Back to top
13 de Octubre del 2020
Historias
Lectura: 12 minutos
13 de Octubre del 2020
Redacción Plan V
En Ecuador han circulado más toneladas de droga durante la pandemia que en 2019
0

El general Giovanni Ponce Parra afirma que desde mayo hubo un incremento de operativos e incautaciones de droga. Foto: PlanV

 

Entre enero y octubre de este año se han incautado 27 toneladas más a las registradas en el 2019. Este incremento evidencia el negocio galopante del narcotráfico que ha sorteado la cuarentena. El general Giovanni Ponce Parra, director nacional Antinarcóticos, explica cómo ha evolucionado la tendencia de este delito en el país.


Las cifras demuestran que el narcotráfico ha sido imparable incluso durante la pandemia. En Ecuador, de enero al 5 de octubre de este año se han incautado 87 toneladas 490 kilogramos, es decir un 30% más que los decomisos registrados en el mismo periodo del 2019 que fueron de 60 toneladas 581 kilogramos.

Datos de la Dirección Nacional Antinarcóticos permiten observar cómo ha sido la evolución de este delito. El número de incautaciones de droga mantuvo su promedio entre enero y febrero (tres y ocho toneladas), pero hubo una disminución importante desde marzo hasta abril, mes donde llegó a nivel más bajo donde solo se decomisaron 0,28 toneladas.

El general Giovanni Ponce Parra, director nacional Antinarcóticos (DNA), contó a Plan V que al inicio de la pandemia en el país, en marzo, hubo un descenso en el trabajo de las jefaturas antinarcóticos de todo el país y por las unidades especializadas por dos razones: por las medidas de confinamiento y porque debieron apoyar las labores de la Policía en la emergencia sanitaria. “Hubo personal nuestro de la Dirección que estuvo en Guayaquil. Yo estuve comandando las operaciones para solventar el problema de los cadáveres”.

Ponce explicó que en este momento se dejó a un lado las investigaciones porque también hubo un descenso de delitos y del movimiento de droga porque las fronteras estaban cerradas y por los controles en las vías. 

En esos primeros meses todas las cifras relacionadas con el tráfico de drogas cayeron. El número de casos pasó de un promedio de 400 a 100 en abril. En ese mismo mes, no se desarticuló a ninguna banda cuando en meses anteriores hubo entre dos y ochos grupos detenidos. Asimismo, los detenidos por tráfico de drogas bajaron a 280 y 134 en marzo y abril, respectivamente, cuando en meses previos superaban los 480. De 111 investigaciones previas que se abrieron entre enero y febrero de este año, en marzo y abril solo hubo 20. 

A mediados de mayo, cuando se empezó a abrir el confinamiento y las medidas se volvieron más flexibles, las organizaciones dedicadas al microtráfico y al narcotráfico a gran escala empezaron a reactivarse, dijo el general. Ponce asumió el cargo el 26 de mayo pasado y aseguró que desde entonces se implementaron nuevas estrategias operativas para combatir a los grupos delincuenciales. Una de ellas fue poner a trabajar en equipo entre el grupo especial móvil antinarcóticos, que es el brazo táctico de la DNA, con el Centro Regional de Adiestramiento Canino (CRAC) para que realicen operativos a escala nacional en lugares determinados por el centro de análisis e intercepten en carreteras los cargamentos de drogas. “Esto les produce un desconcierto (a los narcotraficantes), que provoca que cometan errores para que nosotros aprovechemos esas situación y podamos localizarlos y capturarlos”.

En total, en lo que va del 2020, la DNA registra 52,6 toneladas. Mientras que las 34,8 restantes –de las 87,4 a escala nacional– corresponden a otras unidades y operativos con otros países.

A partir de mayo, los indicadores empezaron a cambiar. En ese mes se registró la incautación de 3,1 toneladas de droga, una cifra que fue en aumento. En junio fueron 3,5 toneladas; en julio, 4,8 toneladas; en agosto, 9,4 toneladas; en septiembre, 15,5 toneladas y es hasta el momento el mes que más incautaciones ha registrado desde el 2019. Hasta el 4 de octubre ya iban 1,9 toneladas. En total, en lo que va del 2020, la DNA registra 52,6 toneladas. Mientras que las 34,8 restantes –de las 87,4 a escala nacional– corresponden a otras unidades y operativos con otros países.

