Back to top
16 de Agosto del 2021
Historias
Lectura: 13 minutos
16 de Agosto del 2021
Redacción Plan V
La historia detrás de la mayor incautación de cocaína en Ecuador
0

En una bodega que tenía como fachada ser un embotelladora de agua, la Policía encontró 9.6 toneladas de cocaína, en Guayaquil. Fotos: Policía Ecuador

 

La Policía aún investiga a qué organización pertenecía las 9,6 toneladas de cocaína halladas en una bodega en Guayaquil, pero ha adelantado que su destino era México o Estados Unidos. El lugar tenía el nombre de una embotelladora de agua mexicana. En un operativo previo, ya se halló droga en uno de los camiones que tenía como fachada la entrega de agua embotellada.

Un camión blanco con la fachada de repartidor de agua fue la primera pista que derivó en el decomiso del cargamento de cocaína más grande hasta ahora encontrado en Ecuador. El 23 de julio pasado, tres hombres circulaban en ese vehículo en el sector de Los Vergeles, en Guayaquil, pero cuando observaron la presencia policial intentaron fugarse. La Policía los persiguió hasta que el camión ingresó en una bodega. Los agentes ya habían recibido información reservada de que ese camión estaba sirviendo para el transporte de droga y era custodiado por un auto negro.

Tras un operativo, los uniformados encontraron 513 kilos de cocaína en 10 sacos de yute, en el cajón del camión. Los paquetes estaban rotulados con las palabras 'La reina', 'amor' o con un corazón con alas. Detuvieron a cuatro hombres y una mujer. Fue ella quien abrió la puerta del inmueble para el ingreso rápido del camión. En la entrada estaba el nombre del negocio: 'Agua purificada La Burbuja', que estaba impreso sobre papel celeste y pegado a un portón blanco.


La droga estaba empacada en 167 sacos de yute y cada uno tenía 60 ladrillos rodeados de cinta de embalaje.

Esa empresa no tiene registros en la Superintendencia de Compañías, pero al buscarla en Internet coincide con el nombre de una empresa mexicana. La mujer procesada tiene un RUC que tiene como actividad económica la producción de aguas minerales naturales y otras aguas embotelladas.

En la bodega, los agentes hallaron también dos detectores de metal, un inhibidor de señal y dos radios de comunicación. La Fiscalía pidió la prisión preventiva para los cinco involucrados y el juez aceptó el pedido.

Después de ese operativo, no solo siguieron las investigaciones sobre esa agrupación delictiva sino también el negocio. La bodega con la fachada de una empresa embotelladora de agua siguió funcionando. Hasta el pasado viernes 13 de agosto, la Policía volvió a allanar la misma bodega. En su interior se encontraron en total 9.470 bloques tipo ladrillo, cubiertos con cinta adhesiva, la gran mayoría dentro de 157 sacos de yute. Eso equivale a 9 toneladas 600 kilos de cocaína.

Según la Policía, el destino de la cocaína era México o EEUU y podría haber salido por los puertos o por pistas clandestinas.

La comandante de la Policía, general Tannya Varela, explicó -en una rueda de prensa realizada en el mismo inmueble la noche del viernes- que ahora los operativos se han enfocado también a la búsqueda de los lugares de almacenamiento de droga, y no solo a incautaciones en los puertos y en las fronteras.

Varela contó que después del operativo de julio, y junto con la Fiscalía, se analizó la información que han registrado circuitos cerrados de vigilancia que existe en este sector y se determinó que en la parte posterior de las oficinas y de la venta de botellones agua había otra oficina con una pared falsa donde estaba almacenada la droga. Esa mercancía ilegal internacional tiene un valor de 450 millones de dólares.

Los policías rompieron la falsa pared hecha de concreto y malla de acero, según se vio un video que la Policía hizo circular en sus redes. Para la rueda de prensa, los 157 bultos fueron colocados en un patio y los asistentes incluso se subieron se sobre ellos para pasar de un punto a otro del lugar.

La carga estaba destinada para México o Estados Unidos. La droga posiblemente iba a ser transportada por los puertos o por pistas clandestinas. La Comandante anunció que la Policía hará una nueva revisión del perfil costanero para identificar estas pistas, sobre todo en Salinas. ¿A quién pertenecía la droga? Es una información que aún la Policía investiga, mencionó la Comandante.

