Back to top
10 de Agosto del 2021
Historias
Lectura: 14 minutos
10 de Agosto del 2021
Redacción Plan V
En primera línea y sin estabilidad laboral: testimonio de la infectóloga que atendió a la paciente 0
0

La doctora Paola Vélez se especializó fuera del país. Labora en el Hospital Guasmo Sur y ha enfrentado la emergecia sanitaria desde el primer día junto a más especialistas, enfermeras y médicos que aún no tienen nombramientos. Fotos: Twitter Paola Velez

 

Con la Ley Humanitaria, los profesionales de la salud que enfrentan la emergencia sanitaria aspiran tener nombramientos definitivos. Pero la falta de presupuesto, de partidas y de información han trabado ese proceso. Incluso para los equipos de especialistas que iniciaron las atenciones a pacientes con Covid desde febrero de 2020. Una de ellas, la médico infectóloga Paola Vélez, narra su experiencia y cuestiona que no exista una decisión clara sobre la situación laboral de médicos y enfermeras.


M

iles de trabajadores de la salud aún esperan que se cumpla la Ley Humanitaria. En esta se establecieron nombramientos definitivos para el personal que ha enfrentado la emergencia sanitaria. El plazo para que aquello ocurra venció en diciembre pasado y las cifras sobre cuántos profesionales han logrado la estabilidad laboral aún son contradictorias. El objetivo de esa norma, entre otros aspectos, era reconocer el trabajo de médicos, especialistas, enfermeros, etc, que estuvieron y están en primera línea. Pero hasta el momento, no se ha concretado en la mayoría de los casos. La falta de presupuesto e información, y la burocracia han sido constantes en este proceso. En una respuesta a un asambleísta del pasado 5 de julio, el Ministerio de Salud Pública (MSP) dijo que el personal que está con contrato ocasional aún no ha sido llamado a un concurso de méritos y oposición -como lo establece la ley- porque los ministerios de Trabajo y de Finanzas deben crear las partidas presupuestarias y garantizar presupuesto. 

El vicepresidente Alfredo Borrero ha recibido directamente estos reclamos en sus recorridos por hospitales. En el Andrade Marín, de Quito, un médico le pidió estabilidad laboral y que se cumpla la Ley. En un video publicado en Twitter, Borrero dijo que ese ofrecimiento fue del anterior Gobierno y que ahora están levantando información sobre cuántos profesionales sanitarios están en esa situación. Dijo que después de este censo plantearán una salida con un componente: “no perjudicar a nadie”. Seguirán con los concursos, pero no dio más detalles. 

Mientras tanto, en los profesionales de la salud hay incertidumbre. Este es el testimonio de la médico infectóloga Paola Vélez, quien con un tuit volvió a la coyuntura un tema que pocos médicos se han atrevido a denunciar. La semana pasada su mensaje se volvió viral y muchos se sumaron a su cuestionamiento. Este es su relato: 

Soy especialista en enfermedades infecciosas. Tengo 36 años. Me especialicé fuera del país. Volví en 2017. Siempre he trabajado en el Ministerio de Salud Pública. Primero estuve en el Hospital de Infectología y ahora laboro en el Hospital Guasmo Sur, ambos en Guayaquil. Allí estoy por cumplir casi cuatro años. He mantenido las líneas de enfermedades infecciosas y de su control en las instituciones donde he estado.

Nosotros fuimos el primer y único hospital (Guasmo Sur) que tuvo un plan de contingencia para la atención de pacientes sospechosos y diagnosticados con Covid. Yo elaboré ese plan y por eso representé a Ecuador en Brasil, en marzo de 2020. Fui a un evento organizado por la Organización Panamericana de la Salud en Brasilia para hacer las guías de tratamiento de ese país. En la delegación estuvieron colegas de Quito y Guayaquil.

Este plan no existía en Sudamérica y fue referencia en la región. Estuvo listo en enero de 2020. Este plan contemplaba el espacio físico para la atención de los pacientes, los recursos, la vestimenta, la atención, los tratamientos con los que contábamos en ese momento.

En febrero ya disponíamos de esa área. Como líder también del servicio de infectología estuve al frente. Por supuesto, no teníamos en ese momento el conocimiento que ahora tenemos. Ni tampoco la referencia del impacto que iba a tener esta enfermedad a nivel mundial.

Cuando se activó nuestro plan, el Guasmo Sur fue el primer hospital centinela. Pero ahora no es el primero en tener atención (del Gobierno). Nosotros fuimos los primeros en sacrificarnos. Ahora todo el mundo sabe o quiere atender Covid. Pero en marzo de 2020 no se sabía si uno se iba a morir atendiendo esta enfermedad. Ahora se sabe que las probabilidades son menores. Pero en ese marzo no sabíamos si ese era nuestro último día. Nosotros con todos los temores, porque somos seres humanos, nos enfrentamos al riesgo porque para eso nos formamos. Hubo muchísimos profesionales de la salud en distintos hospitales que salieron corriendo. Y nosotros estuvimos aquí.


