Back to top
17 de Diciembre del 2019
Historias
Lectura: 32 minutos
17 de Diciembre del 2019
Redacción Plan V
La versión de la AMT sobre la historia de Claude Roulet
0

Fotos: Luis Argüello / PlanV

El director de la AMT, Juan Manuel Aguirre, y el agente de tránsito, Alexis Sánchez, reciben a Plan V en el despacho del director para aclarar la versión que dio el ciudadano suizo Claude Roulet.

 

El agente de tránsito, Alexis Sánchez, se ratifica en que el ciudadano suizo Claude Roulet, lo agredió de palabra y lo ofendió. Pero la Agencia Metropolitana de Tránsito rechaza responsabilidad en lo que le pasó luego a Roulet. Su director defiende al agente, aunque reconoce falta de capacitación de los agentes de tránsito. El problema del tránsito es un gravísimo problema, reconoce.

  SEGUNDA PARTE 

Habla el agente metropolitano Alexis Sánchez:

"Ese día, el caballero (Claude Roulet) comenzó a tomar fotografías a un señor; entonces el señor se pasó al frente y le dijo que porqué le estaba tomando fotografías, qué le he hecho, identifíquese, está violando mis derechos, y el señor seguía filmando. Entonces se acercan donde mí y el caballero (Roulet) empieza a gritarme en ese instante, a alzarme la voz y a discutir con el otro señor. Este le decía que no era del bus, que era un vendedor ambulante que trabajaba ahí con su madre. Entonces el señor seguía alzándome la voz y mientras me filmaba me decía: el agente 1228 Sánchez no controla. Y me seguía gritando y le pedí que no me alce la voz y que los videos son solo para uso personal y que si quería denunciarme podía hacerlo en la Shirys y El Telégrafo (donde queda la AMT). Entonces los caballeros siguieron agrediéndose y comenzaron a manotearse. Lo que hice fue llamar al 911, al control de mi circuito y reporté la novedad. Y le dije: caballero, usted está buscando las cosas y esas son las consecuencias de sus actos. Entre el manoteo del señor, ya me dijeron que venía la policía, el señor del bus le quitó la cámara. Le dije que no lo haga, pero el señor me dijo que no me preocupara, que cuando llegara la policía él mismo le iba a entregar la cámara. Yo me voy a quedar en el lugar, dijo. Entonces el señor (Roulet), desesperado salió a gritar a las personas que lo ayuden, que le estaban robando, se fue a buscar a los guardias de Ecopark pero no se acercaron, porque estábamos nosotros. Y el caballero (Roulet) nuevamente le increpó al señor del bus. Entonces un compañero los separó. Luego el caballero me encaró, me comenzó a insultar, a decir que soy ladrón y mafioso, con palabras soeces. Al momento que llegó la policía, el señor que le había quitado la cámara se la entregó al policía. El señor seguía enojado y ofuscado, y delante de la policía nos dijo: todos ustedes son una tarea de mafiosos.

El policía dijo que vayamos a la Fiscalía y fuimos. Ingresamos todos, hablamos todos, y también faltó al respeto ahí, estaba alterado, tanto que el señor fiscal le pidió varias veces que se calmara: tranquilícese, por favor. Lo más indignante es que el señor me repetía todas las veces, delante de los policías nacionales, y eso está en su versión, que no sabes con quien te metes, que te voy a hacer botar del trabajo, con burlas, se reía. Yo no le hice nada al señor; y él podía venir a reclamar, pero con respeto hacia una persona. Él quiere ordenar las cosas, que se hagan a su manera, y eso no es así. Yo no pude responder porque yo guardé respeto, hay fotos donde tengo mis manos detras y él me insulta. ¿Por qué? ¿Porque soy un trabajador? ¿Porque así me gano el pan? Y el señor gritando que somos ladrones y hasta el señor que le quitó la cámara se quedó ahí, esperando a la Policía. Si era un ladrón se corría".

