Back to top
7 de Septiembre del 2020
Historias
Lectura: 39 minutos
7 de Septiembre del 2020
Alberto Mahauad-Campodónico
Los linchamientos en Posorja: muerte por un rumor
0

Varias personas fueron asesinadas por la muchedumbre en Posorja, cerca de Guayaquil. Foto: Archivo El Universo

 

El relato inédito de los hechos que conmocionaron al puerto de Posorja y al país, en octubre del 2018, cuando centenares de pobladores lincharon y asesinaron a tres personas, delante de las autoridades policiales. Un informe de Alberto Mahuad-Campodónico, que pone este crimen en un contexto social y económico donde conviven la más grande riqueza pesquera del país y la mayor exclusión y pobreza.

El futuro Puerto de Aguas Profundas en Posorja contará con una nueva carretera de 20 km para dar acceso directo, ordenado y seguro al puerto. Su construcción se encuentra al 54% de avance. #DPWorldPosorja #CreandoElFuturoAhora #PuertoDeNuevasOportunidades (DP World Posorja, 2018)

Una extendedora de aglomerado asfáltico se desplaza pesadamente por el semiárido suelo compactado de Posorja, seguida por un rodillo vibratorio en tándem y, más atrás, dos rodillos de neumáticos. Estas maquinarias construyen la nueva carretera que llevará a los camiones de carga de todo el país al nuevo puerto de aguas profundas. La construcción de la terminal ha alcanzado el 56% y el hincado de los pilotes del muelle registra el 70% de avance. Irónicamente, los posorjeños no podrán hacer uso de esta vía cuando su construcción concluya dentro de seis meses, ni cuando el nuevo puerto empiece a operar dentro de dieciocho meses. La vía permanecerá escindida de la población que alberga el gran proyecto.

Quienes visiten el nuevo puerto no tendrán manera de llegar a Posorja desde ahí. Pero, esta no es la primera vez que una carretera, de alguna forma, determina el destino de Posorja. Setenta años a la fecha, en 1948, una carretera trajo consigo un cataclismo a esta comunidad, un gran trastorno en el orden social de las cosas. Pero esta historia, realmente, la historia de los linchamientos en Posorja, empieza muchos años antes incluso, de la mano de Don Vicente Rocafuerte y Rodríguez de Bejarano.

De vapores y balnearios

En un paisaje dominado por las velas de las embarcaciones, el imponente rugido de los motores propulsados por vapor causaba asombro. Los navegantes ya no dependían de la fuerza del viento. El hombre, una vez más, se había impuesto a la naturaleza. Así, los buques a vapor se convirtieron en símbolo de modernidad, de progreso. Y, fue el entonces gobernador de Guayaquil, Don Vicente Rocafuerte, quien lideró la constitución de la primera empresa de vapores fluviales y comisionó el primer buque a vapor que habría de fabricarse en astilleros locales. Así, en 1841, el buque “Guayas”, aquel que aparece hasta la actualidad en el Escudo Nacional, inauguró esta nueva era que habría de extenderse hasta inicios del siglo XX (García, 2019).

Luego de algunos años, el mercado del transporte fluvial empezó a saturarse. En un esfuerzo por mejorar sus ingresos, las empresas de vapores empezaron a ‘crear demanda’ por ciertas rutas. De esta manera, el concepto de visitar un balneario como una experiencia exclusiva empezó a introducirse en clases socioeconómicas pudientes de Guayaquil. La primera localidad en promocionarse como balneario fue la isla Puná. Pero, a medida que el concepto de los ‘baños medicinales’ empezaba a permear distintos estratos sociales, las localidades fueron reemplazadas por destinos cada vez más apartados.

la apacible localidad de Posorja pasó de ser una apartada comunidad de 181 pobladores dedicados a la pesca o labranza en 1837, a convertirse para 1877 en el centro de la industria turística y recreativa de la ciudad de Guayaquil, durante el auge cacaotero.

Fue así como la apacible localidad de Posorja pasó de ser una apartada comunidad de 181 pobladores dedicados a la pesca o labranza en 1837, a convertirse para 1877 en el centro de la industria turística y recreativa de la ciudad de Guayaquil, durante el auge cacaotero. En ese año, el historiador Francisco Campos Coello escribe:

Posorja es una población nueva y que cada día tiene mayor importancia. Su clima, sus baños magníficos, su proximidad a la capital de la provincia, y la facilidad de poder trasladarse a ella, por medio de los vapores fluviales, hará de esta población un lugar no solo de utilidad sino también de recreo. […]

Fui al club… ¿Club en Posorja? Sí señor, club en Posorja. Y no como quiera, sino club, en donde se hablaban seis lenguas, y en donde encontré sobre una mesa, los últimos periódicos de Europa, las últimas noticias, y lo que es más aún, el diario de Atenas, capital de Grecia, escrito en el bello idioma de las islas Jónicas. Sí señor, hallé en Posorja periódicos en griego. (según cita “Posorja, un destino”, 2014)

