Back to top
7 de Marzo del 2016
Historias
Lectura: 20 minutos
7 de Marzo del 2016
Redacción Plan V
Las dos nuevas polémicas en torno al crimen en Montañita

Foto tomada de Diario La Nación/Omar Sotomayor

Los argentinos Cristian Pisano, cuñado de Marina; Felipe Coni, hermano de María José, y Marcos Menegazzo, hermano de Marina, realizan sus propias pesquisas en Guayaquil.

 

La publicación de la foto tomada por un grupo de jóvenes ecuatorianos en la que, al parecer, se aprecia a las extranjeras asesinadas, y las declaraciones de la ex subsecretaria de Turismo en Alemania, provocaron dos nuevos debates con relación al crimen de las jóvenes en el balneario de la provincia Santa Elena. El escándalo provocó la renuncia y las disculpas de la ex funcionaria.

La publicación en redes sociales de la foto tomada por un joven de Riobamba, que se encontraba con algunos amigos en el balneario de Montañita al mismo tiempo que las dos jóvenes argentinas provocó una nueva polémica con relación a la versión oficial sobre el doble crimen.

La foto, que medios de Argentina y Chile publicitan erróneamente como "tomada por un joven boliviano" fue captada en una calle del centro de Montañita el 20 de febrero y no la noche de la muerte de las dos turistas, según pudo constatar PLANV.

La foto, que medios de Argentina y Chile publicitan erróneamente como "tomada por un joven boliviano" fue captada en una calle del centro de Montañita el 20 de febrero y no la noche de la muerte de las dos turistas, según pudo constatar PLANV.

La gráfica muestra a un grupo de jóvenes ecuatorianos en un selfie y, sentadas al fondo, en el extremo derecho, se puede ver a dos jóvenes delgadas que, al parecer, podrían ser las dos argentinas muertas en el balneario la noche del 22 de febrero. Junto a las dos mujeres se ve a varias personas en la calle y la acera, entre ellos, varios policías. 

Alex, un joven de Riobamba, había viajado a Montañita con sus amigos y tras revisar las fotos en su celular cree reconocer a las extranjeras sentadas en la vereda, al parecer, junto a otras personas sin identificar. 

La gráfica podría ser la última foto de las dos jóvenes, aunque los medios de Chile y Argentina sostuvieron que sería otra "prueba" de que la versión de la Policía ecuatoriana es equivocada y que quienes aparecen junto a las jóvenes podrían ser otros sospechosos de su muerte. 


Montañita, sábado 20 de febrero del 2016. Un grupo de estudiantes universitarios de Chimborazo se toma una selfie, frente a la discoteca Nativa Bambú, durante el festejo de su graduación. Esa noche viajan de regreso a su provincia de origen. Varios días después, al revisar las fotos del paseo se percatan de dos muchachas desconocidas, sentadas en la vereda, en el extremo inferior derecho de la foto. Sus caras les parecen familiares. Son, o parecen ser, las dos muchachas argentinas que desaparecieron un día después de esa foto y cuyos supuestos cuerpos fueron encontrados una semana más tarde. En la escena del festejo ellas miran distantes, sin involucrarse. A su alrededor permanecen vigilantes 5 policías. Esta sería la última foto de Marina y María José antes de desaparecer. Foto: Cortesía

La familia del acusado lo defiende 

Los familiares de Segundo, el presunto asesino de las dos turistas argentinas en Montañita, rompieron el silencio. La madre del presunto asesino dio la cara acompañada del abogado penalista de Guayaquil Héctor Vanegas, en una rueda de prensa el domingo seis de marzo en la oficina del jurista.

"Mi hijo es inocente, somos una familia humilde y honesta... él es incapaz de hacer una barbaridad como esta... no es un asesino, no sé si está amenazado y por eso se culpa... Si él fuera culpable estaría de acuerdo en que pague sus errores, pero yo sé que él es inocente por eso lucharé hasta el final para que sancionen al verdadero culpable", dijo, con lágrimas en los ojos, la madre del presunto homicida, acompañada del abogado Vanegas, quien lucía su sombrero característico.

Dominga M, la madre del detenido, vive en Cristo del Consuelo, un populoso sector marginal de Guayaquil, y relató durante la rueda de prensa que su hijo se había mudado a Montañita con la intención de establecer una escuela de fútbol hace cuatro años, pero, al fracasar en ese intento, se había dedicado a ser guardia comunal en el pueblo, tarea por la que cobraba USD 20 dólares diarios los fines de semana y feriados. El hombre tiene una hija y no tendría ningún antecedente, al tiempo que, destacó la familia, por su labor de guardia comunitario "le quitaba droga a los turistas" lo que le habría enemistado con narcotraficantes extranjeros. 


Video de Diario El Universo

El presunto asesino tiene una hija y no registra ningún antecedente, al tiempo que, destacó la familia, por su labor de guardia comunitario "le quitaba droga a los turistas" lo que le habría enemistado con narcotraficantes extranjeros.

Dora, una de las hermanas del sindicado, dijo que Segundo había sido amenazado por un grupo de colombianos, versión que también amplió el abogado Vanegas, quien dijo que "el señor Segundo estaba amenazado por un grupo de colombianos dedicados al tráfico de drogas, ese es un hecho que también lo vamos a probar", aunque el ex fiscal del Guayas tomó distancia del caso y aseguró que tiene "un equipo encubierto" en Montañita investigando por su cuenta antes de tomar formalmente la defensa del sindicado.

Por lo pronto, dijo Vanegas, está a la espera del reporte de su "equipo encubierto" y si tiene indicios serios de la inocencia del acusado se hará cargo de su patrocinio legal.

Por ello, Vanegas aclaró que ha sido contratado para "investigar la verdad" y que "parte de cero" en su investigación. En su opinión, tanto la Policía cuanto la Fiscalía "han tenido diez días de recreo para hacer lo que les ha dado la gana". Por lo pronto, la tesis de la familia es que Segundo está siendo presionado para atribuirse el delito, tesis que tratarán de probar durante el proceso que se sigue en contra del hombre, actualmente recluido en Guayaquil. 

En declaraciones para el diario argentino La Nación, Vanegas sostuvo que "En Ecuador ha habido casos muy polémicos. Creo que a veces hay un apresuramiento por parte de la policía por querer encontrar una resolución inmediata y, por eso, se han cometido errores. En varios casos en los que participé como abogado estos errores han significado enjuiciar a gente inocente y tenerla presa muchos meses hasta que se logró demostrar el error".

De su lado, el abogado del otro sindicado, Eduardo "El Rojo", precisó que pedirá que durante el proceso se realice la reconstrucción de los hechos, ante la gran cantidad de versiones que han trascendido en los últiimos días. 

El 9 de marzo, Vanegas anunció que asumió la defensa del sindicado, pues, afirmó, le confesó "la verdad a su madre" en lo que, al parecer, se convertiría en la cuarta versión que el presunto autor de los hechos da sobre el doble crimen. La tesis de la familia es que Segundo fue "presionado" para atribuirse el crimen de las extranjeras. 

La polémica declaración de una ex subsecretaria de Turismo

Mientras tanto, desde Alemania, un despacho internacional dio cuenta de las polémicas declaraciones de la ex subsecretaria de Turismo, María Cristina Rivadeneira, quien se encuentra en Alemania en una feria, y que provocaron rechazo en las redes sociales, mientras el Ministerio de Turismo se desmarcó de las afirmaciones de la subsecretaria no sin antes sembrar dudas sobre su veracidad, a pesar de que fueron transmitidas al mundo por la agencia DPA.

Según DPA, la subsecretaria ecuatoriana dijo: "Yo lo que digo, yo soy mamá, a estas chicas seguro que les iba a pasar eso en cualquier lado porque de ahí se iban a ir jalando dedo hasta Argentina (...) les iba a pasar algo tarde o temprano. Pero bueno, desafortunadamente fue ahí".

"Montañita es un tema de drogas, de fiestas, donde no va el turista de alto gasto. Es más un turista argentino, chileno ... Pero son dos hechos aislados. Y no es que pase todo el tiempo, porque tampoco es así" le dijo la ex subsecretaria de Turismo a la agencia DPA. 

La funcionaria se refirió también al poblado de Santa Elena en donde ocurrió el crimen como "Montañita es un tema de drogas, de fiestas, donde no va el turista de alto gasto. Es más un turista argentino, chileno ... Pero son dos hechos aislados. Y no es que pase todo el tiempo, porque tampoco es así". La funcionaria dijo también que el Ecuador está "reforzando la seguridad. No es para justificar lo que ha pasado, pero eso te puede pasar en cualquier parte del mundo, como sucedió en París o en Colombia por tantos años".

De su lado, el Ministerio, a cargo del ex secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, calificó a las afirmaciones como "supuestas declaraciones no autorizadas" y agregó que “las palabras de la funcionaria no coinciden bajo ningún concepto con la postura y visión con la que el Estado ecuatoriano y el Ministerio de Turismo guardan respecto al lamentable episodio ocurrido en Montañita" y sostuvo que "los juicios de valor y lo manifestado por Rivadeneira, de ser ciertos, constituyen una declaración a título personal que no obedece a la postura oficial".

