Back to top
31 de Octubre del 2023
Historias
Lectura: 16 minutos
31 de Octubre del 2023
Redacción Plan V
La salud mental en Quito: la terapia sigue siendo un tabú entre los capitalinos
0

Imagen referencial. Foto original: Daniel Reche. Pexels

 

La mayor parte de los suicidas en Quito son hombres jóvenes, que tienen problemas económicos y emocionales. Pero en los servicios de salud de la ciudad quienes más acceden y son atendidas son mujeres. Un proyecto de ordenanza sobre salud mental está siendo discutido por el Concejo para dotar de presupuesto a la atención de la salud mental, mientras varias organizaciones promueven líneas de ayuda y atención telemática.

El tema de la salud mental de la población capitalina se discute en varias instancias en el Municipio de Quito. Desde el Concejo, en donde el concejal Andrés Campaña retomó un proyecto de ordenanza planteado por la ex edil Brith Vaca, y cuyo texto se encuentra redactando para segundo debate, hasta la Secretaría de Salud, que ha puesto en marcha un centro de ayuda telemática para personas que requieren asistencia en problemas como ansiedad, estrés o depresión, que son los más comunes en la capital. 

En 2022, se publicó el Informe de Calidad de Vida Quito Cómo Vamos, que describe varios de los aspectos clave sobre diversos ejes en la ciudad. Al analizar la salud, el informe estableció las causas de muerte de quienes fallecen en Quito, y tras distinguir las muertes por enfermedad de los de otros motivos, pudo concluir que la primera causa de muerte son los siniestros de tránsito, seguidos del suicidio, las agresiones con armas cortopunzantes, las agresiones con armas de fuego y los estrangulamientos.

Los más jóvenes, de entre 10 a 19 años, tuvieron como principal causa de muerte en 2019 al suicidio, algo que varió levamente en 2020 y luego se ratificó en 2021. De los fallecidos en ese rango de edad, el 62,7% fueron hombres y el resto mujeres. 

Entre los jóvenes de 20 a 29 años, los suicidios fueron cometidos por un 71.1% de hombres. En el total global para 2021, el Informe destaca que ocurrieron en Quito por lo menos 184 suicidios, de los que 76.6% fueron cometidos por hombres. En ese mismo año, quedaron registrados en los servicios de emergencia nacionales 729 intentos de suicidio en todo el país, de lo que el 10.4% se produjeron en Quito. Las parroquias quiteñas más afectadas por estos hechos fueron Calderón, San Antonio y San Juan. 

Según cifras del Ministerio de Salud para 2021, en Quito las instituciones de salud pública atendieron 162.630 consultas relaciondas con problemas de salud mental, de las que un grupo significativo fueron mujeres de 50 años en adelante. El Ministerio explicó que la mayor parte de consultas sobre salud mental registradas en los hospitales del Estado se han producido en Conocoto, Centro Histórico, Cotocollao, Itchimbía, Chimbacalle y Calderón-Carapungo. 

Por otro lado, las instituciones de salud del sistema municipal tienen su propia estadística sobre las atenciones de lo que llama malestares sicológicos en el Distrito Metropolitano de Quito en lo que va de 2023. Esta estadística evidencia que los tres malestares sicológicos más comunes son la ansiedad, seguida de la depresión, el estrés y la ideación suicida.El Municipio ha atendido en lo que va de este año 29.698 casos de los que el 14% estuvieron relacionados a ansiedad, el 5,5% al estrés, el 5,37% a la depresión y el 1,68% al riesgo del suicidio. 

La mayor parte de las personas que han asistido a consulta en las instituciones municipales han sido mujeres, lo que en la Secretaría de Salud se atribuye a que para ellas el acceso a la medicina comunitaria municipal es más fácil. 

Pero la mayor parte de casos de salud mental atendidos en los centros médicos municipales presentan un nivel de riesgo bajo, con un 93.96% , frente a un 3,97% de riesgo medio y un 2.06% de riesgo alto.

Los hombres en mayor situación de riesgo frente al suicidio

El sicológo Pablo Analuisa, coordinador de Salud Mental de la Secretaría de Salud del Municipio, destaca que la estrategia del Municipio es lograr intervenciones de salud comunitarias, que se está basando en la información dispoble. 

Analuisa explica que la mayor cantidad de personas de sexo femenino que se registran en la estadística del sistema de salud municipal se deben a que son ellas quienes más acceden a los planes de salud mental comunitaria. El sicólogo precisa que, en cambio, los hombres no buscan ayuda de salud mental por cuestiones culturales, como el rol socialmente aceptados y porque el hombre es educado para percibir los problemas de salud mental como debilidades de carácter. Eso, explica, el experto, genera una barrera de acceso, pues se tiende a negar la importancia de los problemas de salud mental. 

