Back to top
29 de Marzo del 2021
Historias
Lectura: 13 minutos
29 de Marzo del 2021
Redacción Plan V
La increíble historia de la avioneta fantasma de Galápagos
0

La avioneta de 12 metros de largo aterrizó en Isabela el 8 de enero sin permiso. Luego de varias semanas, desapareció. 

 

Fuentes revelan que quienes se llevaron la avioneta del aeropuerto de Isabela tuvieron todo el tiempo para poner aire a las llantas y cargarla de combustible. Pero nadie vio nada. La Policía dice que no tuvo gasolina para la patrulla que debía vigilar la aeronave. Este caso retrata el abandono de las Islas Galápagos y los enredos de la justicia.


Nadie vio cómo llegó ni nadie vio cómo desapareció. El pasado 8 de enero, una avioneta de 12 metros de largo y 4 de alto aterrizó en la isla Isabela sin autorización y sin que ningún tripulante haya sido identificado. Más de setenta días después dejó el lugar donde estaba retenida, nuevamente sin que nadie haya observado nada. El caso de la avioneta robada en la isla Isabela, de Galápagos, ha motivado reuniones al más alto nivel de autoridades locales y del Consejo de Seguridad del archipiélago, pero las respuestas no llegan.

La avioneta apareció abandonada en la pista de aterrizaje del aeropuerto del Puerto Villamil, de Isabela. Se presume que era usada para narcotráfico. Era blanca, con una capacidad para trasladar una tonelada, de matrícula HC-BKP -aparentemente adulterada según la Fiscalía- y de marca Cessna Conquest II, que puede llevar hasta nueve pasajeros. Tenía cinco contenedores pequeños llenos de combustible.

De acuerdo al parte policial, un grupo de policías llegó al lugar tras la alerta del encargado de la Aviación del Aeropuerto de Villamil. Los uniformados pidieron más refuerzos porque era de noche. Acudieron agentes del GEMA, Criminalística y la fiscal de Santa Cruz e Isabela, Lleislayne Chuncho. Pero encontraron una aeronave abandonada. Un piloto ayudó a moverla hasta el parqueadero del aeropuerto. En su interior se halló una radio, un teléfono satelital y dos GPS. Todas estas evidencias quedaron bajo cadena de custodia.

Sin embargo, no serían los únicos elementos. Una fuente que prefirió mantener su anonimato por seguridad dijo a PlanV que la población observó, cuando llegó la avioneta, a una persona que bajó de la avioneta cajas fuertes y grandes cantidades de dinero. Pero esto no está en los reportes de la Policía.


La avioneta marca Cessna Conquest II tiene capacidad para llevar hasta 9 pasajeros. Fue abandonada en la isla Isabela. Fotos Facebook Consejo de Gobierno de Galápagos

Un mes y medio después, a las 08:30, del 22 de marzo, la Policía informó que la avioneta había desaparecido. La avioneta, afirmó la misma fuente, estaba con las llantas bajas y sin gasolina. “Quienes se llevaron la aeronave -manifestó esa fuente- tuvieron todo el tiempo del mundo para poner aire a las llantas y gasolina. Tampoco hay certeza si desapareció el 22 de marzo o cuándo”.

“En Galápagos desaparece una avioneta del aeropuerto. ¿Cómo es posible que eso ocurra si es parte del triángulo que ha constituido el ministerio de Defensa con Perú y Colombia?”, se preguntó el académico y analista en tema de seguridad, Fernando Carrión.

Entre la maleza, la Policía encontró varios sacos de yute con llantas, baterías, cables y troncos de madera. En una bodega cercana a la pista hallaron 23 pomas de combustible, cuatro tanques vacíos, los mismos habían sido sacados de la avioneta. Así como llegó se fue: como un fantasma.

Una policía sin combustible

Después de que la avioneta aterrizó en Isabela, la Policía estuvo encargada de su vigilancia. Pero la patrulla designada para el turno de las 23:00 del domingo 21 de marzo hasta las 07:00 del 22 de marzo, no tuvo combustible. Por eso, los policías se quedaron en la Unidad Policial Comunitaria (UPC) porque no había gasolineras abiertas. Asimismo, prefirieron quedarse en la UPC porque los uniformados debían vigilar a un detenido por violencia intrafamiliar que estaba en las instalaciones policiales.

Esas justificaciones constan en el reporte del mayor William Patricio A.D., jefe del Circuito de la Policía de Isabela, sobre la desaparición de la avioneta. Él junto a otros cuatro policías están siendo investigados en este caso: Julio Marcelo R.C., Jonathan Alexander M.P., Carlos Luis C.A. y Franklin Ramiro B.C. Los cinco estuvieron detenidos durante 24 horas para fines investigativos, pero luego de ese lapso fueron liberados.

La Fiscalía pidió para ellos medidas cautelares y no prisión preventiva por considerar que todos están servicio activo y por constar en el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional, dice el acta de la audiencia de formulación de cargos. El juez de la Unidad Judicial Multicompetente de Santa Cruz, Ramón Abad Gallardo, aceptó el pedido después de mencionar los certificados de honorabilidad y méritos de los uniformados. Deben presentarse una vez a la semana ante las autoridades.  Se los indaga por un delito de alteración de evidencia.

La Policía encontró a la aeronave con gasolina y sin ningún pasajero. Fotos. Twitter Franklin Vega

La fiscal Chuncho está a cargo tanto del hallazgo de la avioneta como de su desaparición. El 19 de marzo pasado, la Defensoría del Pueblo envió una solicitud de información a la fiscal. La entidad pedía conocer el número del expediente abierto por la avioneta abandonada en Isabela. “De averiguaciones directas que hemos realizado a funcionarios de la Fiscalía de Santa Cruz indican que no tienen conocimiento de expediente alguno sobre el caso”, dice la carta. La Defensoría requirió que se le confirme si existe o no un expediente fiscal del caso. Pero hasta el momento no tiene respuesta. Tres días después de esa carta desapareció la avioneta.

“Le informamos que debido a temas de seguridad y agenda de la abogada Chuncho nos vemos obligados a excusarla de participar en la entrevista propuesta”, respondió la Fiscalía a un pedido de Plan V.

Asimismo, el mayor William Patricio A.D. que suscribió el parte del hallazgo de la avioneta es el mismo que ahora está procesado. Su abogado es Harrison Salcedo, quien ha defendido al exvicepresidente Jorge Glas y al jefe de los Choneros, Jorge Luis Zambrano, asesinado en diciembre pasado.

Según el mayor William Patricio A.D., la avioneta permaneció en un terreno abierto y sin custodia policial permanente. En la carta enviada a sus superiores dijo que no había seguridad ni interna ni externa en los terrenos del aeropuerto, como mallas metálicas, cerramientos o barreras, que impidan el acceso de personas no autorizadas a dicha terminal aérea. Aseguró que cualquier persona puede ingresar libremente sin restricción alguna. Tampoco había un hangar sobre la cual esté estacionada la avioneta.


 Con ayuda de un piloto, la avioneta fue ubicada en el parqueadero del aeropuerto de Isabela. De ese lugar desapareció el pasado 22 de marzo. Foto: Twuitter DGAC Ecuador

El 10 de febrero se dispuso a la Policía que realice patrullajes periódicos a la avioneta y registrarlos en el libro de novedades. Estos reportes fueron enviados por WhatsApp al ECU 911. Los policías hacían rondas continuas al aeropuerto para vigilar la aeronave en tres turnos distintos. El mayor dijo que en Isabela hubo una reducción del 30% del personal policial en el 2021 en comparación con el del 2020.

El policía agregó que ya había anticipado, 20 días antes del robo de la avioneta, a la fiscal del caso que habían falencias respecto a la custodia de la avioneta por varias razones. Mencionó, por ejemplo, que había un solo agente investigador para este caso y que no había una bodega lo suficientemente grande para ingresar la aeronave, como lo requiere el protocolo de la cadena de custodia.

Contó también que a la avioneta se la dejó con tres tanques de combustible llenos. Según el mayor, se solicitó a la agencia Isabela de Petroecuador para que extraiga dicho combustible. Asimismo, asegura haber pedido el traslado de la aeronave a un sitio más seguro. En su defensa dijo que se hizo este pedido “en vista que se tiene información extraoficial que personas desconocidas pretendían tratar de llevarse dicha aeronave del lugar”.

Hasta el 22 de marzo, día en que fue robada la avioneta, no tuvo respuesta. Pero en un boletín, la Fiscalía informó que el 17 de marzo solicitó a la Unidad Aeropolicial que personal a su mando traslade la avioneta a Guayaquil, petición que no fue atendida, por no contar con pilotos –según la Policía– para el traslado de dicha aeronave.

El jefe policial de Isabela agregó en su informe que no cuenta con un contrato para el abastecimiento de combustible para los vehículos policiales. Afirmó que han sido los mismos policías los que han tenido que pagar con sus propios recursos.

Contó también que a la avioneta se la dejó con tres tanques de combustible llenos. Según el mayor, se solicitó a la agencia Isabela de Petroecuador para que extraiga dicho combustible. Asimismo, asegura haber pedido el traslado de la aeronave a un sitio más seguro.

Isabela quería una ambulancia aérea

El Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos pidió a la Fiscal del caso el decomiso de la aeronave y que pase a ser administrada por el Municipio de Isabela. Argumentó que existe un sistema precario de salud, que no cuenta con el servicio de traslado de pacientes graves con vuelos directos desde Isabela hasta el continente. “Además serviría para traslados de emergencias interislas a hospitales de mayor complejidad, producto de aquello se dará solución integral en materia de salud, acoplándola como ambulancia aérea, con el único fin de poder salvar vidas, brindando asistencia emergente a las familias isabelinas”.

Cuando el Consejo de Gobierno anunció el hallazgo en sus redes sociales, hubo ciudadanos que llamaron a la avioneta como un “regalo del cielo”. En Facebook, la gente contó sobre las dificultades para trasladar a sus enfermos críticos y empezó a nacer la idea de que la aeronave se quede en Isabela, sea pintada y llamada ambulancia. “Trabajo en salud y no saben qué impotencia es luchar y ver a los familiares de un paciente que necesita ser trasladado de urgencia”, escribió la habitante María Ruiz Meneses.

Por el caso de la avioneta han mantenido reuniones de trabajo el encargado de la Dirección de Aviación Civil del Aeropuerto José de Villamil y de su Consejo de Seguridad, las autoridades del Municipio de Isabela y del Consejo de Gobierno.

Este último solicitó al Ministro de Defensa, quien preside el Gabinete Sectorial de Seguridad, que convoque de manera urgente a una reunión de ese cuerpo colegiado para tratar y resolver lo que corresponda sobre estos hechos.

Milton Castillo, delegado de la Defensoría del Pueblo en Galápagos, confirmó que no hay fiscal en Isabela, por lo tanto la fiscal de Santa Cruz se encarga de los casos en las dos islas.

Puso el ejemplo de lo que ocurre con los feminicidios. Hubo el caso de una mujer que acudió al sistema de justicia cinco días antes de ser asesinada. Su agresor la hostigó en su trabajo, después de no respetar las medidas de protección que ella tenía. El hombre fue llevado a audiencia a Santa Cruz. Pero no hubo ni juez ni fiscal. Entonces, se hizo una audiencia con un juez y fiscal de otra isla, Santa Cruz, por videoconferencia. “La víctima estuvo sola con su agresor en una sala de audiencias. Él estuvo con Defensor Público y ella sin defensor, porque no estaba el fiscal. El juez de Santa Cruz dejó libre al agresor y este la asesinó cinco días después brutalmente”. En Galápagos solo existen dos defensores públicos.

“La población de las islas se siente desprotegida de la justicia”, dijo Castillo.

GALERÍA
La increíble historia de la avioneta fantasma de Galápagos
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El defensor del pueblo y las dificultades para obtener justicia en Galápagos
Redacción Plan V
Femicidio en Galápagos: crónica de una muerte anunciada
Redacción Plan V
El largo y caro viaje de la carga que abastece a Galápagos
Redacción Plan V
La visita de Blinken a Ecuador abre nuevos rumbos de cooperación
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Un exgeneral de la Policía fue testigo clave en la defensa de Carolina Llanos
Redacción Plan V
San Lorenzo: así empezó la ola de violencia criminal que azota al Ecuador
Redacción Plan V
Más de 4.000 millones de dólares en glosas confirmadas por Contraloría no se pueden cobrar
Redacción Plan V
¿Por qué no es buena idea eliminar las tablas de drogas?
Daniel Pontón C.