Ante el escándalo, la funcionaria anunció su renuncia irrevocable y sus disculpas en un mensaje en su cuenta de Twitter:

 

Las declaraciones, sin embargo, desataron la ira de los familiares de las víctimas, quienes pidieron -y obtuvieron- la renuncia y disculpas a la ex funcionaria ecuatoriana. 

En declaraciones al diario argentino La Nación -pues se sigue negando a hablar con los medios de Guayaquil- Cristian Pisano, familiar de las turistas, respondió a la funcionaria con nueve puntos: 

"Primero, las chicas no pensaban volver a dedo hasta la Argentina. De hecho tenían pasaje aéreo desde Lima.

Segundo, el viaje Guayaquil-Lima se iba a realizar en colectivo.

Tercero, según versión oficial, ellas nunca llegaron a viajar haciendo dedo.

Cuarto, no contaban con poco presupuesto.

Quinto, si usted cree que por tener bajo presupuesto debe pasar algo, espero entregue su renuncia al cargo.

Sexto, la seguridad es parte de las garantías para turistas.

Séptimo, antes de abrir la boca sobre algo que no conoce, investigue o no hable.

Octavo, está claro que en su lugar de veraneo se vendían drogas. No posee infraestructura (cloacas, agua, etc.).

Noveno, ahora es tarde para salir a dar explicaciones sobre su negligencia inexplicable en estos temas fundamentales para el turismo", concluyó Pisano.

Los argentinos también investigan 

Mientras tanto, en un hotel de lujo del norte de Guayaquil, en donde se alojan por cuenta del Gobierno del Ecuador, los familiares de las jóvenes argentinas realizan también sus propias pesquisas. Aunque se resisten a hablar con los medios nacionales, conceden entrevistas a los periodistas de su país. Según un reporte del diario argentino La Nación, los argentinos viajan constantemente de Guayaquil a Montañita para realizar su propia investigación, lo que motiva que, según Marcos Menegazzo, "pareciera que en el expediente las cosas van apareciendo a medida que nos vamos enterando nosotros, con nuestra propia investigación". Según el argentino, "fueron encontradas más pertenencias de las chicas: prendas manchadas con sangre y una cámara de fotos", en la casa del presunto homicida, ubicada en el barrio Nueva Montañita.

En su intento de reconstruir, por su cuenta, los últimos minutos de las jóvenes, han podido determinar, según La Nación, que "las dos chicas habían sido vistas, en la noche del crimen, en un bar en la playa, junto a otros dos chicos. Pronto comenzaría una fiesta multitudinaria llamada Full Moon: cuándo y por qué regresaron ellas a la casa alejada donde presuntamente fueron asesinadas, y quiénes eran esos dos que las acompañaban, es lo que desvela hoy a sus parientes, que piden que les hagan llegar cualquier información por cualquier medio".


Las muestras de solidaridad con las familias se han visto en Mendoza y en Montañita.  Foto tomada de  DiarioUno de Argentina

Según dice Marcos Menegazzo, "nos llegan nuevos testimonios, vía Facebook, de gente que estuvo en la zona. Hay testimonios que no tiene el fiscal y que sí tenemos nosotros". Los familiares cuestionan durantemente las pericias policiales y se niegan a reconocer los cuerpos, que siguen en la morge de Guayaquil. 

Según dice Marcos, "nos llegan nuevos testimonios, vía Facebook, de gente que estuvo en la zona. Hay testimonios que no tiene el fiscal y que sí tenemos nosotros". 

Los argentinos fueron recibidos por el fiscal general del Estado, Galo Chiriboga, en el edificio de la Fiscalía del Guayas la semana pasada. Según el fiscal, el principal acuerdo de la reunión fue que se solicitaría asistencia penal internacional tanto a Argentina cuanto a la vecina Colombia, en especial, para la realización de los exámenes de ADN que las familias piden, pues afirman que no se puede identificar los cuerpos por sus huellas digitales.

Pero según La Nación, "cuando se reunieron durante varias horas con el fiscal general del Estado, Galo Chiriboga, éste se quedó tan sorprendido por la capacidad de acción y de crítica de los argentinos que les preguntó si eran abogados. "Hay que arrancar todo de nuevo, desde cero", les concedió".

Según el joven argentino, el Gobierno ecuatoriano ha ofrecido seguir cubriendo tanto su estadía cuanto su movilización en la zona, en donde realizan sus propias indagaciones.

