Back to top
9 de Marzo del 2020
Historias
Lectura: 9 minutos
9 de Marzo del 2020
Redacción Plan V
El gran negocio de las facturas fantasmas y el caso Arroz verde
0

Anillo Vial Quevedo que se realizó en el gobierno anterior, por una de las empresas involucradas supuestamente en la trama de Arroz Verde y el uso de facturas fantasmas. Foto: Diario El Universo

 

Las facturas fantasmas son una plaga en el Ecuador. Más de 500 empresas habrían hecho uso de estas para evadir impuestos, según el propio SRI. El tema quedó olvidado desde junio del 2016, cuando la entidad hizo una Resolución con sus datos. Hasta cuando el ex director de la Regional Norte lanzó un libro en el cual denuncia la impunidad sobre el uso de facturas y empresas fantasmas.

El último dato oficial de uso de facturas fantasmas para perjudicar al fisco y para otro tipo de delitos fue dado por el Servicio de Rentas Internas, SRI, que entonces dirigía Leonardo Orlando, ahora prefecto de Manabí. Y lo hizo mediante una Resolución publicada en el Registro Oficial el 17 de agosto de ese año, donde se señalaba que el Estado ecuatoriano había sido perjudicado nada menos que en USD 2.254,7 millones. De esa manera, el SRI rompía un silencio de cinco años, en los cuales supuestamente no se había detectado el uso de facturas fantasmas. Según el organismo estatal, unas 512 empresas habían hecho uso de estas facturas, y más de 15 mil personas naturales se habían visto involucradas en el mecanismo. 

Dos años después, el entonces director de la Regional Norte del SRI, Marcelo León Jara, recibió una notificación de inicio de examen de la Contraloría General del Estado, el 18 de julio del 2018. Según la Contraloría, el director era responsable, junto a una veintena de funcionarios, de 14 millones de dólares correspondientes a impuesto a la renta que el SRI o no cobró o no le pagaron. Producto, esto, de que no tenían estos funcionarios una base de datos de empresas fantasmas. Eso, según la muestra que había tomado la Contraloría de 37 contribuyentes, significaba que habían dejado pasar 14,7 millones. Esto correspondía al ejercicio económico desde el 2012 al 2017.

León Jara trabajó en esa dirección desde enero del 2007 hasta febrero del 2012. Cuando el ex funcionario explicaba a una funcionaria del SRI la situación, esta dijo que el organismo no estaba en capacidad de encontrar ni empresas ni facturas fatasmas. Lo cual era indamisible, porque en su periodo como director sí habían encontrado fantasmas en la Regional Norte y se había luchado contra esta ilegalidad. Efectivamente, en un memorando del 31 de marzo de 2010, dirigido al entonces director del SRI, Carlos Marx Carrasco, se daba cuenta de cuatro contribuyentes que hicieron uso de facturas fantasmas. La denuncia fue presentada en la Fiscalía General. 

En ese entonces, en dos grandes empresas ecuatorianas se encontró que habían usado facturas fantasmas. León Jara asegura que en el caso de una de estas, una constructora, "cuando era vicepresidente Lenín Moreno me presionaron para que haga rápido la auditoría, me pusieron gente para que me presione y me mandaron a su primo, Arturo Moreno, intentó cohecharme y yo lo mandé preso".

"cuando era vicepresidente Lenín Moreno me presionaron para que haga rápido la auditoría, me pusieron gente para que me presione y me mandaron a su primo, Arturo Moreno, intentó cohecharme y yo lo mandé preso".

Los perpetradores de este sistema de fraude toman cédulas de personas sencillas y conforman empresas. Obtienen toda la documentación legal, lo cual hace sospechar a León Jara que existe complicidad de organismos de control, empezando por las notarías. Con las empresas legalizadas se presentaba la solicitud de crédito en los bancos. Luego de la quiebra bancaria, estas empresas quedaron vivas, ya no para generarse créditos sino para generar facturas fantasmas. Es la misma modalidad constituyen empresas, incluso algunas que no han sido cerradas sino abandonadas son tomadas por los interesados y les dan vida.  El objetivo es llegar al SRI, demostrar que la empresa está constituida con todas las de ley, y pedir el RUC. El SRI revisa y generalmente los papeles están en orden, en lo formal, y se les concede el Registro. De inmediato van a una imprenta y se hace un libretín, el cual, en manos delincuenciales se crea el caos: esta gente hace estas empresas y los boletines para vender las facturas. El delincuente va donde los empresarios o ellos ya saben quien tiene y piden una factura por la cantidad que necesitan y ellos cobran entre el 3% y el 10% del valor facturado. Esa factura la ponen dentro de la contabilidad, como costos o gastos.

