Back to top
27 de Octubre del 2019
Historias
Lectura: 42 minutos
27 de Octubre del 2019
Mariana Neira

Periodista de investigación, dirigió la redacción de la revista Vistazo en Quito.

¿La Conaie y el correísmo ya tendrían sus propios "ejércitos"?
0

Foto: Mongabay Latam / Mateo Barriga Salazar

Varias comunidades amazónicas, como los sionas, tienen guardias indígenas que patrullan sus jurisdicciones. 

 

Las acusaciones sobre la conformación de milicias paramilitares no son nuevas en el país y el actual Gobierno solo las desempolva. Si el correísmo acusó a Sarayaku de tener su propio "ejército" para proteger a opositores, los propios simpatizantes de Correa nunca negaron su intención de formar "comités revolucionarios" a la usanza cubana y venezolana. Para los indígenas, hay un "uso abusivo del derecho penal" y las guardias indígenas forman parte de su autodeterminación y autonomía.

En los últimos días, luego de que se suspendiera el levantamiento indígena, se ha dicho que la violencia en las calles fue protagonizada por pandillas, fuerzas o células de choque, células guerrilleras, mercenarios, paramilitares, milicias, ‘ejércitos’ al servicio de los manifestantes y de correístas infiltrados para provocar un golpe de Estado.

Tras revisar notas periodísticas pasadas vemos que durante la década correísta los indígenas de la Amazonía formaron sus ‘ejércitos’ y el Gobierno de Correa sus ‘fuerzas de choque’. Y lo curioso es que cada uno fue adiestrado en tácticas militares y policiales por militares. 

Durante el correato, los voceros del régimen como el ex ministro del Interior, José Serrano, denunciaron la presencia de grupos indígenas que patrullan las jurisdicciones indígenas, en especial, en la Amazonía. Los medios oficialistas al servicio del correato en esa época, como El Telégrafo, le dedicaron extensos espacios a denunciar la presencia de supuestas "milicias" en especial, en Sarayaku, la comunidad indígena que protegió a Fernando Villavicencio y Cléver Jiménez, perseguidos por el Gobierno. 

La teoría de un supuesto "ejército indígena" ha sido desempolvada por el actual Gobierno, que ante las declaraciones de Jaime Vargas en una concentración, no dudó en pedir la intervención de la Fiscalía, que, al mismo tiempo, citó la parte pertinente del Código Integral Penal (una herencia del correísmo) e inició una indagatoria contra el dirigente. 

¿Los indígenas ya tienen "ejércitos"?

En Ecuador existirían cuatro ‘ejércitos indígenas’ informó el 7 de mayo 2014 el  diario oficialista El Telégrafo en una nota que vamos a resumir.

“Uno de ellos (‘ejércitos) estaría liderado por un sargento en servicio pasivo de las Fuerzas Especiales del Ejército, excombatiente de la guerra del Cenepa (1995). Se haría llamar ‘Comandante’ y trabajaría en una empresa de seguridad. Contaría con el apoyo de indígenas que realizaron la conscripción. 

Otro de los colaboradores sería el supuesto ex militar que entrenaría a jóvenes en un parador turístico ubicado en Palora-Sangay (Comunidad Taguasaqui).

El exmilitar tendría una línea radical en contra del Gobierno actual (de Rafael Correa). Franco Viteri Gualinga, presidente de la Confeniae (Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana que forma parte de la Conaie) indicó que conoce al ‘Comandante’ desde pequeño, porque fueron vecinos. Aclaró que no es un sargento en servicio activo ni pasivo y que no entrena a nadie. ‘No hay que criminalizar a este señor ni a nadie’, apuntó Viteri (hermano del asambleísta Carlos Viteri Gualinga quien en el reciente octubre 2019 se asiló en la embajada de México, involucrado en los actos violentos del levantamiento indígena).

El exmilitar sería parte de un grupo de uniformados conocidos como los ‘Wio’. Visten como militares, protegidos con chalecos, pasamontañas o franjas de tinta verde o negro y portando escopetas o lanzas. Los ‘Wio’ operan en Sarayaku, una de las comunidades kichwas en la provincia de Pastaza. 

El exmilitar sería parte de un grupo de uniformados conocidos como los ‘Wio’. Visten como militares, protegidos con chalecos, pasamontañas o franjas de tinta verde o negro y portando escopetas o lanzas. Los ‘Wio’ operan en Sarayaku, una de las comunidades kichwas en la provincia de Pastaza.

Los ‘Wio’, según sus líderes, están llamados a ejercer autoridad en esa jurisdicción conformada por 135 mil hectáreas de selva, pese a que el Estado ecuatoriano tiene fuerzas del orden legalmente constituidas para cumplir esa tarea. 

‘Wio’ se creó en 2003 

La ‘policía de la comunidad’ o el Grupo de Seguridad Interna Taysajaruta —conocida como ‘Wio’— se habría creado en 2003, a raíz del conflicto con el Estado. Lo integrarían a tiempo completo alrededor de 100 nativos, entre jóvenes y adultos, quienes desde el 28 de abril (2014) pasado se mantienen en alerta máxima, debido a los supuestos sobrevuelos de naves del Ejército. 

