Back to top
6 de Mayo del 2020
Historias
Lectura: 11 minutos
6 de Mayo del 2020
Susana Morán
Los huecos que dejan las cifras oficiales de la pandemia en Ecuador
0

El 11 de abril, el Ministerio de Salud tomó muestras para pruebas rápidas en los sectores más vulnerables de Babahoyo. La provincia de Los Ríos es una de las más afectadas. Foto: @DrJuanCZevallos

 

El Gobierno halló que los resultados de las pruebas de algunos contagiados estaban siendo registrados más de una vez. El Ministerio de Salud alegó que fue una falla del Sistema de Vigilancia en Salud Pública, que es un registro manual. El pasado 27 de abril, en cambio, se informó que los resultados de las pruebas PCR y rápidas eran mezclados, y desde entonces el número de los contagios por provincias cambiaron. La detección de estas inconsistencias se dieron a los 56 días de declarada la emergencia nacional.

Las cifras de la emergencia en Ecuador viven su propia crisis. Según el informe difundido este miércoles, después de un día sin datos, varias cifras registraron una baja en relación a las difundidas el pasado lunes, 4 de mayo. Por ejemplo, el número de contagiados a escala nacional disminuyó de 31.881 a 29.420. En los casos descartados también hubo un descenso de 34.279 a 33.880. Asimismo Guayas pasó de 14.192 positivos a 12.411. En 14 provincias sus totales de contagios disminuyeron. Azuay, Cañar, Loja, Los Ríos y Manabí fueron las que presentaron una mayor variación.

Pero no es la primera vez que sucede. El 27 de abril, el Gobierno modificó la presentación de los datos y los dividió por pruebas PCR y  rápidas. Eso provocó cambios en los números de contagios por provincia. Ese día, 22 de las 24 provincias registraron menos casos positivos, porque en el reporte solo dejó los resultados PCR. Pero hubo variaciones drásticas. En el caso de Guayas se reportó 5.193 casos menos, es decir pasó de 15.365 positivos a 10.172. Lo mismo sucedió en Manabí: de 1.869 bajó a 514. En este cuadro se observa las variaciones que sufrieron cada provincia el 6 de mayo y el 27 de abril.

El 27 de abril, Salud justificó esta decisión porque a escala internacional solo las pruebas PCR determinan la presencia del virus con certeza. Otra de las razones, según dijo en un comunicado, es que a escala nacional había una gran variedad disponible de pruebas rápidas y retardo en el procesamiento de esas pruebas por entidades como el Issfa, Ispol, Iess e instituciones privadas.

Ahora, con el reporte de este 6 de mayo las justificaciones son otras. El viceministro de Gobernanza y Vigilancia del Ministerio de Salud, Xavier Solórzano, relató que el Estado tiene un Sistema de Vigilancia en Salud Pública (Viepi), que es un registro manual. Este sistema ha servido para el análisis de todo tipo de epidemias y su base data desde algunas décadas. Fue usado también para la emergencia.

Pero al mismo tiempo se creó otra base de datos por parte del Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (INSPI), quien es el encargado de procesar las muestras y obtener los resultados en los laboratorios. Las cifras que publica el Gobierno corresponden a las pruebas hechas en los laboratorios, confirmó Solórzano, desagregadas en PCR y rápidas.

Dijo que por varias semanas han juntado las dos bases de datos para hacer el seguimiento de los casos.

Pero afirmó que encontraron “limitaciones” en el sistema Viepi. Por ejemplo, que en esa base no se puede registrar más de un resultado de pruebas para COVID-19 por persona. Entonces lo que hizo el personal a cargo fue registrar varias veces los resultados de una misma persona en la base, es decir duplicaron los datos. El funcionario explicó que los contagiados se hacen hasta tres pruebas para recibir el alta epidemiológica, es decir la confirmación de que se ha curado.

“Todavía nos preocupa América Central y del Sur. Hay países como Perú y Ecuador que han visto aumentos en casos”, dijo este miércoles, Mike Ryan, director Ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS.

El viceministro Xavier Solórzano contó las fallas de la base de datos. Foto: El Comercio

Solórzano afirmó que están en permanente depuración de la base de datos y sus resultados son “dinámicos”. Esos trabajos hicieron que el número de contagios en el país se reduzca en 2.498, que corresponden a los casos duplicados.  “Nadie quiere manipular cifras”, mencionó.

“En el camino”, según Solórzano, han desarrollado un nuevo programa informático que facilite el registro de los datos desde el laboratorio y se pueda colocar uno o más resultados por persona. Informó que ese sistema aún en está en pruebas para que incluso pueda tener un respaldo en un servidor. Esta base cuenta con la información personal de cada paciente. Según Solórzano, están tomando precauciones para resguardar la confidencialidad de esos datos.

El funcionario reconoció que las debilidades del Viepi para los registros. “No resultó el más apropiado para una pandemia de esta magnitud”. Calificó como “disperso” al registro del Ministerio. “No hay un sistema integrado, único, que nos permita saber qué está pasando”.  

La detección de estas inconsistencias llegaron a los 56 días de declarada la emergencia nacional por la pandemia, anunciada el pasado 12 de marzo. Salud recién empezó a dividir los datos por pruebas PCR y rápidas a los 47 días después de esa declaratoria.

Estos cambios, más la demora del procesamiento de las pruebas, han hecho que los datos por provincias sean marcadamente inestables, sobre todo en aquellas con más contagios. La más evidente ha sido Guayas, que el 23 de abril registró 7.502 contagiados y un día después duplicó esa cifra a 15.365 porque, según información oficial, hubo pruebas represadas. Esto ocurrió antes de que el Gobierno cambiara el registro por provincias. El 27 de abril, la cifra bajó en un 30% hasta 10.172. Desde entonces tuvo un aumento hasta los 14.192 contagios y este 6 de mayo, volvió a caer hasta los 12.411 positivos.

Asimismo Manabí ha sufrido significativas variaciones. Cuando el conteo sumaba pruebas PCR y rápidas llegó hasta 1.869 el 24 de abril, dos días después cayó a 514 casos. Con el nuevo conteo de solo PCR, el 4 de mayo llegó a 1.382 contagios y luego bajó nuevamente a 1.046. 

Los Ríos, en cambio, ha sufrido variaciones en la última semana. De un pico de 1.284 casos bajó a 991. Azuay también ha registrado dos caídas importantes, al igual que el resto de provincias. El 4 de mayo llegó a su punto más alto, con 569 casos, pero por la depuración en la base de datos descendió a 519 contagios.

El Oro y Pichincha sufrieron sus mayores variaciones entre el 23 y 27 de abril por el cambio de conteo a solo PCR. Pero después de esa fecha han registrado un crecimiento sostenido. Solo El Oro tuvo una disminución de 15 casos.

Las pruebas represadas siguen

Uno de los mayores pendientes del Estado ha sido el procesamiento de las pruebas. Aunque ha aumentado el número de muestras y los resultados, aún existe un importante número de muestras que no termina de procesarse. Al revisar la línea de tiempo en abril y mayo, se observa los vacíos.

El 14 de abril, por ejemplo, el 40% de las muestras tomadas a escala nacional no se había procesado. Esa semana llegó el equipo Cobas 6800, entregado por Roche al Ecuador en comodato, con la capacidad de procesar hasta 1.400 pruebas.

Pero el salto más grande ocurrió el 24 de abril. Ese día, el Gobierno informó que había tomado 56.513 muestras para COVID-19. Un día antes esta cifra fue de 34.420, lo que significó un aumento del 60%. Esa variación impactó en el número de contagios a escala nacional: pasó de 11.183 a 22.719.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, dijo que el aumento se debió a que se terminó de procesar las pruebas represadas, pero el ingreso de cada prueba en la fecha aún no se había hecho. La funcionaria afirmó que este incremento de casos no significaba un rebrote del virus, sino que el país se había puesto al día en las pruebas. Sin embargo las cifras seguían sin coincidir. Ese mismo 24 de abril aún había 10. 656 resultados pendientes.

Para el 30 de abril, el país registraba más de 69.000 muestras tomadas y de estas ya solo el 23,5% estaba pendiente. Sin embargo, ese porcentaje representaba más 16.000 pruebas sin terminar de procesar. Al 6 de mayo, la brecha aumentó. Más de 18.000 pruebas seguían sin análisis, es decir un 22% del total de las muestras.

Los datos de los fallecidos probables también tuvieron una baja

En los reportes oficiales el Gobierno ha entregado dos cifras de fallecidos: los confirmados y los probables de COVID-19. Estos últimos registraron un descenso el 2 de mayo pasado. De 1.606 fallecidos posibles por el virus se bajó a 1.467. El 3 de mayo volvió a bajar y en los últimos días ha subido hasta 1.628 fallecidos probables. En un solo día aumentó 292 decesos en esta categoría.

El viceministro Solórzano intentó explicarlo este miércoles. Dijo que primero hubo casos que fueron registrados como positivos, pero cuando se hizo la depuración y el cotejamiento de las dos bases de datos se encontraron que la celda correspondiente tenía un resultado negativo. En ese momento pasó a la categoría de probable. Esto explicaría el aumento de las muertes probables, más no su disminución entre el 2 y 3 de mayo.

El funcionario también se refirió a la autopsia verbal que es básicamente una encuesta a las familias para saber si un fallecido, que no se hizo una prueba, tuvo síntomas de COVID-19. Dijo que está es una encuesta telefónica y que el registro de esos datos es tedioso porque también hay que depurarlos. No dio una fecha de cuándo podría haber resultados de ese levantamiento de información, vital para contrastarlo con los datos del Registro Civil. La cifra oficial de fallecidos por el virus, entre confirmados y probables, alcanzó este miércoles los 3.246. Solo en Guayas se registraron 4.236 defunciones en marzo y 9.101 en abril, cifras récord de decesos en esa provincia.

El pasado 17 de abril, la Organización Mundial de la Salud ya advirtió que muchos países tendrán que revisar las cifras de los fallecidos por coronavirus, como lo hizo China.

GALERÍA
Los huecos que dejan las cifras oficiales de la pandemia en Ecuador
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Hasta 135 muertos se registraron en un solo día en Guayas, la semana pasada
Susana Morán
Escasos datos de informe demuestran “aumento desproporcionado” de defunciones en Guayas
Susana Morán
Santa Elena y sus comunas se resignaron a enterrar por sí mismas a sus muertos
Susana Morán
La Sierra Central, Manabí y Santa Elena: los próximos focos de la pandemia, dice informe oficial
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La (nueva) alianza entre Jairala y el correísmo
Redacción Plan V
@cicirm91, la tuitera que enseña a cocinar durante la pandemia
Gabriela Muñoz
Las pruebas para COVID de Yunda con nuevos tropiezos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V