Back to top
7 de Octubre del 2019
Historias
Lectura: 18 minutos
7 de Octubre del 2019
Susana Morán
La protesta y la represión invisibilizadas por el cerco informativo oficial
0

Foto: Captura de video

Las imágenes que capturaron las confrotaciones en La Esperanza fueron difundidas por la Conaie y las tituló así: "No es Iraq, es La Esperanza, en Imbabura".

 

El Gobierno se tomó una hora para contar su versión sobre las protestas de la última semana. Pero en ella, dos ministros hablaron de los incidentes contra la fuerza pública, pero nada se dijo sobre la violencia contra los manifestantes. El caso de La Esperanza, parroquia de Imbabura, ilustra el cerco informativo oficial. Cinco organizaciones reportan otros incidentes que han atentado contra los derechos indígenas y de las personas.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, arrancó su discurso con una frase: “es importante que nos mantengamos informados”. Por eso pasó, ayer domingo 6 de octubre, una hora al aire en cadena nacional para dar su versión sobre las protestas en contra de las medidas económicas implementadas por Lenín Moreno la semana pasada. Pidió separar dos sectores: a los inconformes por las medidas económicas y a los vandálicos que se dedicaron a saqueos en distintas ciudades. La Ministra llamó a los primeros como violentos y rechazó la retención de militares y policías. En la cadena y en las cuentas oficiales se viralizó el hashtag #EcuadorPaísDePaz.

Pero mientras eso pasaba en el discurso, una pequeña población de Imbabura vivía horas de incertidumbre y de violencia. Hasta las 21:00 de ayer, cuando inició la cadena, las comunidades de la parroquia La Esperanza llevaban tres horas de batalla campal entre indígenas, militares y policías. Los mensajes que salieron desde La Esperanza fueron confusos y alarmantes. Personas de la zona comunicaron a activistas y defensores de derechos humanos que había una situación sin control. Hablaron en un inicio de dos muertos, información que fue negada -un día después- por la Prefectura y la Gobernación de Imbabura. Ni las autoridades lograban hasta las 22:00 tener datos completos sobre lo sucedido en La Esperanza. Pero pasada esa hora, la información -como suele suceder ante el vacío oficial- llegó a través de redes sociales.


Un dron registró el fuerte uso de bombas lacrimógenas y agua desde antimotines contra los habitantes de La Esperanza. Video: Twitter Conaie

Un video con un dron ha sido, hasta el momento, el principal registro de la dimensión de las protestas y la represión oficial y militar en la zona. En un minuto y medio se observa una comunidad con una vía principal inundada de gases lacrimógenos. Con cientos de policías y militares -que un día después un dirigente calculó en 500 uniformados- agrupados y encabezados por vehículos antimotines desde los cuales lanzan agua. La gente corre sin rumbo por los pastizales y las casas. El video registra el sonido de las continuas bombas lacrimógenas que se lanzaron sobre la población. En la calle, hubo llantas quemadas y el humo que se desprende más el de las bombas picantes muestran un campo de batalla.

Pero La Esperanza está movilizada desde la madrugada del viernes pasado. Así lo confirmó a Plan V Oswaldo Matango, presidente de la Comunidad Casaloma de la Esperanza. Esta parroquia está ubicada en la parte alta de Ibarra, cercana al cuartel militar Yaguachi, sobre la vía antigua a Quito por Zuleta. Pertenecen al pueblo kichwa Karanky. Sus habitantes se dedican sobre todo a la albañilería y al cultivo de papas, maíz, choclos y demás productos de la Sierra. Hombres y mujeres de las pequeñas comunidades agricultoras se levantaron porque entienden que las medidas económicas afectarán a los más pobres, como a ellos. Por eso cerraron las vías con palos y piedras. Se ubicaron a la altura del colegio Rumipamba y del cuartel militar. El dirigente indígena, que estuvo en el lugar, aseguró que la protesta fue pacífica. Horas antes de los incidentes, danzaron con su música tradicional.

“Ellos iniciaron lanzando las bombas, usted no se imagina, (las personas) se quedaron echadas, ahogándose, hubo una violencia. Ellos empezaron, no tomaron en cuenta que había mujeres”, dijo Oswaldo Matango, presidente de la comunidad Casaloma, parroquia La Esperanza.