Los ‘Wio’ realizan constantes rondas de vigilancia en la selva. Dirigentes de Sarayaku como Franco Viteri, presidente de la Confeniae -y según diario Expreso, jefe de seguridad de esos grupos armados-, aseguran que disponen de escopetas en cada puerta de los hogares indígenas y lanzas estratégicamente escondidas en árboles. 

Y aunque parecería que estuviesen listos para enfrentar una guerra o para repeler a cualquier invasor, Viteri dice que esas armas son exclusivamente para la caza de animales, una costumbre que vienen practicando ancestralmente y que, según el pueblo guerrero de los Sarayaku, no requiere de ningún permiso. 

Niños y jóvenes de Sarayaku reciben adiestramiento en el uso del arco y la flecha como parte de su costumbre. Por ello entrenan con botellas plásticas ubicadas a 20 metros de distancia como blanco fijo…”


Estos son los integrantes de los grupos de seguridad que tiene la comunidad de Sarayaku. Foto: Cortesía. Publicada en www.eltelegrafo.com.ec

“No soy jefe de seguridad. Como presidente de la Confeniae he sido invitado a un congreso del pueblo Sarayaku, donde soy socio. Después de eso me quedé una semana haciendo mis trabajos y hoy (lunes pasado) estuve en una minga que hizo mi mamá. A las 09:00, cuando empezamos a trabajar, llegaron dos helicópteros, aterrizaron en la pista y estuvieron jóvenes de Sarayaku con lanzas, por lo que es falso eso de que estuvimos con armas”, dijo Viteri a El Telégrafo, medio oficial del correísmo en esa época.

Califica como “obvio” que en su comunidad haya escopetas para la caza, una actividad normal y que nadie puede desconocer, y de la cual está informada la Policía y el Ejército. 

Viteri participó durante las protestas contra la XI Ronda Petrolera, en noviembre pasado (2013) en Quito. Allí se produjeron agresiones en contra del embajador de Chile en Ecuador, Juan Pablo Lira, y del empresario bielorruso, Andrei Nikonkov. También estuvieron Patricia Gualinga, dirigente Sarayaku; Bartolo Ushigua, vicepresidente de la Conaie, y Jhonny Dahua, de Sarayaku. 

El pueblo de Sarayaku, con aproximadamente 1.350 habitantes, tiene anillos de seguridad, según informó a diario Expreso el mismo Franco Viteri, quien además aseguró que los ‘Wio’ operan recién desde hace dos meses. 

El dirigente admitió que cuentan con ese “equipo de seguridad interna”, que usan uniformes y disponen de equipos de comunicación satelital. “Autónomamente, como Sarayaku, hemos formado ese grupo para temas de evacuación, rescate, incendio y el sistema fluvial de seguridad”, dijo, a la vez que resaltó que ya pensaban en coordinar actividades con la Policía.

En 2014, Franco Viteri admitió que en Sarayaku cuentan con ese “equipo de seguridad interna”, que usan uniformes y disponen de equipos de comunicación satelital. “Autónomamente, como Sarayaku, hemos formado ese grupo para temas de evacuación, rescate, incendio y el sistema fluvial de seguridad”, dijo, a la vez que resaltó que ya pensaban en coordinar con la Policía.

Indicó, incluso, que piensan legalizar a dicho grupo de seguridad y darle institucionalidad, pues manifestó que la Constitución les faculta para que, jurisdiccionalmente, ejerzan autoridad. 

Sostuvo que están en un Estado plurinacional donde tienen que democratizar la seguridad desde la visión de los pueblos indígenas. Descartó que sean financiados por la clausurada fundación Pachamama y Acción Ecológica, pues señaló que son solventados por el pueblo y que por ello brindan, gratuitamente, el servicio de seguridad interna.

 “Nosotros, con mayor derecho, somos dueños del territorio, tenemos una lengua y somos más antiguos que el Estado republicano. Hemos sido guerreros, o sea, no estamos al margen de la ley. El problema es que las armas no son fabricadas por nosotros, han sido compradas en el mercado ecuatoriano, no es que las hayamos conseguido por otra vía. Las compramos en Puyo, Quito y ciudades donde es libre la venta”. 

Por ello consideró que no es bueno que se trate de darle una imagen de terrorista al pueblo de Sarayaku. Reconoció que él también tiene un arma en su casa que usa para la cacería. 

Rudi Ortiz, identificado en una publicación de un diario local del 4 de mayo pasado (2014) como jefe de los ‘Wio’, dijo que están en proceso de instruirse en defensa personal y que no siempre llevan el uniforme, solo cuando hay problemas. 

“Nuestra misión es formar a la gente para que haya menos conflictos dentro de la comunidad. En una situación de alerta o incursión podemos defendernos con lanzas, tenemos escopetas..., tampoco nos vamos a dejar”, dijo Ortiz.