¿Por qué el aumento? Para Ponce, entre el 47% y 50% de la producción de cocaína de Colombia trata de pasar por el territorio ecuatoriano para luego ser enviada a diferentes destinos. En el 2019, dice el general, hubo una reducción del número de hectáreas destinadas al cultivo de coca en el país vecino, pero en cambio hubo más producción de cocaína en menos espacio, lo que quiere decir que mejoraron el rendimiento de sus cultivos.

Esta mayor producción quedó almacenada en las fronteras durante la cuarentena y ahora los grupos delictivos buscan sacarla al mercado internacional y para eso usan los puertos ecuatorianos.

La UNODC, en mayo pasado, explicó que la producción de cocaína pudo estar obstaculizada en Colombia, ya que los productores sufrieron escasez de gasolina. Pero reportes periodísticos dieron cuenta que en ese país vecino, que procesa el 70% de la cocaína mundial, el negocio siguió adelante porque los narcotraficantes usaron las reservas que tenían y que usaron viejas rutas para sacar su producto hacia Estados Unidos. “Es probable que los cárteles estén exportando cocaína que fue acopiada antes de la crisis de la COVID-19”, informó el portal OCCRP.

OCCRP, que es una alianza de periodistas de investigación sobre crimen organizado, agregó que los carteles mexicanos “han prosperado bajo el confinamiento”. Según este portal, las incautaciones en la frontera aumentaron más del 12 por ciento entre las semanas anteriores y posteriores a que se declarara la emergencia sanitaria, según las cifras que obtuvieron de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

¿Por qué, pese a la pandemia, hay más droga? Según Ponce, la pandemia ha afectado tanto a los negocios legales como a los ilegales, entre ellos el narcotráfico, que ha estado esperando su oportunidad para reactivarse. “Es un negocio ilícito que provoca grandes réditos y obviamente estas organizaciones estaban a la espera de poder reactivarse para trasladar sus productos a los lugares donde los comercializan”.

Asimismo todos los indicadores volvieron a incrementarse en los últimos meses. Hacia agosto y septiembre, el número de casos de narcotráfico superaron los 500 mensuales, los grupos desarticulados a más de 23, los detenidos por este delito a más de 680 mensuales. Julio fue el mes con más investigaciones previas abiertas durante este año: 63.

En los últimos meses, de acuerdo con el general, el envío de droga a Europa se ha reactivado con fuerza, pero aseguró que ha existido una importante neutralización de estas organizaciones que cada vez usan ingeniosos métodos para sacar los cargamentos ilícitos.

El 4 de octubre, la Policía informó sobre el decomiso de 1,5 toneladas de droga en más de 8.000 latas de atún que iban en un contenedor. El marisco estaba mezclado con la droga y tenía como destino Bélgica. Dos días después fue hallado otro cargamento camuflado en pescado congelado que también iban para Bélgica. Eran 1,4 toneladas de cocaína escondidos en 1.450 paquetes.


Los narcotraficantes intentaron enviar un cargamento ilegal en pescado congelado. Foto: Policía Nacional

Una de las modalidades para la contaminación de estos cargamentos lícitos con droga se llama ‘gancho ciego’. Esta estrategia fue mejorada durante la cuarentena. El 19 de septiembre, la Unidad Nacional de Investigación Antidrogas (UIAN) informó sobre el operativo en el que se detuvo a una organización que adquirió una camaronera, ubicada estratégicamente cerca de tres puertos de Guayaquil: CONTECON, TPG y NAPORTEC.

