Back to top
25 de Julio del 2016
Historias
Lectura: 16 minutos
25 de Julio del 2016
Redacción Plan V
El inventario de la deuda impaga con el campo

Fotos: Luis Argüello

No menos de 20 precumbres han tenido lugar en el interior del país para discutir sobre las problemáticas del sector campesino. 

 

Casi mil delegados del campesinado de la Costa, Sierra y Oriente se reunieron en la Cumbre Agraria y su diagnóstico fue contundente: el Gobierno de Rafael Correa no ha hecho nada por el fomento agropecuario, el desarrollo de la agricultura y la soberanía alimentaria en diez años. Estas son las conclusiones de la cita campesina, que se refirió también a aspectos como educación y derechos.

La Universidad Central del Ecuador se llenó de colores y sabores campesinos. Tras una serie de 20 pre cumbres que han tenido lugar en el interior del país, casi mil delegados de las tres regiones del Ecuador continental llegaron a Quito, a la Cumbre Agraria, para discutir la situación del campo en la actualidad. No menos de 500 organizaciones de todo el país han participado en el proceso. 

En un documento final, la Cumbre trató una serie de temas económicos y sociales, desde la producción agropecuaria hasta la educación, pasando por la vialidad y los derechos de jóvenes y mujeres. 


Indígenas y campesinos de todo el país se dieron cita en la Cumbre Agraria, en el Coliseo de la Universidad Central.

En un documento final, la Cumbre trató una serie de temas económicos y sociales, desde la producción agropecuaria hasta la educación, pasando por la vialidad y los derechos de jóvenes y mujeres.

Los delegados iniciaron su estancia en la capital con una marcha, que llegó hasta el Ministerio de Agricultura y luego fue hacia el Palacio Legislativo, el 21 de julio. El presidente de la Conaie, Jorge Herrera,dijo que solicitaron al Legislativo el archivo de normativas como la Ley de Semillas, de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales.

A continuación, se instalaron en el Coliseo de la Universidad Central, en el centro de la capital, para iniciar un debate de dos días sobre la situación de la soberanía alimentaria, uno de los tantos temas que el Gobierno de Rafael Correa prometió solucionar y que, en su opinión, tras diez años de gestión, apenas y se ha concretado. 

Según cifras expuestas en la cumbre, la mayor parte del mercado agropecuario sigue en manos de los pequeños productores, pues por lo menos 642 de ellos manejan el 62%, mientras que seis grandes empresas controlan el 38% restante. 

Un informe del Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDES), establece que en el país solo dos empresas concentran el 56% del mercado de productores de aceites y grasas, mientras el 44% restante se distribuye entre 32 empresas más pequeñas, esto según datos de la Superintendencia de Compañías del 2014.

El CDES precisa también que en el caso de los lácteos, 6% de empresas manejan el 63% del mercado, mientras que el 94% de lecheros restantes tienen acceso solo al 37% de la industria.

En el caso de los productores de molinería, apunta el CDES, el mercado está controlado, en un 59% por 41 empresas, pero el 41% restante de las ventas se concentran en apenas dos fábricas.

En los elaborados de carne, solo dos empresas controlan el 80% del mercado, dejando el 20% restante a 67 productores.

En lo que se refiere a elaborados de frutas, legumbres y hortalizas, seis grandes empresas controlan el 65% del mercado, versus 74 empresas con el 35% del mercado. En el ámbito de los elaborados de pescado, ocho empresas tienen el 64% del control sobre las ventas, y dejan el 36% restante a 79 empresas medianas y pequeñas.

La "ofensiva del capital"

Cuadro de las principales empresas agrícolas y agroindustriales de alimentos en el Ecuador. Datos del 2013.

