Back to top
10 de Enero del 2022
Historias
Lectura: 24 minutos
10 de Enero del 2022
Mariana Neira

Periodista de investigación, dirigió la redacción de la revista Vistazo en Quito.

El viacrucis de los periodistas independientes que pusieron el pecho a las balas
0

El secuestro y asesinato del equipo peridístico de El Comercio es el más grave atentado a la libertad de prensa en 40 años de democracia. Foto: Archivo PlanV

 

No solo que la situación de los periodistas se ha complicado en lo económico y laboral en la pandemia, sino que los casos de asesinatos de comunicadores, en diferentes circunstancias, se mantienen en la impunidad.

“Un abrazo a los periodistas que se juegan la vida frente al poder corrupto y, ahora, frente a la pandemia”. La respuesta fue: “Larga vida al periodismo”. Esta frase de una joven periodista que está de free lance, o sea, en la semi ocupación, trabajando a destajo, con un pago quizás lejos del salario básico de un periodista, es la evidencia de cuánto amamos a este oficio, pese a que mal pague.

El mal pago al periodista es histórico. Desde los tiempos de Eugenio de Santa Cruz y Espejo hacían periodismo los que contaban con un respaldo económico familiar, de otro oficio o profesión. Él provenía de una familia con “situación económica relativamente precaria”, pero logró obtener la profesión de médico, científico, título en jurisprudencia y derecho canónico. Se dedicó a escribir y siempre fue crítico del gobierno colonial. Un día creó Primicias de la Cultura de Quito, el primer periódico de la hoy república del Ecuador que por la dura censura colonial, duró poco. (La censura mata a los medios, no al periodismo). Después, “se volvió activista; en las cruces de Quito amanecieron banderolas escarlatas con el lema: Al amparo de la cruz, sed libres, conseguid la gloria y la felicidad”. Sus escritos le llevaron a la cárcel donde adquirió la disentería que lo mató.

Espejo nos dejó el ejemplo de poner el pecho a los problemas y al poder. A medida que avanzaba el tiempo, el periodismo se organizó bajo la figura capitalista de empresas privadas de periodismo con empleados periodistas.

Así nos estábamos hasta el 2007 cuando llegó la furia correista que, entre otras cosas, quería eliminar a las empresas periodísticas privadas para que en su lugar funcionaran únicamente empresas periodísticas del Estado. Con ese plan, el presidente Rafael Correa comenzó una campaña de ataque a las empresas privadas y a los periodistas que dependían de estas.

Aquí una pequeña lista de los ataques de Correa y de sus asesores de comunicación:

Insultó, amenazó, forzó a los empresarios a despedir a los periodistas más críticos. Logró que dos ‘estrellas volaran’ de sendos canales de TV.

Presionó para que a los medios privados, ni el gobierno ni sus empresarios amigos, les  dieran publicidad. Así logró que dos periódicos quiteños sucumbieran. Uno quebró, otro pasó a manos de un extranjero que vive bajo la protección y al servicio de los gobernantes de turno.

Lo más grave es que, durante el correismo sucedió algo que no registra la historia reciente del Ecuador: el asesinato de varios periodistas, por coincidencia críticos del régimen. Y, por la complicidad de la justicia, esos crímenes han quedado en la impunidad.

El paso más audaz de Correa fue intentar quebrar al periódico más grande e histórico de Guayaquil, pero se encontró con un muro de resistencia que no imaginó.

Intentó destruir profesionalmente y económicamente a dos periodistas que escribieron el libro El Gran Hermano.

Nunca imaginó que estos dos actos tendrían un efecto de boomerang y marcarían el inicio de su caída en las encuestas. Es decir, los ecuatorianos ya ‘no querían Correa’.

Pero su furia no se detuvo. Dictó la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) con la que, a través de un inquisidor criollo, emprendió en una cacería de pequeños comunicadores (muchos de provincias) que habían construido en años periódicos, radios, televisoras.

Lo más grave es que, durante el correismo sucedió algo que no registra la historia de Ecuador: asesinatos de varios periodistas, por coincidencia críticos del régimen. Y por la complicidad de la justicia esos crímenes han quedado en la impunidad.

Gracias a su amor a la familia, Correa llevó su "gobierno" a un ático en Bélgica. (Que muchos creen que como hizo muchos ahorros, ahora debe ser un palacio).

Mientras, los periodistas quedamos muy machucados y, para colmo, llegó la furia del virus (el otro virus, dicen por ahí) que —como ha sucedido en el mundo— ha matado a algunos colegas en servicio activo y jubilados.