 “Gerardo” -también citado por un diario guayaquileño- y Ortiz serían dos de los cabecillas del grupo de seguridad, y este último -según la prensa- habría estado implicado en un enfrentamiento armado entre indígenas quichuas, el 29 de mayo de 2010, como parte de una disputa del territorio Kutu Kachi, ubicado a 15 horas a pie de Sarayaku”. 


La Guardia Cofán actúa desde hace un año. Hace viajes largos y cortos para monitorear su territorio.
 

LEA: ¿Qué es y cómo funciona la Guardia Cofán?

Se hicieron visibles

Los ‘Wio’ se hicieron más visibles a raíz de la huida del asambleísta Cléver Jiménez; del activista y periodista Fernando Villavicencio; y del médico sindicalista Carlos Figueroa, luego de que el ex presidente Correa les pusiera una demanda por ‘injurias’ y una jueza les condenara a prisión (16 abril 2013).

La misma nota de El Telégrafo agregó que “después del operativo conjunto entre la Policía y la Fiscalía para verificar la presencia de Jiménez, Villavicencio y Figueroa en Sarayaku, los dirigentes indígenas determinaron que el Estado Plurinacional les da jurisdicción, inviolabilidad y autodeterminación. 

Expresaron que se resistirían en caso de que se intentase capturar a los sentenciados, pero “posiblemente no con armas”, aunque han desarrollado estrategias que “no pueden revelar”. 

Así lo aseguró el presidente del pueblo Sarayaku, José Gualinga, quien ayer (6 mayo 2014) ante los medios de comunicación dijo que desconoce el paradero de los tres sentenciados. 

El entonces ministro del Interior, José Serrano, publicó ayer en su cuenta de Twitter: “Hoy son simples escopetas de cacería, pero armas iguales mataron a Bosco Wisuma”…

Serrano confirmó que se ha pedido una cita con el presidente de la Corte de Derechos Humanos para denunciar las acciones del pueblo Sarayaku. El mandatario Rafael Correa también reprobó esta acción y señaló que no puede existir una ‘república independiente’ en un Estado soberano como Ecuador”.

La versión de los indígenas

Pero el actual Gobierno, tan pronto como Jaime Vargas mencionó la posibilidad de "ejércitos" indígenas, pidió a la Fiscalía que lo investigue, en un declaración del portavoz del Palacio, Juan Sebastián Roldán. Con la rapidez que caracteriza en estos temas a la actual Fiscalía, se abrió una indagatoria contra el dirigente indígena. 

En un extenso comunicado, la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confenaie) respondió a los señalamientos del Gobierno y a las inquietudes de los fiscales. Si bien admiten que las guardias indígenas existen, descartan que sean grupos armados o "ejércitos". 

Para la Confenaie, "algunos medios masivos de comunicación" han publicado lo que consideran "información descontextualizada". Ello, dice la Confederación, ha creado una situación que "pone en alto riesgo la seguridad jurídica y  la integridad de Jaime Vargas y del movimiento indígena". 

Según los indígenas amazónicos, habría que analizar "el uso abusivo del derecho penal que hace el Ejecutivo" ya que el Gobierno pretendería "un desconocimiento de nuestros derechos a la autodeterminación y del alcance que dicho derecho tiene". 

Según los indígenas amazónicos, habría que analizar "el uso abusivo del derecho penal que hace el Ejecutivo" ya que el Gobierno pretendería "un desconocimiento de nuestros derechos a la autodeterminación y del alcance que dicho derecho tiene".

La Confederación recordó la obligación estatal de "no afectar y criminalizar mediante el uso indebido del derecho penal los procesos de defensa y protección de derechos humanos y colectivos". Los indígenas amazónicos hicieron el mismo llamado tanto a al Poder Judicial cuanto al resto del aparato de justicia. 

Para la Confederación, tanto la Constitución cuanto el derecho internacional les reconocen los derechos de autodeterminación y autonomía, que, en su interpretación, incluye "decidir sobre nuestras propias formas de gobierno, perseguir nuestro desarrollo económico, social y cultural, estructurarnos libremente sin injerencias externas, definir nuestras propias leyes o normas de vida". 

Según la Confenaie, en un reciente informe, la relatora de Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas destacó que "preocupa la criminalización sobre el ejercicio de la justicia indígena y las denuncias sobre la criminalización de instituciones indígenas, como las guardias indígenas, y en el contexto de prácticas ceremoniales o de prácticas tradicionales de subsistencia considerados crímenes contra el medio ambiente".

Sobre la Guardia Indígena, la Confenaie explicó que "Es una forma milenaria de organización y gobernanza", que consiste en "proteger el territorio, proteger la vida, acompañar a nuestras comunidades y hacer cumplir las decisiones tomadas por nuestra comunidad". 

Al respecto, la Confederación aseguró que "nuestras guardias no se convertirán de ninguna manera en aparatos armados, que se impongan sobre las comunidades por medio del terror y el amedrentamiento; son instituciones no armadas cuya fuerza radica en su íntima relación con las comunidades y las autoridades de los pueblos indígenas". 

La Confenaie aclaró también que las guardias de las comunidades no usan armas de fuego, ni ningún otro tipo de armamento convencional, y que portan solamente lanzas, bastones o cintos de mando.

La Confenaie aclaró también que las guardias de las comunidades no usan armas de fuego, ni ningún otro tipo de armamento convencional, y que portan solamente lanzas, bastones o cintos de mando. 

Correa también quería su "Ejército" ¿Para enfrentar a la Conaie?

La Conaie fue importante para para el triunfo de Correa en las elecciones presidenciales del 2006 (se posesionó en enero 2007), pero el 31 de octubre 2008 esta organización decidió declararse en movilización permanente para defender los recursos naturales y mantener una vigilancia continua a las leyes que discutía la Comisión Legislativa y de Fiscalización llamado ‘Congresillo’, sobre minería, derechos del agua y soberanía alimenticia.

Correa calificó a los indígenas de “noveleros” y la Conaie rompió su relación con el gobierno,  y el 22 de diciembre 2008 comenzó su movilización nacional. Rodearon la sede del ‘Congresillo’ para rechazar la nueva Ley Minera. Pretendían ingresar para exponer sus ideas, pero la Policía no les permitió.

Correa calificó a los indígenas de “noveleros” y la Conaie rompió su relación con el gobierno,  y el 22 de diciembre 2008 comenzó su movilización nacional. Rodearon la sede del ‘Congresillo’ para rechazar la nueva Ley Minera. Pretendían ingresar para exponer sus ideas, pero la Policía no les permitió.

Correa dijo el 17 de enero 2009 que esa paralización fue “absurda, irracional, terrible, no podemos justificar esas cosas, estemos a favor o en contra del Gobierno… Todo el mundo tiene derecho a resistir a reclamar… pero nadie tiene derecho a tirar piedras en una carretera”. Advirtió que en el país “se va a cumplir la ley” o, de lo contrario, se caerá “en la anarquía o en la barbarie”. Acusó a ciertos dirigentes de la Conaie de “estar en el limbo” y de ser “los mejores aliados de la derecha”.

Las movilizaciones continuaron y el 30 de septiembre 2009 disparos de perdigones (que un experto atribuyó a los mismos indígenas) acabaron con la vida de Bosco Wisuma, un profesor indígena bilingüe de la Amazonía. Se avizoraban manifestaciones más fuertes, entonces, Correa pasó a rogar: “Por favor, sentémonos a dialogar, queridos compañeros, hermanos de la Conaie, depongamos posiciones”.

El 15 octubre 2009, funcionarios del Gobierno e indígenas iniciaron un “diálogo permanente con varias mesas de trabajo”. Al 2 de noviembre, los indígenas se mostraron optimistas: “Ha sido un diálogo civilizado, creo que el país es quien gana con estos procesos democráticos”, dijo Humberto Cholango, presidente de la Ecuarunari. Discutían sobre una reforma a la Ley Minera, la nueva Ley de Aguas y formaron una comisión para que investigara la muerte de Bosco Wisuma.

Correa y Chávez organizaron comités y milicias, de manera simultánea

Quizás por miedo a que la Conaie atentara contra la estabilidad del gobierno de Correa, sus subalternos empezaron la formación de ‘comités’ de civiles para su defensa, justo cuando la relación entre la Conaie y el Gobierno estaba tensa. Esa hipótesis surge de las siguientes lecturas.

Quizás por miedo a que la Conaie atentara contra la estabilidad del gobierno de Correa, sus subalternos empezaron la formación de ‘comités’ de civiles para su defensa, justo cuando la relación entre la Conaie y el Gobierno estaba tensa.

Primera noticia: Diario Expreso publicaba el 23 de noviembre 2009: ‘Chauvín lanza 20 comités en Tarifa, Samborondón’. La información detallaba: “José Ignacio Chauvín, ex subsecretario de Gobierno en el actual régimen, realizó ayer el lanzamiento de al menos veinte comités de la Brigada Simón Bolívar en la parroquia Tarifa (Samborondón, Guayas). El dirigente, detenido en febrero de este año por supuestos vínculos con los hermanos Ostaiza, presuntamente relacionados con el narcotráfico, es fundador de la brigada Simón Bolívar.

Por ello empezó a trabajar en la conformación de los comités en Guayas con los campesinos de varios recintos, según reveló uno de sus asistentes, quien agregó que al acto que se desarrolló ayer a partir de las 17:00, acudieron al menos 200 personas.

En medio de la algarabía y consignas a favor de su movimiento político, Chauvín ratificó a Expreso la conformación de al menos veinte nuevos comités de su organización”.

La segunda noticia reveló una coincidencia con Hugo Chávez, presidente de Venezuela.