En la camaronera almacenaron grandes cantidades de droga que eran camufladas y transportadas en el interior de lanchas, que se camuflaban en los manglares. Esas embarcaciones –custodiadas por otros integrantes de la organización narco y fuertemente armados– simulaban faenas de pesca y así se adentraban a las zonas de cuarentena de los barcos o se aproximaban a los puertos a fin de contaminar los contenedores previamente preseleccionados por la organización.  Lo hacían en las terminales portuarias o a bordo de los buques mercantes con dirección a Centroamérica y Europa. En ese operativo, llamado “Gran Perla”, detuvieron a seis ecuatorianos y colombianos y decomisaron 1,3 toneladas de droga.


Una camaronera (arriba) fue usada para el tráfico ilícito de droga cerca a los puertos de Guayaquil. Allí se almacenaba droga (abajo) y en lanchas era ubicada en los contenedores que interesaban a los narcotraficantes. 

“Durante la pandemia fue público el método novedoso de utilizar las unidades de transportes que distribuían comida para llegar a los consumidores en los diferentes sectores”, agregó el general. Plan V advirtió en mayo pasado que desde camiones con víveres hasta bicicletas han sido usados para el transporte y venta de la mercancía en medio de las medidas de restricción de circulación. En algunos de los casos, los sospechosos mantuvieron el comercio ilegal en horas prohibidas por el toque de queda y otros usaron los salvoconductos para transitar por ciudades y provincias.

En lo que va del año se han inhabilitado dos pistas en Manabí, de las seis que han sido halladas en los últimos meses en el Ecuador (tres en Santa Elena y una en el Guayas). Una de esas pistas está ubicada en Jama y fue encontrada en junio pasado. Es la pista clandestina más grande hasta ahora encontrada en el país.

En las pistas de Manabí se hicieron zanjas de más de un metro de profundidad para no permitir más aterrizajes o despegues de aeronaves. Ponce dice que estas infraestructuras que financian los grupos criminales se dan por las condiciones geográficas del país. “Son grandes extensiones de terrenos, que son muy planos y fáciles para hacer adecuados como pistas con maquinaria. Las organizaciones son poderosas, tienen dinero y con eso adquieren toda la logística, comprar conciencias, pagar a los propietarios de los terrenos”. Las pistas, por lo general, se encuentran muy cerca de las playas.

Otra novedad de las últimas semanas fue el laboratorio hallado en la frontera norte. Militares destruyeron esta infraestructura ubicada en Angostura, Sucumbíos. Ponce explicó que este operativo se ejecutó en coordinación con la Policía de Colombia y con las FFAA ecuatorianas. Colombia apoyó con 4 helicópteros y las FFAA ecuatorianas desplegaron otras aeronaves. Es el primer laboratorio que se encuentra en lo que va del 2020, después de varios años. El general dice que este hallazgo les ha llamado la atención y que esto les pone alerta por las características de este laboratorio que permitieron concluir que este producía altas cantidades de droga: 4 toneladas mensuales. Tenía áreas para cocina, vivienda y para el procesamiento de la droga.

  

[RELA CIONA DAS]

Jalisco Nueva Generación: el cartel narco mexicano que pisa el Ecuador
Redacción Plan V
Ni nos inmutamos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Los tentáculos de los grupos criminales de los Balcanes llegan a Ecuador
Redacción Plan V
En Ecuador, jueces rebajan sentencias ejecutoriadas para beneficiar a narcos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V
GALERÍA
En Ecuador han circulado más toneladas de droga durante la pandemia que en 2019
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

En cuarentena, la droga viaja en auto, moto y bicicleta en Ecuador
Redacción Plan V
Se descubre pista clandestina de 2 kilómetros, la más grande del Ecuador
Redacción Plan V
Narcotráfico: las dudosas actuaciones de operadores judiciales
Redacción Plan V
Los carteles del narcotráfico en la Mitad del Mundo
bicentenario

[MÁS LEÍ DAS]

Juego de tronos en el Hospital Carlos Andrade Marín
Redacción Plan V
30S: militares al rescate; y diez años después, al rescate de los militares
Redacción Plan V
César Montúfar: "enfrentaremos la crisis desde cuatro andariveles articulados"
Fermín Vaca Santacruz
Repsol Ecuador vende todos sus activos por USD 5 millones
Redacción Plan V