Back to top
22 de Octubre del 2019
Historias
Lectura: 12 minutos
22 de Octubre del 2019
Redacción Plan V
El 5G y América Latina: ¿un debate de seguridad nacional?
0

La tecnología digital china preocupa a los países occidentales que la miran con reservas. 

 

Mientras América Latina sufre pérdidas cuantiosas por ataques cibernéticos, el debate sobre la seguridad digital y su importancia en la seguridad nacional están todavía en ciernes. Huawei avanza a ritmo sostenido en la región.

Un reciente comunicado de Huawei, emitido desde su matriz en Shenzhen, China, el 16 de octubre de 2019, llama la atención sobre su papel en el mercado global y la implementación del 5G. 

"Huawei lidera el mercado global y ha penetrado en varios países de Centroamérica además de Brasil, Chile, Argentina, Perú y Ecuador. En este último, César Litardo, presidente del poder Legislativo ecuatoriano afirmó que Huawei es “un socio estratégico del país” en el marco del proyecto Ecuador Digital que impulsa el Gobierno nacional", destacó la firma china, que precisó que "sus ingresos subieron a 86.200 millones de dólares y su margen de ganancias creció 8,7%, para el tercer trimestre de 2019". La firma agregó que "a fines del tercer trimestre de 2019, más de 700 ciudades, 228 compañías Fortune Global 500 y 58 compañías Fortune Global 100 habían seleccionado a Huawei como su socio para la transformación digital".

"Huawei lidera el mercado global y ha penetrado en varios países de Centroamérica además de Brasil, Chile, Argentina, Perú y Ecuador. En este último, César Litardo, presidente del poder Legislativo ecuatoriano afirmó que Huawei es “un socio estratégico del país".

En el mismo comunicado, Huawei precisó que "la compañía ha mantenido su enfoque en la infraestructura de las TIC y los dispositivos inteligentes, estableciendo alianzas con la industria que están creando una transformación digital por varios billones de dólares, a través de iniciativas como la plataforma digital Huawei Horizon, que también ayudará a gobiernos, los servicios públicos, las finanzas, el transporte y la electricidad a acelerar su transformación digital".

La firma china se ha empeñado a fondo con la firma de "más de 60 contratos comerciales para 5G con los principales operadores mundiales y ha enviado más de 400,000 unidades de antena activa MIMO masiva 5G (AAU) a los mercados globales".

Pero, ¿cuál es la situación actual de Huawei, que ha recibido constantes cuestionamientos de varios países?

Un relación muy estrecha

En un reciente análisis publicado por los académicos mexicanos Irene Levy, Mauricio Meschoulam y Michel Hernández y divulgado por el diario El Universal de México, se analiza la situación actual de las relaciones entre Estados Unidos y China y, en especial, la penetración de Huawei en el mercado mundial. 

Para los académicos mexicanos, "el enfrentamiento entre Estados Unidos y China no consiste únicamente en la competencia material entre dos grandes potencias. Se trata también de la relación entre una potencia que se autopercibe en crecimiento y expansión y que percibe a la otra como decadente, frente a ese otro superpoder que parece estarse percibiendo a sí mismo como fuerte, pero rezagado, y con la necesidad de recuperar el terreno perdido".

Para Levy y sus colegas, es importante destacar "la interdependencia que se vino construyendo históricamente entre ambos países hace que sea imposible cortar de tajo la vinculación económica y tecnológica existente. Hoy se plantea en Washington la necesidad de desvincular a ambas economías, o al menos de hacerlas menos interdependientes".

La actual coyuntura global, destacan, ha condicionado la forma en la que Estados Unidos analiza la geopolítica. Así, "la administración Trump ha dado un viraje en la concepción de la seguridad nacional
estadounidense. La Estrategia de Seguridad Nacional del 2017 y la Estrategia de Defensa Nacional en 2018 marcan el cambio al reconocer la “competencia estratégica” entre las potencias—y no el terrorismo—como la mayor de las amenazas a Estados Unidos. Dada su capacidad económica, militar y tecnológica, y su proyección hacia el largo plazo, China es percibida como una mayor amenaza que Rusia". "Para algunos sectores dentro del gobierno de Estados Unidos, China utiliza el endeudamiento de otros países, el comercio, la inversión y sus lazos económicos para avanzar sus propios intereses, lo que incluye el robo de tecnología, investigación, desarrollo e innovación o la presión en contra de diversos gobiernos, incluidos algunos latinoamericanos, para alinearse con la visión geopolítica y estratégica de Beijing", precisa el estudio.