"Estamos viviendo una historia de terror -dijo Menegazzo a La Nación-. Cuando las chicas dejaron de responder nuestros mensajes y chequeamos que las últimas señales de sus teléfonos habían sido en Montañita, cruzamos a Chile, nos enteramos ahí de la muerte, salimos en avión hacia acá, llegamos, hablamos con gente del gobierno argentino y ecuatoriano, nos trajeron a un hotel cinco estrellas, nos dieron el pésame, nos contaron una historia, nos contaron otra, vimos en la tele a las tres de la madrugada que detenían a los acusados, fuimos a la morgue porque no nos cerró, después fuimos a Montañita, ahí nos embarramos y hablamos con la gente, y nos siguen ofreciendo avionetas y autos del Ministerio para ir todas las veces que lo necesitemos".

De su lado, Cristián Pisano, cuñado de Marina, cuestionó al presidente Rafael Correa: "Más que víctimas de su éxito, lo fueron de su apuro -dice Pisano según La Nación-. Al momento en que Correa dijo eso, ni siquiera tenía evidencia directa de que los dos cuerpos fueran los de las chicas. Las huellas dactilares se pusieron en duda porque los cadáveres estaban en un estado avanzado de putrefacción. Yo los entré a reconocer y no pude hacerlo: estaban muy descompuestos."

Y reiteró sus críticas contra la Policía ecuatoriana: "La policía hizo mal muchas cosas: encontró un cadáver un día y el otro, tres días después. O es incompetente y es culpable porque su tarea pública exige que trabaje bien, o es encubridora y es más culpable todavía".

La labor de los peritos argentinos 

Entre tanto, los cuatro peritos argentinos que se encuentran en Guayaquil visitaron el edificio de Medicina Legal de la capital del Guayas  y revisaron los cuerpos. Relataron que se encuentran en avanzado estados de descomposición, por lo que se tomaron muestras para realizar un examen de ADN. 

Los peritos estuvieron acompañados de la fiscal subrogante del Estado, Inés Barco; el fiscal de Manglaralto, Juan Pablo Arévalo, y algunos familiares de las víctimas. En una rueda de prensa indicaron que lograron tomar muestras para realizar el cotejo de ADN con los padres de las fallecidas, con la intención de identificar los cuerpos, pero relataron que las autoridades ecuatorianas no les permitieron tomar las huellas digitales de los cadáveres. De todas formas, anticiparon que tendrán los resultados de sus exámenes genéticos en 15 días.

En una rueda de prensa indicaron que tomaron muestras para realizar el cotejo de ADN con los padres de las fallecidas, con la intención de identificar los cuerpos, pero relataron que las autoridades ecuatorianas no les permitieron tomar las huellas digitales de los cadáveres.

Por lo pronto, la misión argentina no ha realizado más aportes a la investigación. 

En declaraciones al diario argentino La Nación, el médico legista Javier Ureta Sáenz Peña sostuvo que los resultados de las autopsias indican que una de las víctimas falleció por golpes en la cabeza y la otra por un profundo corte en el cuello, al tiempo que indicó que el estado de descomposición de los cuerpos impide su reconocimiento visual. De ahí que se esperará al resultado de los ADN antes de iniciar los trámites de repatriación hacia la Argentina. 

Los familiares cuestionaron también que no se les ha entregado los efectos personales de las jóvenes, que siguen bajo custodia de la Policía. 

Los resultados de las autopsias coincidirían con la versión del principal acusado, Segundo, quien relató ante la justicia de Santa Elena que había asesinado a una de las jóvenes con golpes en la cabeza y a la otra con un puñal. 

Mientras tanto, la prensa argentina publicó el 9 de marzo la versión de una turista chilena quien afirma que conoció a las mendocinas en su estancia en Montañita y reveló que las jóvenes tenían poco dinero, al tiempo que confirmó la versión de los moradores del balneario de que subsistían vendiendo alimentos en la playa de Montañita. 

 

 

 

[RELA CIONA DAS]

Un violador en tu camino
Álex Ron
Cuando las élites dejan de representar a las personas
Gonzalo Ordóñez
Los niños del suicidio
Rodrigo Tenorio Ambrossi
‘La justicia que pedimos es por el bien de otras mujeres’
Susana Morán
Las narcoprotestas que sacudieron a México
Redacción Plan V
GALERÍA
Las dos nuevas polémicas en torno al crimen en Montañita
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El rifi rafa entre Correa y Lasso por el SER Bachiller
Los círculos abiertos de La escalera de Bramante
Juan Carlos Calderón
Los sueños de la frontera norte siguen en papeles
Susana Morán
Los informes sobre octubre se acumulan sin gestión legal o política
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El laberinto de Yachay: ¿una apuesta perdida?
Redacción Plan V
La "década ganada" de los grupos económicos ecuatorianos
Redacción Plan V
7 claves para entender la polémica por los sobrevuelos norteamericanos
Redacción Plan V
Así es el centro cultural que Irán promueve en Quito
Redacción Plan V