Según la médica, las cargas laborales han sido extenuantes. Hay personal que ha necesitado ayuda sicológica. Con el tiempo, los médicos han perdido el miedo al virus.

en marzo de 2020 no se sabía si uno se iba a morir atendiendo esta enfermedad. Ahora se sabe que las probabilidades son menores. Pero en ese marzo no sabíamos si ese era nuestro último día.

Yo estuve en esa madrugada, del 29 de febrero de 2020, esperando a la paciente 0, quien fue la primera diagnosticada con Covid. Fui la primera infectóloga del MSP que la atendió. Porque no es simplemente escribir un documento en una pantalla. Sino que lo ejecuté. Hasta el día de hoy sigo en la Sala de Infectología del Hospital con muchos otros compañeros que han estado desde el primer día. Muchos se han enfermado, pero volvieron y siguen viendo pacientes Covid. A nosotros nos formaron para este tipo de situaciones. Pero luego también estuvo la presión de los colegas que no se formaron para esto. Nos tocó encabezar el batallón de médicos para darles toda la tranquilidad. Al inicio, el que diga que no tenía miedo está mintiendo.

Mucha gente (profesionales de la salud) fueron reemplazados por médicos extranjeros. En ese instante nadie les preguntó de dónde eran o si se iban a sacrificar. Por supuesto que no. Muchos de ellos se quedaron atendiendo y ahora se les dice que por ser extranjeros entonces no les corresponde (un beneficio laboral). Acá a los extranjeros se los ha excluido y aún no se les explica por qué no están en el llamado. Les han dicho que no tiene los suficientes años de ejercicio de la profesión en el país. Pero esto es una especulación. Sabemos que en otros hospitales sí han logrado el nombramiento definitivo.

Hay un doble discurso que no entendemos. Todo es especulación. Dicen que es por etapas y por listas. Las desconocemos. Nunca nos las han enseñado. En octubre de 2020 nos solicitaron documentos. Hemos visto que han llegado nombramientos para ciertos colegas, pero para la gran mayoría no. Nuestras licenciadas de enfermería, por ejemplo, no habían sido incluidas. Recién hace dos meses las llamaron porque fueron a protestar. Más de 250 están sin nombramiento.

Hay mucha gente que estuvo en ese momento y no sabemos cuándo tendrán el beneficio. Hay hospitales enteros con nombramiento provisional en Guayaquil. Al ser este un hospital nuevo, todos tenemos contratos ocasionales. Aquí había personal que tenía nombramiento provisional, que eran administrativos, pero llegaron con esos nombramientos. Ellos ya pasaron a nombramiento definitivo. Pero a los que nos contrataron aquí, aún estamos en la nada. Todos los especialistas, más de 150, estamos sin nombramiento definitivo. Los médicos generales ya pasaron hace tres meses aproximadamente.

Nosotros expusimos nuestra vida y la salud de nuestra familia porque nos pusimos la camiseta. Pero si el Gobierno dijo que lo iba a hacer, lo tiene que hacer. Cuando nos enteramos de la Ley Humanitaria asumíamos que íbamos a ser los primeros beneficiarios. Pero los meses han pasado y de eso ya casi un año. Esto debe ser para todos. ¿Y cómo no  para este que fue el principal hospital? Eso es lo que no entendemos. Estuvimos en todas las noticias, todo el Ecuador sabe. Pero tenemos este problema. Es increíble que en otros hospitales hasta el personal administrativo ya tenga el nombramiento.

Al principio estuvimos más preparados dentro de lo que cabe. Cuando llegó el desborde, entre abril-junio, fue caótico porque todo el país necesitaba los mismos insumos y medicina. Tuvimos mucho apoyo.

Los primeros seis meses me volqué al hospital. No había hora de salida.  Habían jornadas de 16 horas y en casa seguía conectada. Esos meses fueron muy extenuantes. Ha ido disminuyendo. En la actualidad podemos decir que tenemos jornadas laborales normales.

Nosotros expusimos nuestra vida y la salud de nuestra familia porque nos pusimos la camiseta. Pero si el Gobierno dijo que lo iba a hacer, lo tiene que hacer. Cuando nos enteramos de la Ley Humanitaria asumíamos que íbamos a ser los primeros beneficiarios.

Uno ha visto tantos pacientes, que al final el miedo se va perdiendo. La incertidumbre también. Y empiezas a trabajar con mayor tranquilidad. Pero sí nos ha afectado. En mi caso, yo perdí más de 8 kilos en aquel momento. Se te quita el sueño. Yo me enfermé en diciembre. Mucha gente está con estrés post traumático, hay gente que aún está en sicología. Debo resaltar que acá hay un sistema de salud ocupacional, que se ocupó de levantar (esa información) y se pudo confirmar que hay muchos compañeros afectados.