Todo cambió cuando llegaron seis tanqueros con combustible hasta la zona de Magdalena, en la vía que conduce entre Cayambe-Olmedo-La Esperanza, que había sido cerrada. La fuerza pública pidió que los dejaran pasar. Pero la comunidad se resistió. Según Matango, decenas de militares vestidos de civiles trataron de infiltrarlos. Él pertenecía a la comisión de vigilancia y consideraron que el paso de los tanqueros podría ser un engaño. En ese momento, la Policía empezó a lanzar las bombas lacrimógenas contra alrededor de 600 habitantes. “Ellos iniciaron lanzando las bombas, usted no se imagina, (las personas) se quedaron echadas, ahogándose, hubo una violencia. Ellos empezaron, no tomaron en cuenta que había mujeres”, dijo el líder indígena. Las bombas llegaron hasta los potreros, en donde la gente se ubicó para alejarse de los gases picantes. En otro video, publicado por radios locales de Imbabura a las 23:00, se escucha las detonaciones de las bombas durante la noche. El mismo prefecto de Imbabura, Pablo Jurado, confirmó los desmanes. Dijo a Plan V que la Policía usó hasta caballos para desmovilizar a los manifestantes.


En rueda de prensa, la Conaie anunció la llegada de 20.000 indígenas a Quito. 

Un día después, las autoridades contaron a cuenta gotas lo sucedido en esa localidad indígena. Jurado cuestionó que no se diera el paso a los tanqueros con 120.000 galones de combustible y desmintió la existencia de muertos. Agregó que había dos heridos hasta el momento con golpes en la cara, uno de ellos es el líder de la comunidad de Chirihuasi, Jorge Simbaña, que habría sido atendido en Quito por la rotura de un pómulo. Los heridos fueron llevados por sus familiares al centro de salud, confirmó Matango. Por el caos del día anterior aún se desconoce cuántos afectados dejó la protesta. El asambleísta de esa provincia, Diego García, también corroboró esa información.  La Gobernación de Imbabura agregó en un escueto comunicado que las confrontaciones se dieron después de que fracasaron los diálogos con los comuneros que se extendieron por 11 horas. Sin dar detalles y siguiendo el tono minimizador de la Ministra, solo informó que los incidentes dejaron cuatro militares y seis habitantes retenidos, que ya fueron liberados. De este episodio tampoco se pronunció un enojado ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, quien en la cadena se dedicó a desmentir la presencia de tanquetas militares en Quito, aunque videos y fotos de periodistas y ciudadanos lo desmentían en tiempo real.

Según el reporte de Derechos y Justicia, Surkuna, CEDHU, INREDH y Amazon Frontlines se han registrado incidentes con la fuerza pública en ocho provincias y en 12 sectores o comunidades mayoritariamente indígenas.

Organizaciones de derechos humanos cuestionaron el cerco informativo. En un reporte conjunto de cinco ONG reclamaron al Estado por no haber tenido la capacidad para registrar lo que ha sucedido en el país, específicamente el número exacto de “policías y militares desplegados, armamento letal y no letal de dotación; sitios o zonas de conflicto donde se han llevado a cabo operativos; número exacto de personas detenidas, con nombres y apellidos; número exacto de personas heridas y atendidas en casas de salud y el estado de salud; número exacto de personas fallecidas en estos días como consecuencia del abuso de la fuerza pública”. Según estas organizaciones, a esa falta de información se agrega el papel de los medios masivos de comunicación.  “Deliberadamente han optado por no informar a la sociedad de los hechos que se han sistematizado en este informe, lo cual provoca un estado de desinformación en la sociedad y de ocultamiento de las graves violaciones a derechos humanos que se denuncian”, sostienen.

Por eso, este lunes 7 de octubre, la Conaie -la principal organización indígena del Ecuador- decidió devolver la dimensión de lo que significa un levantamiento indígena y anunció que más de 20.000 indígenas llegarán en Quito en medio de una movilización indefinida. “Nos han calificado de delincuentes, terroristas, zánganos. Los zánganos son los que han saqueado al país”, dijo el presidente de la Conaie, Jaime Vargas, acompañado de dirigentes de los trabajadores. Y agregó: “Nos han declarado la guerra”.