Luis Andrango, quien es representante por la CEOSL a la Comisión Política de la Cumbre Agraria, sostiene que hay una deuda agraria en la actualidad, pues el gran capital agroindustrial pretende monopolizar la producción agropecuaria. Para Andrango, "vivimos una ofensiva del capital financiero hacia el campo, la alimentación que antes era un derecho humano fundamental ahora es un buen negocio de las corporaciones internacionales, resistimos a un nuevo proceso de re acaparamiento de las tierras y el agua, experimentamos las catástrofes climáticas que provocan la perdida de la biodiversidad y el cambio climático, luchamos contra la intención de privatizar el control de la semillas nativas y criminalizar su uso e intercambio".

El dirigente agrega que la proliferación de semillas transgénicas es una "amenaza", pues es uno de los elementos de la  "des-campesinización y la precarización de trabajo agrario", así  como "el desmonte del seguro social campesino", amenazan la supervivencia del modelo campesino.  

Andrango denunció también la "proliferación de proyectos extractivos, la monopolización del mercado de alimentos y de un sistema de agricultura por contrato y encadenamientos productivos", a las que calificó como "nuevas formas de explotación en el campo".

Luis Andrango denunció la "proliferación de proyectos extractivos, la monopolización del mercado de alimentos y de un sistema de agricultura por contrato y encadenamientos productivos", a las que calificó como "nuevas formas de explotación en el campo".

Otros aspectos que señaló Andrango como problemáticos para la actual situación de los campesinos son la "firma de una acuerdo comercial con la Unión Europea" al que calificó como "nocivo para la agricultura familiar campesina". El desmantelamiento de la educación intercultural bilingüe, el proceso de criminalización de la protesta social y la invisibilización del "aporte fundamental de la mujer en la vida económica de nuestro país", son otros elementos que el dirigente propuso para el debate. 

"La deuda agraria de este y de los anteriores gobiernos se mantiene intacta y hay un riesgo serio de que los sectores que están produciendo la alimentación de los 16 millones de ecuatorianos no tengan la posibilidad de seguirlo haciendo”, finalizó el dirigente. 

Los puntos clave del debate 

Buena parte de las discusiones, que tuvieron lugar en las aulas de la Universidad, se centraron en varios de estos ejes. 

El primero de ellos fue la propuesta de "cambiar el actual modelo de producción y de tecnología agrícola dominante para otra concepción de producción de alimentos saludables, basados en la agroecología, agricultura ecológica, orgánica y otros caminos que garanticen producción y oferta abundante a nivel local, regional y nacional".

Un segundo aspecto consistió en "limitar el tamaño máximo de la propiedad y posesión de la tierra para efectivamente combatir el latifundio; y garantizar el principio la función social y ambiental del uso de la tierra y del provecho de toda sociedad sobre los bienes de la naturaleza, agua, y biodiversidad".

La tercera propuesta pasa por "reformular el papel del Estado para garantizar el proceso de soberanía alimentaria, apoyando su producción y distribución en todas las regiones del país, para lo cual se creará el Ministerio de Soberanía Alimentaria orientada específicamente a fortalecer la agricultura familiar campesina".

Un cuarto eje fue el "control directo del gobierno sobre el comercio exterior (importación/exportación) de alimentos y sobre las tasas de interés y de cambio".

Los asistentes a la Cumbre propusieron la creación de un Ministerio de Soberanía Alimentaria orientada específicamente a fortalecer la agricultura familiar campesina, al control de precios y del mercado, entre otros aspectos. 

El quinto eje fue "implementar un amplio programa de pequeñas y medianas agroindustrias instaladas en todos los municipios del país, en la forma de cooperativa".

El sexto punto fue "garantizar mecanismo de almacenamiento, comercialización y stock reguladores de alimentos saludables, por parte del Estado, para garantizar el acceso a toda la población".