La suma de la furia correista y del virus ha dejado a muchos colegas en la desocupación. Fueron despedidos, primero, de los medios estatales que los sucesores de Correa resolvieron cerrarlos porque creen que el periodismo oficial no sirve (error de interpretación, sirven a la comunidad cuando están bien manejados y no se los politiza). Llegó el virus y otro bloque de periodistas fue despedido de los medios privados que siempre se quejan de problemas financieros y no se fijan en los problemas financieros de los periodistas en la desocupación a los que, algunas empresas, ni siquiera les han pagado sus liquidaciones.


Imagen: Fundamedios

Años malos le ha tocado vivir al periodismo ecuatoriano y tanto las empresas, como los gremios y el Estado deben buscar soluciones a los problemas de los periodistas que ‘pusieron el pecho’ para defender la libertad de expresión. Los relatos siguientes muestran el valor con el que lo hicieron.

los asesinatos de periodistas han quedado en la impunidad. en el mejor de los casos han llegado a detener a quienes –suponen- halaron el gatillo, pero nunca a los autores intelectuales.

Asesinatos de periodistas quedaron en la impunidad

Un personaje perseguido por un caso de derechos humanos, por los años 90 dijo a la autora: “Decidí colaborar con la investigación porque no quería que un día me encontraran tirado en una calle, asesinado a tiros como un perro”. Lamentablemente, esa es una mala práctica en el país y ha sucedido incluso con periodistas. Y lo peor es que los asesinatos de colegas han quedado en la impunidad; en el mejor de los casos han llegado a detener a quienes –suponen- halaron el gatillo, pero nunca a los autores intelectuales. Un indicador común en los crímenes de periodistas es que fueron críticos del gobierno correista y ya les pisaban los talones a las mafias de toda índole que han entrado al país.

Navarrete: no quiso perder su diario

Carlos Enrique Navarrete Castillo, descendiente de los fundadores del diario El Telégrafo, era su director desde el 2002. En junio del 2007 denunciaba a la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, “que el Estado ecuatoriano abusaba de su poder para despojar la propiedad del diario a los accionistas privados, anulando varios aumentos de capital realizados para salvar al periódico de la bancarrota en 2002, 2004 y 2007”.   Efectivamente, la Superintendencia de Compañías dejó sin efecto esos aumentos de capital y a través de la AGD (Agencia de Garantía de Depósitos), el Estado incautó el diario que tenía como socio mayoritario al banquero quebrado, Fernando Aspiazu. Navarrete anunció que iría a los tribunales.


Imagen: Sobrevivientes

En noviembre del 2007, Francisco Xavier Jurado Mosquera, amigo personal de Navarrete, contrató a Segundo Orlando López Medina, Carlos Alberto Rodríguez Sañudo, alias Alacrán, y al ex policía Francisco Ortiz Ormaza, alias Pancho, para que le robaran la caja fuerte. La noche del 24 de febrero 2008, López llegó a la casa de Navarrete (de 53 años) junto a ‘Alacrán’ y al expolicía. Jurado ya estaba allí. Navarrete y López se metieron al jacuzzi. Todos bebieron y pretendían emborrachar al periodista para que abriera la caja fuerte. No lo hizo y lo asesinaron punzándole con un destornillador.

Xavier Jurado ya estaba allí. Navarrete y López se metieron al jacuzzi. Todos bebieron y pretendían emborrachar al periodista para que abriera la caja fuerte. No lo hizo y lo asesinaron punzándole con un destornillador.

No se sabe qué contenía esa caja fuerte, por qué no robaron otros objetos y por qué su vehículo apareció en otro barrio, manchado con sangre.  A López y Rodríguez detenidos en Guayaquil, en julio 2008 y Jurado, en el 2013, en el Perú, les sentenciaron a 25 años. Dos continuaban fugitivos.

Rodríguez: el periodista crítico al gobierno

César Raúl Rodríguez Coronel era un periodista guayaquileño con 23 años de ejercicio profesional, vicepresidente de noticias de Radio Sucre, de Guayaquil, donde tenía su programa Buenos días Ecuador. Su hija, Alba Rodríguez, denunció que su padre recibía amenazas constantes por sus críticas al gobierno e instituciones como la Corporación Aduanera Ecuatoriana (CAE). Para protegerse cargaba un arma.


Imagen: Sobrevivientes

El 24 de junio 2008 llegó a Radio Sucre a las 05:55 e inició su programa diciendo: “Hay que luchar para ganarse el pan de cada día...” . Y criticó al gobierno por no controlar el precio del arroz. A las 07:10 se despidió de Vicente Arroba, presidente de Radio Sucre, con bromas. A las 07:20 llegó a la ciudadela Guayacanes. Estacionaba su auto cuando dos sujetos le dispararon desde un taxi. Rodríguez no tuvo tiempo para sacar su arma. Tres balas lo mataron.