Militarización y violencia

La información incompleta que ofrecieron los ministros encargados de la seguridad del país motivó a que cinco organizaciones de derechos humanos cuestionen la militarización de los territorios indígenas y que las acciones del Gobierno en los últimos cuatro días no han aportado al diálogo. Entre ellos, el estado de excepción provocando actos de violencia. Según el reporte de Derechos y Justicia, Surkuna, CEDHU, INREDH y Amazon Frontlines se han registrado incidentes con la fuerza pública en ocho provincias y en 12 sectores o comunidades mayoritariamente indígenas. Esta es una reproducción textual de la parte pertinente de su reporte:

Azuay: Cuenca/Molleturo

El domingo 6 de octubre del 2019, fallece Raúl Chialpe, defensor del agua, mientras se encontraba en las protestas en rechazo a las medidas económicas dictadas por el gobierno de Lenin Moreno. Al parecer habría sido arrollado y no recibió atención médica inmediata.


Una persona murió atropellada durante las protestas en Azuay. Foto: Diario El Tiempo

Cotopaxi: Guaytacama, Latacunga

En la entrada a la parroquia Guaytacama del cantón Latacunga, la represión por parte de la fuerza pública/policías deja varios heridos, mientras que el impacto de bombas y perdigones realizados por la fuerza armada/militares deja a dos personas en situación de gravedad, los mismos que no fueron trasladados a centros médicos de forma inmediata.

En el sector de Piedra Colorada, parroquia Guaytacama, cantón Latacunga, ingresaron aproximadamente 400 militares, quienes han disparado perdigones y lanzado bombas lacrimógenas al cuerpo de los manifestantes, dejando heridos y 3 personas detenidas.


Según la Conaie, hubo represión contra los manifestantes en Cotopaxi. Foto: Twitter, Conaie.

En Latacunga- Panzaleo, ciudadanos registraron la actuación inhumana de varios militares en contra de manifestantes, a quienes encapuchan y golpean, se desconoce el lugar a donde fueron trasladados.

En Latacunga, en la calle Panamericana E35, el uso excesivo de la fuerza por la fuerza pública/policía nacional, en contra de manifestantes del Pueblo Kichwa, entre ellos obreros y estudiantes deja varios detenidos y agredidos por la policía.

Se han circulado videos del momento en que militares tienen detenidos a dos personas del movimiento indígena, encapuchados y arrodillados apuntados por armas, normas que vulnera el debido proceso y la integridad de las personas.

Tungurahua

Detención arbitraria e ilegal de S.A. miembro del movimiento indígena de Tungurahua, quien estuvo desaparecido por varias horas y que, después de una búsqueda exhaustiva, lo encontraron en una oficina de la policía judicial en Ambato, con evidentes señales de tortura. La policía nacional, al desconocer como tramitar la causa por las visibles heridas del señor S.A, lo mantuvieron aislado, hasta que finalmente fue puesto a órdenes judiciales.

Imbabura: La Esperanza

En la parroquia Esperanza, cantón Ibarra, policías y militares ingresan a viviendas, espacios comunitarios y terrenos, con caballería, vehículos blindados y una gran cantidad de gas lacrimógeno y perdigones. Los pobladores se desplazan en busca de refugio.

A causa de la represión de los militares el domingo 6 de octubre, se informa de 2 personas fallecidas en la parroquia La Esperanza - Rumipamba, provincia de Imbabura (aún por verificar). (Nota de Plan V: La Cedhu confirmó en sus redes las muertes, pero la Prefectura las negó)

Loja: Saraguro

Presencia masiva de militares, pone en grave riesgo la integridad física de niños, niñas y mujeres que se encuentra en el sector de San Vicente en la vía Cuenca-Loja por el uso indebido de gases lacrimógenos.

Represión por parte de la fuerza pública y militar en el sector de San Vicente, sin importar la presencia de mujeres y ancianos.

Pastaza y Morona Santiago: Tsurakú, Pitirishka, Kunkuk

En la comunidad Shuar de Tsurakú cantón y provincia de Pastaza, en el km 51 vía Puyo-Macas, aproximadamente 200 militares, dispararon bombas lacrimógenas sin importar la presencia de mujeres, niños, jóvenes y ancianos. Las Fuerzas Armadas se encuentran en este sector desde el sábado 5 de octubre.


Incidentes en el centro de Puyo. Foto: Confenaie 

Militares y policías, lanzan bombas lacrimógenas en las comunidades de Tsurakú y Pitirishka, ambas de nacionalidad Shuar.