Sobre el tema de las semillas, "el conocimiento y plena libertad para intercambiar y mejorar semillas es un componente fundamental de la Soberanía Alimentaria, porque el que exista una diversidad permite asegurar la abundancia alimenticia, sirve de base a una nutrición adecuada y variada, y permite desarrollar formas culinarias culturalmente propias y deseadas. En esa medida, se propuso también "impedir el uso y fomento de semillas transgénicas. Ellas representan la propiedad privada de la vida, de la posibilidad de la libre reproducción, sobre todo eso representan la destrucción de toda biodiversidad, ya que ellas no logran reproducirse sin contaminación de todas las demás semillas".

Sobre el agua, "como un bien de la naturaleza debe ser un derecho de todo ciudadano. No puede ser una mercancía y debe ser coordinada como un bien público, accesible a todos y todas".

Otro aspecto fue la "educación en el campo, para todos. Asegurar la implementación de un amplio programa de escolarización en medio rural, adecuados a la realidad de cada región, que busque elevar el nivel de consciencia social de los campesinos y de las campesinas, universalizar el acceso de los jóvenes a todos los niveles de escolarización y, en especial, a la enseñanza secundaria y superior. Los programas de acceso de los jóvenes a la universidad deben estar combinados con la vivienda en el medio rural, y realizados en la forma de alternancia, combinando teoría y práctica, para evitar que la enseñanza superior sea uno estimulo al éxodo rural".


Carlos Pérez Guartambel, precandidato de Pachakutik, estuvo entre los asistentes. 


La asambleísta Lourdes Tibán también llegó a la cita. 


Dirigentes indígenas como César Buelva y Pepe Acacho concurrieron al evento. 

Presencia de delegados y documento final 

Los delegados se reunieron para una comida comunitaria en el patio del coliseo. En grandes ollas, hombres y mujeres cocinaban papas, arroz, granos, en una sopa. Los integrantes de la Cumbre hacían cola con una tarrina en la mano, en donde les daban su ración de comida. Cerca de ahí, tenía lugar una feria agrícola, en donde se realizó un intercambio de semillas. Algunas personas también vendían artesanías y productos de medicina natural, cuyas bondades explicaban con láminas didácticas. 

En el centro del coliseo, entre tanto, se realizaban rituales tradicionales con semillas, tierra, agua e incienso, cuyo olor invadía todo el escenario. Al ingresar al Coliseo, los delegados recibían un libro con un informe sobre las condiciones en las que se desarrolla la minería en Zamora Chinchipe, y cómo esto ha afectado a los pobladores de la zona. 

Varios políticos y militantes de Pachakutik estuvieron presentes en el evento, entre ellos, los tres precandidatos indígenas a la postulación presidencial: Lourdes Tibán, Carlos Pérez Guartambel y Salvador Quishpe. Estaba también el asesor del ex asambleísta Cléver Jiménez, Carlos Figueroa, entre otros. Un pequeño grupo de extranjeros y de mestizos se sumaba a los debates y las reuniones de los indígenas, quienes habían llegado en por lo menos cuatro buses y varios camiones y camionetas que podían verse en la calle Bolivia.

Varios políticos y militantes de Pachakutik estuvieron presentes en el evento, entre ellos, los tres precandidatos indígenas a la postulación presidencial: Lourdes Tibán, Carlos Pérez Guartambel y Salvador Quishpe.

Además de los temas sociales, se hablaba también de política: para el 6 de agosto, está previsto que Pachakutik, por medio de los consejos electorales de todo el país, realice una amplia consulta a sus 160 mil afiliados sobre quién debe ser el abanderado indígena en las próximas elecciones. Para Carlos Pérez, sea quien sea quien resulte elegido, deberá buscar entendimientos con la tendencia de centro izquierda. 

La comunicación del evento hacia un intenso uso de la redes sociales, y un grupo de radios on line transmiría entrevistas sobre todo a dirigentes y a algunos de los procesados por protestas, en especial, en Saraguro y Puyo, en donde denunciaban represión policial y cuestionables acciones de la justicia en sus casos. 

