Back to top
22 de Junio del 2020
Historias
Lectura: 12 minutos
22 de Junio del 2020
Redacción Plan V
Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
0

Las poblaciones indígenas de la Amazonía han demandado al Estado por la falta de atención en esta emergencia. El virus en esas poblaciones ha causado la muerte de sus ancianos. Foto: @Piatuaresiste

 

Un grupo de investigadores de la Universidad de las Américas (UDLA) encontró dos personas con cargas virales muy altas en comunidades indígenas de la Amazonía. Uno de ellos es asintomático y ahora está en aislamiento. Esteban Ortiz, quien pertenece al equipo, asegura que el país debe seguir con los test masivos para ubicarlos y contener la propagación. Se estima que al menos un tercio y la mitad de los contagios registrados en el mundo por COVID-19 se deben a los supercontagiadores.


En la Amazonía ecuatoriana se halló en las primeras semanas de junio lo que se podría llamar dos casos de supercontagiadores de COVID-19. El anuncio lo hizo el médico e investigador, Esteban Ortiz, en su cuenta de Twitter, quien informó que una de estas persona tenía sobre los 420 millones de virus por microlitro, lo cual es una carga viral altísima. Pero además era asintomático. Es un hallazgo del grupo de investigadores de la Universidad de las Américas (UDLA), al que pertenece Ortiz.

Se llama carga viral a la concentración del virus en una persona, lo que la hace más o menos contagiosa. Una vez que el virus ingresa al cuerpo invade las células y se replica a sí mismo. El número de copias se van acumulando en días y el paciente tiene cada vez más virus en su interior.

Ortiz contó, en el programa diario de Plan V, que esta persona con esa inusual carga viral fue encontrada haciendo su vida normal en una comunidad indígena porque no tenía ninguna molestia. Era el encargado  además del transporte de un grupo de personas.

Los investigadores de la UDLA  fueron a las comunidades de la Amazonía para tomar pruebas para COVID-19. Las del supercontagiador fueron sometidas a análisis para determinar por qué tenía una carga viral tan alta. Ortiz narró que tuvieron mucho miedo al conocer los resultados. Solo días después, esta persona reportó un poco de fiebre.

Un estudio de la Universidad de Santiago Compostela y del Instituto de Investigaciones Sanitarias (IDIS) concluyó el 25 de mayo pasado que al menos un tercio y la mitad de los contagios registrados en el mundo por COVID-19 se debe a los supercontagiadores, que son personas que tienen más facilidad para transmitir el virus. Muchos son asintomáticos, tienen una predisposición genética a serlo, mayor carga viral y con periodos de incubación más largos que pueden llegar a los 24 días, a diferencia de los 15 días habituales, reseñó el Diario Sur de España.

¿Cómo se comporta el virus en los supercontagiadores? “Básicamente es un sistema inmunológico que no se conoce bien cómo funciona, el virus se replica a tal velocidad, pero la persona no se enferma”, dijo. Pero también sucede lo contrario. Hay casos de personas con una carga viral muy baja, de menos de dos millones de virus por microlitros, pero se enferman.

Estos supercontagiadores son los más riesgosos, según el experto, porque ellos se siguen relacionando con su entorno, tosen, estornudan, corren, juegan. Estos casos pueden llegar a contagiar hasta 1.000 personas, según se ha podido conocer en distintas partes del  mundo (ver recuadro más adelante). “La primera paciente que llegó al Ecuador contagió a 33 personas, de lo que sabemos. En las iglesias se pueden contagiar 80, 700 personas”, explicó.

“no todos están enfermos (en las comunidades indígenas), eso es lo raro, la mayoría de gente es asintomática. Pero el diagnostico de PCR, que es muy sensible, dio positivo en todos ellos”.

esteban ortiz, médico e investigador

Aseguró que en el 99% de los pacientes entre más enfermos están, más carga viral tienen y en más tiempo eliminan el virus. “Pero en el Oriente es gente muy saludable. El indígena de la Amazonía tiene pocos índices de desnutrición, es muy fuerte”.