El quid de los impuestos es: la base imponible se forma con los ingresos menos los costos y gastos. Mientras menores sean los impuestos y mayores los ingresos y gastos, la base imponible es menor. Y se paga menos impuestos. Entonces se incluyen estas facturas fantasmas que no tienen sustento económico. Pero otorga la formalidad de que se hizo el gasto. Si el SRI no tiene una metodología para controlar esto, lo pasan como válido. Incluso pueden solicitar la devolución del IVA.


El ex director de la Regional Norte del SRI hace una denuncia sobre la impunidad de las facturas fantasmas.

La mata de las empresas fantasmas es Guayaquil, dice León Jara, y el consumo es nacional. También se hacen en Quito y en otras provincias pero en menor medida.

A inicios del 2007 se había levantado una base de empresas que habían hecho uso de empresas fantasmas. En la Dirección Regional se había advertido de que se apliquen los mecanismos para detectar empresas fantasmas. Producto de eso se cobró a una empresa importadora de ropa, con sede en Quito, 8,3 millones de dólares. Esta tuvo que vender un edificio para pagar al SRI. Con esa base de datos de las empresas que usaban facturas falsas para evadir al fisco los auditores sabían a dónde y a qué iban.

Las facturas fantasmas no solo se usan para evadir impuestos. Según el ex director regional también sirven para lavado de activos, contrabando y su justificación. Pone un ejemplo: si alguien tiene dinero de origen ilícito y decide traer mercadería de contrabando al país. Como no la ha comprado en el Ecuador, tiene que justificar ante el SRI que esa mercadería tiene un origen legal. La empresa que fue sancionada con más de 8 millones es un ejemplo: ellos presentaron las facturas de compra, todo legal, pero si se averigua al proveedor, entonces sacaban las facturas fantasmas.

Caso Sobornos: cuatro empresas involucradas fueron ya denunciadas por Contraloría por el uso de facturas fantasmas.

El uso más reciente de estas facturas, dice León, fue con el Caso Sobornos, sobre todo en la investigación periodística llamada Arroz Verde. Ahí se descubrió un nuevo mecanismo, el de cruce de facturas, con el cual se habría permitido que se hiciera uso de facturas fantasmas. Fiscalía debiera ordenar o pedir que las empresas que están siendo juzgadas en el caso sean a la vez auditadas por el SRI, pide el ex funcionario. En este caso, el presunto dolo consiste en que una empresa, potencial beneficiaria de contratos con el Estado, pague los gastos en que incurra el otorgador de los contratos, que en este caso sería Alianza País y los funcionarios acusados de sobornos.


El SRI es la entidad llamada a controlar el uso de facturas fantasmas para evadir impuestos Foto: La Hora

El artículo 10 del Régimen Tributario Interno ordena que el SRI puede debe aceptar solo los gastos que generen, mantengan o incrementen ingresos, dentro del giro del negocio. ¿Qué hacían empresas constructoras pagando escenarios o camisetas?

La justificación para una glosa sería que las facturas pagadas por estas empresas se hicieron a proveedores que no estaban dentro del giro de negocio de las empresas. Por ejemplo, la empresa constructora mencionada habría pagado a músicos o tarimas. El artículo 10 del Régimen Tributario Interno ordena que el SRI puede debe aceptar solo los gastos que generen, mantengan o incrementen ingresos, dentro del giro del negocio. ¿Qué hacían empresas constructoras pagando escenarios o camisetas?

¿Cómo se detecta una empresa fantasma?

Una empresa fantasma se detecta porque no existe donde dice que existe, no tiene empleados, no hay aportes al IESS, no paga servicios básicos, no tiene propiedades, no paga impuestos prediales, no tiene vehículos,  no paga matrícula, no importa, no exporta, no compra, no vende y por tanto no existe, no están en gremio alguno, no hace declaraciones de IVA ni de Impuesto a la Renta. Son cerca de 25 variables que se chequean desde el SRI. 

GALERÍA
El gran negocio de las facturas fantasmas y el caso Arroz verde
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así funcionan los monitoreos de celulares que el Gobierno usa para vigilar la epidemia
Redacción Plan V
Los cuatro pilares de la respuesta a la pandemia
Pablo Andrés Martínez* razonpublica.com
El subempleo explica por qué al guayaquileño le cuesta más la cuarentena
Por Revista Gestión
La angustia del dueño de un hotel en Cuyabeno que recibió al segundo paciente con coronavirus en Ecuador
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

Coronavirus: La odisea de los primeros tres recuperados en Ecuador
Susana Morán
Esta es la historia no contada de la paciente 0 en Ecuador
Redacción Plan V
Minuto a minuto todo sobre el coronavirus en Ecuador
Redacción Plan V
¿Cuánto tiempo podrán el Ecuador y el mundo sostener la cuarentena?
Redacción Plan V