Este fue su testimonio dado para Plan V. El agente de tránsito Alexis David Sánchez tiene fama de duro entre sus compañeros y entre los conductores de buses del servicio de pasajeros de Quito, quienes conocen de su severidad. En una ocasión citó a más de 40 buses que daban servicio en la avenida Amazonas. Él fue quien fue confrontado por el ciudadano suizo, residente 30 años en el Ecuador, Claude Roulet. 

Pero ahora Sánchez, respaldado por su jefe máximo, Juan Manuel Aguirre, director de la Agencia Metropolitano de Tránsito, AMT, da su versión de lo ocurrido y se ratifica en sus actuaciones, mediante el parte policial y varias fotografías: fue agredido e insultado por Roulet, según dice. El activista lo trató de corrupto y le soltó otros epítetos de manera agresiva, lo cual según la normativa ecuatoriana se sanciona como una contravención por agresión a la autoridad.

Aguirre, quien va a cumplir dos meses al frente de la institución más complicada del Distrito Metropolitano, cuenta por qué llamó a conversar a su oficina a Roulet. Cuando asumió el cargo notó que algunas cuentas de la red social Twitter hacían regularmente denuncias a la AMT. Denuncias e información sobre acciones irregulares de transportistas de pasajeros y de agentes de tránsito era lo principal. Así que coordinaron reuniones con estos "personajes" de Twitter. Cuentas anónimas como Más allá de los cuentos y Bella Aurora, que fueron contactados por su departamento de Comunicación. Fueron reuniones cordiales porque los activistas se sorprendieron de que una autoridad les respondiera y que luego los atendiera en su oficina.

como Agencia Metropolitana de Tránsito, no podemos actuar de modo negligente en contra de un ciudadano, sea quien sea, dice el director. Pero los hechos constan en los partes policiales.

La idea del director era trabajar en conjunto con las denuncias ciudadanas. Luego de la reunión con Roulet, que fue de una hora y media, mostró al director Aguirre la calidad de información que tenía, información privilegiada "que nos sorprende". Conversaron sobre trabajar juntos. En una de esas conversaciones, dice Aguirre, tomó un esfero y le dijo que esa era una varita mágica y le dijo:  tiene cinco minutos para actuar como director de la AMT y ¿qué acciones tomaría? No le supo responder, según el director, al contrario, le habría dicho que el tráfico de Quito era muy difícil para trabajar.  De todas maneras quedaron en una hoja de ruta.

Al día siguiente de esa reunión es cuando Roulet llegó al Ciclista y sucedieron "una serie de hechos en los cuales el señor Roulet pretende insinuar que la AMT y su directo Juan Aguirre Gómez, está detrás de lo que sucedió". Aguirre se declara demasiado ocupado en muchísimos problemas como para dedicarse a intentar hacerle daño a un ciudadano.

Como Agencia Metropolitana de Tránsito, no podemos actuar de modo negligente en contra de un ciudadano, sea quien sea, dice el director. Pero los hechos constan en los partes policiales. Hay dos: el uno es por un robo de una cámara fotográfica, hecho en el cual el señor Roulet insinúa que yo tenía su cámara, dice Aguirre, y responsable por no devolverle su herramienta de trabajo.

Al día siguiente del incidente por el cual Roulet fue detenido, Aguirre le había recomendado, vía Twitter que se asesore de un buen abogado y que comparezca a la Fiscalía del Ecuador a reclamar su cámara, porque estaba en cadena de custodia.

El otro hecho es la supuesta agresión contra el agente de tránsito, contado por el director de la AMT.