Nosotros hemos luchado mucho y no estar en esas listas, ni tener estabilidad laboral es injusto. Nuestro llamado es para que nos hagan visibles, aquí estuvimos y aquí seguimos, para que volteen sus miradas hacia este hospital que fue enteramente Covid y que se nos ha negado esta oportunidad a muchos todavía.

  Cronología  

19 de junio. La Asamblea aprueba la Ley Humanitaria, que entró en vigencia el 22 de ese mismo mes tras su publicación en el Registro Oficial. En su artículo 25 se dispuso la estabilidad para los trabajadores de la salud que hayan trabajado durante la emergencia sanitaria con un contrato ocasional o nombramiento provisional en cualquier cargo en algún centro de atención sanitaria de la Red Integral Pública de Salud (RIPS). A este beneficio podrán acceder después de un concurso de méritos y oposición. Estos concursos debían realizarse en un plazo máximo de seis meses, pero eso no ocurrió.

22 de diciembre de 2020. Ese día venció el plazo para la entrega de los nombramientos, según lo estipuló la Ley.

23 de diciembre de 2020. El MSP informó que 5.429 profesionales de la salud, a escala nacional, habían recibido el nombramiento definitivo de un total de 14.996 profesionales. Es decir, el 36%. Según esta cartera, esto correspondía a la Fase 1 de los servidores sanitarios con nombramiento provisional. Anunció que en enero de 2021 se iniciarán los procedimientos para aquellos profesionales que actualmente laboran bajo la modalidad de servicios ocasionales.

4 de marzo de 2021. Ante la Subcomisión de la Salud de la Asamblea, Carlos Luis Tamayo, exdirector general del IESS, informó que 12.782 profesionales de la salud saldrán beneficiados con la Ley. Hasta el 4 de marzo, esta institución había entregado 2.928 nombramientos definitivos. Es decir, solo el 23%.

20 de marzo de 2021. El Ministerio de Finanzas asignó 113,2 millones de dólares para la  entrega  de nombramientos definitivos a los profesionales de la salud. Andrea Cosíos, delegada del Ministerio de Finanzas, dijo a la subcomisión de salud de la Asamblea que esa fecha se hizo la notificación al MSP. Lo informó en la sesión de esta comisión, del 20 de marzo. Pero el MSP dijo que solo había disponibilidad de 7 millones para 800 personas y denunció que Finanzas no tenía ese monto total. 

5 de abril de 2021. El entonces asambleísta Ángel Sinmaleza acusó al exministro de Salud Juan Carlos Zevallos por incumplir la aplicación de la Ley de Apoyo Humanitario al no entregar hasta el 22 de diciembre de 2020 un solo nombramiento definitivo a los trabajadores y profesionales de la salud. Eso significó negligencia, inoperancia, falta de oportunidad en su gestión, dijo el exlegislador. Ese mismo día, el exministro de Trabajo, Gustavo Isch, dio nuevas cifras sobre los nombramientos. Dijo que a esa fecha, 10.574 puestos estaban en concurso, divididos entre el Ministerio de Salud, el IESS y el Ministerio de Defensa. De ellos, 8.900 habían sido declarados ganadores del concurso.

10 de mayo de 2021. Personal de enfermería del Hospital Pablo Arturo Suárez, que ha atendido pacientes Covid desde el inicio de la emergencia, protestó por la falta de nombramientos. Salieron con carteles hasta los exteriores. Reclamaron la falta de concursos de mérito para lograr el beneficio.

10 de agosto de 2021. La Comisión Médica Voluntaria pidió reformar el reglamento a la Ley Humanitaria, específicamente a los artículos 10 y 40. Allí se menciona que solo podrán ser beneficiarios quienes estuvieron en contacto directo y tratando a pacientes. Para ese dirigente, la ley debe abarcar a todos los trabajadores que estuvieron expuestos como trabajadores de farmacia, de medicina general, estadística, obstetras.

GALERÍA
En primera línea y sin estabilidad laboral: testimonio de la infectóloga que atendió a la paciente 0
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Caso Tagaeri Taromenane: El Estado será juzgado ante la CIDH
Redacción Plan V
Dalo Bucaram visitó dos veces el SNAI por su amigo Daniel Salcedo
Redacción Plan V
La devolución de los bienes de los Isaías inquieta a campesinos en haciendas
Redacción Plan V
Los nudos críticos de la relación Ecuador China y el acuerdo comercial
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El círculo jurídico de Leandro Norero impulsó el habeas corpus para Jorge Glas
Redacción Plan V
Los pecados del boom inmobiliario de Quito según la Contraloría
Redacción Plan V
Bien Futuro: Una nueva fórmula para tener casa propia que reducirá el precio de las viviendas
Redacción Plan V
¿Qué hay detrás del juicio político del correísmo contra la Judicatura?
Redacción Plan V