Pero el afán de exclusividad siguió empujando a las clases socioeconómicas altas a seguir buscando nuevos destinos. A Posorja le sucedió Puerto El Morro. Y, posteriormente, la localidad de General Villamil, mejor conocida como ‘Playas’. Sin embargo, Posorja mantuvo su hegemonía turística durante décadas debido a su ubicación. Los vapores debían llegar a esta localidad antes de trasladarse a Puerto El Morro y, quienes deseaban llegar a Playas, debían hacerlo a caballo desde allí (García, 2019). Así, para inicios del siglo XX, Posorja era un destino turístico indiscutible con clubes e iglesias donde celebrar exclusivos matrimonios o bautizos, obras de infraestructura como la Casa Municipal o la instalación del alumbrado público, y una oferta hotelera ampliamente desarrollada.

Y, así, en 1948, después de setenta años de perfilarse como el destino turístico indiscutible de la región, Posorja dejó de ser. Los vapores, que antaño representaban modernidad, habían llegado al final de su vida útil. Y, las máquinas que ahora dominaban la producción eran los motores de combustión interna. Fue así como, en tiempos de Velasco Ibarra y del Comité de Vialidad del Guayas, la carretera de 96 km que unía la ciudad de Guayaquil con General Villamil, Playas, puso un abrupto fin a lo que Posorja alguna vez fue.

De ser la puerta de entrada a la región, el paso obligado de todos los viajantes, Posorja pasó al olvido, al aislamiento; la carretera ni siquiera llegaría donde ellos.

Devolver la mirada hacia el mar

La carretera supuso un cataclismo para Posorja con la súbita implosión de su principal industria, del principal sustento de toda la población: el turismo. Es posible imaginar un pueblo fantasma, con sus calles, con su infraestructura, pero sin gente. Los establecimientos cerrados. Quienes pudieron, migraron. Pero otros, permanecieron. Y, al estar aislados de la ‘modernidad’, encontraron en sus orígenes, la pesca, su fuente de sustento. Así, a inicios de la década de 1950, los posorjeños vuelven su mirada hacia el mar e incursionan en la pesquería de arrastre camaronero. De cinco embarcaciones en 1955, la flota había crecido a 57 navíos para 1964 (Chicaiza et al, 2009). Sin embargo, el crecimiento de esta industria se ralentizaría desde la introducción del camarón de crianza en 1968. Las grandes camaroneras se extenderían a lo largo de todo el Golfo de Guayaquil y dominarían el mercado en las décadas venideras (McClennen, 2004).

Un cuarto de siglo después de que la carretera trastornara el orden social en Posorja, Negocios Industriales Real S.A. habría de construir “a la orilla del mar sobre esa arena fina, humedecida por las aguas del Océano” que describía Campos Coello (según cita “Posorja, un destino”, 2014), la primera de sus plantas de procesamiento de harina de pescado (NIRSA, n.d.). Le seguiría una planta de enlatados. Y, posteriormente, una planta empacadora de camarón. Para fines de la década de 1980, el complejo industrial de NIRSA, junto con los muelles donde acodera su flota, se había expandido hasta ocupar la totalidad del área de playas en esta localidad. Desapareciendo, así, el último vestigio de los ‘deliciosos baños’ que alguna vez dieron renombre a este destino.

a inicios de la década de 1950, los posorjeños vuelven su mirada hacia el mar e incursionan en la pesquería de arrastre camaronero. De cinco embarcaciones en 1955, la flota había crecido a 57 navíos para 1964.

De atunes y pobreza

1,230 millones de USD exportó la industria atunera en el 2018, aportando así con el 5.5% del producto interno bruto (PIB) del Ecuador (OEC, n.d.). Banano, camarones, pescado procesado, son las principales fuentes de ingreso no petrolero del Estado ecuatoriano. Y, Posorja concentra dos de las principales procesadoras de pescado en la región: Negocios Industriales Real S.A. y Salica del Ecuador S.A, constituida en el 2001 con capitales españoles (Salica, n.d.). Y, en Posorja es donde acoderan importantes flotas pesqueras como la del grupo Servigrup, principal proveedor de la multinacional StarKist; Guayatuna, del grupo Salica, con grandes embarcaciones como el Panamá Tuna, que alcanza las 2.800 toneladas de capacidad de captura; y la flota de NIRSA, que la empresa
describe como “la flota pesquera más grande de Ecuador”, con 27 embarcaciones (“Atuneros migrarían”, 2019; NIRSA, n.d.).

Negocios Industriales Real S.A., junto con otras empresas de su conglomerado tales como Fortidex S.A., Calademar S.A., o Inasa, reportaron ingresos totales superiores a los USD 451 millones de en el 2018. Salica del Ecuador S.A. con empresas de su conglomerado, como Guayatuna S.A., registraron ingresos superiores a los 236 millones de USD en ese mismo año. Y Servigrup, junto con otras compañías de su conglomerado tales como Borsea S.A., Infripesca, o Anilisa, sumaron ingresos totales superiores a los USD 27 millones en ese mismo período. Es decir, estos tres grupos empresariales, operando desde Posorja, reportaron ingresos totales superiores a los USD 715 millones (Ekos, n.d.; FIS, n.d.; GAD Parroquial Posorja, 2015, p.96-98). Es importante anotar que estas cifras corresponden a los ingresos totales, no a las utilidades. Sin embargo, proporcionan una idea bastante clara del alcance comercial de las operaciones de estos grupos empresariales.

715 millones de dólares anuales generados en una parroquia rural de 24.136 habitantes donde, “según datos del INEC, el 73% de la población reúne condiciones de pobreza por necesidades básicas insatisfechas” (GAD Parroquial Posorja, 2015, p.71). Donde la tasa de analfabetismo alcanza el 8.8%, donde el 40% de la población tiene instrucción primaria, y donde apenas el 16.8% termina la secundaria (p.50). Donde sólo el 29.71% de la población económicamente activa se encuentra afiliada al seguro social y goza de garantías de derechos laborales (p.45). 715 millones de dólares en una comunidad que, hasta marzo de 2019, no contaba con agua potable (“Se inaugura planta”, 2019) y donde el 61.09% de habitantes aún no cuenta con alcantarillado sanitario (GAD Parroquial Posorja, 2015, p.134). 

La industria pesquera en posorja produce 715 millones de dólares anuales,en una parroquia rural de 24.136 habitantes donde, “según datos del INEC, el 73% de la población reúne condiciones de pobreza por necesidades básicas insatisfechas”.

El equipo consultor del Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial de la Parroquia Posorja (2015), utiliza el concepto de ‘economía de enclave’ para describir este fenómeno social. De acuerdo con este modelo, los conglomerados o las trasnacionales aplican prácticas coercitivas o deshonestas para aprovecharse de los recursos naturales o de la fuerza laboral de países en vías de desarrollo e, incluso, para recibir exenciones tributarias por las inversione que realicen, imposibilitando, así, que el país anfitrión experimente un beneficio real con su presencia (“Enclave Economy”, n.d.). Gallagher y Zarsky (2007) coinciden en que las inversiones extranjeras no son una ‘medicina milagrosa’ para economías emergentes y que las empresas trasnacionales suelen implementar múltiples estrategias para contener las externalidades positivas que su presencia pudiera generar en el país anfitrión (p.10).

Del puerto de ‘oportunidades’

La ‘Ley Nebot’ –como al poco tiempo se la comenzó a llamar en la esfera pública– será revisada, según anunció el Gobierno. Esta ley –que el próximo domingo tendrá dos años de vigencia, desde su publicación en el Registro Oficial– exonera a nuevas inversiones del pago del 100% de los impuestos nacionales y de hasta el 95% de los locales en materias específicas, como la generación hidroeléctrica y eléctrica no convencional, la refinación e industrialización de hidrocarburos, la construcción de puertos de aguas profundas, entre otras (“Puerto de Posorja”, 2007).

La idea de construir un puerto de aguas profundas en Posorja toma forma tras la promulgación, en julio de 2005, de la Ley de Beneficios Tributarios para Nuevas Inversiones Productivas, impulsada por el entonces alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot Saadi. Ignacio Lachaga Bengoechea, presidente del grupo español Albacora al cual pertenece Salica del Ecuador, lidera la iniciativa a la cual se suman el Consorcio Nobis y el Grupo Vilaseca. Sin embargo, el proyecto encuentra la oposición del presidente electo, Rafael Correa Delgado, quien cuestiona el modelo de exenciones tributarias e, incluso, amenaza en el 2013 con trasladar la totalidad de la operación portuaria de la región a la localidad costera de Chanduy, en la provincia de Santa Elena (Santos et al, 2016). Sin embargo, hacia el final de su mandato de diez años, el Presidente Correa apadrina la causa, con exenciones tributarias incluidas, concesionando la construcción del nuevo puerto en Posorja a la firma dubaití DP World:

“Los barcos gigantescos que cruzarán gracias a la remodelación del Canal de Panamá podrán parar en Posorja. Esto tendrá un impacto enorme en Posorja, se trata de inversiones millonarias. ¿Qué dirán ahora los que dicen que no viene inversión extranjera? Este es un paso clave para la inteligente inserción del Ecuador en el comercio internacional”, expresó el Primer Mandatario [Rafael Correa]. (“El puerto aportará crecimiento”, 2016)


Ante las dificultades de llegar hasta Guayaquil, el puerto de aguas profundas se construye en Posorja. 

el puerto de aguas profundas en posorja fue concesionado hasta el año 2066. Fue promocionado como una gran obra que generaría “2.000 empleos directos y 1.500 empleos indirectos”. Sin embargo, la cifra real bordea las 500 plazas de empleo.

Y así, el puerto de aguas profundas fue concesionado hasta el año 2066. Fue promocionado como una gran obra que generaría “2.000 empleos directos y 1.500 empleos indirectos” (“El puerto aportará crecimiento”, 2016). Sin embargo, la cifra real bordea las 500 plazas de empleo (DP World Posorja, n.d.). Y, aunque es innegable que el funcionamiento de una terminal marítima de esta magnitud requerirá de bastante personal, la mayoría de estas plazas dependerá, en distintos grados, de una fuerza laboral especializada. En una parroquia rural donde sólo el 16.8% termina la secundaria, y donde el 8.8% no sabe leer o escribir, las probabilidades de que un proyecto de estas características mejore la calidad de vida del anfitrión son mínimas sin políticas de Estado que acompañen a la población:

Trabajo hay para todos. […] Pero, es verdad, a veces vienen de afuera con mayor conocimiento. Una de las cosas que siempre le he dicho a la gente de aquí de Posorja es que tienen que capacitarse, tienen que estudiar, tienen que aprender. ¿Por qué? Yo te pongo un ejemplo: el puerto de aguas profundas. ¿Qué mano de obra necesitarían en el tema administrativo del puerto de aguas profundas? Personas que conozcan el tema portuario, comercio exterior. Entonces, nosotros debemos irnos preparando. (Jorge Banchón, comunicación personal, marzo 1 de 2020)

Igualmente, se sostiene que la concesión representa 1,200 millones de USD para el Ecuador. En realidad, representa 536 millones de USD en inversión, ya que su desarrollo fue dividido en dos fases y de la segunda fase aún no hay fecha tentativa de inicio. Los 536 millones invertidos contemplan el costo de adquisición de los terrenos, el dragado del canal de acceso al puerto, y la construcción de un muelle de 480 metros equipado con 4 grúas de pórtico (quay cranes) y 15 grúas RTG (rubber tyred gantry cranes), con capacidad para movilizar 750,000 TEUs al año (Mendoza, 2019; DP World Posorja, n.d.). Y, también, contemplan el costo de construir una nueva carretera que dé acceso directo al nuevo puerto.

De las aprehensiones

Y así, pasado el mediodía de aquel 16 de octubre de 2018, mientras la pesada maquinaria se desplazaba sobre el semiárido suelo compactado, dando forma a la nueva  carretera, algunos kilómetros hacia el sur, un taxi se detenía a orillas de la antigua carretera de acceso a Posorja. Detrás, la voz del Sargento Luis Pacheco, por altoparlante, desde el patrullero KIA Sportage 1809 de la Policía Nacional, solicitaba a los tres ocupantes del taxi permanecer dentro del vehículo.

Cuarenta minutos antes, a las 12h10, aproximadamente, dos madres de familia retiraban a sus hijos de una escuela particular, ubicada en el centro urbano de Posorja, a tres cuadras de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC). Ellas fueron abordadas por un sujeto quien, mostrando un anillo, les preguntaba si les pertenecía.
—“Sí, ese anillo es de ella. Ella es mi sobrina”, habría respondido una mujer desconocida para las dos madres de familia, que resultaría ser la esposa del primer sujeto.
—“Sigamos hablándolo en el parque”, habría dicho el primer sujeto, trasladando la conversación al parque de la localidad, ubicado frente al malecón, y a dos cuadras del UPC.

Una vez en el parque, la pareja de esposos persuaden a las dos madres de familia de que lo justo sería que ellas permitan que el primer sujeto se quede con el anillo, a cambio de una indeterminada suma de dinero.

—“Pero tengo que ir por el dinero. ¿Cómo sé que ustedes no huirán con el anillo?”, habría dicho el primer sujeto.
—“Que dejen algo en ‘prenda’. O, que una de ellas nos acompañe”, habría dicho la esposa del sujeto, quien aparentaba abogar por los intereses de las madres de familia.


La turba tomó por asalto la UPC de Posorja y asesinó a los detenidos.  Foto: archivo El Universo

los asesinados eran, al parecer, estafadores que habían robado unos celulares engañando a varias mujeres de la localidad costera. 

Ninguna de las madres de familia quiso acompañar a la pareja pero les entregaron sus celulares, junto con 200 a 240 USD. La pareja aborda un taxi local, que participaba de la estafa. Y, las madres de familia permanecen en el parque algunos minutos esperando a que retornen con el dinero que les habían prometido.

Finalmente, comprenden que habían sido estafadas. Corren a la Unidad de Policía Comunitaria donde explican la situación al sargento Pacheco quien se encontraba dentro del patrullero conducido por el policía Edwin Macías, justo afuera del UPC. Las madres de familia abordan el patrullero con sus hijos. Y, juntos, se dirigen a interceptar el taxi al que dan alcance a la altura del colegio fiscal “Luis Eduardo Vivero”, a la entrada de la cabecera parroquial de Posorja.

Debido a que los tres ocupantes del taxi superaban en número a los dos policías, el sargento Pacheco, atendiendo el procedimiento, solicita refuerzos. En pocos minutos, a las 13h00 aproximadamente, arriban el cabo Pedro Rodríguez, el policía Marco Romero, y el policía Luis Valle a bordo de tres motocicletas policiales. La gran presencia policial en este punto, paso obligado de todos quienes ingresan o abandonan Posorja, empieza a generar intranquilidad en la población. Buses pasan lentamente junto a la escena, transportando pasajeros que miran con inquietud lo que ocurre al borde de la carretera. El sargento Pacheco lo nota. Y, decide continuar con el registro de los detenidos en la UPC de la localidad.

Cuando los policías retornan a la Unidad de Policía Comunitaria, a las 13h10 aproximadamente, una multitud de algunas decenas de personas aguardaba. En la comunidad se había propagado el rumor de que los detenidos eran secuestradores de niños.

De la génesis del rumor

Aunque las autoridades nunca rastrearon el origen exacto del rumor, es posible especular que una de las madres de familia, al momento de abordar el patrullero, solicita a los policías una llamada telefónica:
—¡Nos robaron!
—¿Estabas con los niños?
—Sí, fue a la salida de la escuela. Yo estaba con mi hija, y mi amiga con su niño (cuatro personas).
—¿Cómo pasó?
—Nos embobaron. Prácticamente, nos drogaron. Y, a mí, me querían subir a un taxi.
Y, al reproducirse, el mensaje pronto se reconfigura:
—Trataron de robarse cuatro niños de la escuela. Los drogaron y los subieron a un taxi.

El análisis del discurso sugiere que, hasta ese punto, el rumor tiene un origen orgánico. Pudo tratarse, después de todo, de un simple malentendido. Sin embargo, ese rumor no fue el instigador inmediato que dio paso a los disturbios aquella tarde en Posorja. El instigador inmediato, el detonante, fue el falso rumor de que uno de los niños habría muerto durante el secuestro:

[L]a gente se enfureció tanto, en esa ocasión, en Posorja, porque vendieron la idea, a través de las redes sociales, de que uno de los niños, uno de los ‘supuestos’ niños raptados, secuestrados, había fallecido en la cajuela del carro que conducían estos señores. Ese creo que fue el detonante terrible de la gente, que la gente se enfureció tanto. (Jefferson Caicedo, comunicación personal, marzo 9 de 2020)

Cuando los policías regresan al UPC, después de aprehender a los estafadores, los acompañan las madres de familia con sus hijos. Quizás el rumor sí se reconfiguró de forma orgánica, espontánea, por los curiosos aglomerados afuera del recinto policial quienes buscaban explicar por qué sólo había dos niños en el sitio cuando el rumor decía que eran cuatro: por lo menos uno de los niños debe haber muerto. O, quizás, fue alguien que, de manera deliberada, buscaba incendiar los ánimos de la población.

Sea como fuere, cuando el sargento Pacheco intenta, a las 13h20 aproximadamente, trasladar a los detenidos al centro de salud para un chequeo médico, como indica el procedimiento por delito de flagrancia, la multitud se lo impide. El cabo Carlos Lanchi, quien se encontraba en el interior de la UPC comunica lo ocurrido a sus superiores, quienes solicitan refuerzos de todo el distrito.

De la rebelión de los celulares

“¡A los pelados sí los matan y ya está!”, reclamaba indignado un poblador cuando el sargento Pacheco dispersó a la multitud que acababa de empujar el taxi en el que se había aprehendido a los estafadores y que ahora yacía sobre su costado sobre la vía, a pocos metros de la Unidad de Policía Comunitaria. Eran las 13h30 y la multitud seguía creciendo. El rumor se propagaba no sólo por redes sociales sino de voz a voz. Así, blandiendo un cuchillo, llega a la escena Carlos ‘el tuerto’ Estacio, quien asume un rol protagónico en incitar a la población a causar disturbios. La multitud desborda al Sargento Pacheco quien debe retroceder junto con sus policías. Pronto, la multitud termina de volcar el vehículo.

Desde la parroquia El Morro, arriba el mayor Diego Castro Morales, entonces comandante del Distrito Progreso, al cual pertenece Posorja. Eran las 13h45, aproximadamente. Encuentra a la multitud en las calles tratando de prender fuego al taxi, que yace en posición invertida sobre la calzada. Trata de conversar con la multitud, trata de explicarles que los detenidos no son secuestradores de niños sino estafadores. La multitud no escucha de razones. Llega a la escena Jorge Banchón, entonces presidente del GAD Parroquial de Posorja e intenta explicarles lo mismo. Lo amenazan. Debe abandonar el sitio.

Desde la parroquia El Morro, arriba el mayor Diego Castro Morales, entonces comandante del Distrito Progreso, al cual pertenece Posorja. Eran las 13h45, aproximadamente. Encuentra a la multitud en las calles tratando de prender fuego al taxi, que yace en posición invertida sobre la calzada.

Uno de los policías, Andrés Mendiola, recibe una pedrada en la cabeza que lo deja inconsciente. El mayor Castro solicita refuerzos a los cantones Playas y Guayaquil. Mientras tanto, Douglas Quiñonez aprovecha el caos para robar gasolina de las ‘tricimotos’ que se encuentran parqueadas en los alrededores. Y, con ella, empieza a fabricar bombas molotov. Finalmente, la población consigue incendiar el taxi. Son las 14h00, aproximadamente. Una motobomba del Cuerpo de Bomberos arriba al sitio pero es impedida de apagar el incendio. Debe retirarse. El ambiente es de fiesta. El pueblo celebra. Y los celulares graban. Cerca de las 14h20, el primer tuit de un comunicador se publica: Posorja #Guayaquil, populacho intenta linchar a hombres acusados de robar niños, policía los protege en Tenencia Política, noticia en desarrollo @comunidadgye @EcuavisaInforma 0997933034 @ayudamehenry. (Dueñas, 2018)

De la resistencia y del fin

Son las 14h40 y una lluvia de piedras, palos, gritos, e insultos recae sobre la fachada de la UPC. Los policías han debido protegerse con cualquier equipo que hubiera disponible mientras esperan refuerzos de Guayaquil. Son 26 policías en total, sumando personal de las localidades de Posorja, El Morro, Playas, Engabao, y Progreso, quienes resguardan la UPC y sus alrededores.

El mayor Castro permanece en el centro de la protesta tratando de explicar a los pobladores que los detenidos no son secuestradores. Las cámaras de televisión de medios tradicionales ya se encuentran en el sitio. Pero poco les interesa lo que el mayor, o cualquier otro policía, tenga que decir. Los periodistas cubriendo los sucesos no tienen problema en etiquetar a los detenidos como ‘presuntos secuestradores de niños’, de calificar el comportamiento de los pobladores como ‘ajusticiamiento’, o de asegurar que la policía ‘protege a los delincuentes’. Ninguno, sin embargo, considera necesario incluir en sus reportes lo que la autoridad decía al respecto (Mahauad-Campopodónico et al, 2020).

Son las 15h40 y a la lluvia de piedras le sobrevino una lluvia de fuego. Las botellas con gasolina explotan contra la fachada y los refuerzos de Guayaquil no arriban. José Bonilla se encuentra en el techo, removiendo las planchas de fibrocemento y lanzando los despojos hacia el interior. Desde un terreno baldío contiguo, golpean las paredes con un mazo, tratando de abrir un boquete. Bonilla deja caer una bomba molotov. Los policías María Fernanda Olivo, Mirella Guillermo, y Jersson Vega, quienes se encuentran en el interior de la UPC, deben rápidamente extinguir el fuego con colchones, a la vez que rocían gas pimienta a quienes tratan de agrandar el boquete que acaban de abrir en la pared de la cocina.

Un grupo de 36 infantes de Marina arriba a la escena desde la Base San Eduardo en Guayaquil. Se sorprenden al ser recibidos por la rechifla y los gritos de las miles de personas que para entonces se congregaban en la intersección de las calles Juan del Valle y Juan Colán. Se sorprenden también de llegar antes que los refuerzos policiales. Ellos, después de todo, iban a brindar apoyo, no a reestablecer el orden. Y, entonces, ¿dónde estaban los refuerzos policiales provenientes de Guayaquil? Según Google Maps (2020), el UPC de Posorja queda a 116 km del Cuartel Modelo de Guayaquil. Y, respetando el límite de velocidad, el tiempo de viaje no debería exceder 1 hora con 48 minutos. Los infantes de Marina llegaron dentro de ese período de tiempo. Los refuerzos policiales, sin embargo, tardarían otra hora en llegar. Los infantes de Marina se retiran de la escena.

Los infantes de Marina llegaron desde guayaquil en una hora y 50 minutos, antes que  Los refuerzos policiales, que tardarían otra hora en llegar. Los infantes de Marina se retiran de la escena y no actúan. 

Son las 16h20 y cinco motocicletas policiales arden en los exteriores de la Unidad de Policía Comunitaria de Posorja. No se puede apagar el incendio porque Jorge Barrera salvajemente arrancó la manguera de agua después de arrebatársela a un policía. Custodiando el ingreso al recinto policial se encuentran, en primera línea, el sargento Pacheco junto con el sargento Luis Basurto. El sargento Basurto había llegado esa tarde, desde El Morro, junto con el mayor Castro. El sargento Basurto había evacuado al herido, Andrés Mendiola, soportando el desafuero de la población que se abalanzaba sobre el patrullero. Y ahora, al sargento Basurto, junto con el sargento Pacheco, les habrían de arrojar un balde lleno de combustible. La gasolina impacta el rostro del sargento Pacheco, quien queda temporalmente cegado. Los policías de la primera línea deben retirarse ante el peligro de quedar envueltos en llamas. Un grupo de pobladores ingresa a la UPC.

En el interior, los policías Olivo, Guillermo, y Vega se refugian en una de las habitaciones posteriores. Antes, el policía Vega detona la única granada lacrimógena con la que contaban. Con ellos, esconden debajo de unos colchones a otro detenido que se encontraba en los calabozos de la UPC cuando ocurrieron los incidentes. Los manifestantes ingresan al recinto policial cubierto de gas. Y, arrastran a los tres detenidos por estafa a la calle, donde los golpean repetidamente en la cabeza. El mayor Castro, junto con el cabo Rodríguez y algunos  otros policías, tratan de proteger a los detenidos quienes aún se encontraban con vida. Pero, Darío Alcívar empuja al mayor y deja caer sobre la cabeza del primer sujeto un gran bloque de cemento unido a una caña, que se utilizaba como poste delimitador en una obra en construcción, algunos metros más adelante. Posteriormente, Alcívar trata de arrastrar los cuerpos hacia la hoguera de motocicletas incendiadas. Pero, los policías en el sitio lo impiden y permanecen en custodia de los cuerpos. Son las 16h40.

De los ciudadanos

Y, así, aquella noche, ‘carradas de gente’ abandonan Posorja. Espantados por el prospecto de ser responsabilizados por lo ocurrido. Aquella tarde del 16 de octubre de 2018, miles de personas se habían congregado en los exteriores de la Unidad de Policía Comunitaria de Posorja. Y, en distinto grado, fueron cientos quienes participaron de los disturbios. Sea que públicamente instigaran a cometer un delito contra una persona o una institución (COIP, 2014, Art. 363); sea que promovieran la discordia entre los ciudadanos, armando o incitando a armarse unos contra otros (Art. 348); sea que contribuyeran a la destrucción de un bien público con palos, piedras, o explosivos (Art. 204); o sea que participaran del asesinato de tres seres humanos, golpeándolos o arrojándoles objetos (Art. 140), todos eran culpables. La algarabía del pueblo pronto devino en terror.


Los autores del linchamiento de Posorja fueron sentenciados a 34 años de cárcel. Foto: Archivo Extra

Posorja se encontraba ahora sitiado por cientos de policías. Agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (DINASED) se desplegaban por el sector. Unidades tácticas del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) aguardaban instrucciones. Vestían sus uniformes de camuflaje urbano, con sus rostros semicubiertos. En pocas horas, empezarán los allanamientos. Darío Alcívar, José Bonilla, y José Barrera, serán aprehendidos y condenados a 34 años con 8 meses de reclusión. Carlos Estacio y Douglas Quiñonez recibirán una pena privativa de libertad de 17 años con 4 meses. En total, 11 personas serán sentenciadas por los linchamientos. Otros tantos se mantendrán prófugos. Y todo por un rumor.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Atuneros migrarían operaciones a Panamá por alto costo de combustible. (2019, febrero 4).Cámara Marítima del Ecuador, CAMAE. Recuperado de http://www.camae.org/barcos/atuneros migrarian-operaciones-a-panama-por-altocosto-de-combustible/

Código Orgánico Integral Penal. Registro Oficial No. 180. Quito, Ecuador. Publicado 2014, febrero 10. Modificado 2018, febrero 5.

DP World Posorja. (n.d.). Terminal, Carretera, y Canal. Recuperado 2020, agosto 15 de
https://www.dpworldposorja.com.ec/terminal/

DP World Posorja [DPWorldPosorja]. (2018, octubre 18). El futuro Puerto de Aguas
Profundas en Posorja contará con una nueva carretera de 20 km para dar acceso directo, ordenado y seguro al puerto. Su construcción se encuentra al 54% de avance.

#DPWorldPosorja #CreandoElFuturoAhora #PuertoDeNuevasOportunidades. [Tuit].
Recuperado 2020, agosto 15 de https://twitter.com/DPWorldPosorja/status/1053051493073518593

Dueñas, H. [@ayudamehenry]. (2018, octubre 16). Posorja #Guayaquil, populacho intenta linchar a hombres acusados de robar niños, policìa los protege en Tenencia Política,
noticia en desarrollo @comunidadgye @EcuavisaInforma 0997933034
@ayudamehenry. [Tuit]. Recuperado 2020, agosto 20 de
https://twitter.com/ayudamehenry/status/1052278237731192838
Ekos. (n.d.). Ranking Empresarial 2018: NEGOCIOS INDUSTRIALES N.I.R.S.A. S.A.,
FORTIDEX S.A., CAMARONES Y LANGOSTINOS DEL MAR CALADEMAR
S.A., INASA INDUSTRIAL ACEITERA S.A., SALICA DEL ECUADOR S.A.,
GUAYATUNA S.A., BORSEA S.A., INDUSTRIAS Y FRIGORIFICOS
PESQUEROS INFRIPESCA C.A., ANILISA S.A., DELFITEC S.A., LUMITOP
S.A.. Recuperado 2020, agosto 15 de https://www.ekosnegocios.com/rankingempresarial

El Puerto de Aguas Profundas en Posorja aportará al crecimiento del país. (n.d.). Presidencia
de la República del Ecuador. Recuperado 2020, agosto 15 de https://www.presidencia.gob.ec/el puerto-de-aguas-profundas-en-posorja-aportara-alcrecimiento-del-pais/ En Posorja venden motores y fibras para pagar abogados de los detenidos por linchamiento.
(2018, octubre 23). Diario EL UNIVERSO. Recuperado de

https://www.eluniverso.com/guayaquil/2018/10/23/nota/7013519/posorja-ven....

Enclave Economy. (n.d.). En Wikipedia. Recuperado 2020, agosto 15 de
https://en.wikipedia.org/wiki/Enclave_economy
Fish Information & Services (FIS). (n.d.). Servigrup Cia. Ltda. - Grupo Corporativo
Servigrup. Recuperado 2020, agosto 15 de
https://www.fis.com/fis/companies/details.asp?l=s&filterby=activities&ac...
49&page=1&company_id=38934&country_id=
GAD Parroquial Posorja. (2015). Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial Parroquia
Rural Posorja 2015-2019. Recuperado 2020, agosto 15 de http://app.sni.gob.ec/
Alberto Mahauad-Campodónico, 2020 14
García, A. (2019, mayo 19). Un siglo de vapores surcando el Guayas. El Comercio.
Recuperado de https://www.elcomercio.com/tendencias/siglo-vapores-surcandoguayas-barco...
García, A. (2019, septiembre 1). Balnearios de Guayaquil, del fervor a la orfandad. El
Comercio. Recuperado de https://www.elcomercio.com/tendencias/balneariosguayaquil-fervor-orfanda...
Google Maps. (n.d.). Cl. Juan del Valle, Posorja to Ciudadela Modelo, Guayaquil. [Mapa de
direcciones]. Recuperado 2020, agosto 20 de https://www.google.com/maps/dir/-
2.711603,-80.2442103/-2.1762145,-79.8923016/@-2.4412186,-
80.424726,120831m/am=t/data=!3m2!1e3!4b1!4m2!4m1!3e0
Kevin P. Gallagher, K.P. & Zarsky, L. (2007). The Enclave Economy: Foreign Investment
and Sustainable Development in Mexico’s Silicon Valley. Cambridge, MA: The MIT
Press.
McClennen, C. (2004). White Spot syndrome virus: The economic, environmental and
technical implications on the development of Latin American shrimp farming. (Tesis
inédita de maestría). The Fletcher School, Tuft University, Medford, MA.
Mendoza, M. (26 de abril de 2019). El Puerto de Aguas Profundas de Posorja marca una
nueva era portuaria en Ecuador, según autoridades. El Comercio. Recuperado de
https://www.elcomercio.com/actualidad/posorja-puerto-guayaquil-gruas-ecu...
Negocios Industriales Real NIRSA S.A. (n.d.). HISTORIA DE NIRSA. Recuperado 2020,
agosto 15 de http://nirsa.com/quienes-somos/
Negocios Industriales Real NIRSA S.A. (n.d.). FLOTA PESQUERA. Recuperado 2020,
agosto 15 de http://nirsa.com/corporativo/#flota-pesquera
Observatory of Economic Complexity (OEC). (n.d.).What does Ecuador export? (2018).
Recuperado 2020, agosto 15 de
https://oec.world/en/visualize/tree_map/hs92/export/ecu/all/show/2018/
Posorja, un destino a orillas del mar. (2014, enero 26). Diario EL TELÉGRAFO. Recuperado
de https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/guayaquil/1/posorja-un-destino-a...
Puerto de Posorja, solitario beneficiario de ‘Ley Nebot’. (2007, noviembre 11). Diario EL
UNIVERSO. Recuperado de
https://www.eluniverso.com/2007/11/11/0001/9/E25213F9286C4DAA930F2B4D1C
BD7754.html
SALICA (n.d.). HISTORIA. Recuperado 2020, agosto 15 de https://www.salica.es/nosotros
Santos, T. & Borja, D. (2016, julio 28). El sueño de Posorja. Revista Vistazo. Recuperado de
https://www.vistazo.com/seccion/pais/el-sueno-de-posorja
Se inaugura planta de agua en Posorja. (2019, marzo 20). Diario EL UNIVERSO. Recuperado
de https://www.eluniverso.com/guayaquil/2019/03/20/nota/7243601/se-inaugura...

GALERÍA
Los linchamientos en Posorja: muerte por un rumor
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Posorja: las negociaciones secretas con Dubai
CASTO OCANDO /VÉRTICE NEWS
Posorja: Informe cuestiona a empresa DP World de Dubai
Redacción Plan V
Posorja… la barbarie digital
Juan Cuvi
María Del Carmen Maldonado, propuesta en lugar de Alexis Mera para organismo judicial de la OEA
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Más de 100 mil estudiantes no volvieron al sistema educativo
Andrés Quishpe
Protección a cambio de silencio: los acuerdos entre Assange y el gobierno ecuatoriano
Redacción Plan V
Tribunal ratifica sentencia contra Correa y lo señala como el instigador del cohecho
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V