Back to top
9 de Septiembre del 2019
Historias
Lectura: 10 minutos
9 de Septiembre del 2019
Redacción Plan V
Las dudas que dejan las contradictorias cifras de mortalidad materna
0
Un reciente estudio pone en evidencia que, aunque la mortalidad materna parece haber bajado en el país, es posible que consideraciones políticas hayan alterado el enfoque con el que se cuantifica cuántas madres mueren en el país como consecuencia del embarazo.

¿Se pudieron haber alterado algunos indicadores sociales en el Ecuador durante la última década con consideraciones políticas? Esta es una de las inquietudes que un grupo de investigadores, agrupados en torno a la Plataforma por el Derecho a la Salud, una organización no gubermental que trabaja en la problemática, se ha propuesto investigar. La reciente publicación del estudio Mortalidad materna en el Ecuador, una mirada crítica, de autoría de Hugo Noboa Cruz, cuestiona la verdad oficial en cuanto a cifras. 

Lea el informe completo aquí. 

Si los indicadores sobre pobreza, escolaridad, vacunación, entre otros, que el correato exhibía como muestras del supuesto éxito de su modelo político han sido cuestionados, una cifra en la que también hay inconsitencias es es la tasa de mortalidad materna. 

Ese indicador evidencia cuántas madres mueren por cada cien mil nacidos vivos. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicadas en 2015, el Ecuador se encuentra en un nivel intermedio, con 64 muertes por cada 100 mil nacidos vivos. Pero según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, para la misma época, la tasa era del 44,6% en en el Ecuador. ¿Cómo se explica esa significativa diferencia? 

Las cifras  internacionales que se manejan sobre el Ecuador son similares a las de Colombia con 64 y Perú con 68, si bien resultan más altas que las de Chile, que según las estimaciones internacionales llegan solamente a 22, es decir, a la tercera parte.

Las cifras  internacionales que se manejan sobre el Ecuador son similares a las de Colombia con 64 y Perú con 68, si bien resultan más altas que las de Chile, que según las estimaciones internacionales llegan solamente a 22, es decir, a la tercera parte.

El país con mejores indicadores es Uruguay, que presenta solamente 15 muertes por cada 100 mil nacidos vivos. El Ecuador está considerado como uno de los países cuyo gasto público en salud es de entre 4 y el 4.9% del Producto Interno Bruto, pero esto no parece tener una relación directa con la reducción de la tasa de mortalidad materna. Los investigadores de la Plaforma, encabezados por Noboa, señalan que "Ecuador, con un gasto público de 4,2% del PIB, tiene una MM que no es baja (64 x 100.000 nv), siempre según las estimaciones de OMS y el Grupo Interagencial de NNUU. Este dato revela que la inversión pública en salud, que creció durante el período de gobierno de Rafael Correa, no contribuyó a disminuir significativamente –o al menos como se hubiera esperado– indicadores como la mortalidad materna. Nótese además que, a pesar del crecimiento de la inversión pública, el gasto de bolsillo (como porcentaje del gasto total en salud), continúa siendo bastante alto: 41,6%, solo superado en Latinoamérica por Honduras, República Dominicana y Guatemala".

Aunque los investigadores admiten que los indicadores parecen haber mejorado desde 1990,  precisa que "Según los datos históricos del INEC, el descenso habría sido del 47,3%, y según las estimaciones independientes de NNUU, del 65,4%. En cualquiera de los casos, lo cierto es que Ecuador no cumplió con la meta establecida en los objetivos del milenio para el año el 2015".

Los investigadores recuerdan que la polémica ex ministra de Salud, Verónica Espinosa, el 22 de abril de 2019, la exministra de Salud Pública, Verónica Espinosa,  llegó a decir que “el Ecuador alcanzó el 70,95%, que, comparado con los demás países de nuestra región y con los demás países de ingresos medios, estuvo muy por encima de lo que esos países alcanzaron. Es decir, si nos comparamos con similares, ya sea por nuestra pertenencia geográfica o por nuestra situación socioeconómica, o inclusive con quienes tenían mortalidades similares a nosotros, el Ecuador tuvo valores superiores; en promedio, me refiero. Esto lo presentamos en los informes de cumplimiento de los ODM, donde se ve claramente que, si bien no alcanzamos el 75%, lo hicimos mejor, tal vez, que muchos otros países”.

Los problemas a la hora de producir datos

Para los investigadores, hay un problema evidente en las cifras que se manejaron durante el correato. En 2011, el INEC decidió que "que a partir del 2011 utiliza como dato oficial de número de muertes maternas el reportado por el registro de estadísticas vitales”, en el que no se toma en cuenta el subregistro de muertes que hay, en general, en el país. Los autores del informe concluyen que "Sin duda, esta decisión ayuda a mejorar artificialmente el nivel de cumplimiento en la meta, pero deja dudas sobre si la decisión del INEC, del MSP y posiblemente de otras instancias del Ejecutivo fue más política que técnica".