Sobre los niveles de riesgo, Analuisa explica que los niveles de riesgo permiten identificar situaciones que puedan afectar o no la calidad de vida de la persona y diferenciar quiénes requieren un abordaje terapeutico. Sobre el suicidio,  destaca el experto, de cada cuatro personas que se autoeliminan tres son hombres, y la mayoría de ellos son adultos jóvenes, que sufren una mayor carga social y cultural y la presión económica para mantener los hogares. 

El teléfono 101 opción 9 y sus servicios sicológicos 

Una de las herramientas para atender estos fenómenos es el programa de teleconsulta de salud mental que ha implementado la Secretaría de Salud del Municipio. Diez sicológos clínicos atienden de manera telemática por teléfono e internet a usuarios que tienen inquietudes sobre su salud mental. Mientras tanto, la prevención del suicidio se realiza por medio del ECU 911, en donde seis sicólogos clínicos brindan primeros auxilios sicológicos.Entre el 11 de septiembre y el 16 de octubre de 2023, este sistema ha realizado 913 atenciones únicas a los usuarios que se han comunicado con las líneas habilitadas.

Según explica el sicológo Pablo Analuisa, la meta del proyecto es llegar a por lo menos 1.600 consultas al mes y se pretende dar un acompañamiento con por lo menos seis consultas a lo largo de la misma cantidad de semanas.

La primera consulta se realiza por una llamada telefónica, y las siguientes, que pueden ser hasta seis, se realizan por medio de vídeo conferencias. Analuisa explica que al momento se mantiene una buena tasa de asistencia de las personas a las sesiones virtuales. 

Las parroquias quiteñas con mayores atenciones de salud mental en 2023 han sido Calderón, Solanda, Quitumbe, El Condado, Conocoto, La Argelia, el Centro Histórico, Tumbaco, La Magdalena, La Ecuatoriana, Guamaní y Chillogallo. 

Otro informe de la Secretaría de Salud al que tuvimos acceso pone en evidencia que la mayor incidencia de problemas mentales entre quienes son atendidos en Quito se expresa en trastornos relacionados con el estrés y somatomorfos (cuando la respuesta sicológica a un transtorno físico es anormalmente intensa), seguidos de trastorno del estado de ánimo, los debidos al uso de sistancias psicoactivas, entre otros, pero con una mínima incidencia de esquizofrenia y trastornos delirantes (cerca de 10 casos en la ciudad). 

Mucho de ello tiene que ver con la valoración cultural que tiene la terapia. El corresponsal de BBC, Daniel Pardo, reflexionaba en 2016 sobre la diferente actitud que hay frente a la salud mental y los servicios de atención sicológica entre los países del sur del continente, como Argentina y los del norte como Colombia. 

Algunos de sus hallazgos sobre las distintas actitudes en Colombia y Argentina frente a la terapia podrían aplicarse a Quito: "Los colombianos somos más de resolver nosotros mismos o buscar ayuda en gente de confianza". Los argentinos, por otra parte, encuentran ese apoyo en el terapeuta. Mientras el argentino puede tener síndrome de hipocondriaco, los colombianos podemos tener anosognosia, la patología del que no reconoce la enfermedad. Porque nosotros, en general, "somos" fuertes, rígidos, disciplinados. El argentino es existencialista, romántico, testarudo". "El raro en Argentina es el que no va al terapeuta, mientras que en Colombia graduamos de loco al que visita un psicólogo o un psiquiatra", agrega el reporte. 

Los concejales que promueven la salud mental

Mucho de este estigma, que centra la supuesta solución de los problemas de salud mental en la familia y desdeña la intervención de profesionales capacitados, se puede notar de manera marcada en Quito. El concejal Wilson Merino y su movimiento político, Imparables, han iniciado una campaña que cuyo eslogan deja claro que tener un problema de salud mental "no es cosa de locos".

"Hablar de temas como depresión, tristeza, desesperanza que enfrentan los habitantes de la ciudad no es cosa de locos", enfatiza el concejal, quien destaca que la salud mental es un derecho pero ahora está restringuido a quienes tienen dinero para pagar una consulta privada. 

"Hay que democratizar el acceso a la salud mental y la escucha activa", explica Wilson Merino, quien destaca su alianza con la fundación Teléfono Amigo, que realiza contención emocional en momentos de crisis, desde un teléfono anónimo y confidencial.

El concejal destaca la alta tasa de suicidios entre adolescentes en Quito y la necesidad de campañas preventivas y acceso a los sistemas de salud. La crisis migratoria que se está produciendo en el país y en la ciudad empezará a producir una nueva ola de niños y jóvenes que se quedan sin sus padres, como ya ocurrió a principios de siglo. 

El concejal destaca que la inseguridad, la falta de empleo, el poco acceso a la universidad, la pobreza, son factores que afectan a la población de Quito y producen un aumento de los problemas de salud mental. Merino dice que hay un déficit de profesionales de salud mental en la capital, lo que obliga a apuntalar la telemedicina como una alternativa.

Para el concejal, es importante la aprobación de la ordenanza sobre salud mental, para que se puedan articular esfuerzos con distintas instancias del sistema de salud municipal, así como crear un plan y un modelo de gestión que se pueda implementar en las administraciones zonales. 

El proyecto de ordenanza

Por su parte, el concejal Andrés Campaña, quien encabeza la Comisión de Salud del Concejo Metropolitano, explica que hay elementos de preocupación en Quito como la cifra de suicidios. En 2022 198 personas, la mayoría hombres jóvenes, se quitaron la vida, mientras en lo que va de 2023 se han cometido 160 suicidios. 

La población de sectores marginados es la más expuesta, destaca el concejal, pues la mayor incidencia del fenómeno suicida ocurre en la ruralidad quiteña. El concejal sostiene la salud mental en todo el país se vio afectada por la pandemia de covid, así como por la pobreza, la crisis, el desempleo, entre otros temas.

Campaña recordó que la Asamblea disuelta aprobó un proyecto de ley de salud mental, pero fue objetado parcialmente por el presidente Guillermo Lasso, lo que ha dejado el tema entre los pendientes que deberá asumir la nueva legislatura. 

En Quito, un proyecto de ordenanza ha sido planteado en septiembre en primer debate ante el Concejo Metropolitano, y se prepara el documento para el segundo debate. Por lo menos en dos ocasiones se han reunido mesas de trabajo para analizar la problemática. En la primera mesa de trabajo han participado siete equipos de concejales, mientras que en la segunda reunión se han reunido diez concejales. Se consultará los criterios de las instituciones municipales que ejecutarán el proyecto, así como se pedirá el criterio de 15 actores de la sociedad civil, entre ellos, fundaciones como Esquel y otras. 

"El Municipio de Quito ha tenido pocas estrategias a la hora de atender la salud mental, y han sido ineficientes", explica el concejal, sobre proyectos como el Puente de Vida, que consistía en unidades de salud móviles vigilaban los puentes en Gualo y el río Chiche, en donde suelen producirse este tipo de suicidios. Pero la idea no era funcional, explica el concejal, porque estaba asociada al horario laboral y de oficina y no podía contener a todos quienes podrían intentar quitarse la vida en esos lugares. Campaña destaca las iniciativas de atención telemática y también el trabajo de los sicólogos para primeros auxilios sicológicos en la central del ECU 911.

Al momento, la Comisión de salud discute un proyecto de ordenanza de salud mental, que será sometido al Concejo capitalino para segundo debate. El documento consiste en incorporar un extenso articulado en el Código Municipal de Quito con relación a la salud.

Entre los temas que se tratan en la propuesta normativa están aspectos como la definición de la Secretaría de Salud del Municipio como ente director, así como definir como entes ejecutores a las instancias de salud del sistema municipal. También se trata del financiamiento, de la formulación de un Plan de Salud Mental, la creación de un Consejo Consultivo de Salud Mental, así como diversas estrategias de prevención que deberán aplicarse en ámbitos como el educativo y el familiar.

Según el sicológo Pablo Analuisa, es necesario establecer redes de apoyo, identificar de manera oportuna a quienes tienen ideas suicidas y vincular a los hombres jóvenes que podrían estar en riesgo de suicidio con grupos de apoyo. Una importante focalización de estos esfuerzos se realizará sobre todo en los sectores populares de los extremos norte y sur de la ciudad, que es en donde se registran las mayores incidencias de esta problemática. 

El acercamiento de los servicios de salud mental a la población, la importancia de reconocer los problemas de salud mental, poder lograr un servicio accesible que no tenga demoras en las citas y empezar a hablar de los problemas de salud mental sobre todo a la población masculina, estima Analuisa, permitirán enfrentar los problemas de salud de la población capitalina. 

GALERÍA
La salud mental en Quito: la terapia sigue siendo un tabú entre los capitalinos
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿Cómo Estados Unidos moldeó la estrategia militar y la política económica del «nuevo Ecuador»?
Luis Córdova-Alarcón
La nueva novela de Ernesto Carrión: tras los secretos del Che Guevara en Guayaquil
Marlo Brito Fuentes
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez
Noboa versus Putin: así ganó el Kremlin la partida de la "chatarra" para Ucrania
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

Narcotráfico: el bombazo en México y la onda expansiva en Ecuador
Redacción Plan V
Acerca de los acuerdos con Estados Unidos y la lucha contra el crimen organizado
Gonzalo Salvador Holguín
La Asamblea blindó nuevamente los bienes producto de la corrupción
Redacción Plan V
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez