Back to top
27 de Septiembre del 2021
Historias
Lectura: 26 minutos
27 de Septiembre del 2021
Redacción Plan V
¿El éxito del Plan de Vacunación dependerá de la inmunización de los niños?
0

El Gobierno espera inocular a  adolescentes y niños, entre cinco y 12 años, hasta noviembre próximo. Foto: Ministerio de Salud

 

La vacunación contra el Covid en Ecuador ha entrado en una etapa decisiva: la vacunación de adolescentes y niños. Según el Gobierno, este proceso se realizará entre octubre y noviembre. Expertos cuestionan la falta de datos oficiales y los mensajes confusos sobre esta inmunización.



Esteban Ortiz, experto en salud pública, preguntó a Francisco Pérez, subsecretario Nacional de Vigilancia de la Salud Pública, cuántos niños han fallecido por Covid en Ecuador. El funcionario dijo que no disponía de esa información, sino solo el porcentaje de la mortalidad de los niños que habían sido atendidos por el sistema de salud y que este era del 3%. En esa cifra se quedan por fuera los niños que no accedieron a este sistema o murieron sin un diagnóstico o sin prueba. Pérez habló de una investigación en curso con el Registro Civil y el INEC sobre estos casos.

Ortiz, sin embargo, tenía más información que el subsecretario. La presentó en un conversatorio con la prensa, el pasado 13 de septiembre, en el que se discutieron los retos de la vacunación a menores de edad. En ese encuentro, el experto divulgó un análisis sobre los aproximadamente 400.000 contagios que se habían registrado oficialmente en el país desde febrero de 2020 hasta el 24 de mayo de 2021.

Esteban Ortiz, experto en saud pública.

En ese lapso, hubo al menos 34.001 contagios y 258 muertes relacionadas con Covid en niños y jóvenes de 0 a 19 años. Según Ortiz, en 2020, la tasa de hospitalización de niños de 0 a 4 años fue del 22%; de 5 a 9 fue del 12%; de 10 a 14 años fue del 5%; y de 15 a 19 años, el 3%.  Según la información que expuso, la mayor mortalidad se registró en niños de 0 a 4 años (3,4%) y aduce a que posiblemente tenían otras enfermedades adicionales. Este investigador afirma que los adolescentes, de entre 15 y 19 años, han sido los que más se han contagiado, pero su mortalidad solo ha llegado al 0.3%.

“Con datos es más fácil hacer los análisis”, dijo Ortiz en el conversatorio y al tiempo que cuestionó la falta de datos públicos. Contó que esas cifras las obtuvo de la anterior administración de Salud. Este ha sido uno de los investigadores que ha solicitado cifras actualizadas sobre el Covid en los menores de edad, cuya vacunación inició desde el pasado 13 de septiembre en los adolescentes de entre 12 y 15 años.

Ese día, coincidente con el reinicio de las clases, el Ministerio de Salud inició la inoculación de 1,3 millones de adolescentes que están en esas edades. “Tenemos suficiente evidencia científica para tomar esta decisión y que los chicos reciban la vacuna para estar protegidos en el regreso a clases, con el objetivo de evitar que haya brotes como en otros países”, afirmó la ministra Garzón. La ministra del ramo, Ximena Garzón, dijo que se había elegido la vacuna de Pfizer por ser segura y eficaz.  Según el esquema de vacunación oficial, en seis meses recibirán la segunda dosis y en el caso de los adolescentes con enfermedades agravantes, la segunda dosis se aplicará en 28 días luego de la primera.

Según la información que expuso, la mayor mortalidad se registró en niños de 0 a 4 años (3,4%) y aduce a que posiblemente tenían otras enfermedades adicionales.


El pasado 13 de septiembre se inició la vacunación de adolescentes entre 12 y 15 años en las instituciones educativas. Foto: Ministerio de Salud

En la primera semana, Salud vacunó a 200.000 menores y prevé terminar en octubre con la vacunación de este grupo. De los pocos datos disponibles, el 28% de los menores de entre 12 y 15 años ha sido inmunizado con una primera dosis, según el portal oficial Vacunómetro. De ellos, el 6% ya cuenta con una segunda dosis y la recibieron por tener una enfermedad catastrófica, huérfana, rara o sufre alguna discapacidad.

Otro anuncio se sumó el 14 de septiembre. La Ministra informó en un conversatorio con la prensa el inicio también de la vacunación de niños entre los 6 y 11 años de edad, que suman dos millones de los 17,7 millones de ecuatorianos. Pero 10 días después, en una entrevista más reciente con la agencia EFE, Garzón incluyó a los niños de cinco años y adelantó que esta fase arrancará a mediados de octubre y se hará a través de los centros de vacunación, supermercados y brigadas móviles.

Pero aún el Ministerio no ha confirmado qué vacuna se aplicará a los más pequeños ni el número de dosis. Esta semana está prevista una reunión de la Comisión Asesora de Prácticas de Inmunizaciones de Ecuador (CAPI) en Quito y entonces se harán públicos al país los lineamientos, dosis, estrategia, evidencia científica y demás datos relacionados con el tema, anunció esta cartera en un chat de prensa. Para este grupo estaría prevista la vacuna Sinovac, según lo dijo Garzón en una entrevista con Ecuavisa. Afirmó que Sinovac se ha probado en niños menores de 12 años, no así en el caso de Pfizer.

El Ministerio había anunciado vacunar el 75% de la población para lograr la inmunidad de rebaño. Pero esto cambió a raíz de la llegada de las variantes del virus, como la Delta, que aumenta el riesgo de contagio de las personas inmunizadas.  Ahora Salud busca llegar al 85% de la población y para ello es necesario inmunizar a los niños.

¿Acelerar o no la vacunación?

Fernando Aguinaga, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Pediatría, explicó que es importante vacunar a los niños por tres razones. La primera es evitar que el niño se enferme gravemente. Si bien los menores han sido los menos afectados por el virus, sí hay un grupo vulnerable que tiene otras enfermedades como asma, problemas neurológicos o diabetes que debe ser protegido. A nivel mundial se calcula que del 12% al 14% de los infectados van a ser niños y de estos apenas el 1% van a tener una complicación, agregó el experto.

En segundo lugar, su vacunación es importante para prevenir que los niños contagien a grupos de riesgo; y tercero, evita que existan mutaciones del virus en los grupos que no se han vacunado.

En el conversatorio, quedó claro que esta última posibilidad preocupa al Ministerio. Gonzalo Pullas, representante de Fuerzas Armadas en el Plan de Vacunación, citó la experiencia de Israel. Narró que a marzo de 2021, más de la mitad de los 9,3 millones de israelitas habían recibido las dos dosis. Entre mayo, junio y julio, este país no registró muertes por el virus y desapareció el uso de la mascarilla. En la actualidad, solo queda el 30% de personas sin vacunar.

Pero desde julio, agregó Pullas, empezaron a registrar nuevos casos y en septiembre el número de contagiados llegó a 10.000 infectados nuevos diarios. Casi el 60% de las hospitalizaciones eran de personas completamente vacunadas. “Los investigadores asumen que se debe a la diseminación del virus que se dio a través de los niños no vacunados e infecciones irruptivas, es decir personas que a pesar de estar completamente vacunadas se infectan. Israel sugiere que el nivel de protección de las vacunas decae con el tiempo, especialmente frente a la variante Delta. Por eso, impulsa una tercera dosis desde agosto. ¿Ecuador logrará evitar la experiencia de Israel, una cuarta ola de contagios?”, preguntó Pullas a los expertos participantes.

Ortiz le dijo que no es una prioridad en este momento de una tercera dosis porque la situación epidemiológica de Israel es distinta a la del Ecuador. “Aquí hubo mucho contagio natural y muchas de esas personas ya nos vacunamos, y eso reduce mucho más el riesgo, tanto así que hemos tenido tres o cuatro días sin muertes por Covid”. Por lo tanto, los esfuerzos deben centrarse en los menores. Ortiz es de los investigadores que considera que en la vacunación de los niños mayores de cinco años se debe acelerar. Recomienda al Ministerio enfocarse más en la vacuna de los niños que en la tercera dosis. En Ecuador, 9,8 millones de la población está vacunada con las dos dosis.

Pero hay otros temas en discusión como el tipo de vacuna a usarse. Aguinaga explica que los niños es el grupo al que más se vacuna porque se sabe que a esa edad, la respuesta inmunológica es mejor, más duradera y más eficiente. “El sistema inmune responde mejor”. Siempre se ha usado la tecnología de virus inactivo (como la de Sinovac) y es fácil pensar que es una vacuna adecuada para este grupo de edad, sostiene. En junio pasado, la revista The Lancet publicó un estudio acerca de que la vacuna china es segura para niños y adolescentes entre 3 y 17 años. El 20 de septiembre pasado Pfizer publicó un estudio en el que confirmaba que su vacuna es segura para niños de 5 a 11 años. Esta farmacéutica aún está a la espera de una aprobación de la FDA para la vacunación de este grupo en Estados Unidos. En adolescentes, estudios han demostrado que esta vacuna es segura para 12 a 15 años. 


El 28% de los menores de entre 12 y 15 años ha sido inmunizado con una primera dosis hasta el momento, según el portal oficial Vacunómetro. Foto: Ministerio de Salud 

Siempre se ha usado la tecnología de virus inactivo (como la de Sinovac) y es fácil pensar que es una vacuna adecuada para este grupo de edad, sostiene Aguinaga.

¿Esperar o no la vacunación de los más pequeños? “Si tenemos el acceso a vacunas y la cantidad necesaria para los mayores de 12 años, totalmente de acuerdo. Cuando la evidencia científica sea lo suficientemente fuerte y las recomendaciones internacionales ya tengan un pronunciamiento sobre cómo manejarlo en niños menores, totalmente de acuerdo que se inicie la vacunación en estos grupos”, dijo Aguinaga.

“Yo creo que es un poco apresurado decir que vamos a vacunar a mediados de octubre. Invito a que las autoridades hagan grupos de discusión científica para ver los beneficios, que sin duda tendrá la vacuna, pero también tener esquemas que garanticen el acceso a todo los niños y adolescentes”, agregó. 

La misma cautela la comparte María Belén Mena, médica y docente de Farmacología en la Universidad Central del Ecuador. Ella cree que la vacunación en menores de 12 años es una decisión acelerada y también es partidaria de esperar datos más concluyentes. “La pandemia no es una razón para adelantarnos a los datos de los pocos ensayos clínicos que hay sobre niños menores de 12 años”. En su opinión, una meta política no podría estar por encima de la seguridad de los pacientes y que, además, hacen falta otras medidas para un regreso seguro a las aulas o a los trabajos como mejorar la ventilación en los centros educativos o medidas seguras para el traslado de estudiantes y trabajadores en el transporte público.

A esto, la investigadora lo llama tener una posición ‘vacunocéntrica’. Dice que la vacuna no lo es todo y que es importante revisar el patrón epidemiológico y cómo este se ha comportado en niños de América Latina y de Ecuador. Cree que esos datos no han sido transparentes y que si no fuera por los investigadores no se tendría acceso a esa información.

La farmacovigilancia es una forma de mitigar las inquietudes sobre la seguridad de las vacunas, pues permite identificar a quién vacunar y a quién no, sostiene. Cuestiona que no exista un documento público sobre las reacciones adversas a la vacuna, edades y ciudades. La OMS ha publicado el quinto informe mundial sobre reacciones adversas, y no registra datos sobre Ecuador. “Pretendemos vacunar a niños de cinco años y ¿cómo está nuestro sistema de farmacovigilancia?, ¿cómo se está identificando?”, se pregunta.

Una o dos dosis

La ministra Garzón ha sido cuestionada por no tener un mensaje claro sobre la vacunación a niños. Primero habló de mayores de seis años, luego de cinco. Respecto al número de dosis, mencionó en la misma entrevista con Ecuavisa que si es que los padres desean vacunar a sus hijos a los 28 días, aunque no tenga una enfermedad de riesgo, “lo podrán hacer sin ningún problema”. Es importante un mensaje claro desde el Gobierno sobre usar una o dos dosis, dijo Ortiz.

Sobre este tema, el subsecretario Pérez comentó que -después de revisar literatura científica- es mayor el beneficio que el riesgo de la aplicación de una segunda dosis. Reconoció que hay temor sobre la aparición de miocarditis, una enfermedad del músculo cardíaco que dificulta que el corazón bombee sangre al resto del cuerpo. En julio pasado, el Reino Unido informó que decidió no inocular a la mayoría de los niños y adolescentes hasta que tengan más datos sobre la seguridad de las vacunas, y lo dejó solo para los niños mayores de 12 años con ciertas enfermedades. Pero el pasado 13 de septiembre, las autoridades sanitarias recomendaron vacunar a los menores entre 12 y 15 años con una sola dosis de Pfizer y que se decida sobre una segunda dosis cuando existan más datos a escala mundial. 

“Nosotros no estamos en esa misma tónica, pero sí en la posibilidad de realizar un estudio de seroconversión para conocer después de la primera dosis en los adolescentes de 12 a 15 años cómo fue su respuesta inmune y si es necesario esa segunda dosis, así como su seguridad”, dijo el subsecretario Pérez. Salud prepara un protocolo para tomar una muestra en ese grupo poblacional.

En julio pasado, el Reino Unido informó que decidió no inocular a la mayoría de los niños y adolescentes hasta que tengan más datos sobre la seguridad de las vacunas.

Nikolaos Kyriakidis, investigador de la Universidad de las Américas (UDLA), sugirió en el mismo conversatorio aplicar dos dosis hasta tener datos de que una sola dosis es eficaz. Las dos dosis, dijo, no solo es para subir los anticuerpos sino lo más importante tiene que ver con las reacciones de los centros germinales, que incrementan la calidad de los anticuerpos  y prolongan la vida de la inmunidad.

Mario Rubio, pediatra y jefe de cardiología pediátrica del hospital Baca Ortiz, comparte el criterio de que mientras no exista evidencia de la eficacia de una dosis debería mantenerse la recomendación de dos dosis. Recalcó que las vacunas ARN mensajero (Pfizer) son las que causan mayor cantidad de problemas. Con la de Sinovac, las reacciones adversas no son tan molestas como una miocarditis o pericarditis. Este médico pide que el país cuente con sus propios datos sobre la población ecuatoriana.

La Sociedad Ecuatoriana de Pediatría tiene un representante en el CAPI. Aguinaga dice que este grupo asesor de vacunas ha recomendado las dos dosis, pero la Ministra ha salido con otras indicaciones que confunden a la población, en su opinión. Este gremio no ha sido llamado a ser parte de las investigaciones que anuncia el Ministerio. “Pero los grandes estudios están, por ejemplo, en Estados Unidos. El fabricante ya los ha hecho y está dando una recomendación, sería una pena que un plan de vacunación tan exitoso, como el ecuatoriano, en pequeñas cosas podamos crear nuevas deficiencias, mutaciones o resistencias con el coronavirus”.

El riesgo de la miocarditis

Kyriakidis asegura que lo primero que se sabe es que la miocarditis es leve en adolescentes, aunque todavía no existen resultados a largo plazo. En el conversatorio, citó un estudio de la revista Journal of Pediatrics que dice que las personas con miocarditis después de la vacunación se recuperaron por completo: “El curso hospitalario es leve con una rápida recuperación clínica y excelentes resultados a corto plazo”.

De acuerdo a datos de EEUU fue mayor la hospitalización de adolescentes, entre 12 y 17 años, por Covid que por miocarditis. En las adolescentes mujeres se registraron de ocho a 10 casos de miocarditis y un fallecimiento por cada millón de segunda dosis de vacunación. Mientras que en los varones, se registraron 56 a 69 casos de miocarditis y dos muertes, según datos a junio pasado de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Nikolaos Kyriakidis, investigador de la Universidad de las Américas (UDLA)

La duda la puso el Reino Unido cuando el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización de ese país informara que el riesgo de miocarditis es de 3 a 17 casos por cada millón para la primera dosis y de 12 a 34 por cada millón para la segunda dosis, explicó el experto. Ese Comité recomendó la vacunación de niños de 12 a 15 años que padecen discapacidades neurológicas severas, síndrome de down, diabetes, discapacidades de aprendizaje, cardiopatía congénita.

“Existe una evidencia cada vez más sólida de una asociación entre la vacunación con vacunas de ARN COVID-19 y la miocarditis. Este es un evento adverso muy raro. Los datos disponibles de EEUU y Canadá indican que la tasa de notificación de miocarditis es mayor después de una segunda dosis de vacuna de ARN, en comparación con la primera dosis. No se ha identificado ninguna asociación con una infección previa por SARS-CoV2 y miocarditis después de la vacunación”, publicó el Comité el pasado 3 de septiembre. 

Agregó además: “Los datos disponibles indican que las manifestaciones clínicas de la miocarditis después de la vacunación suelen ser autolimitadas y se resuelven en poco tiempo. Sin embargo, el cuadro clínico es atípico y el pronóstico a mediano y largo plazo (meses a años), incluida la posibilidad de persistencia del daño tisular resultante de la inflamación, es actualmente incierto, ya que aún no se ha producido un tiempo de seguimiento suficiente”.

Pero Kyriakidis dice que hubo varios temas que no se mencionaron en este estudio. Uno de ellos es que no tomó en cuenta el papel integral de los niños en la transmisión del virus o el impacto de la miocarditis por la enfermedad.

Este investigador explicó en el conversatorio que, según los datos del CDC, hay más riesgo de padecer miocarditis por el virus que por la vacuna. En EEUU, hubo 150 casos de miocarditis provocados por Covid por cada 100.000 pacientes, mientras que la vacuna generó nueve casos por cada 100.000 pacientes sin Covid.

Este investigador explicó en el conversatorio que, según los datos del CDC, hay más riesgo de padecer miocarditis por el virus que por la vacuna.

Al pediatra Rubio le preocupa otro asunto: el acceso de los niños a cardiólogos. De su experiencia en el Baca Ortiz, este es bastante escaso, sobre todo en lugares alejados. “El diagnóstico de miocarditis o pericarditis en los niños no es tan fácil como en los adultos, la sintomatología es distinta”. Él es otro especialista que prefiere una vacuna de virus inactivado. Las complicaciones que ha visto en el Baca Ortiz ha sido en niños con comorbilidades, pero los que empeoran son los niños pequeños de uno a tres años, sostiene. Recomienda la vacunación para esta población cuando exista más datos.

Mena recalca que las vacunas con tecnología RNA son nuevas, que no se han probado en niños y no se sabe qué puede pasar. “La miocarditis se identifica porque se investiga a corto plazo, en menos de un año”. La experta se pregunta qué pasaría con un niño presenta este cuadro y cómo accedería a una atención oportuna para que no se complique. “Hay que fortalecer la farmacovigilancia”, pide.

El caso chileno

Chile es uno de los países que observa el gobierno ecuatoriano. Marcela Potin, pediatra infectóloga por la Pontificia Universidad Católica de Chile, asegura que en su país no se han presentado problemas en la vacunación de los niños. Este país arrancó con la vacunación de niños de 6 a 11 años el pasado 13 de septiembre. En ese país, el 84% de sus jóvenes de 12 a 17 años recibió una primera dosis.

Potin contó a PlanV que durante este proceso sí se han presentado casos aislados de ‘miocarditis benignas’, es decir que entran al hospital para ser monitoreados, se les controla el dolor -que es la principal molestia- y se van de alta sin secuelas. Los días de hospitalización dependen del tipo de miocarditis, pero una moderada puede requerir cuidados entre 5 o 7 días. “Esta miocarditis en relación a esta vacuna pareciera ser bastante bien tolerada en los niños”. Los adolescentes primero acudieron a los vacunatorios y ahora la inmunización se hace en los colegios.

Potin contó a PlanV que durante este proceso sí se han presentado casos aislados de ‘miocarditis benignas’, es decir que entran al hospital para ser monitoreados, se les controla el dolor -que es la principal molestia- y se van de alta sin secuelas.

Cuenta que la vacuna contra el Covid se ha incluido en el sistema de vacunación regular del segundo semestre del Programa Nacional de Inmunizaciones. Chile ha decidido suministrar simultáneamente la vacuna contra el Covid con otro tipo de vacunas. Para ello, prepararon a las enfermeras para este ciclo y reforzaron el manejo de las reacciones alérgicas. En Chile, está autorizado el uso de la vacuna de Sinovac para los niños y adolescentes entre 6 y 17 años; y en el grupo de 12 a 17 años se usa también la Pfizer, según la disponibilidad. En Chile, el uso de Pfizer en menores de 12 años aún no está autorizado. Ese país inició un estudio en menores que han sido vacunados con Sinovac sobre reacciones adversas y seguridad. Las dos vacunas son una alternativa para los chilenos, dice la experta.

Potin dice que es importante vacunarlos porque los adolescentes socializan mucho por su edad. En Chile ha sido preocupante su condición porque hay mucha obesidad en los menores. Los casos más graves, afirma, se han presentado en aquellos que son más grandes y que tienen sobrepeso.

Otra razón para su vacunación es que sigan con su vida normal, que puedan ir a los centros educativos, que los padres estén más tranquilos de enviarlos. “Ellos son víctimas silenciosos, están con depresión, ansiosos, con crisis de pánico, comiendo mucho, eso hay que remediarlo”.

GALERÍA
¿El éxito del Plan de Vacunación dependerá de la inmunización de los niños?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Un exgeneral de la Policía fue testigo clave en la defensa de Carolina Llanos
Redacción Plan V
La Corte IDH declaró responsable al Estado ecuatoriano por la desaparición de Gustavo Garzón
Mayra Caiza
Santiago Guarderas, su entorno y su hoja de ruta para Quito
Redacción Plan V
Iván Vaca, la historia de otra víctima del "Estado carcelario"
Diana Romero

[MÁS LEÍ DAS]

Las razones por las que Bélgica es más paraíso fiscal que Panamá
Mariana Neira
Legisladores, pipones, diezmos y el retorno del amo
Mariana Neira
Cuando el Estado le falla a un niño torturado
Susana Morán
El febrescorreísmo y la izquierda folclórica sueñan con un golpe de Estado
Iván Flores Poveda