El médico visitó 14 comunidades indígenas de Pastaza y Orellana. Recordó que The Lancet, una prestigiosa revista médica, publicó que una buena estrategia era salir de la ciudad y meterse al campo. Pero en el caso de las comunidades waoranis fue un error, en opinión de Ortiz. Manifestó que ellos ya tenían el virus, festejaron el día de la madre con chicha, una bebida tradicional que en la Amazonía se la prepara con yuca masticada, y se enfermaron todos. Agregó que hay comunidades waoranis con el 85% hasta 90% de sus poblaciones contagiadas. “Y no todos están enfermos, eso es lo raro, la mayoría de gente es asintomática. Pero el diagnostico de PCR, que es muy sensible, dio positivo en todos ellos”.


El equipo del investigador Esteban Ortiz llegó a comunidades de Pastaza (foto) y Orellana para tomar pruebas para COVID-19. Foto: Twitter Esteban Ortiz

Los waorani es uno de los pueblos indígenas que más han reclamado atención del Gobierno durante esta emergencia. El pasado 17 de junio, una jueza aceptó aceptar parcialmente la demanda interpuesta por esa nacionalidad debido a “la falta por parte de las autoridades demandadas de una respuesta inmediata y atención prioritaria” frente al “peligro de contagio grave e inminente” de la COVID-19 en su territorio. En este riesgo, dijeron en un comunicado, también están los pueblos en aislamiento voluntario, lo que podría suponer un etnocidio. Los waoranis han sido los primeros en pedir medidas cautelares durante la pandemia, aunque el Estado puso trabas y burlas en la audiencia como fue relatado en el artículo de este portal “Los wao deberán esperar la atención del Estado porque Romo no estuvo convocada a una audiencia”.

El pueblo Secoya ha sido otro de los afectados. También denunciaron la falta de atención en esta emergencia, que hasta el momento ha cobrado la vida de dos de sus ancianos, un médico y un arquitecto ancestral. Su pérdida fue un golpe para este pueblo indígena, a quienes tardíamente les han hecho pruebas para COVID-19. Su población es de apenas 700 personas y también temen que este virus ponga en riesgo su sobrevivencia.

El SARS-CoV-2, que produce la COVID-19, es un virus muy evolucionado, sostuvo Ortiz. “Es capaz de enfermar lo suficiente pero de no matar lo suficiente. La gente me dirá pero han muerto miles a nivel mundial. Pero el MERS, que era este coronavirus que saltó en el 2012 de un camello a un ser humano tiene una mortalidad altísima y esto limitaba el contagio. Estoy tan enfermo que ni siquiera salgo y como no salgo, no contagio”. Ese virus, dice el experto se auto limitó, a diferencia del actual que se ha propagado rápidamente, aunque su capacidad de enfermar podría haber disminuido. “No tengo los datos para asegurar que esto sea así, pero es probable que sea una sepa diferente, tenga mayor o menor letalidad”.

Al respecto, recordó que la Universidad San Francisco estudió las cepas del virus que han circulado en el Ecuador. La Universidad ha logrado analizar cuatro de ellas. Una de las cepas pertenecía a un turista holandés que llegó a Quito, después de visitar la Reserva de Cuyabeno, en Sucumbíos. Esa fue la primera provincia de la Amazonía que registró contagios. 

¿Cuánto tiempo le toma a supercontagiador dejar de tener el virus? Ortiz recurrió a otro caso hallado en Galápagos para responder la pregunta. Colegas del experto encontraron pacientes que tuvieron el virus hasta por seis semanas en el organismo. Esa es la minoría, pero pueden existir, aseguró. “En esta persona con tanta carga viral, yo sospecharía que mínimo 28 días debería pasar aislado antes de hacerle nuevas pruebas PCR”.

“Encontrarlos es ideal y fundamental”, agregó el experto para quien hacer test masivos es una estrategia necesaria para saber quién está enfermo y quién no, y cuestionó que el Estado ecuatoriano no hacerlas. Su sugerencia, mientras tanto, es una: desconfiar en todos para evitar contagios.

Pero otro detalle importante es que después del diagnóstico se haga el seguimiento. ¿Quién llama a estas personas? Él propone que estudiantes de medicina sean contratados para que se comuniquen con los contagiados y así conocer si alguien más de su familia presenta síntomas.

Ortiz confía en que habrá vacuna. “Pero hasta que llegue, en Ecuador tendremos que vivir con unas terapias intensivas a full, con gente muriéndose por COVID todos los días, la idea es que no salgan masivamente y los contagios no sean masivos ni de forma rápida”. La única forma de ganar tiempo es la que la ciudadanía no se contagie muy rápido, concluyó.

Los supercontagiadores en el mundo

Uno de los casos más difundidos de supercontagiadores durante esta pandemia fue el de la paciente 31 de Corea del Sur. Ella sola contagió a 1.000 personas en unos pocos días. De lo que se conoció, esta paciente viajó a lugares concurridos de Seúl, capital de Corea, y de Daegu, al sureste del país asiático. En esta última ciudad tuvo un leve accidente y estuvo en un hospital de medicina oriental. Mientras pasó en esa casa de salud, asistió a los servicios religiosos de una iglesia durante dos días. Para entonces, la mujer ya registró fiebre alta. Después estuvo en un almuerzo buffet con un amigo en un hotel.


A Corea del Sur se lo tomó como refencia por su manejo de la pandemia y los test masivos que hizo. Foto: AP

En enero pasado, China investigó su primer caso de supercontagiador en Wuhan. Esta persona habría enfermado al menos a 16 trabajadores sanitarios al interior de un hospital. Para entonces el contagio promedio era de cuatro personas por enfermo. El supercontagiador era un hombre de 69 años que fue sometido a una cirugía. Los médicos le extrajeron un tumor que tenía alojado en su hipófisis. El paciente salió bien de esa operación, pero cuatro días después presentó fiebre y síntomas respiratorios. No se tomaron mayores precauciones porque durante al ingreso al hospital no presentó síntomas. El 15 de enero cuando empeoró  fue trasladado al Hospital Jinyintan de Wuhan, especializado en enfermedades infecciosas, y se lo mantuvo aislado. Pero el personal médico y de enfermería que lo atendió tuvo síntomas respiratorios que derivaron en la muerte de 16 personas.

El portal Niusdiario.es detalló otros casos. En Francia, a una enfermera que había estado en Porte Ouverte se le atribuye el contagio de 250 trabajadores de un hospital en Estrasburgo. El 11 de marzo pasado, en Estados Unidos se registró el contagio de 52 de 60 integrantes del coro de una iglesia. A una sola persona de este coro se le atribuyó el masivo contagio; dos personas de este grupo fallecieron. En Jordania, el 13 de marzo, una persona contagiada, pero asintomática acudió una boda. Después de este evento, 85 personas resultaron infectadas y una falleció. El primer contagiado, según esa publicación, fue el padre de la novia.

GALERÍA
Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La angustia del dueño de un hotel en Cuyabeno que recibió al segundo paciente con coronavirus en Ecuador
Susana Morán
Esta es la historia no contada de la paciente 0 en Ecuador
Susana Morán
Coronavirus: La odisea de los primeros tres recuperados en Ecuador
Susana Morán
Indígenas, en el olvido de la crisis, cuidan a sus ancianos y comunidades de la pandemia del coronavirus
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

La (nueva) alianza entre Jairala y el correísmo
Redacción Plan V
@cicirm91, la tuitera que enseña a cocinar durante la pandemia
Gabriela Muñoz
Las pruebas para COVID de Yunda con nuevos tropiezos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V