El caso de Huawei

En ese contexto, surge la presencia de Huawei, una empresa china que fabrica dispositivos tecnológicos.

Es motivo de polémica la existencia de un “Comité del Partido Comunista” en la empresa, que ha sido defendido bajo la justificación de la necesaria moralidad y responsabilidad social entre los líderes de la compañía", destaca el estudio.

"El posicionamiento de Huawei en el mapa mundial de las telecomunicaciones ha sido objeto de controversia y diversos cuestionamientos, originados principalmente en Estados Unidos, en 4 aspectos fundamentales: (i) apoyo financiero del gobierno chino; (ii) disputas sobre derechos de propiedad intelectual; (iii) estrechos vínculos de la empresa con el ejército chino; y (iv) amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos. También es motivo de polémica la existencia de un “Comité del Partido Comunista” en la empresa, que ha sido defendido bajo la justificación de la necesaria moralidad y responsabilidad social entre los líderes de la compañía", destaca el estudio.

El principal cuestionamiento a las operaciones de Huawei en el mundo es "el temor a que empresas como Huawei sean un medio para el espionaje o sabotaje que estaría impulsado por el gobierno chino, particularmente ante el inminente auge de la tecnología 5G".


La firma china está invirtiendo en el desarrollo de redes de 5G en toda la región. 

El principal cuestionamiento a las operaciones de Huawei en el mundo es "el temor a que empresas como Huawei sean un medio para el espionaje o sabotaje que estaría impulsado por el gobierno chino, particularmente ante el inminente auge de la tecnología 5G".

Las reacciones de varios países en el mundo frente a esta polémica han sido variadas. Así, el estudio de Levy precisa que "Reino Unido creó desde 2010 un “Centro de Evaluación de la Ciberseguridad de Huawei” (“HCSEC” por sus siglas en inglés), a partir de una serie de acuerdos entre la empresa y el gobierno británico, con la finalidad de mitigar cualquier riesgo que se perciba derivado del involucramiento de Huawei en aspectos de la infraestructura crítica nacional del Reino Unido. Dicho órgano concluyó que se han identificado cuestiones técnicas relevantes en los procesos de ingeniería de Huawei que representan nuevos riesgos para las redes de telecomunicaciones".

Por su parte, la Unión Europea "recomendó que, a nivel nacional, los estados deberían realizar para finales de junio de 2019 una evaluación de riesgos en relación con las infraestructuras de red de 5G. La Comisión Europea recomendó una serie de acciones operativas y medidas para garantizar un alto nivel de ciberseguridad de las redes 5G, el cual parte de una resolución del Parlamento Europeo aprobada el 12 de marzo de 2019 sobre amenazas a la seguridad relacionadas con el crecimiento de la presencia tecnológica china".

Mientras que los países del Pacífico del sur, como  Nueva Zelanda, "a través de su agencia de inteligencia, rechazó en noviembre de 2018 la solicitud de Spark New Zealand Ltd., proveedor de servicios de telecomunicaciones, de emplear equipos de tecnología 5G de la compañía china Huawei, bajo argumentos de seguridad nacional". Una medida similar fue adoptada por Australia  que "prohibió en agosto de 2018 la participación de Huawei en la construcción de redes 5G en ese país, argumentando también razones de seguridad nacional, al señalar que “el involucramiento de fabricantes que podrían estar sujetos a instrucciones extrajudiciales de un gobierno extranjero, en conflicto con la legislación australiana, podrían poner en riesgo a los proveedores de servicios de fallar en la adecuada protección de las redes 5G de cualquier intervención o acceso injustificado”.

Por su parte,  "Japón prohibió en diciembre de 2018 el uso de determinados equipos en las adquisiciones del sector público, con la finalidad de evitar fugas de información sensible derivadas de funcionalidades con intención maliciosa. Aunque las disposiciones implementadas no mencionan específicamente a alguna empresa, las más afectadas fueron Huawei y ZTE".

Huawei en América Latina

Para los autores del estudio,  "en América Latina, la discusión sobre ciberseguridad no ha madurado tanto como en otras regiones del mundo. Los esfuerzos de protección en la materia son apenas esbozos, en muchos casos desarticulados, tanto internamente como hacia el exterior". Como muestra de que la ciberseguridad no es una prioridad en las sociedades latinoamericanas, el estudio señala que "en 2017 América Latina sufrió 667 millones de ciberataques, 57% más que en el año anterior, lo que le costó a la región $97 billones de dólares".

Como muestra de que la ciberseguridad no es una prioridad en las sociedades latinoamericanas, el estudio señala que "en 2017 América Latina sufrió 667 millones de ciberataques, 57% más que en el año anterior, lo que le costó a la región $97 billones de dólares".

"Si los riesgos para países más industrializados siguen siendo enormes, aunque han tomado medidas preventivas desde hace años, pensemos qué sucede en países y sociedades como las de nuestro subcontinente, que mayormente carecen de la preparación para resistir ese tipo de vulnerabilidades, las cuales tienden a potenciarse bajo condiciones de corrupción e impunidad", destacan los académicos.

Un debate regional

Según los acádemicos mexicanos, "la presencia de tecnología china en el despliegue y operación de redes de telecomunicaciones, particularmente 5G, implica riesgos a la seguridad nacional. Sin embargo, lo mismo podría decirse de cualquier otro gobierno o país que se involucre directamente en este despliegue. Cualquier medida al respecto debe ser adoptada considerando las particularidades de los proveedores y las vulnerabilidades identificadas en el país que corresponda".

En el caso de México, dicen los analistas, el tema del 5G se ha analizado solo desde la perspectiva comercial, al igual que en el Ecuador, pero sin hacer consideraciones de seguridad nacional. Por ello, recomiendan que su país implemente "un enfoque de participación de múltiples partes (multistakeholder) para atender las cuestiones relacionadas con presencia tecnológica china".  En la discusión sobre redes 5G, el componente de seguridad nacional debe ser considerado con una política de Estado. Esto con independencia de las empresas que pueden ofrecer equipos para la operación de dichas redes", destacan.

"Sería necesaria la coordinación regional. Ante el contexto internacional, el tema de ciberseguridad, particularmente en redes 5G, puede ser uno que se atienda mejor de manera regional, ya que los países latinoamericanos comparten características comunes que podrían propiciar acciones y posiciones coordinadas en beneficio de todos", finaliza el informe.

[RELA CIONA DAS]

Ecuador´s Prosecutor points against Ola Bini with the thesis of the "screenshot"
Redacción Plan V
La Fiscalía apunta contra Ola Bini con la tesis del "pantallazo"
Redacción Plan V
Huawei y el conflicto capitalista planetario
Francisco Muñoz
La pugna por el 5G, el trasfondo de la tensión entre Estados Unidos y Huawei
Redacción Plan V
Assange tenía más de 20 celulares en la embajada del Ecuador en Londres
Redacción Plan V
GALERÍA
El 5G y América Latina: ¿un debate de seguridad nacional?
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El polémico sermón del padre rector de la PUCE
Las propuestas económicas del Gobierno, a fojas cero
Redacción Plan V
La noche en que la fiscal general no pudo dormir
Diego Vallejo hace una nueva denuncia contra José Serrano

[MÁS LEÍ DAS]

Militares envían una carta a Lenín Moreno
Éxtasis y agonía del ciclo político: Bolivia y las democracias en América Latina
Adrian Bonilla
El Ecuador minero y su deuda con la transparencia
Redacción Plan V
Anticorrupción: EE.UU. hace lo que Ecuador no quiso hacer