En la misma fecha, 23 de noviembre 2009, las agencias de noticias AFP/EFE informaban: ‘Chávez pide al PSUV engrosar las milicias’. Y detallaban: “El presidente venezolano Hugo Chávez anunció la noche del sábado la llegada a Venezuela de unos 300 tanques rusos y vehículos blindados y ordenó a los militantes del partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que él preside, formar parte de las milicias y los cuerpos armados”...

“Todo eso requiere ir organizando los soldados que van a manejar, que van a disparar”, señaló, por lo que ordenó a “todos los cuadros del PSUV formar parte de la milicia”.

“Pero no como un ‘hobby’, marchar por acá para que Chávez me vea, no, es organizar cuerpos de combatientes de campesinos, donde viven, donde trabajen la tierra, allá en las fábricas (...) en los campos petroleros”, donde se puedan convocar “verdaderos entrenamientos de combate”. Una reciente reforma introdujo en las FF.AA. la figura de los “cuerpos de combatientes”, definidos como “unidades de ciudadanos que de manera voluntaria son organizados y adiestrados por el comando general de la Milicia Bolivariana”.

¿El Gobierno correísta reclutaba grupos delincuenciales?

De Estados Unidos llegaron a Guayaquil y Quito las pandillas Latin King y Los Ñetas que, enfrentadas, generaron gran violencia. En 2008, con la ayuda de Serpaz y del Gobierno, las dos firmaron la paz. Así arrancó el proceso de legalización que fue calificado por la BBC como un ejemplo mundial.

Al ex presidente Correa se le ve en fotos con los Latin King y como mecenas del este grupo se identifica al ex ministro Ricardo Patiño, mano derecha del expresidente. Gracias a estas acciones, la vida de muchos Latin King cambió.


El presidente Rafael Correa ensaya, en la foto, la corona de los Latin King, de la mano de jóvenes integrantes de la banda urbana. Foto: Expreso

Al ex presidente Correa se le ve en fotos con los Latin King y como mecenas del este grupo se identifica al ex ministro Ricardo Patiño, mano derecha del expresidente. Gracias a estas acciones, la vida de muchos Latin King cambió.

Ronny Aleaga realizó estudios universitarios y se lanzó a la política. Participó en las elecciones de 2013 como asambleísta alterno de Sofía Espín para el movimiento Alianza PAIS. Cuando Espín fue destituida por un proceso legal, ascendió a titular. Otros también fueron a la universidad y trabajan para el Estado. Por estas razones se los identifica como correístas,

Tras el último levantamiento indígena, cuando muchos jóvenes actuaron de forma violenta, el presidente Lenin Moreno dijo que entre ellos estaban Latin Kings y ex miembros de las FARC.

La agrupación descartó su participación en los disturbios registrados en Durán y responsabilizó al asambleísta Ronny Aleaga de todos los actos en los cuales se los vincula, así como también dijeron desconocerlo como miembro de la organización.

Detalles en notas: ‘Ricardo Patiño, el mecenas de los Latin Kings’. Milhojas. 14 de septiembre 2015.

Latin Kings dicen estar abiertos al diálogo y que se los desvincule de asambleísta’. El Universo, 17 de octubre 2019.

La tendencia de los correístas a reclutar jóvenes también iba a las aulas estudiantiles, a las universidades.

Por febrero y marzo 2010 hubo una invitación a los jóvenes para formar parte de la ‘Red Estudiantil Urbana’ en Quito. La comunicación decía: “Si te interesa saber sobre tus derechos y lo que puedes hacer para se respeten. Si quieres conocer sobre culturas urbanas. Si te cabrean las corridas de toros. Ven no te quedes callado, ¡acabemos con esto de una buena vez”. Entre los organizadores estaban Supay Wampra y DiablUma.

Este grupo fue identificado como correísta y tuvo un rol protagónico para lograr que las corridas de toros se incluyeran en una consulta popular, cuando la gente se pronunció por su eliminación.

Otras organizaciones juveniles también fueron señaladas como correístas, pero no existen indicios claros de su vínculo.

¿El ‘30S’ propició el entrenamiento de civiles a favor de Correa?

En el 2010, los reclamos de la Conaie continuaron, esa vez, por el proyecto de Ley de Recursos Hídricos elaborado por la presidencia de la República sin tomar en cuenta las propuestas de los indígenas. “Nos sentimos ofendidos, aislados y discriminados”, dijo el presidente de la Ecuarunari, Delfín Tenesaca. Y el Gobierno de Correa los enfrentó con insultos, ironías y judicializando a algunos líderes indígenas. La respuesta de ellos fue la amenaza de otro levantamiento que se detuvo por el ‘30S’.

“Nos sentimos ofendidos, aislados y discriminados”, dijo el presidente de la Ecuarunari, Delfín Tenesaca. Y el Gobierno de Correa los enfrentó con insultos, ironías y judicializando a algunos líderes indígenas. La respuesta de ellos fue la amenaza de otro levantamiento que se detuvo por el ‘30S’.

Los empleados del Estado, civiles y uniformados, se mantenían en alerta por la decisión que debía tomar la Asamblea Nacional: aceptar o rechazar el veto del Ejecutivo al proyecto de Ley Orgánica de Servidores Públicos (LOSEP) que eliminaba ciertos beneficios a los empleados públicos.

El 30 de septiembre 2010, día de votación en la Asamblea, el país amaneció sin policías. Todos se habían reunido en sus cuarteles para salir a las calles en caso de que la Asamblea votara a favor del veto propuesto por el Ejecutivo. Exigían a gritos que se archivara esta ley. Grupos de militares realizaron igual protesta frente al Ministerio de Defensa y en el aeropuerto de Quito.

El presidente Rafael Correa resolvió ir al Regimiento Quito para exponer su criterio. Le recibieron policías enfurecidos que lo insultaron, lo empujaron, lo golpearon, le echaron botellas y le lanzaron gas  lacrimógeno.

Correa, recién operado de su rodilla y afectado por los gases, fue trasladado al Hospital de la Policía, junto al Regimiento Quito. En el transcurso del día, estos dos edificios fueron rodeados por gente a favor del presidente y elementos opuestos entre los cuales aparentemente había policías sediciosos, algunos armados.

Correa fue sacado del Hospital de Policía y uno de los uniformados que protegía al auto presidencial cayó violentamente impactado por una bala.

En total, en Quito murieron cuatro militares y policías, más un civil. En las calles de Guayaquil también fueron abaleados 5 civiles que supuestamente participaron en saqueos aprovechando que no había policías. 

Para mucha gente los actos violentos se dieron por la provocación de Correa, mientras para él fue un “intento de golpe de Estado”. Con esa teoría la fiscalía realizó indagaciones. Fue la base para las detenciones y enjuiciamientos a decenas de policías, más un militar retirado y civiles.

Para mucha gente los actos violentos se dieron por la provocación de Correa, mientras para él fue un “intento de golpe de Estado”. Con esa teoría la fiscalía realizó indagaciones. Fue la base para las detenciones y enjuiciamientos a decenas de policías, más un militar retirado y civiles. Algunos de los procesos se tramitaron con testigos falsos o fueron en contra de gente inocente.

Mora, Pabón y los "comités de defensa de la Revolución" correísta

La mala relación de Correa ya no era solo la Conaie, también con la Policía y eso le habría llevado al sueño de tener su ‘ejército’ propio que lo armaron sus subalternos  sobre la base de fanáticos civiles. Veamos cómo nacieron los ‘comités de la revolución’.

El 12 de diciembre 2011, el diario La Hora publicó una nota titulada: ‘PAIS quiere 4.000 ‘comités de la revolución’. Los ejecutores del proyecto eran  el secretario de PAIS, Galo Mora, y la asambleísta Paola Pabón, una de las coordinadoras del bloque oficialista. Según La Hora, “…el movimiento verde quiere instaurar oficialmente hasta finales de este mes 4.000 ‘comités de la revolución ciudadana’ en todo el país, con el fin de fortalecer al Gobierno y a su agrupación política. Esto, a pesar de que no se sabe cuántos existen hasta la actualidad. 

Todo esto, antes de iniciar un año preelectoral y de haberse iniciado la promoción de la figura del presidente, Rafael Correa, a través de una propaganda televisiva y las propias cadenas sabatinas. 

Con música y canelazos, los simpatizantes del Movimiento PAIS se congregaron la noche del sábado en el Parque Ecológico de Solanda, en Quito, para la inauguración “simbólica” de nuevos comités (no especificaron el número). La semana pasada se inauguraron 50 más. 

Mora indicó que la creación de estas delegaciones tiene por objetivo integrar a la comunidad que habita en un determinado espacio. “Los comités no son represivos, no son pesquisas a los ciudadanos, al contrario, son transparentes, participativos, donde cada barrio podrá expresarse libremente sobre los temas que les preocupan; la inseguridad, por ejemplo”, señaló. 

Pavón desvirtuó las declaraciones de la oposición, que ha criticado su conformación, pues, según dicen, estos comités se convertirán en “informantes” del Gobierno. “Los contrarios al Régimen siempre cuestionan los cambios, los comités tienen la tarea de generar mesas de diálogo sobre tareas pendientes”, señaló. “Antes los partidos políticos tenían células, ahora los comités son sus pares”… 
 

Contramarchas contra campesinos y ecologistas: ¿obra de los comités?

La dirigencia de la Conaie y de 19 organizaciones sociales de trabajadores, ecologistas y campesinos anunciaron el inicio de la ‘Marcha por el agua, la vida y la dignidad de los pueblos’ para el  8 de marzo 2012 y Correa comenzó con su discurso provocador, acusador y amenazante. En su ‘enlace ciudadano’ del 18 de febrero 2012 dijo: “Ya verán cómo esa prensa corrupta va a sacar en primera página: Gobierno pierde apoyo, movilizaciones multitudinarias, indígenas, campesinos, montubios, clase media, izquierda, derecha, todos marchando por la libertad contra el gobierno, así sean cuatro pelagatos, como siempre hacen, verdad, tratando de crear atmósfera de tragedia, tremendismo, para ver si nos logran desestabilizar”. Un mes, seis días después, el 24 de marzo, negaba haber dicho ‘pelagatos’.

Y, disimuladamente, anunciaba el debut de sus comités cuando dijo: que con la marcha se buscaba desestabilizar al Gobierno, pero “no se preocupen, nos encontrarán bien parados, más firmes que nunca. El 8 de marzo hemos convocado, por el Día de la Mujer, pero en defensa de la democracia, un encuentro multitudinario en la Plaza de la Independencia (frente al Palacio de Gobierno)”. Y llamó a sus partidarios “a estar movilizados, preparados, de aquí hasta el 22, 23 de marzo, para que nos encuentren más firmes que nunca, defendiendo nuestra democracia, defendiendo la revolución ciudadana”. Humberto Cholango, presidente de la Conaie dijo que la marcha será pacífica y “es una irresponsabilidad del Gobierno que se organicen contramarchas… no caeremos en provocaciones”. 

El 3 de marzo 2012, los organizadores de la marcha indígena popular se reunieron en Zamora, capital de la provincia de gran potencial minero, Zamora Chinchipe, en la frontera con Perú. Ponían a punto los últimos detalles de la marcha que debía arrancar el 8 de marzo 2012 en esta provincia amazónica y culminar el 22 en Quito. 

Lo mismo hacía en Quito un grupo de 10 jóvenes: 7 varones y 3 mujeres, una de ellas embarazada. Ellos eran líderes estudiantiles y sociales de izquierda vinculados a las organizaciones barriales. En un departamento de Luluncoto, barrio popular situado al centro-oriente de esta ciudad, preparaban material propagandístico para motivar la participación y apoyo de la población a la marcha, en su entrada a la capital ecuatoriana, cuando la Policía los detuvo acusándolos de subversivos.

Ese acto no interrumpió la ‘Marcha por el agua, la vida y la dignidad de los pueblos’ organizada por la Coordinadora Plurinacional por la Unidad de las Izquierdas. Empezó el jueves 8 marzo 2012 en el cantón El Pangui, provincia de Zamora Chinchipe, con cientos de indígenas, estudiantes y dirigentes sociales. Y el gobierno respondió con su marcha desde el Parque El Arbolito, en Quito, hasta la Plaza de la Independencia, con empleados públicos y gente que arribó en buses de varios lugares del país para defender al gobierno y celebrar el Día de la Mujer. Ellos recibieron desayuno y almuerzo gratis, mientras Correa insistía en su discurso: “Dicen que se tomarán Quito el 22 de marzo; aquí estaremos, no pasarán, ya el país no es el de antes”.

Se aproximaba la marcha a Quito y el lunes 19 de marzo, grupos de Alianza PAIS (gobierno) transportados en buses desde diferentes lugares del país, iniciaron “vigilias por la democracia”, y se tomaron los puntos de la capital ecuatoriana donde usualmente se realizan las concentraciones políticas: plazas de la Independencia (frente al palacio de gobierno) y San Francisco, parque de El Arbolito. Por el occidente intentó ingresar a Quito otra marcha procedente de la provincia de Esmeraldas pero las autoridades policiales les bloquearon la intención en la ciudad de Santo Domingo.

El jueves 22 de marzo la gran marcha (con 40 mil personas decían los organizadores) entró por el sur de Quito, mientras los simpatizantes del gobierno se relajaban en el Parque El Arbolito con comida y artistas, además de los discursos de Correa que minimizaban la marcha: “A lo sumo hubo 7 u 8 mil personas con el respaldo del MPD, Sociedad Patriótica (PSP), medios de comunicación y de la peluconería de Quito”. 

El jueves 22 de marzo la gran marcha (con 40 mil personas decían los organizadores) entró por el sur de Quito, mientras los simpatizantes del Gobierno se relajaban en el Parque El Arbolito con comida y artistas, además de los discursos de Correa que minimizaban la marcha.

Los correístas prepararon militarmente a sus simpatizantes

Esta fuerza civil correísta comenzó a prepararse militarmente para defender a su presidente. Se descubrió por las redes sociales que revelaron cómo militares activos entrenaban a civiles correístas en las narices de los quiteños y en el parque Metropolitano (el más ‘pelucón’ de Quito) mientras era ministro de Defensa el hoy fugitivo, autoexiliado en México, Ricardo Patiño.


Varios hombres uniformados aparecieron dando clases de defensa personal en un parque. 
 

Varias notas periodísticas divulgaron las escenas y notas. Leamos un resumen de esta del Expreso, del 10 de septiembre 2014 titulada: ‘Desde dos frentes se investiga entrenamiento militar a civiles’. Y detalla:

“Un vídeo publicado en las redes sociales disparó la alerta. La Fiscalía y el Ejército investigan la preparación que brindan dos supuestos militares a civiles.