Durante el segundo día de la cumbre, el viernes 22 de julio, se llegó a la plenaria final. Tras su trabajo en las mesas, los campesinos prepararon un documento titulado "Documento operativo". En el documento, los participantes de la cumbre insisieron en la necesidad de políticas públicas, y destacaron el rol del Estado en el fomento del campo.

Entre las principales conclusiones del documento están varios aspectos como "la no firma y cese de las negociaciones del Acuerdo Comercial con la Unión Europea", que, en su criterio, afectaría al agro nacional por la entrada al país de productos desde los países europeos. 

La comercialización de los productos agropecuarios debe enfocarse en la "provisión de espacios de comercialización dignos y adecuados mientras fortalecemos procesos de comercialización autónomos, limpios y solidarios, que sostenga la soberanía alimentaria en nuestras comunidades y territorios".

Sobre las semillas trangénicas, los delegados insistieron en que se prohíba su uso en el país, así como rechazaron la obligatoriedad de semillas certificadas. Los delegados denunciaron que, en el caso del debate de la la Ley de semillas no se estaría tomando en cuenta los criterios de los agricultores. 

Otro aspecto que reclamó la cumbre fue "el acceso a créditos con bajas tasas de interés y con mayor tiempo de pago, así como la construcción de bancas comunitarias y campesinas para financiar la producción".

Para los delegados, es urgente también la derogatoria de la ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales.

La fijación de las tarifas por el agua cruda debe ser revisada, asó como pidieron el respeto y reconocimiento de los sistemas comunitarios del agua .

La lucha contra la minería a gran escala fue otra de las preocupaciones de los asistentes a la cumbre, por lo que declararon al país "libre de minería metálica" y se opusieron a lo que califican como "extractivismo".

Se comprometieron también a proteger los derechos de las personas criminalizadas, así como a la defensa del Seguro Social Campesino, para que incluya a todas las familias que viven en el campo. En esa medida, los integrantes de la Cumbre anunciaron una movilización el 25 de agosto. 

Pidieron también la reapertura de escuelas populares, interculturales y comunitarias y una alianza entre universidad y territorios rurales, así como buscar un modelo educativo para el campo. También se pidió que se supriman los exámenes de ingreso a las universidades del Estado. 

La mejora de la vialidad rural, y una reforma a la Ley de Transporte fue otro de los reclamos. 

En el aspecto laboral, se apuntó a la formación y sindicalización de los trabajadores de la agroindustria declarando la importancia de propuestas unitarias como trabajadores rurales.

El documento reclama también más espacios y oportunidades para los jóvenes, así como una defensa de los derechos de las mujeres.


Productos agrícolas se expusieron en una feria en las instalaciones de la Universidad Central. 


 

[RELA CIONA DAS]

Andrea, la ambateña que ayuda a su gente desde Corea
Gabriela Muñoz
Movimiento indígena: sabiduría, fuerza y dignidad que nos redime
Jaime Breilh Paz y Miño
El largo camino de los pueblos indígenas para llegar a la universidad
Katicnina Tituaña
El San Pedro, sustancia ancestral, a la cárcel. ¿Mañana, la ayahuasca?
Redacción Plan V
Yaku Pérez, el agua al poder
Redacción Plan V
GALERÍA
El inventario de la deuda impaga con el campo
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

María Del Carmen Maldonado, propuesta en lugar de Alexis Mera para organismo judicial de la OEA
Redacción Plan V
59 niñas y mujeres acuden al día a hospitales por emergencias obstétricas en Ecuador
Susana Morán
420 toneladas de vegetación y suelo fueron afectadas por el derrame de crudo
Susana Morán
La pandemia condenó a La Mariscal al silencio nocturno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Más de 100 mil estudiantes no volvieron al sistema educativo
Andrés Quishpe
Protección a cambio de silencio: los acuerdos entre Assange y el gobierno ecuatoriano
Redacción Plan V
Tribunal ratifica sentencia contra Correa y lo señala como el instigador del cohecho
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V