La ministra de Gobierno, Alexandra Vela, calificó como histórico este decomiso. Es la incautación más grande de clorhidrato de cocaína realizada en el territorio continental ecuatoriano. De otras sustancias como marihuana se han realizado incautaciones mayores, aclaró la Dirección Nacional Antinarcóticos.


En la bodega también había armamento de grueso calibre. Uno de los tipos de municiones que allí s encontró pueden partir motores, según la Policía.

En el inmueble había también armas de grueso calibre. Hubo un total de 2.883 municiones de calibres 9 mm, 223 mm, 7.62x39 mm y 7.62x51. Con estas últimas se puede partir un motor, dijo Varela. Además, en la bodega había siete armas largas tipo fusil, una de ellas con accesorio de mira telescópica, un subfusil, dos pistolas y un adaptador para convertir una pistola en un subfusil, con sus propios accesorios de mira telescópica y puntero láser. En este operativo la Policía incautó otro camión.

Varela dijo que las municiones y los fusiles eran de alto calibre. "Las organizaciones a las que estamos enfrentando son de alto poder", agregó. Las armas iban a ser utilizadas para la custodia del cargamento hasta su punto de salida del país. "Son organizaciones narco delictivas de otra índole", manifestó.  Solo después de este operativo, la bodega fue clausurada.


Las evidencias y los detenidos del operativo Gran Impacto 81 que se ejecutó el viernes 13 de agosto de 2021.

Algunos detenidos y sus roces con la ley

En 2011, un joven de 24 años, de La Flor de Bastión, fue detenido después de que, según la Policía, arrojara un arma durante su intento de huir de los uniformados. Fue condenado a un año de prisión correccional. Él, quien se identificó en ese entonces como un repartidor de agua, fue uno de los dos detenidos del operativo del viernes pasado cuando se halló el mayor cargamento de cocaína hasta ahora registrado en el país. Se trata de Álvaro A.M., quien junto a Marwin R.L. fueron acusados de tráfico ilícito de drogas y de armas.

Dentro de los cinco detenidos en julio dos registran problemas anteriores con la ley. Uno de ellos es Víctor F.N., quien también tiene antecedentes. En 2015, fue aprehendido por el robo de un celular.

Eddy R.C. es otro de los implicados. Es el único de los procesados que ha sido detenido anteriormente por tráfico de drogas, pero después declarado inocente. Esto ocurrió en julio de 2019 cuando en el vehículo donde viajaba, la Policía halló 20 gramos de cocaína. Su defensa presentó exámenes que habrían demostrado su adicción crónica a esta sustancia y alegó que esa droga estaba en el auto que pertenecía a otro dueño. La Fiscalía se abstuvo de acusarlo.

Las evidencias y los detenidos del operativo Gran Impacto 79, del 23 de julio de 2021, cuando se hizo el primer hallazgo de cocaína.

Varela adelantó que los detenidos corresponden a mandos operativos y aseguró que trabajan por encontrar los mandos medios y altos de estas organizaciones.

Durante la audiencia de flagrancia se dispuso la destrucción de la evidencia, tanto de la droga como de las armas debiéndose de hacer los oficios en el día a la Unidad de Antinarcóticos y a Comandancia de la Zona 8. 

Un negocio galopante en Ecuador

De acuerdo a las investigaciones, la droga que fue hallada en Guayaquil proviene de Colombia, a través de los pasos de San Lorenzo (Esmeraldas) y Tulcán (Carchi). PlanV en el informe Ecuador: radiografía del crimen organizado y sus actores se explica que casi un tercio de la cocaína colombiana pasa por Ecuador, donde se almacena y embarca principalmente en Guayaquil, para ser contrabandeada en cargamentos marítimos. Dada la falta de recursos, los funcionarios solo pueden registrar alrededor del 3 % de los envíos que salen de los puertos, creando las condiciones ideales para que las redes delictivas entreguen sus productos.

Pero internamente, hay un fenómeno que crece de forma paralela: los laboratorios para el procesamiento de drogas. Solo entre agosto de este año y octubre de 2020, al menos seis laboratorios de gran y mediana capacidad han sido desmantelados en territorio ecuatoriano.

Dada la falta de recursos, los funcionarios solo pueden registrar alrededor del 3 % de los envíos que salen de los puertos, creando las condiciones ideales para que las redes delictivas entreguen sus productos.