En la comunidad shuar Kunkuk, kilómetros 51-60 vía a Macas, sector donde se realizan las manifestaciones, llegaron 10 camiones militares.

Pichincha: Cayambe

En Cayambe se registró la utilización de balas de goma en contra de manifestantes, dejando un herido de gravedad.

Los últimos incidentes

Estos son los hechos que Plan V ha confirmado en las diferentes provincias y que han sucedido el lunes 7 de octubre:

Bolívar, Guaranda: Un grupo de manifestantes se tomó el edificio de la Gobernación de la provincia por más de dos horas. En los videos que circulaban en redes se vio a los protestantes en la parte alta de la edificación. Quemaron llantas. Medios locales reportaron que hubo retención de 10 policías.

Guayaquil, Guayas: Los noticieros de la noche informaron del cierre del puente de la Unidad Nacional, que conecta al Puerto Principal con el resto del país. Es un cierre temporal por seguridad. Manifestantes caminaron por ese sector. 

Nizag, Chimborazo: 47 militares fueron evacuados en un helicóptero este lunes, después de que permanecieran dos días retenidos por indígenas en la comunidad de Nizag. Según la prensa, los dirigentes dijeron que retuvieron a los militares porque actuaron con violencia contra los habitantes. Los militares, de su parte, aseguraron que los atacaron con palos, machetes y piedras. Policías que también fueron retenidos quedaron asimismo en libertad.

Riobamba, Chimborazo: En el centro de Riobamba se registraron protestas indígenas. Desde muy temprano hubo bloqueos a las principales vías de acceso. La provincia se quedó incomunicada.

Esmeraldas, Esmeraldas: Una marea amarilla se vio en el ingreso de Esmeraldas. Decenas de taxistas estaban expectantes de la decisión de una posible alza de pasajes, resolución que el Municipio no tomó y responsabilizó al gobierno de la medida. No hubo servicio de transporte.

Lasso, Cotopaxi: En la mañana decenas de manifestantes indígenas ingresaron a la planta lechera Parmalat. Entraron con palos y robaron fundas de leche. Increparon a los trabajadores por ir a laborar, según contó Carla Ortiz, del departamento de marketing de la empresa, a El Universo. De igual manera, Explores denunció "fuertes agresiones y actos de vandalismo por parte de la comunidad indígena hacía las fincas florícolas" de Cotopaxi. Aseguró que 31 haciendas florícolas fueron asaltadas. En el centro de Latacunga también se observaron manifestantes que obligaron a cerrar negocios.

Ambato, Tungurahua: La prensa informó el cierre de vías de acceso a Ambato desde la madrugada. Según el reporte, los manifestantes recorrieron la ciudad para obligar a los comerciantes a cerrar sus locales. También se conoció que un grupo se tomó el cerro Pilisurco dejando sin señal a las antenas repetidoras de los canales de televisión y a las emisoras de frecuencia modulada. Es la segunda vez que ocurre desde el inicio de las protestas.

Sucumbíos: Durante el intento de toma de la estación de bombeo Lago Norte Uno, el prefecto Amado Chávez y el asambleísta Yofre Poma, ambas autoridades de Sucumbíos, fueron detenidos. Eran parte de un grupo de 80 manifestantes, que fueron aprehendidos por la Policía. En esa provincia continúa el paro de los transportistas. El Universo reportó además que en Pacayacu se tomaron una estación petrolera.

Otavalo, Imbabura: Se registró el cierre de la vía Otavalo-Cajas. Cientos de indígenas transitaron por la Panamericana en dirección a Quito. Los buses interprovinciales y urbanos suspendieron el servicio.

[RELA CIONA DAS]

Los ocho sentimientos acumulados que revelaron las protestas
Gonzalo Ordóñez
Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz
El triunfo de la violencia
Fernando López Milán
Reflexiones frente a la crisis: FMI, subsidios, abusos y corrupción
Hugo Cahueñas Muñoz
¿Por qué lo permitimos?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
GALERÍA
La protesta y la represión invisibilizadas por el cerco informativo oficial
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

25 años del levantamiento indígena
Gonzalo Ortiz Crespo
El miedo a la voz indígena: un diálogo con Carlos Pérez Guartambel
Andrés Ortiz Lemos
Chimborazo: cómo PAIS infiltró el corazón del movimiento indígena
Redacción Plan V
Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán