Back to top
9 de Mayo del 2023
Historias
Lectura: 12 minutos
9 de Mayo del 2023
Mariana Neira

Periodista de investigación, dirigió la redacción de la revista Vistazo en Quito.

El poder de las drogas: la guerra del opio en China
0

China: un grupo de fumadores de opio, probablemente Hong Kong o Shanghai (pero posiblemente San Francisco), finales del siglo XIX o principios del XX.

 

La primera guerra mundial por las drogas fue en China, cuando las potencias imperiales de la época, sobre todo el Imperio Inglés, sometieron a una nación con instituciones poco consolidadas, e impusieron sus afanes comerciales a sangre y fuego. El opio fue la droga que generó estas disputas, que cambiaron la historia de Oriente.


La China de finales del siglo XVIII parecía tan poderosa y avanzada como los más importantes de Europa, pero era un gigante con pies de barro. Su situación interna era conflictiva. El crecimiento demográfico, las subidas de impuestos, una serie de malas cosechas y los repetidos períodos de hambruna generaron un profundo malestar social que derivó en numerosas rebeliones populares.

China tenía una política de rechazo a las influencias externas, que contrastaba con las intensas relaciones comerciales que mantenía con los europeos, porque su gobierno no estaba dispuesto a renunciar a la plata que ellos dejaban en sus arcas. A través del puerto de Cantón, en el sur del país, China exportaba té, algodón, seda y porcelana. Los británicos ofrecían tecnología e inventos ingleses, pero por la escasa demanda interna, los elevados aranceles y la política de puertas cerradas, los chinos importaban poco.

Desesperados por equilibrar la balanza comercial, los europeos usaron la diplomacia para acceder al mercado chino, pero no fue efectiva. Se toparon con la negativa china a abrirse a las potencias occidentales. Y empezó la venta clandestina de opio que se convirtió en un problema interno e internacional que llevó a guerras a China con países de Occidente: Gran Bretaña, Francia, Rusia, Estados Unidos.

Funcionarios chinos destruyen una partida del opio importado.

La invasión del opio comenzó en 1723

1723-1725. Gobernó China el Emperador Yongzheng o Yinchen.

1723-1736. China prohibió la venta del opio y fumarlo se castigaba con la muerte. Con la prohibición del opio se originaron las condiciones para traficar ilegalmente, dicen algunos estudiosos del tema. Veamos cómo se expandió el vicio.

18 de octubre de 1735 hasta 1796. Gobernó China el Emperador Qianlong, de la dinastía Qing (nació: 25 septiembre 1711- murió: 7 de febrero de 1799).

1729. Entraron a China doscientas cajas de opio llevadas por los ingleses, holandeses y portugueses.

1757. “La East India Company establece el monopolio de la producción de amapola en la India. En este sentido, en voz de Warren Hasting —gobernador de todas las posesiones británicas en la India— declaraba que el opio es un "pernicioso artículo de lujo, que no debe ser permitido más que para el comercio extranjero". Desde este momento el cultivo de la amapola alcanza grandes extensiones en el imperio anglo-indio, que se convierte en el más amplio centro de producción, consumo y exportación del mundo”. (Aparicio; 1972).

1760. Se introducen cuatro mil cajas; en 1796, luego la cantidad subió a 6.564.
Por estos antecedentes, el Emperador Qianlong rechazó todas  las peticiones de apertura comercial y religiosa que le hicieron representantes del imperio británico:

1759. James Flint hizo la primera gestión diplomática y fracasó.

Agosto 1793. El embajador británico del Rey Jorge III, lord Macartney, intentó por segunda ocasión y también fracasó. “El orgullo inglés chocó con la indiferencia del Emperador Qianlong. El embajador que se negó a seguir el protocolo tradicional para hablar con el Emperador, es decir, postrado desde el suelo, pasó a mostrar toda clase de regalos, de tecnología e inventos ingleses. El Emperador le trató con condescendencia, pero sin interés. Después de ofrecerle un suntuoso banquete, a los días le mandó de vuelta a Londres con una carta donde decía que él ‘nunca había apreciado los artículos ingeniosos’ y que ‘no tenía la mínima necesidad de manufacturas de Inglaterra”.

1796. Qianlong abdicó.

1796 a 1820. Le sucedió su hijo, el Emperador Jiajing o Yongyan (nació: 1760, falleció: 1820).

