular.


En ese edificio funcionan las oficinas de prensa para los Juegos Olímpicos, justo enfrente de Vila Autódromo.


A pocos metros de las flamantes estructuras, es posible ver desagües con aguas servidas como este. 

En 1990, la Prefectura de Río de Janeiro concedió a los moradores de Vila Autódromo un permiso de uso del terreno con vigencia de 99 años. En 2005, la comunidad se transformó en área especial de interés social. Ambos datos sirvieron en la defensa de quienes se negaron a ser desplazados de ese territorio. De 600 familias, 20 resistieron la presión para abandonar su vivienda. La mayoría accedió a la negociación, demolición de la estructura y posterior reubicación. Quienes permanecieron en la zona, conviven junto a los escombros, que también son focos de mosquitos transmisores de dengue y zika; y con la intermitencia de los servicios básicos como luz y agua.

Ante ese panorama, Eduardo Paes, prefecto de Río de Janeiro, anunció la urbanización de la Vila Autódronomo. La idea es que en los próximos días, cuando empiecen los Juegos Olímpicos, la marginalidad no sea la imagen que reciba a los turistas y deportistas. En ese sentido, el sábado 30 de julio varios de los moradores de la Vila estaban ya en las actividades de mudanza a casas entregadas por la Prefectura. Son 56 metros cuadrados, dos habitaciones, un baño, sala y comedor. Desde ahí serán testigos de una de las mayores celebraciones deportivas. Serán observadores pues sus condiciones económicas no permiten que accedan a un ticket para sumarse a la fiesta.

Vila Autódromo no es el único caso de desplazados. Los habitantes de la favela Metrô Mangueira, Restinga, Vila Harmonia, Vila Recreio II también abandonaron su vivienda para que la Ciudad Olímpica pueda nacer. La promesa oficial es que al terminar los Juegos las instalaciones alberguen cuatro escuelas municipales, un centro olímpico de entrenamiento, canchas de tenis, velódromo, un parque acuático y pistas atléticas de alto rendimiento.

*Artículo realizado gracias a una residencia en Casa Pública, ofrecida por Agencia Pública, en Río de Janeiro

[RELA CIONA DAS]

La calle está dura…
Ana Minga
La mano que da de comer
Fanny Zamudio
El olvido de la isla de Limones
Susana Morán
Ecuador en los juegos de Río: ¿éxito o fracaso?
Redacción Plan V
Los geniales Juegos Olímpicos de Río
Gonzalo Ortiz Crespo
GALERÍA
Los desplazados un legado de los Juegos Olímpicos
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El "efecto Yunda" en el Municipio: ¿golpes de efecto y soluciones en ciernes?
Redacción Plan V
La peor filtración de datos en la historia del Ecuador al descubierto
Redacción Plan V
Ecuador: 15% de las muertes maternas se deben a abortos clandestinos
Redacción Plan V
¿Quién es Cai Runguo, el ex embajador de China, prófugo y amigo de Correa y Moreno?

[MÁS LEÍ DAS]

La sabatina en Twitter de Santiago Cuesta contra Sebastián Corral, de Teleamazonas
Redacción Plan V
La edad de los soldados en el Proyecto de Ley de Personal Militar
Francisco Chamorro
Sobornos: los testimonios anticipados apuntaron a Correa
Redacción Plan V
¿Quién es Cai Runguo, el ex embajador de China, prófugo y amigo de Correa y Moreno?