"El señor Roulet va hasta el redondel de El Cicilista y procede a tomar la fotografía a un bus. Un ciudadano, no sabemos que´cargo tiene dentro del bus, al ver que le toma una fotografía, reacciona. Porque él también se puede creer que está siendo violentada su intimidad. Este señor se baja e increpa al señor Roulet que por qué le está tomando la fotografía. En ese momento el agente metropolitano de tránsito se acerca a presenciar el hecho. El señor Roulet estaba ofuscado porque decía que no se hacían los controles, cosa que no es cierto porque tenemos cifras verificables. Cuando se da esta discrepancia, el señor Roulet ofende de palabra al señor agente de tránsito. Lo dicen los partes policiales, no lo digo yo. Y el señor Roulet le dice al agente Sánches: eres corrupto, ladrón, tarea de mafiosos. Cosa que no podemos permitir de ningún ciudadano a otro y peor a una autoridad. El agente Sánchez no podía tomar procedimiento sobre las agresiones de las cuales era víctima. Lo que hace es llamar a un agente de la Policía Nacional para que tome procedimiento. Eso hace el policía y se lleva detenidos al señor Roulet y al señor del bus, Naula. Lo hizo porque había la noticia del crimen, que era el robo de la cámara. Presumiblemente además por la presunta agresión al agente. Al AMT no participa en nada hasta ese momento. Al día siguiente nos enteramos porque a nuestra comunicadora el señor Roulet le envía un correo y luego empieza a tuitear diciendo que ha sido detenido arbitrariamente. Haciendo creer que la AMT armó un operativo para detenerlo. Si el día anterior me reúno con él, armo una hoja de ruta, ¿qué sentido tiene perjudicarlo? Pero la intensidad del acoso cibernético que empecé a tener, como Juan Manuel Aguirre, era algo que no podía soportar. Porque podemos tener cargos públicos pero no podemos ser víctimas de ciertas actuaciones, y sobre todo el hacer parecer que la AMT lo estaba perjudicando, lo cual es falso.

podemos tener cargos públicos pero no podemos ser víctimas de ciertas actuaciones, y sobre todo el hacer parecer que la AMT lo estaba perjudicando, lo cual es falso.


Claude Roulet es un ciudadano suizo, de 62 años, que vive tres décadas en el Ecuador.

"Luego menciona que estuvo preso con ladrones, con narcotraficantes. Pero ese no es un problema sino de la justicia. Justicia que pudo determinar que no existieron las pruebas suficientes y que podía salir libre. No se pudo comprobar la flagrancia, aunque la contravención sigue existiendo. A partir de ese día ha sido una constante persecución a la AMT por el tema de los buses en la Av. Simón Bolívar. En la reunión que tuvimos se le explicó al señor Roulet que hay una Ordenanza en la cual se establece que los agentes metropolitanos de tránsito van a estar bajo las órdenes de la Secretaría de Movilidad y son ellos los que tienen que controlar todo lo que sea transporte público en la Simón Bolívar. Pero él seguía insinuando que la AMT es la responsable de todo lo que le ha sucedido a partir de ese día hasta ahora. Y me ha sorprendido que algunas personas del ámbito político solo escuchen a la una parte. Juan Carlos Holguín, por ejemplo, emitió un pronunciamiento parcializado. Acá estamos quedando como los malos de la película, y no es cierto. En estos días hemos trabajado para la ciudadanía. Antes teníamos un 37% de casos solucionados ante las quejas de la ciudadanía, ahora es del 95%. No hacemos un trabajo perfecto, pero estamos atendiendo. No podemos atender a un solo sector, a un solo ciudadano, tenemos que atender los casos de 490 mil vehículos que hay en Quito, y cada uno tiene motivo de queja, denuncias, la matriculación, la revisión... Cuando se desconoce que la AMT no tiene que ver (con lo que le pasó a Roulet) y se hace creer que el agente Sánchez es corrupto que supuestamente por omisión deja pasar los vehículos en la Simón Bolívar. Si el señor Roulet cree que existe negligencia, si cree que no hay trabajo por parte de la AMT, él tiene que poner las respectivas demandas y denuncias. Si él cree que hay actos de corrupción por parte de la AMT y sus agentes, debiera ir a la Fiscalía y denunciarlos. Lo cual no ha hecho. Lo que nos molesta es la insinuación que hace a esta administración".


Cerca de 400 unidades brindan servicio en la Simón Bolívar. La mayoría de estas no está regularizada ni cunetan con Revisión Técnica Vehicular.

Juan Aguirre dice que quiere "humanizar" a los agentes metropolitanos de tránsito. Está de acuerdo en que el agente de tránsito es la cara visible del Municipio y la AMT en la calle, es la representación directa de la administración de una ciudad, y en el problema más grave que tiene Quito, que es la movilidad.

Humanizar dice, capacitarlos. Tiene denuncias de que los agentes son déspotas, groseros, pero también son agredidos. Todas las semanas hay entre seis a siete procesos sancionatorios a los agentes. Y el director escucha historias desgarradoras. El agente es un ser humano con problemas muy grandes: de familias, de adicciones, financieros. Y el trabajar 10 a 12 horas debajo de un semáforo, en una esquina, donde no se saben si hacen sus necesidades básicas, si comen o no comen, más los problemas derivado de su trabajo...

La AMT, reconoce el director, es la cara visible del municipio. Ofrece armar campañas ciudadanas de respeto entre la autoridad y el ciudadano. Él piensa que los agentes pueden brindar una sonrisa, dar cortesía. Pero también los ciudadanos creen que pueden vejar a los agentes de tránsito; es un tema que va más allá de si funciona o no el tráfico; es un tema de cultura quiteña, dice. Cuando la mayoría reclaman del tránsito en Twitter, seguramente son más ciudadanos que cualquier otro; seguramente no se parquean donde les da la gana, no infringen límites de velocidad; respetan las normas de tránsito, dan paso a los peatones. Así que el cambio debe venir de la autoridad, pero también de la ciudadanía.

En la Simón Bolívar y en toda la ciudad, es un tema muy delicado, como lo es el tema de los taxis, asevera el director.  La responsable del control en la Simón Bolívar es la Secretaría de Movilidad, con apoyo de los agentes metropolitanos de tránsito, gracias una Ordenanza, la 006-2019, en la cual se da por terminado el proceso de regularización del transporte público que da servicio en la Simón Bolívar, pero los vehículos, más de 400 buses, que operan en esa delicada y congestionada ruta, no pasan por por la revisión vehicular hasta cuando no estén completamente regularizados y se tenga un informe del cierre del proceso de regularización. La Ordenanza lo dice: hubo graves irregularidades y tienen que ser investigadas. Aunque la Ordenanza otorga a la Secretaría de Movilidad el control de la ruta, en ninguna parte menciona que los agentes metropolitanos deben obviar los controles rutinarios en cuanto a infracciones de tránsito y transporte de pasajeros. Ninguna de las unidades que ahí prestan servicio está exenta de la Revisión Tecnica Vehicular, RTV, aunque no tenga permiso de circulación regularizado. Por lo tanto, los agentes no pueden negarse a controlar a los vehículos de servicio urbano, pero no pueden retirar las unidades porque existe una especie de stand by hasta que el proceso termine. 

Entre octubre y diciembre del 2019 hay 540 vehículos fiscalizados, reporta la AMT. Se hacen los operativos por seguridad. De estos 31 vehículos han sido citados y cinco han sido retenidos.

Entre octubre y diciembre hay 540 vehículos fiscalizados, reporta la AMT. Es decir, controlados en su estado. Se hacen los operativos por seguridad. De estos 31 vehículos han sido citados y cinco han sido retenidos. Los agentes no dejan de controlar, están trabajando, dice el director. El señor Roulet insinúa que no hacemos control alguno porque hay algún grupo que financia un nido de corrupción. Que no controlamos porque nos pagan. Y esta denuncia puede tener indicios de un delito y debe hacerse la denuncia respectiva y la investigación fiscal. Es más, como primera acción hicimos los acercamientos con la Secretaría Anticorrupción, con la Policía Judicial, porque hay que purgar también a la AMT. Yo he manifestado que esta debe ser una de las entidades que, desde el director y las 2400 personas que aquí trabajan, es más proclive a la corrupción. Porque son agentes que están en la calle.  Porque es gente que trabaja con multas, que tiene la matriculación y otros servicios, dice el director Aguirre.

La AMT está de acuerdo con la veeduría ciudadana. Aguirre cita el caso de los radares, porque las multas no correspondían. Y se empezó a hacer un monitoreo constante de los radares. Y en eso, Aguirre hace un llamado a los ciudadanos que están involucrados en el tema de movilidad. Hay mucho por hacer en la AMT, dice Aguirre. Pero para educación vial el presupuesto es del 1% de sus recursos, cuando debiera ser lo más importante. Así que desde enero arrancan los programas de capacitación de los agentes.

Uno de los problemas del tránsito de Quito, por ejemplo, señala el director, es que los semáforos de la ciudad los maneja la Empresa Metropolitana de Obras Públicas, EMOP. Los debería manejar la Agencia Metropolitana de Tránsito, porque tiene que ser un sistema integral. La AMT va a reclamar la competencia de los semáforos, porque la EMOP controla el sistema de semáforos, que quedan por el norte de Quito. Cuando hay mucha carga vehicular tienen que entrar los agentes de tránsito. No es que los agentes se ponen debajo de los semáforos porque nos da la gana sino que el semáforo ya no da abasto. Quito está preparada sola para soportar 300 mil vehículos y tiene 490 mil. Aguirre aboga por un mejor transporte público, porque casi un 70% de vehículos que entran a Quito por las periferias llevan una sola persona. El programa Hoy no circula saca cada día 100 mil vehículos de circulación. Y aun así persisten los problemas.  Para Aguirre cualquier cosa que se haga, suma: un plan para compartir los vehículos particulares, un sistema integrado de transporte público, la capacitación de los agentes, la restricción vehicular...

Para Aguirre, el incidente Roulet versus la AMT es una lección para todas las partes. Es muy fácil criticar por Twitter, dice, pero hay 12 mil denuncias diarias y respondemos a casi todas. La ciudad tiene 1917 agentes, que trabajan en tres turnos. En cada turno hay 700 agentes para una ciudad de 490 mil vehículos. La cantidad es infinitamente inferior. Significa que cada agente, por turno, debiera controlar 700 vehículos. Si la ciudadanía no pone parte, no se puede. La AMT espera aumentar el número de agentes. Como usuario de la autopista al Valle de los Chilos, el alcalde Jorge Yunda, está siempre reclamando que no hay agentes en la zona.

Carta de Claude Roulet

Este portal ha recibido la siguiente comunicación del señor Roulet, que transcribimos íntegra, seguida de la respuesta de la Redacción.

Estimado Juan Carlos

Cuando me pediste mi permiso para publicar mi escrito sobre la noche en el calabozo de la Unidad de Flagrancia, te respondí que con mucho gusto. Opiné que sería mejor poner en el contexto del porqué se dio mi detención. Te conté de mis actividades respecto a los buses ilegales y tú publicaste con este material el artículo “La solitaria lucha de Claude Roulet contra los abusos del transporte de pasajeros”. Hasta este momento me había cuidado no relacionar en lo público mi nombre con mis actividades respecto a este tema, porque he recibido en los últimos años no solo una gran carga de insultos, sino también varias amenazas.

Haberme mantenido anónimo en lo público por lo menos dificultó que pudiera ser encontrado. Con la publicación del artículo esto cambió y pensé al inicio asumirlo.

Pero la reciente publicación “La versión de la AMT sobre la historia de Claude Roulet” es inaceptable por varias razones. En el primer artículo no mencionamos nombres, excepto ese de Juan Aguirre en el contexto de que tuve la reunión con él. Sin embargo, en tu segunda publicación parece que les ofreces al agente Sánchez y a Juan Aguirre una plataforma para soltar públicamente una venganza. Alexis Sánchez expresa una avalancha cargada de acusaciones con supuestas citas —¡entre comillas!— de frases que no he dicho de esta manera y que me afectan a mí como persona, como soy visto por la comunidad y las actividades que estoy realizando.

Intenté hoy durante el día editar un pedido de derecho a la réplica. Pero en la noche llegué a la conclusión que no quiero ir por este camino. Mi tema no es una pelea personal y yo como persona particular no debo estar obligado a ser expuesto públicamente. No he cometido delito alguno, no soy servidor público que incumplió su trabajo (como el agente, aunque de esto no dice una sola palabra) y no veo razón porque envolverme públicamente en una disputa refiriéndome a cada detalle de ese relato confuso del agente. Tampoco debo argumentar palabra por palabra a las tergiversaciones de Juan Aguirre sobre detalles que ninguno de los dos lados puede comprobar, porque no grabé lo conversado en la reunión y supongo que él tampoco.

Diferente es con el agente Sánchez. Una vez recuperada mi cámara, yo podré documentar cómo él se negó a controlar al bus en discusión, detalle que al parecer en los artículos publicados hasta ahora no tiene ninguna importancia. Pero es eso de que se trata, no que yo en un momento de desesperación por el robo de la cámara y por lo indefenso que me sentí, rodeado por el grupo de los buseros ilegales, de manera aislada grité que son parte de una mafia. El asunto es que lo son, porque es un grupo de gente que se dedica a la actividad ilegal de ofrecer servicio de transporte público en ruta no asignada, con buses no habilitados (los dos COIP) y que no cumplen con la Revisión Técnica Vehicular (Art. 78 del Reglamento General para la Aplicación de la LOTTTSV, y otros). ¡Es un riesgo para las personas que transportan!

Esta actividad ilegal se puede observar, por ejemplo, los días laborales en la tarde en la Av. Simón Bolívar, sector El Ciclista. Ocurre a vista y paciencia de los agentes de la AMT que generalmente se niegan a controlar a buses específicos, cuando se los pide. Varias veces me habían justificado su pasividad con el argumento que es “por ordenes superiores” o con “donde manda capitán no manda marinero”.

Pero “discutir” esto de la manera como ya está puesto al público, en la cual debo soportar falsas acusaciones que se hace públicamente, esto no es justo. Estoy intentando reunir pruebas, para algún día quizá poderlo denunciar, porque con el último intento, en el CPCCS, no funcionó.

Llegué a la siguiente conclusión:

Quiero pedirle que elimines estos dos artículos y también los tuits que mencionan mi nombre. No quiero que si alguien busca con mi nombre en Google se tope con esa barbaridad que publicaron sobre mí. El juez había dispuesto mi inmediata libertad, el nombre de Alexis Sánchez en el primer artículo no existió, así que no hay ninguna razón para aceptar esa desigualdad de trato. Él no fue afectado por lo publicado por Plan V.

Con lo que publicaron el 17 de diciembre del 2019 sobre mí me ponen en peligro y causa que debo avergonzarme cuando salgo a la calle.

Espero tu comprensión y que es suficiente pedirte esto a través de este correo, porque no conozco otra dirección tuya, no la encontré en el portal y no puedo hacerlo más formal. Pero, te lo pido en serio, no me gusta que de esta manera se daña mi nombre. He dedicado durante muchos años y muchas horas refinar mis denuncias respecto a un problema que afecta la seguridad vial y a la calidad y al desarrollo del transporte público. No fue y no es un asunto personal. Y no es justificado que todos los constantes intentos de evitar agresiones de mi parte se ven afectadas por ese corto momento que yo corrí desesperadamente por el sector de El Ciclista. No he agredido al agente, él no podrá comprobar esto. Las fotos que circulan en internet fueron posiblemente tomadas por la señora que organiza los buses ilegales y verme en movimiento no es agresión.

Estimado Juan Carlos, espero que el problema existente ahora no se haga mayor.

Con saludos cordiales,

Claude Roulet

 

Respuesta de la Redacción de PLANV

Acusamos recibo de su correo enviado el pasado 21 de diciembre.

Como bien señala en su párrafo introductorio, en cumplimiento estricto con los procedimientos periodísticos, oportunamente se solicitó su permiso para publicar hechos en torno a su permanencia en el calabozo de la Unidad de Flagrancia. Así también, fue usted quien voluntariamente entregó información adicional que complementó el artículo titulado “La solitaria lucha de Claude Roulet contra los abusos del transporte de pasajeros”.

Días más tarde, en ejercicio de la responsabilidad periodística y cumpliendo con el principio ético periodístico de contrastar las fuentes de información y respetar el derecho a réplica, se buscó la versión de la Agencia Metropolitana de Tránsito y se publicó el artículo “La versión de la AMT sobre la historia de Claude Roulet”. Respecto a sus afirmaciones sobre este artículo, debo hacer las siguientes puntualizaciones:

El derecho a la réplica no es ofrecer “una plataforma para soltar públicamente una venganza”, sino un espacio a través del cual una persona que se considera perjudicada por cualquier información publicada, pueda ofrecer su versión respecto de la misma.

Las comillas se utilizan para citar textualmente afirmaciones hechas por una persona. En el texto del artículo, las comillas se han usado correctamente para citar lo afirmado por el señor Sánchez. En ningún lugar las comillas han sido utilizadas para citar frases que usted ha dicho.

Eliminar artículos que ya han sido publicados, es algo que no corresponde a la garantía de la libertad de expresión y la libertad de prensa. Eliminarlos sería incurrir en censura. Se aplica el mismo principio para publicaciones en redes sociales. Como bien afirmó usted mismo, cumpliendo procedimientos y prácticas de periodismo responsable, solicitamos oportunamente permiso para recoger su historia y publicarla.

En sus publicaciones en redes sociales, usted pone en duda la seriedad y credibilidad de este portal, por el manejo informativo de este tema. Lo que sin duda sería muy poco serio de nuestra parte es publicar solo una versión de los hechos -la exclusivamente suya- sin consultar al resto de involucrados en una problemática de interés público, como es el transporte urbano en Quito, y luego pretender simplemente eliminar los contenidos, poniendo en juego nuestra credibilidad, porque según usted si no quedan a su gusto ya no sirven.

Coincidimos plenamente con usted en que no ha cometido delito alguno y que probablemente los delitos los hayan cometido otros. Precisamente por eso preparamos una tercera entrega en la que incluiremos las gravísimas denuncias sobre cómo operan las mafias del transporte de pasajeros en Quito.

Por parte del equipo periodístico de PlanV le puedo asegurar que hemos cumplido todos y cada uno de los preceptos de un periodismo responsable, particularmente considerando la sensibilidad del tema que se aborda.

En caso de solicitar un nuevo espacio para ejercer sus derechos constitucionales a la rectificación, réplica o respuesta, estamos a las órdenes.

Atentamente,


Juan Carlos Calderón Vivanco    
Director

Mauricio Alarcón Salvador
Abogado

 

  LEA EN LA TERCERA PARTE:  

Habla el Secretario de Movilidad y las gravísimas denuncias sobre cómo operan las mafias del transporte de pasajeros en Quito.

GALERÍA
La versión de la AMT sobre la historia de Claude Roulet
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La solitaria lucha de Claude Roulet contra los abusos del transporte de pasajeros
Redacción Plan V
El subsidio al mal servicio de transporte
Nina Osorio
Transporte viciado
Gabriela Yépez
El tránsito en Quito: la agresividad y el descuido que conducen a accidentes
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V