Back to top
10 de Octubre del 2016
Historias
Lectura: 24 minutos
10 de Octubre del 2016
sinembargo.mx
La campaña del miedo y de lodo

Fotos: Reuters Media Express

El segundo debate presidencial de los Estados Unidos recibía a un Donald Trump desprestigiado por declaraciones machistas, pero su desempeño logró equilibrar las cosas.

 

Hillary Clinton y Donald Trump se enfrentaron con enorme tensión. Se acusaron de mentirosos y se acosaron y exhibieron. Trump sufre una desbandada de sus seguidores más poderosos, los líderes republicanos, después de que se diera a conocer un video en el que trata a las mujeres como objetos sexuales. Ese fue el tema inicial del debate. Hillary, por su parte, vive una contraofensiva del magnate, que ataca a su marido, Bill, con la historia de las mujeres a las que acosó. Se dieron con todo desde el principio hasta el final. Ha sido un debate con un ganador no tan claro.

Hillary Clinton y Donald Trump iniciaron el domingo en la noche el segundo debate presidencial en medio de una enorme expectación por lo cerrado de las encuestas, pero también por la cantidad de lodo que esta campaña ha revuelto del pasado.

Pero, al final, ninguno de los dos ha conectado. Se atacaron con todo, pero ninguno de los dos quedó como claro ganador.

Las familias de Clinton, demócrata, y de Trump, republicano, acompañaron el debate desde la audiencia. También estuvieron, entre los invitados, cuatro mujeres que acusaron en el pasado a Bill Clinton, esposo de Hillary, de acoso sexual y que este día, antes, estuvieron en una conferencia organizada por Trump.

Se trató de un debate lleno lodo. The Washington Post dio a conocer el viernes un video en el que se escucha a Trump hablar de manera ofensiva contra las mujeres. Ese ha sido el tema de todo el fin de semana. Decenas de líderes republicanos han anunciado su renuncia a acompañar a Trump en su campaña. Fue el tema, también, del inicio del debate.

La primera muestra de la tensión que se vivió entre los aspirantes presidenciales se dio pronto: no se estrecharon las manos. Ese hecho rompió con un protocolo tradicional del debate.

Los dos candidatos, bajo fuego, llegaron tensos al debate y siguieron tensos. Trump aparentó estar más en control de sus frases y sus acciones.

Se esperaba que el evento fuera tenso. Poco antes de que iniciara, Trump hizo una inesperada presentación en vivo en su página de Facebook acompañado de mujeres que han acusado al expresidente Bill Clinton de violación e insinuaciones indeseadas y a la candidata demócrata de actuar rencorosamente contra ellas.

El candidato republicano también presentó a una mujer que a sus 12 años acusó a un hombre de violación; Hillary Clinton, aseguró Trump, defendió a ese hombre siendo una joven abogada.

Bill Clinton estrechó manos con la esposa de Trump, Melania Trump, a sus dos hijos y a su hija Ivanka mientras entraban al salón antes del debate.

Después de casi una hora y media de un intercambio virulento un miembro del público les preguntó a los candidatos si había algo que apreciaran o respetaran de su contrincante.

“Respeto a sus hijos, son comprometidos y eso habla muy bien de él. Para una madre y una abuela como yo eso es muy importante”, dijo Clinton.

Trump dijo de ella: “No se rinde, no se da por vencida, es una luchadora. No estoy de acuerdo con muchas de las cosas por las que lucha, pero lucha duro y no se da por vencida”.

Antes, Trump amenazó a Clinton con investigarla y llevarla a prisión; eso fue, quizás, la más dura línea de su discurso de esta noche de domingo.

El video sucio abre el debate

“He conocido a muchos candidatos antes con los que no coincidía en todo, pero nunca cuestioné su capacidad de gobernar. Dije en junio que Donald Trump no puede ser comandante en jefe y muchos republicanos e independientes han dicho lo mismo. Lo que vimos el viernes [en el video] fue a Donald Trump hablar de mujeres, lo que piensa de las mujeres y lo que les hace a las mujeres”.

Clinton comenzó su participación asegurando que Estados Unidos es grande porque existe respeto. “Si trabajamos juntos y vencemos la división que vivimos, que a veces nos pone en contra unos a otros, si podemos hacer que la economía podremos construir el país que nuestros niños merecen… Quiero sanar a nuestro país y eso es lo que nuestros niños”.

La primera pregunta que abrió el debate fue sobre el indignante video de Trump humillando a mujeres. El magnate neoyorquino respondió a medias los comentarios de los moderadores sobre sus comentarios procasez en torno a las mujeres. “Yo soy respetuoso de todas ellas”, expuso para dar paso la crítica de Hillary sobre el tema.

Clinton disparó:

Ese video, dijo Clinton, muestra quién es Trump. Agregó que no es una agresión sólo contra las mujeres sino que ha atacado a migrantes, a hispanos, a afroamericanos, mujeres, veteranos de guerra, mujeres…

Molesto, Trump aseguro que ya se ha disculpado y repitió que lo del video no fue más que una “charla de vestuario”.

El público preguntó a Trump si ahora es un hombre distinto al que hizo las polémicas declaraciones del video. Trump dijo que sí, y comenzó su ataque contra Bill Clinton por abusar de mujeres. “No estoy orgulloso de ello. Pero lo que Bill Clinton hizo es peor”, afirmó. “Pueden decir lo que quieran, pero Bill Clinton abusó de mujeres y Hillary las atacó viciosamente”, añadió.

La candidata demócrata dijo que su contrincante atacó a veteranos de guerra, a mujeres y que mintió sobre la nacionalidad del presidente Barack Obama . Por todo ello, dijo, Trump “debe una disculpa al país y debe hacerse responsable de lo que dice”.

Los emails de Hillary

El candidato republicano, de pie, se acercó a la demócrata y a acusó de “haber jugado sucio” y perjudicado a su rival en las primarias, Bernie Sanders, en referencia al escándalo de los mails por los que ahora el Gobierno de Barack Obama ha acusado directamente a Rusia.  La atacó nuevamente recordando los emails que borró. Y prometió que si llega a la Casa Blanca, ordenará que un investigador especial sea nombrado para investigarla a profundidad. “Usted es una vergüenza”, le dijo.

Trump interrumpió a Clinton para atacarla de nuevo con el tema de los correos electrónicos, y el moderador le llamó varias veces la atención.

El empresario neoyorquino también la emprendió contra Anderson Cooper: “No me dejas expresarme”, le dijo.

La candidata aceptó que fue un error y que evidentemente no lo haría de nuevo. “Quiero señalar que hay algunas acusaciones que no son exactas. Una investigación de un año no encontró evidencia de que pudieran haber intervenido mis cuentas. No hay bases para decir que material clasificado terminó en las malas equivocadas”, dijo.

Obamacare cuestionado

En torno a sus planes en torno a los servicios y seguros médicos, Trump comenzó con una crítica: “El Obamacare es un desastre total”, expuso. Es un programa que tiene que ser revocado por completo.

Clinton defendió la política de salud impulsada por el Presidente Barack Obama. Aseguró que buscaba beneficiar a los más pobres y que si se reemplazara todo el sistema de seguridad social, como propone Trump, se generaría una crisis porque el plan es incosteable.

Los musulmanes en el debate

“Los musulmanes tienen que informar de los problemas cuando los ven, si no lo hacen, es muy difícil para el país”, afirmó el magnate.

Una de las espectadoras musulmana preguntó por la “islamofobia” del discurso de campaña de Trump y el candidato le respondió: “La islamofobia es una vergüenza, pero nos guste o no, hay un problema y esto es porque los musulmanes no denuncian situaciones sospechosas, como el caso del ataque de San Bernardino el año pasado.

La moderadora le preguntó a Trump si ha cambiado su promesa de cerrar las fronteras a musulmanes, como se dijo esta semana en su campaña. Cuando Trump no contesta, la moderadora le interrumpe y le pide que lo haga. Trump se indignó y dijo que solo lo hace con él.

Clinton, por su parte, respondió: “Desafortunadamente ha habido mucha división y oscuros señalamientos contra los musulmanes por parte de Donald Trump. Tenemos musulmanes en Estados Unidos desde George Washington y algunos han sido muy exitosos, como Muhammad Ali”.

La demócrata agregó que para vencer al Estado Islámico necesitan la cooperación de países musulmanes en Medio Oriente y lo que dice Trump sobre el Islam sólo provoca más ira por parte de los extremistas.

También dijo que si es Presidente obligará a los países a aceptar a los “inmigrantes ilegales criminales” que expulse Estados Unidos.

Rusia en la elección

Clinton fue cuestionada por las revelaciones hechas por Wikileaks sobre discursos que habría dado a grandes inversionistas a cambio de altas sumas de dinero, cuando en público critica a esas grandes empresas.

Clinton dijo que lo que hace Wikileaks es parte de una estrategia de grupos y países que quieren interferir en el resultado de las elecciones en Estados Unidos.

“De acuerdo con la inteligencia de EU, el Kremlin y el gobierno ruso están dirigiendo la intervención de cuentas en EU, probablemente porque quieren que gane Trump”.

Trump contestó a la acusación de que es cercano a Valdimir Putin, Presidente de Rusia, a quien incluso ha alabado. “No conozco a Putin pero creo que estaría genial si pudiéramos llevarnos bien con Rusia, para combatir mejor al Estado Islámico”, expuso.

Los impuestos

Nuevamente apareció el tema de la evasión de impuestos de Donald Trump. Al respecto planteó que si tuviera algún problema fiscal no le hubieran dejado construir un hotel en un edificio histórico en Washington, a unos pasos de la Casa Blanca.

Respecto a su plan impositivo, Clinton dijo que es lógico que Trump quiera reducir impuestos a los más ricos del país. “Si en 20 años no pagó impuestos federales, es lógico que quiera hacer lo mismo con los más ricos”. Su plan dará a los más ricos del país y a las corporaciones, el recorte de impuestos más grande de la historia.

Trump afirmó que conoce el código de impuestos como nadie y que sí aprovechó la bancarrota para no pagar al fisco. “Sí lo hice”, afirmó, como lo hacen también los millonarios que apoyan a Hillary Clinton.

Las pérdidas de Trump en 1995 fueron de 916 millones de dólares y no pagó impuestos.

El largo conflicto en Siria

Respecto al conflicto armado en Siria, la exsecretaria de Estado dijo que Rusia está intentando eliminar completamente a la resistencia del presidente Bashar Al Assad, y aseguró que, de llegar a la Casa Blanca, promovería que los rusos  sean juzgados por crímenes de guerra.

La moderadora tuvo que hacerle dos veces la pregunta a Trump porque no respondió directamente la primera. Trump desacreditó a su compañero de fórmula, el candidato a la vicepresidencia Mike Pence, quien criticó a Rusia. Aseguró que Moscú está haciendo un papel mucho mejor que Washington en el conflicto sirio y en la lucha contra ISIS.

Un afroamericano, la corte

Un miembro de la audiencia afroamericano preguntó los candidatos si serían presidentes para todos los estadounidenses.

Hillary contestó: Empecé hace 30 años como abogada luchando contra la discriminación en contra de niños afroamericanos, también fui al sur de Texas a registrar a hispanos para que pudieran votar… Estoy comprometida para que cada persona tenga un lugar en nuestro país.

Quien gane la elección del 8 de noviembre tendrá la posibilidad de nombrar a los jueces de la Suprema Corte de Estados Unidos. Una mujer de la audiencia cuestionó a los candidatos sobre las características que buscarían en los nuevos jueces que deberán nombrar.

Clinton dijo que nombraría jueces que tuvieran experiencia en la calle, que conocieran cómo funciona el mundo y agregó que tendrían que ser jueces que respeten el derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Antes, el ataque de Donald

Apenas una hora antes de que inicie el segundo debate con su contrincante, la demócrata Hillary Clinton, el magnate Donald Trump dio una rueda de prensa acompañado de cuatro mujeres que denuncian al expresidente Bill Clinton por “asalto sexual”.

“Estas cuatro mujeres –entre las que se encontraba Paula Jones, quien ha acusado en reiteradas ocasiones al ex mandatario por abuso sexual– son muy valientes y pidieron estar aquí, es un honor para mí ayudarlas”, dijo Trump, quien vive una tormenta de críticas tras publicarse un video donde, en forma soez, habla de cómo abusa de las mujeres por ser “una estrella”.

Cada una de las presuntas afectadas hizo un pronunciamiento breve contra Bill Clinton, y después la conferencia se interrumpió abruptamente cuando alguien le gritó a Trump: “¿Por qué las mujeres pueden ser tocadas sin su consentimiento?”, en referencia al video donde afirma que él no puede controlar su gusto por las mujeres bonitas y las besa y las toca cuando quiere.

El polémico magnate buscaba así dar un golpe de efecto antes de un debate al que llegó tocado por la divulgación de un video de 2005, en el cual se le escucha hacer comentarios denigrantes sobre las mujeres con un lenguaje muy vulgar y ofensivo.

Golpeado pero agresivo, Donald Trump se tambaleaba hacia un debate presidencial crucial con Hillary Clinton, en momentos que un grupo creciente de líderes republicanos le retiraba su apoyo. Además de los líderes más destacados del Partido Republicano y otros legisladores conservadores, el magnate neoyorquino también fue condenado por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por “menospreciar a las mujeres”, tras el escándalo del video en el que se escucha a Trump hacer comentarios vulgares y machistas, revelación que fue calificada por el mandatario como “una de las más alarmantes cosas de estas elecciones”.

“Menosprecia a las mujeres, las degrada, pero también a las minorías, a los migrantes, gente de otras religiones. Se burla de los discapacitados, insulta a nuestras tropas, a nuestros veteranos”, afirmó Obama en un acto de recaudación de fondos para el Partido Demócrata en Chicago.

“No le importan mucho los valores básicos que intentamos impartir a nuestros niños”, subrayó el Presidente, quien pidió el voto para la candidata demócrata Hillary Clinton.

Trump y los Clinton

Trump se enfrentó en Sant Luis, Misuri, a Clinton en su segundo debate presidencial televisado. Muchos expertos veían a esta como la última oportunidad del empresario para enderezar una campaña que parece haber tocado fondo con el escándalo del video.

El republicano aseguró, antes del debate, que “nunca” desistirá de su intento de llegar a la Casa Blanca a pesar de los reclamos de que se haga a un lado tras la revelación de sus declaraciones obscenas sobre las mujeres.

De acuerdo con analistas, Trump enfrentaba una tarea colosal, acaso imposible. Ya antes de que se difundiera la grabación de sus declaraciones, el empresario estaba en desventaja con respecto a Clinton luego de un primer debate indisciplinado y sin poder superar el profundo escepticismo de las mujeres acerca de su temperamento y aptitudes para ser comandante en jefe.

El presidente del Partido Republicano de Ohio, Matt Borges, había pronosticado que para Trump, “el debate ahora es todo”. Y, según los analistas, Trump logró tener una presentación agresiva pero convincente, gracias a una táctica de ataque permanente a su rival, incluso con interrupciones. Tal vez, Trump haya superado la prueba, al considerarse en Estados Unidos que el magnate logró resistir e impedir -por ahora un desplome en las encuestas. Las elecciones presidenciales son el segundo martes del próximo noviembre.

Trump había insinuado que transformaría el debate en un referendo sobre el matrimonio de Clinton, concretamente los amoríos de su esposo y la manera como ella trató a las mujeres implicadas. En un mensaje grabado en video, supuestamente de disculpas, Trump dijo que “Bill Clinton ha abusado de mujeres” y Hillary Clinton “acosó, atacó, humilló e intimidó” a las “víctimas” de su esposo. No lo hizo al final, salvo varias expresiones, pues el tema se diluyó en otros gracias a que los conductores impidieron que el debate se centrara en estas historias escabrosas. 

Sin embargo, el equipo de campaña de Trump no se ahorró en ataques a la reputación de los Clinton antes del debate. El sitio de noticias Breitbart, ligado a Trump, difundió el domingo un video donde Juanita Broaddrick, quien había acusado al ex Presidente Bill Clinton de violación, narraba el ataque. El video salió a la luz horas antes de que Hillary Clinton, esposa del expresidente, se enfrente al republicano.

Desde hace años, en entrevistas en televisión, Broaddrick ha denunciado el ataque de Clinton, ocurrido en 1978 en un asilo que ella administraba.

“Me agarró con fuerza y empezó a morder mi labio superior. Fue extremadamente doloroso, pensé que me lo iba a arrancar. Y luego me aventó a la cama”, narró Broaddrick en el nuevo video.

Broaddrick narró que tiempo después los encontró en un evento y Hillary la amenazó para que no dijera nada sobre el ataque. “Me dijo ‘quiero agradecerte por todo lo que has hecho para la campaña de Bill’, y yo sólo asentí”, contó al medio. “Después me tomó del brazo y se me acercó y me dijo con una mirada amenazante ‘¿Entiendes? Todo”, afirmó.

Anteriormente, Donald Trump había amenazado con utilizar las acusaciones de violación contra Bill Clinton como parte de su estrategia para el segundo debate.

¿Podrían sustituir a Trump?

Las reglas internas del Partido Republicano establecen que su comité puede reemplazar al candidato en caso de muerte o renuncia. También pueden sustituir a un candidato por accidente o por enfermedad, pero menciona también “otras causas”, que no están aplicadas de manera clara.

De acuerdo con una nota del diario El País, existen versiones que sostienen que el propio comité del partido podría sustituir al candidato a través de votación. Otros creen que el comité sólo podría decidir cómo enfrentar la salida de su candidato si es que ésta ocurre, pero no podría provocar esa vacante.

Sin embargo, el abogado constitucionalista Jim Bopp dijo al diario The Guardian que ninguna de las reglas del Partido Republicano le permite a su dirigencia eliminar a un candidato a presidente ni a un aspirante a la vicepresidencia.

“Sólo tienen competencia para llenar una vacante si esta ya ocurrió”, dijo.

Otro experto en la materia, James J. Heaney sostiene que la regla 12 de sus estatutos permitiría al Comité Republicano definir esas “otras causas” y, al hacerlo, podrían dotarse de la autoridad para eliminar a un candidato. Por ejemplo, podrían de pronto establecer requisitos “morales” al aspirante que, si son incumplidos, pudieran producir su sustitución. Es decir, que el comité podría establecer como una causal de sustitución del candidato si “comete un acto de infamia que sacuda el sentido de decencia de la nación”.

Aunque el Comité pudiera dotarse de la autoridad para cambiar de candidato, tiene el tiempo en contra. Sus miembros tendrían que reunirse, hacer los cambios a sus estatutos y concretar la sustitución en menos de un mes, porque las elecciones son el 8 de noviembre.

Otro obstáculo, de acuerdo con el texto de El País, que tendría que enfrentar el Partido Republicano es que en algunos Estados ha comenzado ya el voto anticipado. Un estimado de 35 mil personas habría sufragado ya, muchos de ellos por Trump.

Trump, abandonado por republicanos

Tras la difusión del video sobre las expresiones de Trump, que fijo eran "chistes masculinos", varios connotados republicanos retiraron al apoyo a Trump.

“Oramos por su familia”, dijo Pence en un comunicado después de cancelar su participación en un acto en Wisconsin con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el titular del Comité Nacional Republicano, Reince

Estos incluyen, entre otros el senador por Ohio, Rob Portman, la senadora por New Hampshire, Kelly Ayotte, —ambos están en campaña por su reelección— y el senador por Arizona, John McCain, candidato presidencial republicano en el 2008.

Otros fueron más allá y exhortaron a Trump a desistir de su candidatura. “Pensaba que apoyar al candidato era lo mejor para el país y nuestro partido”, dijo Martha Roby, legisladora por Alabama, en un comunicado. “Ahora está sobradamente claro que lo mejor para nuestro país y nuestro partido es que Trump dé un paso al costado y permita que un republicano responsable y respetable encabeza la fórmula”.

La conducción republicana había convocado a una conferencia telefónica al bloque de su partido, ausente de Washington debido al receso electoral, para el lunes 10 de octubre por la mañana. El correo obtenido por The Associated Press no aclaraba el tema de la reunión de las 11 de la mañana, pero legisladores de base creen que se trata de Trump.

Trump, quien pasó el sábado, antes del debate, encerrado en el rascacielos de Nueva York donde tiene su residencia y la sede de su campaña, tuiteó: “Los medios y el establishment desean tanto que abandone la contienda – ¡JAMAS ABANDONARE LA CAMPAÑA, JAMAS DECEPCIONARE A MIS PARTIDARIOS!”.

 

[RELA CIONA DAS]

El delirio de los populismos siempre en contra de la democracia
Consuelo Albornoz Tinajero
La herencia de Trump
Giovanni Carrión Cevallos
Las redes sociales y la lección de Trump
Rubén Darío Buitrón
Con alivio y expectativa, la vacunación en EE.UU. está en marcha
AP y Reuters
El sector exportador
Giovanni Carrión Cevallos
GALERÍA
La campaña del miedo y de lodo
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Quito en piloto automático mientras el cerco sobre Jorge Yunda se estrecha
Redacción Plan V
La Conaie fustiga contra el COE Nacional
Redacción Plan V
Así llegó la vacuna contra la covid a los maestros de Quito
Fermín Vaca Santacruz
Lenín Moreno lleva a Miami una barra pagada ...por nosotros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La ambigua relación de Lasso con la Universidad de Los Hemisferios
Redacción Plan V
Harrison Salcedo fue asesinado el mismo día que se reinstaló la audiencia preparatoria de juicio en su contra
Redacción Plan V
Correa y Yunda perdieron a los quiteños
Mariana Neira
Ximena Moreno abrió el camino para que más mujeres pudieran volar
Gabriela Muñoz