Back to top
27 de Abril del 2021
Historias
Lectura: 42 minutos
27 de Abril del 2021
Fermín Vaca Santacruz
El contrabando en el Ecuador prosperó a la sombra de la pandemia
0

Decenas de miles de prendas de vestir de contrabando se comercializan en las ciudades ecuatorianas.  Foto: Cortesía Senae

 

El gobierno saliente se despide sin mayores avances en la lucha contra el contrabando, mientras la legislatura que concluye este 14 de mayo aprobó con 107 votos un proyecto de ley que busca reformas puntuales en la materia, que llevaba dos años en trámite. A pesar de que la pandemia implicó el cierre de las fronteras, la Policía y la Aduana reportan un aumento de las capturas de productos como cigarrillos, textiles, medicinas, licores, frutas y comestibles y calzado. Al golpe de las cuarentenas se suman las pérdidas por el comercio ilícito. Este es un contenido patrocinado por Itabsa.


Lejos de entorpecer el contrabando, la pandemia significó un negocio redondo para las redes que trafican bienes sin pagar impuestos. Según un reporte de la Unidad de Investigación de Delitos Aduaneros y Tributarios de la Policía (UDAT), entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2020, se decomisó 18 millones de productos, una cifra mucho mayor que la registrada durante 2019, cuando alcanzó en ese mismo periodo 4.2 millones de productos. Esto a pesar de que debieron hacerlo por pasos clandestinos, pues la mayoría de fronteras terrestres y áreas fueron cerradas como consecuencia de las cuarentenas y confinamientos. 

La lucha contra el contrabando se concentra, sobre todo, en los operativos que realizan tanto la Policía cuanto el Servicio Nacional de Aduanas (SENAE), sobre todo en las provincias fronterizas y en las ciudades de Quito y Guayaquil. 

Así, en un reporte de rendición de cuentas del Senae, cortado al 31 de diciembre de 2019, se consigna que durante el año previo a la crisis sanitaria, se aprendieron mercaderías avaluadas en por lo menos USD 35 millones, y la mayor parte de capturas se produjeron en Guayaquil, Quito, Tulcán, Loja y Puerto Bolívar. Según estadísticas de la Fiscalía General del Estado, la mayor cantidad de casos de contrabando se concentran en las provincias de El Oro, Carchi, Guayas y Pichincha. 

Aunque no hay cifras nacionales consolidadas (varias instituciones, como el Senae, la Policía o el SRI realizan reportes parciales basadas en cada captura) el monto histórico de capturas realizadas por la Aduana se ha movido, por lo menos desde 2010, en el rango de 18 a 33 millones de dólares al año, cifras un poco menores a las reportadas por el Senae para 2019. Así, en 2010 se reportaron capturas por USD 22.27 millones, que bajaron en 2011 a USD 18.47 millones, subieron en 2012 a 25.93 millones, descendieron en 2013 a USD 22.01 millones, y en 2014 alcanzaron USD 32.81. Para 2016, la cifra oficial fue de USD 37 millones, mientras que en 2018 se estimó en USD 36 millones. 

El monto histórico de capturas realizadas por la Aduana se ha movido, por lo menos desde 2010, en el rango de 18 a 33 millones de dólares al año, cifras un poco menores a las reportadas por el Senae para 2019.

El mismo reporte del Senae cortado a 2019 precisa que los principales productos incautados durante 219 fueron 320 vehículos, avaluados en 8.1  millones de dólares, 529 mil unidades de textiles (USD 6.9 millones), 922 televisiones, 33 mil celulares, dos mil computadoras (4.6 millones de dólares), seis millones de unidades de cigarrillos (2.1 millones), 422 mil medicamentos (1.9 millones), 49 mil kilos de frutas y comestibles (1.8 millones), 44 mil pares de calzado (1.1 millones), y 30 mil unidades de licores (0.4) millones de dólares. 

Los operativos de la Aduana

Las capturas de contrabando por parte de la Aduana son recurrentes. Operativos en las carreteras, en mercados informales y en locales comerciales suelen dar como resultado la incautación de mercadería clandestina. 

Según Senae, desde el año 2014 hasta octubre de 2018,  han realizado 19.073 operativos de control de contrabando, de los cuales, un total de 9.497 terminaron con aprehensión de mercaderías.  En el mismo periodo, el monto de aprehensiones comprende un total global de USD 188´459,872.

Al mismo tiempo, en 2018, Senae estimó en por lo menos USD 400 millones al año las pérdidas ocasionadas al Estado por el contrabando, mientras el ex ministro de Finanzas, Carlos De la Torre, estimó que el Estado pierde por lo menos USD 700 millones cada año por el contrabando técnico y la subfacturación que se producen en la importación formal. 