Los británicos usaron opio para equilibrar la balanza comercial

El hermetismo de las instancias gubernamentales chinas acostumbradas a mirar por encima del hombro a cualquier otro país, colmó la paciencia de un imperio británico que pronto se decantaría por medidas menos diplomáticas para vencer la resistencia comercial del gigante asiático.

“Para lograrlo, recurrieron al tráfico de opio. La adormidera, planta de la que se extrae el opio, se cultivaba en distintas zonas de India y se procesaba en factorías de la Compañía de las Indias Orientales. El opio era adquirido por comerciantes británicos que operaban en Cantón. Una vez en la ciudad, los mercaderes hong, que sacaban su propia tajada del negocio, lo distribuían al interior del país a través de una decena de puertos”.

La medicina se convirtió en plaga

En China, la droga era conocida por sus bondades medicinales, pero ninguna autoridad había previsto los devastadores efectos que podía provocar su adicción.

Su contrabando y consumo se expandieron por todo el territorio con rapidez y provocaron serios problemas, tanto por el elevado número de adictos, como por el déficit comercial frente a Inglaterra que generó una grave crisis social en China. Entonces, este país prohibió en 1800 la importación legal de opio y en 1813 totalmente su uso.

En medio de esa situación, en 1815, los británicos hicieron un tercer intento para lograr apertura comercial, a través de lord Amherst que sumó un tercer fracaso.

Las Guerras del Opio causaron destrucción en muchas ciudades de China. No solo las ciudades fueron explotadas de manera comercial, sino que las sociedades también fueron destruidas debido al fácil acceso a la droga mortal: el opio. Estaba siendo consumido por hombres jóvenes de 15 a 40 años.

Los británicos estallaron

Cinco años más tarde, en 1820, probablemente ya había un millón de chinos adictos a la droga. El imperio asiático optó por soluciones domésticas, sin importarle la reacción del mundo, lo que le costó caro.

La primera decisión de las autoridades manchúes fue expulsar de Cantón a los traficantes de opio.

Entre las clases dirigentes chinas había dos posturas. Mientras unos defendían la prohibición absoluta y la represión del tráfico del opio, otros se decantaban por su legalización con el fin de evitar males mayores. La aparición de Lin Zexu, gobernador de Hubei y Hunan sería clave para desequilibrar la balanza.

1820. El Emperador Jiajing o Yongyan falleció. 

1820-1850. Gobernó el Emperador Daoguang (nació: 16 de septiembre 1782-falleció: 25 de febrero 1850).

A esa fecha, el problema de adicción al opio era muy notorio entre las clases dirigentes, funcionarios, incluso príncipes. En 1830 el Emperador Daoguang clamaba en un edicto:

“El opio está inundando el interior del imperio celestial. La multitud de consumidores crece día a día, y cada vez hay más gente que lo vende; son como fuego y humo, destruyendo nuestros recursos y haciendo daño a nuestros súbditos. Cada día es peor que el anterior”.

La primera guerra del opio

A finales de 1838, Lin Zexu fue nombrado comisario imperial con la misión de erradicar el tráfico de opio de la provincia de Guangdong, en la que Cantón se hallaba circunscrita. El comisionado chino exigió a los traficantes y a la colonia extranjera la entrega de todas las existencias de opio. Por supuesto, los británicos se negaron y la respuesta de Lin Zexu no se hizo esperar. Rodeó el barrio europeo prohibiendo toda comunicación con los barcos anclados en la bahía. Los europeos tuvieron que ceder y ver cómo se destruían más de 20.000 cajas de opio valoradas en cinco millones de libras. Estas acciones encendieron la mecha.

Destruyendo juncos de guerra chinos, por E. Duncan (1843). Batalla naval en la Primera Guerra del Opio

Cuando la noticia llegó a Londres, los británicos reaccionaron enviando, en 1840, dieciséis buques de guerra y veinte de transporte, que llegaron a las costas chinas con cuatro mil hombres. Tras desplegarse alrededor de algunos de los puertos más importantes, el gobierno británico envió una carta a Pekín exigiendo la legalización del comercio del opio, el pago de una indemnización por las mercancías destruidas y la apertura de nuevos puertos al comercio exterior.

Esta primera derrota china, en la primera guerra del opio, despertó las ansias comerciales de otras potencias, que exigieron privilegios similares a los de los británicos. Fue un duro golpe para su maltrecha economía.

“Políticamente, el fracaso mermó el prestigio de los manchúes en el interior y sacó a relucir todas las debilidades de la obsoleta maquinaria estatal. El ejército, poco acostumbrado a las derrotas, cayó en un estado de abatimiento que lo paralizó. Y múltiples brotes de protesta social estallaron en todos los rincones del Imperio. El más importante fue la rebelión de los Taiping, un enfrentamiento que rozó la guerra civil entre los seguidores de una secta, el Reino Celestial de la Gran Paz, y las fuerzas imperiales.

En 1841 hubo otro enfrentamiento porque, a pesar del ataque británico, el emperador chino (Daoguang) se negaba a ceder y declaró la guerra a Gran Bretaña, que respondió con dureza y luego de más de un año de contienda, en la que arrasaron diferentes bastiones chinos, en 1842, las tropas entraban en la ciudad de Nankín. Tres semanas después China e Inglaterra firmaban el Tratado de Nankín, que ponía fin a la guerra y, entre otras resoluciones, se abrían cinco puertos (entre ellos el de Shangai) a los comerciantes extranjeros y Hong Kong se entregaba a los ingleses a perpetuidad.

La segunda guerra del opio

Con este acuerdo China quedaba a merced de la influencia extranjera y sufriría una tras otra derrotas morales. La mayor se dio durante la segunda guerra del opio (1856-1860). En junio de 1858, la primera parte de la guerra concluyó con el Tratado de Tianjin, en el cual Francia, Rusia y los Estados Unidos tomaron parte.

A la codicia inglesa se añadió la violencia francesa, principal responsable del saqueo y quema del elegante Palacio de Verano de los Emperadores en Pekín.

Entonces, el Tratado de Tianjin, firmado en junio de 1858, fue extendido y ratificado por el hermano del emperador, el príncipe Gong, en la Convención de Pekín del 18 de octubre de 1860. El comercio del opio fue legalizado y a los cristianos fueron concedidos todos los derechos civiles, incluyendo el derecho a la propiedad privada y el derecho a evangelizar. Así se puso final a la Segunda Guerra del Opio. Queda claro quién ganó en esos 6 años de guerras.

Fuente 1: ‘La Guerra del Opio: cuando China dijo basta al narcotráfico inglés’. José Ignacio Orbe. Madrid 13/02/2022. eldebate.com

Fuente 2: Resumen de artículo publicado en el número 478 de la revista Historia y Vida.  redaccionhyv@historiayvida.com .

Fuente 3: ‘Capítulo II. Fase capitalista del opio: la mercancía en el Siglo XIX’. http://www.economia.unam.mx/secss/docs/tesisfe/GuillenVJR/CapII.pdf

Fuente 4: ‘La segunda guerra del opio’. Wikipedia.

[RELA CIONA DAS]

Ecuador: Las peligrosas piscinas de desechos mineros que rodean a Mirador no tienen control
Investigación y textos: Manuel Novik. Fotos y video: Luis Argüello. Infografías: Jazmina Ojeda / PlanV
Dos embajadores de carrera van a Londres y Buenos Aires
Redacción Plan V
De la globalización a la geopolítica: cómo EE.UU. quiere recuperar su hegemonía
Julio Oleas-Montalvo
Ni la pena de muerte ni la rehabilitación disminuyen el consumo de drogas
Mariana Neira
La doctrina de la estabilización autoritaria para América Latina
Luis Córdova-Alarcón
GALERÍA
El poder de las drogas: la guerra del opio en China
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Daniel Noboa le pone banda sonora a su campaña con sus playlist
Redacción Plan V
En un culto protestante, un "profeta" proclamó el triunfo de Luisa González
Redacción Plan V
Las (nuevas) dimensiones del debate presidencial
Luis Verdesoto Custode
El "pallarismo" y el "aguilarismo" versus el "correísmo-pabelismo" de Radio Municipal
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Las investigaciones sobre el crimen de Fernando Villavicencio avanzan en reserva y a contrarreloj
Redacción Plan V
Las cuentas que no cuadran del impuesto a las botellas plásticas (primera parte)
Susana Morán
Los Noboa: las formas simbólicas y las fuentes del poder
Carlos Pástor Pazmiño
Plan V: diez años de resistencia para que el periodismo perviva
Juan Carlos Calderón