La Comandancia del Ejército informó que está indagando el origen de las imágenes. En ellas, se observa a dos uniformados explicando cómo deben reaccionar los civiles en caso de enfrentar protestas. El ejercicio se cumple en un parque.

Un ‘militar’ porta en su mano un palo y explica cómo hacer daño a otras personas. Los civiles alternados, trenzados hombre y mujer, practican las patadas que lanzarían a los manifestantes.

En varias ocasiones, se escucha que el sitio administrativo sería la ‘Plaza Grande’. Hay risas entre algunas de las decenas de personas que aparecen recibiendo instrucciones. Los militares piden seriedad.

Según esas imágenes, los civiles reciben entrenamiento en mecanismos de ataque y neutralización, la explicación de que el líder nunca debe estar al frente, la ubicación que deben tener las mujeres, entre otras tácticas.

El primero en reaccionar a la publicación de este vídeo fue el comandante del Ejército, Luis Castro”.

En nota del 14 de septiembre (2014) el mismo diario dijo: “En varias tomas aparecen el legislador alterno de Alianza PAIS, Rodrigo Collahuazo, y Carla Delgado, del colectivo Construye Ecuador”. A esa fecha, los dos lideraban la Coordinadora de Organizaciones Sociales por la Democracia y el Socialismo que había recibido una asignación de un millón de dólares del Gobierno.

Detalles sobre este entrenamiento constan en la nota: ‘Historia del picnic que terminó a patadas’, de Roberto Aguilar y publicada el 16 de septiembre en la revista digital 4pelagatos.

¿Entrenaron a jóvenes de todo el país?

Por lo visto en el último levantamiento indígena, las técnicas usadas para la violencia en las calles, se puede decir que el entrenamiento militar de civiles, los correístas también lo hicieron en Quito y Guayaquil, y quizás en otras ciudades. Y entre los entrenados también debieron estar jóvenes campesinos de la Conaie.

Por lo visto en el último levantamiento indígena, las técnicas usadas para la violencia en las calles, se puede decir que el entrenamiento militar de civiles, los correístas también lo hicieron en Quito y Guayaquil, y quizás en otras ciudades. Y entre los entrenados también debieron estar jóvenes campesinos de la Conaie.

Se pudo notar en las marchas en Riobamba, capital de una de las provincias con mayor población indígena. Centenares de manifestantes campesinos llegaban de los pueblos del sur de esta ciudad en camionetas nuevas, algunas con altoparlantes. En puntos donde empezaba el área urbana se bajaban y comenzaban a caminar por las calles haciendo posta. Adelante, en las primeras filas, iban los jóvenes abriendo la ruta con ‘fieras iras’, con pasos largos, saltando y con los brazos en alto blandían palos, piedras, fierros, lanzaban gritos contra el alza del precio de las gasolinas, el FMI, el presidente Lenin Moreno.

Estos jóvenes no pasaban de los 35 años de edad. Vestían blue jeans, camisetas, zapatos deportivos, se cubrían la cabeza con gorros y sus rostros y cuellos con pañuelos. Todos cargaban una mochila. Pero, pese a que todos los jóvenes usaban una vestimenta similar, no todos eran indígenas. Los más gritones y amenazantes eran de otras ciudades (por su acento y comportamiento podían ser de Quito, Guayaquil). Los más moderados y que casi no usaban pañuelos, eran campesinos. Con este grupo de jóvenes se mezclaban los extranjeros, inconfundibles por su aspecto físico (podían ser venezolanos o cubanos). 

Atrás marchaban los realmente indígenas: adultos de a poncho y sombrero, con sus mujeres y guaguas, más atrás. Ellos eran menos, gritaban menos y no eran tan agresivos como los jóvenes. Al final de los días de las marchas se los veía cansados. 

[RELA CIONA DAS]

El tonto útil
Gabriel Hidalgo Andrade
Han visto a Pinocho rondando por la Casa de la Cultura
Fernando López Milán
Un debate simbólico cargado de prejuicios
Juan Cuvi
Las medias verdades de una rebelión de once días
Milagros Aguirre
¿Olvidarnos del levantamiento?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
GALERÍA
¿La Conaie y el correísmo ya tendrían sus propios "ejércitos"?
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El polémico sermón del padre rector de la PUCE
Las propuestas económicas del Gobierno, a fojas cero
Redacción Plan V
La noche en que la fiscal general no pudo dormir
Diego Vallejo hace una nueva denuncia contra José Serrano

[MÁS LEÍ DAS]

Militares envían una carta a Lenín Moreno
Éxtasis y agonía del ciclo político: Bolivia y las democracias en América Latina
Adrian Bonilla
El Ecuador minero y su deuda con la transparencia
Redacción Plan V
Anticorrupción: EE.UU. hace lo que Ecuador no quiso hacer