El más reciente ocurrió el pasado 7 de agosto. Las Fuerzas Armadas informaron sobre la localización de un laboratorio de drogas en la provincia de Sucumbíos. La brigada de Selva N.19 'Napo' realizó el descubrimiento mientras se encontraba en un operativo de vigilancia en el sector de la quebrada Sin Pena, parroquia de Santa Rosa. Se trataba de un cristalizadero de aproximadamente 500 metros cuadrados que se presume eran usados para producir 2.5 toneladas semanales de clorhidrato de cocaína. El laboratorio estaba dividido en cinco áreas: una de máquinas, otra para el embalado, otra para el depósito de combustible y acetona, otra área que servía de dormitorio para 15 personas, una cocina y un área de generación eléctrica.

En el lugar, el Ejército encontró también 1 generador de luz, siete depósitos de refinamiento, 10 bombas de agua, una cocina industrial, 16 microondas, tanques de acetona, gasolina y diésel, entre otros materiales para el procesamiento de la droga.


Imágenes de un laboratorio de droga que encontró el Ejército en la frontera con Colombia, provincia de Sucumbíos. Podría procesar hasta 2.5 toneladas semanas de clorhidrato de cocaína. Foto: FFAA

El 11 de mayo pasado fue hallado un laboratorio de droga en Tobar Donoso, que se ubica en el límite entre Carchi y Esmeraldas. Estaba a orillas del río San Juan. Este lugar podía producir hasta tres toneladas de droga mensuales. Esta infraestructura supuestamente pertenecía a un integrante del grupo disidente Oliver Sinisterra de Colombia, dijeron las autoridades.

El 4 de marzo pasado, los militares destruyeron otro laboratorio a orillas del río Mataje, en San Lorenzo, Esmeraldas. Estaba ubicado en un lugar de difícil acceso y en territorio indígena awá, específicamente entre las comunidades rurales Labores Agrícolas y Vaya Viendo. Al igual que el resto, tenía lugares destinados para el descanso, pero estos contaban con salidas rápidas hacia el río.

El laboratorio estaba dividido en cinco áreas: una de máquinas, otra para el embalado, otra para el depósito de combustible y acetona, otra área que servía de dormitorio para 15 personas.

El 4 de marzo, también en Santa Rosa (Sucumbíos), el Ejército desmanteló otro laboratorio. Tenía una plantación reciente de coca de aproximadamente una hectárea y media de extensión, con 10.000 plantas entre 15 y 30 cm de longitud. La infraestructura estaba a orillas del río San Miguel.

El 3 de octubre de 2020, se halló un laboratorio con una capacidad para procesar 4 toneladas de droga en San Marco, zona del Chical, en la provincia de Carchi. Tenía áreas de descanso, comedor y cocina, además de 40 hornos microondas.

En octubre pasado y también en Tobar Donoso hubo un operativo binacional para destruir un campamento gigante capaz de procesar hasta cuatro toneladas de droga mensuales. La infraestructura pertenecía al grupo Oliver Sinisterra. Los que operaban en ese lugar huyeron por la selva y por eso no hubo detenidos, según la Policía. En la incursión se utilizaron tres helicópteros Super Puma del Ejército.

[RELA CIONA DAS]

Las 10 causas para la peor crisis carcelaria
Redacción Plan V
Lasso, la ONU y la "paz" de los narcos
Iván Flores Poveda
En contravía
Diego Chimbo Villacorte
Drogas: el usador no es el culpable
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Las anteojeras del presidente Lasso
Luis Córdova-Alarcón
GALERÍA
La historia detrás de la mayor incautación de cocaína en Ecuador
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Un exgeneral de la Policía fue testigo clave en la defensa de Carolina Llanos
Redacción Plan V
La Corte IDH declaró responsable al Estado ecuatoriano por la desaparición de Gustavo Garzón
Mayra Caiza
Santiago Guarderas, su entorno y su hoja de ruta para Quito
Redacción Plan V
Iván Vaca, la historia de otra víctima del "Estado carcelario"
Diana Romero

[MÁS LEÍ DAS]

Las razones por las que Bélgica es más paraíso fiscal que Panamá
Mariana Neira
Legisladores, pipones, diezmos y el retorno del amo
Mariana Neira
Cuando el Estado le falla a un niño torturado
Susana Morán
El febrescorreísmo y la izquierda folclórica sueñan con un golpe de Estado
Iván Flores Poveda