El 27 de junio 2008, la Policía detuvo a ocho personas, incluida la ‘autora intelectual’, su ex conviviente Luz Antonia Rivera Yépez. Según el ministro Fiscal Distrital, Antonio Gagliardo, el crimen no fue por alguna investigación periodística, sino porque ella había querido apoderarse de 30.000 dólares del periodista. Con ese fin contrató por 5.000 dólares a Cristian Giovanny Villamar Román y Johnny Medina “Chuzudo”, pero ellos no entraron a la casa de Rodríguez a robarle el dinero, lo abalearon en la calle. El 29 de junio, dos personas fueron sentenciadas a 25 años de prisión como autores materiales del asesinato. Luz Rivera fue absuelta.

A las 07:10 se despidió de Vicente Arroba, presidente de Radio Sucre, con bromas. A las 07:20 llegó a la ciudadela Guayacanes. Estacionaba su auto cuando dos sujetos le dispararon desde un taxi. Rodríguez no tuvo tiempo para sacar su arma. Tres balas lo mataron.

Baldeón: su foto denuncia del robo de contenedores

Byron Baldeón, de 31 años, era un fotógrafo de prensa free lance, de El Triunfo, a 61 kilómetros de Guayaquil. Colaboraba con el diario Extra de esta ciudad y otros medios.

En mayo del 2012 había desaparecido un contenedor con cerca de 432 pantallas LED. Baldeón lo ubicó en la vía Simón Bolívar. Estaba vacío. Tomó fotografías y las publicó con un reportaje firmado por él, en el diario Impacto de ese cantón. Poco después “fueron capturados tres policías en servicio activo y dos civiles”.  El fiscal pidió a Baldeón su declaración libre y voluntaria sobre cómo encontró el contenedor y sus fotos se convirtieron en evidencia dentro de la indagación fiscal. El fotoperiodista aceptó presentarse a dos audiencias fiscales, pero a la última no acudió, prefirió pasear en moto con su esposa a quien le dijo que no quería involucrarla.


Imagen: Sobrevivientes

Al día siguiente, 1 de julio del 2012, el fotoperiodista llegaba a su hogar cuando fue interceptado por dos individuos no identificados que se movilizaban en una motocicleta y le dispararon. Baldeón recibió nueve impactos de bala. 

El Ministro del Interior ofreció los mejores hombres de la Policía para investigar y que el caso no quedaría en la impunidad. Pero hay policías vinculados por la Fiscalía en el robo de esa mercadería valorada en 317.000 dólares y no se conoce se hubiese descubierto a los autores del crimen.

el 1 de julio del 2012 el fotoperiodista llegaba a su hogar cuando fue interceptado por dos individuos no identificados que se movilizaban en una motocicleta y le dispararon. Baldeón recibió nueve impactos de bala.

Valdiviezo: denunció y enfrentó a Correa 

El periodista guayaquileño Fausto Valdiviezo Moscoso, famoso por sus coberturas de temas de la comunidad, trabajaba en TC Televisión, incautado a los banqueros Isaías. Por decisión del gobierno de Correa, lo administraba Carlos Coello. Valdiviezo era secretario general del Comité de Empresa y en el 2010 cuestionó por youTube el incremento de personal, el aumento de sueldos y los viajes de los directivos del canal. Sus denuncias fueron comprobadas por la Contraloría en el 2018. Las siguientes notas de prensa dan una idea del despilfarro:

‘TC Televisión entregó cinco bienes para saldar deudas pendientes. El Comercio. 16 de marzo de 2018’. Entre los beneficiarios aparece Gutemberg Vera, quien fuera abogado del ex presidente Rafael Correa. Por sus asesorías jurídicas le pagaron 300 mil dólares con 3 departamentos en Quito y Guayaquil.


Imagen: Sobrevivientes

La administración del canal le bajó de presentador de noticias a reportero, sin opción a coberturas en vivo porque, Valdiviezo supuso: “no querían correr el riesgo de  que yo vaya a decir algo que los vaya a afectar”. 

El periodista se convirtió en incómodo hasta para el presidente Correa que, en su sabatina No. 178 del 10 de julio del 2010, se burló de Valdiviezo diciendo: “Por ahí hay un enanito agitador de bigote que siempre salía en Crónica Roja... que no sé por qué no lo han sacado. Él es un mal elemento. Está agitando a la gente para que no nos compren (el canal) y hacernos quedar mal…”.  Coello le pidió la renuncia, Valdiviezo esperó a que lo destituyeran.

Instaló su canal on-line y anunció que trabajaría en otro canal, pero el 10 de abril 2013, en la noche, sufrió un atentado en la puerta de su vivienda. Denunció y la policía no hizo nada. La siguiente noche, 11 de abril 2013, tres encapuchados dispararon al periodista de 54 años, mientras subía a su auto, en la puerta de la casa de su madre. Tres tiros lo mataron.

esa noche Denunció un atentado y la policía no hizo nada. La siguiente noche, 11 de abril 2013, tres encapuchados dispararon al periodista de 54 años mientras subía a su auto en la puerta de la casa de su madre. Tres tiros lo mataron.

Correa calificó de “tragedia” al asesinato de Valdiviezo. Admitió su confrontación “clara” con él y aseguró: “Su muerte no tiene nada que ver con su profesión de periodista... he dispuesto que cien de los mejores agentes investigadores aclaren este caso…”.  Un mes y medio después, nueve personas fueron detenidas, incluso Ingrid Soraya León Bermúdez, “autora intelectual” de la “banda” que le habría asesinado porque no pudo pagar una deuda, según el ministro del Interior, José Serrano.

El 6 de junio del 2013, la madre de Valdiviezo, Luz Moscoso, sorprendió con esta declaración: “Fausto y yo tuvimos la sensación de que lo habían perseguido hasta la casa mía y me manifestó que en la mañana había ido a la oficina del abogado Rody Santacruz, que es primo hermano de él, y dejó firmado un documento donde manifestaba que si alguna cosa le pasaba a él o a la familia, ‘he ordenado a mis abogados que después de la rueda de prensa digan quién es el que ordenó matarme’, y dijo el nombre de esa persona; dijo que era el señor Carlos Coello, alto directivo de canal 10, TC Televisión.”  Él ha rechazado su involucramiento.

El 18 de diciembre del 2013, John Kevin López, esposo de Ingrid León Bermúdez fue asesinado en un restaurante de Guayaquil, con un tiro en la cabeza. Y el 23 de abril 2014, ella y  todos los detenidos fueron liberados por falta de pruebas. El 4 de enero 2017, el exministro José Serrano, en campaña para asambleísta, aseguró que el “asesino” de Valdiviezo fue localizado en Nueva York. “Se trata de un caso de sicariato, alguien mandó a matar a Fausto” . Se refería al hijo de Ingrid León, quien rechazó se la volviera a involucrar. “…la familia de Valdiviezo está cansada de decirles los nombres de los enemigos que mataron a Fausto”.

El 24 de abril del 2017, Serrano ya había ganado una curul en la Asamblea y tuiteó: “Tenía un compromiso contra la impunidad y nuestra @PoliciaEcuador también, ha sido capturado Colombia presunto asesino de Fausto Valdiviezo”. Junto divulgó una foto del supuesto implicado.Ya no era Nueva York, como dijo Serrano el 4 de enero 2017, era Colombia. Y se refería a Juan Carlos Marín Londoño, colombiano de 52 años, quien había sido apresado en Bogotá, Colombia, el 23 de abril del 2017. Su extradición sucedió el 28 de septiembre del 2018 cuando fue directo del avión a una cárcel en Ecuador. El detenido fue conviviente de Ingrid León Bermúdez, alguna vez implicada en el crimen.

Pero en octubre del 2017, el juicio tomó un nuevo rumbo porque la Fiscalía pidió iniciar la etapa de instrucción en contra de Ronny Alberto Arana León (ecuatoriano estadounidense, hijo de Ingrid León) como “presunto autor material del asesinato”. La solicitud se dio “por la declaración de un testigo protegido, quien identificó al presunto autor del crimen en unas fotografías entregadas por la madre de Valdiviezo”. El abogado defensor de Ronny “dijo que su defendido quiere regresar a Ecuador para demostrar su inocencia. Aquí están protegiendo al verdadero autor y están buscando un responsable”, informó la crónica del diario El Comercio titulada: En caso del asesinato de Fausto Valdiviezo se inició otra instrucción fiscal, publicada el 17 de octubre 2017.

Este proceso judicial tan confuso, hipotéticamente presenta a dos supuestos autores materiales del crimen de Fausto Valdiviezo, pero no menciona a los autores intelectuales que la familia presume, existieron.

Asesinato el equipo de prensa de El Comercio

Aparentemente habían pasado los tiempos de asesinatos de periodistas, pero el 26 de marzo del 2018 tuvimos un sacudón que nos puso frente a una nueva realidad: la frase Ecuador, isla de paz, es ya parte del pasado. Además de la violencia política, el país soporta las amenazas de las mafias externas e internas que trafican drogas, armas, personas, contrabando...

Ya gobernaba Lenin Moreno, sucesor de Correa, cuando ese día, en Mataje, una parroquia subtropical de la provincia de Esmeraldas, en el límite de Ecuador con Colombia, secuestraron al reportero Javier Ortega, al fotógrafo Paúl Rivas y al conductor Efraín Segarra, los tres del diario El Comercio, de Quito.

Ellos fueron asignados para realizar crónicas periodísticas en un punto que, como lo sabemos ahora, había estado infestado de guerrilleros, exguerrilleros, carteles de narcotráfico de México, Colombia y Ecuador. Ellos, aparentemente, se conectaban por un camino y un puente fronterizo que no llevaba a ningún lugar, construido por el gobierno correista. 


La misa de honras fúnebres de los cuerpos de los miembros del equipo periodístico de El Comercio, en la iglesia La Dolorosa, del colegio San Gabriel, en Quito. Foto: Luis Argüello / Archivo PlanV

El 2 de abril del 2018, en un video de 23 segundos difundido por RCN de Colombia, aparecieron el fotoperiodista, el periodista y el conductor juntos, abrazados y encadenados, enviando un mensaje a las autoridades.

El 2 de abril del 2018, en un video de 23 segundos difundido por RCN de Colombia, aparecieron el fotoperiodista, el periodista y el conductor juntos, abrazados y encadenados, enviando un mensaje a las autoridades. Javier dijo: “Señor presidente Lenín Moreno en sus manos están nuestras vidas. Ellos (disidentes de las FARC, grupo Oliver Sinisterra liderados por alias ‘Guacho’)  lo único que quieren es el intercambio de sus tres detenidos en Ecuador por nuestras vidas, por nuestras tres vidas para ir sanos y salvos a Ecuador y también la anulación de ese convenio que tienen Ecuador y Colombia para acabar con el terrorismo”.

Funcionarios del gobierno y de las fuerzas de seguridad hicieron las negociaciones de rescate que fracasaron. Los secuestrados fueron asesinados en territorio colombiano. “Citando reportes periodísticos, Yadira Aguagallo, pareja de Paúl, en una entrevista radial, señaló que el asesinato fue la noche del 7 de abril 2018. El portal Código Vidrio, días atrás, divulgó además elementos que concluyen que fueron asesinados en movimiento y no que no se trató de una ejecución”. El presidente Moreno dio la noticia el 13 de abril 2018.

Hay cosas oscuras en este caso que las familias de Javier, Paúl y Efraín piden se aclaren. Sobre todo porque aún no se cumplen las promesas estatales (de Lenín Moreno y Guillermo Lasso) de desclasificar los documentos inherentes a este caso. 

Estos crímenes no deben quedar impunes. Es una de las deudas del Estado con los periodistas ecuatorianos.

Fuentes: 

Vida de lujos a costa de TC. Expreso. 17 de mayo 2018. Entre los beneficiarios  constan Fernando Alvarado Espinel, ex secretario de comunicación en el gobierno correista y Carlos Coello, ex gerente del canal.

‘Los muertos de la política: crímenes políticos en el Ecuador’, 1960-2018. Universidad Andina Simón Bolívar y Dinediciones. Quito. 2019. Editor Enrique Ayala Mora. Y artículos sobre el tema en planv y mariana-neira.blogspot.com)

Diario El Universo: En Colombia se capturó al presunto asesino de Fausto Valdiviezo

Fondos para el sismo se usaron para puente y vía de Mataje. El Universo. 22 abril 2018.

@MarianaNeiraL

GALERÍA
El viacrucis de los periodistas independientes que pusieron el pecho a las balas
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La justicia ha absuelto a la mayor parte de policías procesados desde 2016
Redacción Plan V
David Cordero: sobre la seguridad, el Gobierno construye una serie de falacias
Redacción Plan V
El costo de la violencia contra las mujeres en la universidad supera los 68 millones anuales
Redacción Plan V
Salud dedica un tuit a disculpas ordenadas por la Corte IDH
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Asambleísta de UNES pide sanción para F. Villavicencio por "incitar el odio" en contra de Correa
Redacción Plan V
Tribunal declaró culpable a Santiago Olmedo por disparar "por la espalda"
Redacción Plan V
La condena contra Santiago Olmedo abre una profunda grieta
Fermín Vaca Santacruz
¿Qué es la "plica" del ISSPOL y por qué causa inquietud entre los policias?
Fermín Vaca Santacruz