Así, en junio de 2019, la Aduana reportó haber detenido un cargamento de 40 mil unidades de cigarrillos de una marca china en el puente de Rumichaca. Este tipo de producto llega del Asia hacia Colombia y Panamá y luego pasa por la frontera terrestre hacia el Ecuador. Esa incautación fue valorada en por lo menos 10 mil dólares.

Según Senae, desde el año 2014 hasta octubre de 2018,  han realizado 19.073 operativos de control de contrabando, de los cuales, un total de 9.497 terminaron con aprehensión de mercaderías.  En el mismo periodo, el monto de aprehensiones comprende un total global de USD 188´459,872.


La Aduana realiza constantes operativos que permiten incautar mercaderías como ropa y medicinas.

En octubre de 2019, fue detenido en Quito un camión con mercadería valorada en 82 mil dólares, conformada por cigarrillos de origen chino y pirotecnia. En ese caso, como otros, el procedimiento es la retención de la mercadería sin documentación y la presentación de una denuncia a la Fiscalía.

En noviembre de 2019, en cambio, se realizó un operativo en el sector de Huayna Cápac, centro de Guayaquil, que dio como resultado la incautación de por lo menos 40 bultos de ropa con 7141 unidades, con un valor de USD 158.000.

En diciembre de 2019, la Aduana informó acerca de capturas en Guayaquil y en la frontera sur, avaluadas en USD 1,7 millones. Con orden judicial realizaron un allanamiento en la Bahía de Guayaquil, incautando mercadería avaluada en USD 290 mil. En esa misma ciudad detuvieron USD 68 mil en productos cárnicos provenientes del exterior, mientras en Loja se encontraron 459 paquetes de cigarrillo masticable, avaluados en USD 297 mil. Durante 2019, Senae reportó por lo menos 81 operativos de este tipo en todo el país.

El protocolo consiste en allanamientos con orden judicial y la presencia de un fiscal, así como el soporte de las Fuerzas Armadas (la Marina suele enviar grupos de infantes en Guayaquil) y la Policía. La mercadería incautada puede ser devuelta si es que se justifica, o donada por la Aduana si no. Pero para que intervenga la Fiscalía y se investigue en el sistema judicial un delito aduanero, los montos de lo capturado deben ser mayores a diez salarios básicos, lo que actualmente equivale a USD 4000. 

Para mayo de 2020, la Aduana informó de la captura de unas de las capturas más significativas de los últimos años: 10 millones de unidades de cigarrillos, 1.545 pacas de ropa, 500 cajas de medicamentos, 7.000 cajas de guantes de nitrilo, más de 1.000 sacos de productos perecibles, 7.000 fundas de pescado congelado; y  50.000 dólares en celulares, lo que evidencia la variedad de productos que entran de contrabando al país y que son interceptados por las autoridades aduaneras. Sin embargo, a parte de las capturas, la Aduana no informa qué ocurrió con estas mercaderías y, en especial, con los cigarrillos, o si se seguieron procesos judiciales relacionados con estas incautaciones. 

Durante la pandemia, la Aduana informó que se sumó a la Operación Stop de la Organización Mundial de Aduana cuyo propósito es combatir la importación de productos médicos (en especial mascarillas, guantes o medicamentos) que puedan ser falsificados o de dudosa calidad. Este nuevo eje, dijo el Senae, busca proteger la salud en tiempos de pandemia. 

La mercadería incautada puede ser devuelta si es que se justifica, o donada por la Aduana si no. Pero para que intervenga la Fiscalía y se investigue en el sistema judicial un delito aduanero, los montos de lo capturado deben ser mayores a diez salarios básicos, lo que actualmente equivale a USD 4000.

La visión del gobierno de Moreno

La vicepresidenta María Alejandra Muñoz fue directora del Senae entre 2018 y 2020, cuando asumió su actual cargo. En declaraciones de octubre de 2019, previas al estallido social de esa época, destacaba algunas de las medidas del gobierno de Lenin Moreno como una forma de combatir o desalentar el contrabando. 

Según Muñoz, las medidas que tomó Moreno en octubre de 2019 -no subir el IVA pero sí intentar desmontar el sistema de subsidios de combustibles, algo en lo que debió dar marcha atrás- fueron “una decisión valiente del Presidente (no subir el IVA) porque así no se lo carga al comercio formal, más bien se quitaron los subsidios que estimulaban al informal”, dijo, en referencia seguramente al contrabando sobre todo de combustibles. “Con estas reformas, se promoverá la formalidad, se apoyará al emprendimiento y se desincentivará el contrabando”, sostenía Muñoz, quien agregaba que “gracias al trabajo interinstitucional junto a Policía Nacional y Fuerzas Armadas, hemos capacitado a 1.800 militares, superando los $ 25 millones en aprehensiones de mercancías”, precisaba Muñoz, aunque la tendencia de capturas se mantuvo, en esta administración, en montos similares a las del gobierno de Rafael Correa. 

En una comparecencia ante la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, en mayo de 2020, poco antes de dejar su cargo en el Senae, Muñoz dio la perspectiva del gobierno de Moreno sobre la problemática del contrabando. Muñoz sostuvo que el país no cuenta con una norma especializada en delitos aduaneros, por lo que manifestó su apoyo a una nueva ley que se discute en el pleno. Según Muñoz, el Senae, en esta administración, ya trabaja con perfiles de riesgo y analiza la trazabilidad de la mercadería con el fin de evitar fraudes en las importaciones, así como ha  realizado la actualización del catastro de operadores comerciales, mediante la coordinación de acciones con el Sistema de Rentas Internas (SRI). Se mostró partidaria de la creación de una unidad de control aduanero, que pueda tener mayor capacidad de inteligencia y coordinación con  el SENAE, la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas, el Servicio de Rentas Internas y Fiscalía General del Estado, entre otros aspectos. 

Para el coronel Joan Roberto Luna, jefe de la Unidad de Delitos Aduaneros de la Policía Nacional, el contrabando técnico es el que mayormente perjudica al Estado y a los operadores económicos formales. El jefe policial precisa que la lucha contra el comercio ilícito implica enfrentarse a redes de crimen transnacional organizado, lo que debería significar el fortalecimiento de las unidades de control. La Policía, según el oficial, realiza intercambios de información con las policías de los países vecinos, que han permitido establece que las personas dedicadas al comercio ilegal son reclutadas en zona de frontera con Perú y Colombia por redes transnacionales de crimen organizado. Una de sus recomendaciones frente a la problemática del contrabando es que el plazo para presentar los documentos de descargo debe reducirse, para minimizar la posibilidad de que las redes criminales internacionales falsifiquen la documentación o corrompan a los funcionarios. Luna es partidario también de realizar operativos electrónicos, con el fin de investigar redes de comercio ilícito que operan por medio de la internet. 

Mientras tanto, en 2018, la Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito, en su  Índice Global del Comercio Ilícito, ubicó al Ecuador  en el puesto 60 de 84. El índice parte del análisis de 25 indicadores tales como las leyes, las regulaciones y los sistemas públicos. Según ese ranking, el país apenas logró 50.1 puntos, por sus débiles capacidades estatales para protegerse del comercio ilícito. En políticas públicas el puntaje fue de 55.7 y solo consiguió 49.4 en transparencia, debido a la baja efectividad para controlar las zonas de libre comercio y zonas fronterizas. El registro aduanero nacional solo logró 55.5 puntos. 

En 2018, la Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito, en su  Índice Global del Comercio Ilícito, ubicó al Ecuador  en el puesto 60 de 84. El índice parte del análisis de 25 indicadores tales como las leyes, las regulaciones y los sistemas públicos.

Los puntos calientes del contrabando

Se han identificado varios puntos clave en el país relacionados con el contrabando y la mayoría de ellos están en las fronteras terrestres con Colombia y Perú. 

Uno de los focos del contrabando está ubicado en la costa norte de Esmeraldas, alejada de la zona turística y de la capital provincial, pero con una frontera inhóspita con la vecina Colombia. En esa parte del país, la lucha contra el contrabando está a cargo sobre todo de la Armada, y el Ejército, y tiene su base en San Lorenzo, donde está instalado un batallón de la Infantería de Marina. En el norte de Esmeraldas, el tráfico de combustible, precursores químicos para el narcotráfico y gas licuado de petróleo es común en localidades como Río Verde, Eloy Alfaro y el propio San Lorenzo.

La presencia de grupos armados residuales colombianos, cuyo origen fue la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como el liderado por alias Guacho, ha contribuido a convertir esa parte de Esmeraldas en un territorio con fuerte presencia del crimen organizado, que también participa de este tipo de operaciones de contrabando. Se ha encontrado en esa zona laboratorios de droga, cocaína procesada, y cultivos de coca. El tráfico de droga se realiza en el eje conformado por las poblaciones de San Lorenzo, Palma Real y Tumaco. 

Otro punto clave para las redes de contrabando es el puente de Rumichaca, ubicado en la frontera terrestre entre Ecuador y Colombia. El puente cruza el río que sirve de límite intercional y une las localidades de Tulcán en Ecuador con Ipiales en Colombia. De ahí que varias de las capturas que se realizan en la zona se hayan efectuado en Rumichaca. Aunque el paso por el puente está cerrado debido a la pandemia, hay decenas de pasos ilegales en las montañas cercanas a ambas ciudades por los que pasan redes de contrabando y, con alguna facilidad, los grupos de migrantes, sobre todo venezolanos, que continúan ingresando al Ecuador. En 2014 se estimó que había por lo menos 60 pasos ilegales en la frontera norte de Carchi. 

En la frontera sur, en cambio, se encuentra el paso entre Huaquillas y Aguas Verdes en Perú. Un canal separa ambos países, y aunque hay una frontera oficial (que también está cerrada por la pandemia) hay puentes como el de Chacras La Palma que tradicionalmente han sido usados para el contrabando. En esta zona también se han producido frecuentes capturas de artículos como ropa y cigarrillos. En la frontera con Perú, que es una zona árida y plana, se han llegado a contar por lo menos 140 pasos ilegales entre ambos países. 

En la región amazónica, otra ruta de comercio -y por supuesto, también de contrabando- es la de Nueva Loja (Ecuador)-Puerto Asís (Colombia) en donde también se ha podido encontrar la presencia de tráfico de droga y de productos de todo tipo. 


Cigarrillos de marcas chinas como estos se pueden conseguir en las calles de Quito. Foto: PlanV

Las formas del contrabando

Se estima que en el país la forma más practicada de contrabando es el llamado contrabando de hormiga, llamado también "pitufeo", que consiste en una estrategia para evitar cometer el delito de contrabando propiamente dicho, que se encuentra tipificado en el Código Orgánico Integral Penal. La diferencia entre cometer o no el delito está el monto: si lo incautado es menor a USD 4000 se retira la mercadería y se impone una multa, pero no hay delito aduanero. Por ello, explican juristas consultados, es poco frecuente encontrar grandes cargamentos -aunque la Policía y la Aduana lo han  reportado- porque ello significa un delito y, además, la retención de los vehículos que transportan, como los carros y camiones. Almacenes, boutiques y tiendas suelen ser abastecidas de esta forma, por medio de introducir mercadería por las salas de arribo internacional de los aeropuertos o por los pasos fronterizos terrestres. 

Almacenes, boutiques y tiendas suelen ser abastecidas con el contrabando de hormiga o "pitufeo", por medio de introducir mercadería por las salas de arribo internacional de los aeropuertos o por los pasos fronterizos terrestres.

Otra forma identificada es el llamado contrabando técnico, o defraudación aduanera, que consiste en la importación por los puertos y vías legales, con documentación que puede ser falsa o inexacta, y que resulta difícil de detectar ante la imposibilidad de abrir todos los contenedores. En este caso, se recurre a muestreos y a cruces de información para poder determinar qué tipo de cargamento podría tener irregularidades.

El largo trámite de un nuevo marco legal para detener el contrabando 

Mientras las capturas realizadas por el Senae, la Policía y las Fuerzas Armadas se mantienen en sus niveles de los últimos años, sin haber logrado mejoras significativas, en la Asamblea Nacional, durante buena parte de la actual administración, se ha discutido un proyecto de ley cuyo propósito es ampliar el marco legal para la lucha contra el contrabando. El segundo debate inició a fines de abril y el proyecto fue aprobado con 107 votos este 4 de mayo de 2021. 

Este es el informe para segundo debate que continúa analizando la Asamblea. Ver PDF

Se trata de un proyecto de Ley orgánica para la prevención y el combate al comercio ilícito, que en esencia, reforma algunos cuerpos legales para crear una nueva estructura legal. 

La Asamblea recibió en comisión general a varios voceros gremiales y dio paso a la lectura del informe para segundo debate en la tarde del 29 de abril. El asambleísta ponente, José Serrano, destacó que el proyecto presentado enfrenta la problemática de manera integral. Serrano dijo que este tipo de herramientas legales no deben servir para perseguir a quienes venden en las calles para subsistir. El asambleísta destacó que la primeras iniciativas se presentaron en junio de 2019. 

En su ponencia ante el Pleno, Serrano destacó las propuestas de penas relacionadas con la defraudación y el contrabando, así como precisó que la ley favorecerá a la dolarización.  Por lo menos cinco leyes serán reformadas según el proyecto. 

Serrano sostuvo que la ley tiene una visión política para proteger la democracia y la dolarización, al tiempo que protege a la industria nacional y fomenta el comercio electrónico. La norma permitirá el pleno cumplimiento de acuerdos internacionales. 

Para el asambleísta Juan Cristóbal Lloret se desde destacar la armonización de las penas, el fomento a la producción nacional y la trazabilidad de las mercaderías. 

En el debate, el asambleísta César Rhon destacó le necesidad de integrar todos los esfuerzos de las instituciones involucradas en el contrabando. Señaló también la necesidad de bajar los costos de producción nacional para desestimular el comercio ilícito. Rhon hizo un llamado al respeto a la propiedad intelectual, en especial, para evitar la falsificación masiva de productos. El debate continuará en una nueva fecha. 

Por lo menos desde 2019 que asambleístas como Héctor Muñoz y Juan Cristóbal Lloret habían planteado proyectos de ley relacionados con el contrabando. Para octubre de 2020, ambos proyectos se fusionaron en uno nuevo, que es lo que ha sido tramitado en la Comisión de Justicia y Estructura del Estado. 

EL PROYECTO FUE APROBADO POR LA ASAMBLEA NACIONAL CON 107 VOTOS EL 4 DE MAYO DE 2021 TRAS DOS AÑOS DE TRÁMITE. 

Ante la Comisión comparecieron representantes de diversos sectores,  durante la preparación del informe, con la intención de documentar a los legisladores sobre la situación actual de la problemática del comercio ilícito. La mayoría coincidieron en un panorama poco alentador. 

Entre quienes comparecieron a la comisión estuvieron Antonhy Escudero, de la Asociación de Productores de Uvas y Christian Wahli, Presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas, quienes destacaron la importancia de aumentar el rol de los municipios en el control del contrabando. 

Mauricio Sáenz es el representante de la industria tabacalera. 

Mauricio Sáenz, gerente general de ITABSA, también compareció ante la comisión legislativa. El ejecutivo, quien representa al sector tabacalero, sostuvo que  las instituciones encargadas del control del consumo del cigarrillo deben procurar el consumo legal, de manera que no se comprometa la salud de la población. Sáenz dijo ante los legisladores que las medidas para el control del tabaco han sido contraproducentes, puesto que el consumo del producto ilegal no se ha reducido, ni hay  una mayor recaudación de impuestos por consumos especiales.

Para Sáenz, las redes de contrabando operan en la misma modalidad en que funciona el narcotráfico, lo que permite conseguir con facilidad los productos en las calles. Pidió también la destrucción inmediata de los productos incautados. 

Por su parte, Caterina Costa, presidenta del Comité Empresarial Ecuatoriano, argumentó que el comercio ilícito se produce en un ambiente en donde hay una la diferencia de precios y costos de producción. Costa destacó que en las cumbres de la Alianza Latinoamericana Anticontrabando se determinó que el contrabando afecta principalmente a los sectores agrícolas, de ladrillos, cerámica, accesorios de vehículos, licores, alimentos, medicinas y textiles en toda la región. La dirigente gremial propuso ante los legisladores limitar los miembros del Comité Interinstitucional propuesto, para evitar que haya problemas de coordinación. Costa recomendó armonizar la normativa interna en lo referente a contrabando y también tomar en cuenta estándares internacionales. 

De su lado, Rodrigo Gómez de la Torre, presidente de la Cámara de Agricultura de la Primera Zona, enfatizó en la necesidad de controlar mejor la informalidad en los mercados y mejorar los servicios del Senae.

Según Henry Aguilar, director de la Cámara de la Pequeña Industria del Azuay, los celulares son los principales productos de contrabando, por lo que, debería crearse un sistema de identificación de equipos, que permita bloquear a los artefactos no declarados ante el Senae, de manera que no se puedan usar los equipos que llegan al país de contrabando.

Por su parte, Lilia Villavicencio, presidenta de la Cámara Nacional de Calzado, otra de las industrias afectadas por el contrabando, dijo ante los legisladores que en el caso del calzado, hay productos que provienen de China y Brasil que afectan la producción nacional, por lo que se inclinó por medidas proteccionistas de la industria nacional del ramo. 

Para Felipe Cordovez, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Importadores de Licores, el contrabando de licores procedentes de Perú y Colombia se ha intensificado,  mientras que buena parte de la oferta de licor adulterado se hace en redes sociales. 

José Ezequiel Córdova, Presidente de la Cámara de Comercio del Cantón Huaquillas confirmó ante la comisión legislativa el aumento del contrabando durante la pandemia, y aseguró además que los operativos de las Fuerzas Armadas y la Policía no dan resultados efectivos. 

Tras varios meses de gestión, el proyecto podría ser aprobado en los próximos días. Para uno de los asambleístas ponentes, Hector Muñoz, hay algunos aspectos que se deben considerar en el nuevo proyecto de ley orgánica.

El asambleísta explicó a este portal que en abril de 2020 presentó su proyecto, que fue fusionado con el del asambleísta Lloret. Se decidió que sea un proyecto reformatorio de varias leyes vigentes. Una de sus motivaciones para la presentación del proyecto fue crear una cultura de formalidad que permita una mayor recaudación tributaria. Muñoz destaca que la falta de recaudación que afecta al Estado por el contrabando sería de más de USD 400 millones al año. Entre septiembre de 2019 y septiembre de 2020 el contrabando ha aumentado en por lo menos el 170%, asegura.

La propuesta de ley tiene tres ejes, siendo el primero la creación de un comité interinstucional, que deberá facilitar un trabajo coordinado entre distintas entidades del Estado.

Para el asambleísta, el contrabando es un tema transversal, pues el contrabando es delito que puede llegar a ser más rentable que el narcotráfico. La normativa actual sobre el contrabando está dispersa y no hay una política clara para solucionar el problema, señala. La propuesta de ley tiene tres ejes, siendo el primero la creación de un comité interinstitucional, que deberá facilitar un trabajo coordinado entre distintas entidades del Estado. El comité deberá contar con mesas especializadas en donde haya presencia del sector privado, las cámaras, las universidades, entre otros sectores.

El segundo eje de la norma propuesta tiene que ver con la reforma del Código Orgánico Integral Penal en el tema del contrabando. En un principio se propuso una reforma para crear la figura del contrabando fraccionado, cuando actualmente se fija en función del valor de la mercadería.

La trazabilidad de las mercaderías es otro aspecto de la norma, pues esto permitirá hacer un seguimiento más completo sobre las mercaderías, su origen, en qué puertos han estado, quién la está trayendo, y a dónde se destina una vez desaduanizada. El control riguroso no existe en la actualidad, explica el asambleísta.

La ley busca reformar el COIP en lo referente a los umbrales de la defraudación aduanera y en la figura del contrabando fraccionado, así como en el Código Orgánico de la Producción, en donde se establecen nuevas sanciones administrativas y el cierre de establecimiento. La comisión analizó aspectos como la propiedad intelectual, que será considerado en el segundo debate. Esto se refiere a la falsificación de mercadería, en donde inclusive se ha propuesto la posibilidad de crear un nuevo delito al respecto.

El contrabando y la pandemia golpean al sector textil

Hace pocas semanas, la Asociación de Industriales Textiles del Ecuador presentó un informe sobre su actual situación. La información evidenció una aguda crisis generada, sobre todo, por la pandemia, pero en la que el contrabando y la informalidad también están presentes. 

Según la entidad gremial, a un año de la declaratoria de emergencia por la pandemia, las cifras del sector reflejan una fuerte caída en el empleo, así como en las ventas y la producción general. Las estimaciones sobre el empleo en la industria textil reflejaron que 2020 inició con alrededor de 41.000 personas trabajando, pero para agosto la cifra se redujo a 30.500 empleados. En ese sector se perdieron 11 mil empleos. Según los datos del IESS, hubo una reducción en la rama textil de de 9.000 trabajos y 2000 más en el sector de la confección. 

La producción del sector textil, de enero a septiembre de 2019 fue de USD 655 millones, mientras que en el mismo periodo de 2020  se redujo en un 10%, a cerca de  USD 590 millones.

Este sector ha dejado de importar hasta un 19% en 2020 en comparación con 2019. En contraste, las exportaciones de este sector aumentaron un 9% en toneladas y un 1% en dólares, alcanzando en 2020 USD 104.4 millones. 

Según datos del Servicio de Rentas internas, durante 2020 el sector perdió USD 500 millones en ventas. En 2019 lograron USD 1.387 millones en ventas para 2020 la cifra  bajó a USD 886 millones de dólares.

Pero, en esta situación difícil originada sobre todo en la pandemia, ¿qué pasó con el contrabando y cómo afectó a los textiles?

Javier Díaz, presidente de la Asociación, en diálogo con este portal, sostiene que es necesario que haya un marco legal que permita el combate al comercio ilícito. Díaz reclama una política de Estado para combatir el comercio ilícito y, al mismo tiempo, propiciar la formalización de los comerciantes que no se legalizan. 

Díaz no está de acuerdo con la decisión de la Asamblea de no dar paso a una nueva ley, sino que lo se hizo fue una ley orgánica reformatoria, que es lo que se está tratando en la Asamblea. "Hubiera sido mejor que se propusiera una ley específica, pero la Asamblea prefirió más bien este tipo de ley reformatoria", explica el dirigente gremial. 


La ropa, sobre todo de origen asiático, llega a Ecuador por Panamá y Chile. Foto: El Universo 

"Hubiera sido mejor que se propusiera una ley específica, pero la Asamblea prefirió más bien este tipo de ley reformatoria", opina Javier Díaz, dirigente del sector textil.

Según Díaz, el impacto del contrabando abierto textil que ingresa por las fronteras podría significar por lo menos entre USD 300 a USD 450 millones, cifra que han obtenido de estimaciones internacionales. "Estaríamos hablando de millones de prendas, de toneladas de telas e hilos". Al igual que en otras industrias, buena parte de la mercadería de contrabando que llega a nuestro país proviene de países de Asia, sobre todo de China, pero también de Vietnam o Bangladesh. Estos productos llegan por la zona libre de Colón, en Panamá, o a la zona franca de Iquique en Chile, y luego llegan al Ecuador sobre todo por tierra desde Perú y Colombia. 

Otra ruta del contrabando textil, explica Díaz, es la que siguen productos que llegan de Estados Unidos a Panamá y desde el itsmo llegan al Ecuador. Desde Estados Unidos también llegan por vía aérea, pero en este caso se trata más de defraudación aduanera que de contrabando abierto.

El comercio ilícito afecta a las telas: más del 60% están subfacturadas, los hilos de coser provienen de Colombia en modalidad de hormiga y en la ropa no menos del 40% estaba subfacturada antes de la pandemia. 

El comercio ilícito afecta a las telas: más del 60% están subfacturas, los hilos de coser provienen de Colombia en modalidad de hormiga y en la ropa no menos del 40% estaba subfacturada antes de la pandemia.

"Es una forma muy sencilla de lavar dinero el contrabando de productos textiles y esto financia el crimen organizado", explica Díaz. 

Con relación al control, Díaz asegura que las capacidades del Gobierno para controlar el contrabando abierto son "muy limitadas" y han sido "superadas" por las redes de contrabandistas. Díaz cree también que el gobierno de Moreno no ha hecho prácticamente nada para combatir el contrabando técnico, que ha crecido "en los últimos cinco a ocho años". "Desde Canadá a Chile los únicos países sin mecanismos para combatir la subfacturación son Ecuador y Venezuela", explica el dirigente gremial.  "Tenemos un perfilador de riesgo desactualizado que no detecta los engaños y la Aduana no ha actualizado sus bases de valor desde 2014", destaca el empresario. 

Para este año y con el nuevo Gobierno, este gremio organizará un evento regional en donde se discutirá el comercio ilícito. 

Las millonarias pérdidas que le provoca al Estado el contrabando de cigarrillos

En el sector de la industria tabacalera, la situación de crisis producida por el contrabando se mantiene. Según un estudio elaborado por MSInteligence, un alto porcentaje de los cigarrillos que se venden en las calles del país tienen procedencia ilegal. La mayoría provienen de países del Asia, como China, India y Corea del Sur, aunque un porcentaje significativo ha sido fabricado en Colombia y Paraguay. Se presume que la mayoría de estos cigarrillos llegan por las fronteras terrestres y por los pasos irregulares. Entre las principales marcas irregulares que se pueden conseguir en el país están Silver Elephant, Carnival y Ultima. 

En 2019, la industria tabacalera estimó que el 72.4% de los productos que se consumen en el país provienen del contrabando. Además, entre 2015 y 2019 el Estado ecuatoriano dejó de recaudar por lo menos USD 851 por concepto de ICE que no pagan los productos traídos y comercializados de manera irregular. Se estima que en 2020, la pérdida alcanzó por lo menos USD 277 millones adicionales. Así, el Gobierno pierde por lo menos USD 3.20 por cada cajetilla iregular  de 20 unidades que se vende en el país.

Por lo menos el 70% del precio de una cajetilla legal corresponde a impuestos, lo que significa que cuesta USD 5.10, mientras que las cajetillas de marcas de contrabando se venden a USD 1.20.

Entre 2015 y 2019 el Estado ecuatoriano dejó de recaudar por lo menos USD 851 por concepto de ICE que no pagan los productos traídos y comercializados de manera irregular. Se estima que en 2020, la pérdida alcanzó por lo menos USD 277 millones adicionales. En los últimos seis años, las pérdidas suman más de mil millones de dólares. 

Los mercados populares son el epicentro de la venta de este tipo de productos. En Quito, se pueden conseguir sobre todo en El Tejar, en el Centro Histórico, mientras es posible conseguirlos también en el Mercado Iñaquito, en el norte. En varios puntos de la ciudad, como el sector del Quicentro norte, el Playón de la Marín o en Solanda, se puede observar la venta informal de cigarrillos.

En Guayaquil, en cambio, el punto de abastecimiento está en la Bahía, el gran centro comercial informal guayaquileño, y también en el Mercado Central. En el Mercado Central de Manta y en la calle 29 de Julio, en el centro de Santo Domingo, también es posible ver estos puntos de distribución, sin que se evidencie mayor control de las autoridades.


 En Santa Lucia, provincia del Guayas agentes de la UNIAD incautaron 40.000 unidades de cigarrillos. Foto: Policía Nacional

La informalidad del contrabando, en especial de la venta de cigarrillos de modo ilegal, asciende a cifras históricas. El último estudio realizado por la firma Invamer muestra que, a diciembre del 2020, el contrabando de cigarrillos en Ecuador alcanzó el 79% de participación del mercado. Según el estudio, la zona con mayor índice de ilegalidad es Costa con un 90% de consumo de cigarrillos de contrabando y las provincias donde se encuentra el mayor volumen de ilegalidad son Manabí con 88%. Guayas con un 87% y Pichincha con 71%.

En Ecuador, el 78,5% de los cigarrillos de contrabando llegan de Asia, seguido por Colombia con un 12,5%. Las marcas Silver Elephant y Carnival son las marcas de contrabando más vendidas con 26,3% y 20,5%, respectivamente, según el informe.

Sin embargo, la compra venta de los cigarrillos de contrabando no está en la calle sino de forma mínima: apenas un 10% de las personas que los adquieren lo hacen en la calle. El porcentaje más alto, 70%, compra en tiendas de barrio y el restante 20% de la distribución y venta se la hace desde licorerías, kioskos y supermercados.

Ecuador tiene una enorme economía informal. Según el INEC, solo 2 de cada 10 ecuatorianos tenían un empleo adecuado a diciembre del 2020. Lo cual significa que de cerca del 80% de la PEA está en el subempleo, el trabajo informal y  precario y en el desempleo. Esta crisis económica, laboral, social y sanitaria (por la Covid-19) mantiene a la economía en retroceso y crea constantemente un enorme ejército de personas dispuestas a ser piezas del contrabando.

La relación del contrabando con otros delitos como el lavado de dinero y el narcotráfico

Diversas fuentes consultadas coinciden en relacionar el contrabando con el lavado de dinero y otros delitos transnacionales como el narcotráfico, la trata de personas y el tráfico de combustibles. El dinero del producto del crimen organizado se empezó a alejar del mercado financiero en tanto y en cuanto se incrementaron los controles en la banca y en los circuitos legales de dinero. A esto coadyugó la cooperación internacional entre Fiscalías y con leyes y sistemas transnacionales. Sin embargo, ese dinero ahora se lava en la calle, en un sofisticado sistema de redes humanas y logísticas que se relacionan, se retroalimentan y se complementan. El mecanismo adoptado se denomina “pitufeo”. Para las autoridades consultadas, el dinero que surge del crimen organizado alimenta la liquidez en el contrabando.

El “pitufeo” o “smurfing” mueve las mercancías fuera de la zona de aduanas para la reventa. Esto implica el uso de un gran número de personas para comprar todo lo que puedan en el límite legal, y luego se reúne la mercancía en un solo lugar.

Esto permite que el sistema de lavado empiece con pagos a los grandes proveedores del mercado asiático y colombiano, que llega en cascada hasta el vendedor de la calle y de las tiendas de barrio. 
Otro sistema es la introducción del contrabando por canales legales, llamado “contrabando técnico”: el origen ilícito de los productos está disfrazado por documentos falsificados, o son desviados hacia el mercado ilegal después de entrar legalmente al país. Este sistema crea empresas de papel, que son utilizadas para la importación y exportación ilegal, duran pocos meses y luego desaparecen.

Los lavadores de dinero tienen un arsenal de métodos a su disposición para canalizar su dinero sucio hacia donde sea necesario para hacer las compras, usando todo, desde empresas fachada de exportación e importación hasta el contrabando de dinero en efectivo.

Lea en nuestra siguiente entrega: Las causas del contrabando, informalidad y redes de crimen organizado. 

Este reportaje es un contenido patrocinado por Itabsa. 

[RELA CIONA DAS]

La ministra Creamer y su tarjeta antivirus
Redacción Plan V
Estas son las razones del caos de la vacunación en Quito
Redacción Plan V
La Covid de la corrupción
Rodrigo Tenorio Ambrossi
El Gobierno prepara un confinamiento de fin de semana contra la pandemia
Redacción Plan V
Vacunas urgentes para la reactivación económica
Ana Minga
GALERÍA
El contrabando en el Ecuador prosperó a la sombra de la pandemia
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Quito en piloto automático mientras el cerco sobre Jorge Yunda se estrecha
Redacción Plan V
La Conaie fustiga contra el COE Nacional
Redacción Plan V
Así llegó la vacuna contra la covid a los maestros de Quito
Fermín Vaca Santacruz
Lenín Moreno lleva a Miami una barra pagada ...por nosotros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La ambigua relación de Lasso con la Universidad de Los Hemisferios
Redacción Plan V
Harrison Salcedo fue asesinado el mismo día que se reinstaló la audiencia preparatoria de juicio en su contra
Redacción Plan V
Correa y Yunda perdieron a los quiteños
Mariana Neira
Ximena Moreno abrió el camino para que más mujeres pudieran volar
Gabriela Muñoz