El informe señala que hay ostensibles diferencias entre las estimaciones de las Naciones Unidas y las del Gobierno ecuatoriano, a pesar de que supuestamente se habían puesto de acuerdo en la metodología. ¿Hubo alteraciones del dato? Se preguntan. Señalan además que desde 2011 se dejó de considerar el subregistro de mortalidad, por lo que muchas causas de muerte posiblemente asociadas a la mortalidad materna podrían haber estado mal definidas. 

Desde 2011 se dejó de considerar el subregistro de mortalidad, por lo que muchas causas de muerte posiblemente asociadas a la mortalidad materna podrían haber estado mal definidas.

Los investigadores no descartan que pueda haber habido presiones desde la Presidencia de la República para modificar la forma de obtener esos datos, y destacan que en el Plan del Buen Vivir para 2013-2017 no se tomaron en cuenta las metas de los Objetivos del Milenio, sino otras "más conservadoras". 

"¿No era más conveniente, política y técnicamente, reconocer que había dificultades para el cumplimiento de esta meta de los ODM (como en muchos países) y que había deficiencias en el sistema y en los servicios públicos de salud antes que alterar los datos?".

La mortalidad materna en el interior del país y el subregistro

A pesar de las reservas que los investigadores evidencian sobre los datos producidos por el INEC, los investigadores señalan que las mayores tasas de mortalidad materna en el Ecuador se concentran entre las mujeres indígenas, las afroecuatorianas y las mestizas en ese orden. Las cifras evidencian también que la mayor mortalidad se concentra entre las mujeres con educación primaria o ninguna educación. 

"Las causas de muerte materna no se explican sólo biológicamente, aunque los diagnósticos médicos así lo aparenten. Se trata, en el fondo, de todo un complejo proceso de acontecimientos sociales y estructurales (determinación social), como la pobreza y la falta de acceso de miles de mujeres a servicios de salud sexual y reproductiva adecuados, a los beneficios equitativos que suponen las políticas públicas en este campo. Pero no se agota allí, sino que confluyen también el modelo de salud (biomédico,jerárquico, patriarcal, mercantilizado), así como la falta de integración real del enfoque de género en políticas públicas", explican los autores.

El informe destaca que "en Ecuador se considera que una de cada cinco defunciones no es registrada y persiste una considerable mala definición en las causas básicas de muerte".

Pero, ¿cuán grave es el problema del subregistro? El informe destaca que "en Ecuador se considera que una de cada cinco defunciones no es registrada y persiste una considerable mala definición en las causas básicas de muerte. Una de cada trece muertes tiene una mala definición en la papeleta de defunción y ello afecta la credibilidad de los registros, más aun si se suma el hecho de que una de cada nueve causas de muerte registradas tienen poca utilidad, generalmente por falta de especificidad".

Entre las conclusiones del estudio, se precisa que "Si bien el Ecuador no cumplió con la meta, ha habido un descenso significativo de la MM en las últimas tres décadas, reconocido por los organismos de NNUU, aunque probablemente esa reducción ocurrió en las mujeres de mejor condición social y económica, que tienen mayor acceso a servicios, a información y a otro tipo de recursos. Las mujeres más pobres siguen siendo socialmente excluidas en su acceso a servicios de salud de calidad o adecuados a sus necesidades y en la vigencia de sus derechos sexuales y reproductivos".

"A pesar de los esfuerzos de las políticas y normativas, únicamente se desarrollaron procesos exitosos en territorios pequeños, no de alcance nacional", concluye el estudio de la Plataforma.

[RELA CIONA DAS]

Javier, Paúl y Efraín: una huelga de hambre para exigir justicia
Susana Morán
¿La Policía vendía armas a alias Guacho?
Redacción Plan V
El Estado ha entregado más de USD 1000 millones en becas
Redacción Plan V
Becarios internacionales: una maestría en aguante
Redacción Plan V
Becario internacional del Senescyt busca empleo...
Redacción Plan V
GALERÍA
Las dudas que dejan las contradictorias cifras de mortalidad materna
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Anticorrupción: EE.UU. hace lo que Ecuador no quiso hacer
La matanza a los periodistas mexicanos
Redacción Plan V
Edison Lanza: “La narrativa de ‘prensa corrupta’ genera un clima de hostigamiento injusto”
Desirée Yépez
Paro: la represión policial bajo la lupa
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El rector de la PUCE: "dicen que debimos dejarlos afuera a que se mueran de hambre, eso me parece cruel e inhumano"
Fermín Vaca Santacruz
Respuesta al general Oswaldo Jarrín
Christian Escobar Jiménez
Las apreciaciones de inteligencia que sí llegaron a la Presidencia
Redacción Plan V
‘Recibimos palazos, perdimos la conciencia’
Redacción Plan V