Back to top
22 de Diciembre del 2020
Historias
Lectura: 12 minutos
22 de Diciembre del 2020
Redacción Plan V
Las razones del Gobierno para el reconfinamiento de fin de año
0

El presidente Lenin Moreno decretó un nuevo estado de excepción por calamidad pública hasta el 31 de enero de 2021. Foto: Presidencia de la República

 

El régimen reaccionó a la nueva cepa -potencialmente más contagiosa- detectada en el Reino Unido con un decreto que estableció un nuevo confinamiento similar al establecido en los primeros meses de la pandemia. El decreto ejecutivo que lo dispone se basa en un informe de la Secretaría de Gestión de Riesgos, que evidencia un pobre resultado del país en la mayoría de indicadores de control de la pandemia.


El decreto de 15 páginas se preparó durante todo el día 21 de diciembre y fue hecho público en la web de la Presidencia de la República en horas de la noche. Pero tan pronto se difundió, la Policía y, en algunas partes del país, las Fuerzas Armadas, apoyadas por cuerpos de seguridad municipales, iniciaron operativos de control. 

Este es el decreto 1217 suscrito ayer. 

Según el documento, se estableció un toque de queda en todo el territorio nacional, por medio de una limitación de las garantías constitucionales de libre tránsito y asociación, que impide circular en el país entre las 22:00 y las 04:00. También se prohibió vender alcohol, se limitó la circulación de vehículos privados, se dispuso el cierre de playas, centros de diversión y otros. El Gobierno, que se había empeñado en un desconfinamiento cada vez más agresivo, resolvió dar marcha atrás para cerrar el 2020. 

La versión oficial es que se trata de una respuesta a la detección, en el Reino Unido, de una nueva cepa del coronavirus, que podría ser hasta un 70% más contagiosa, por lo que incluye la cancelación de las conexiones aéreas con Europa, una de las banderas del desconfinamiento en el que se había empeñado el régimen.

La versión oficial es que se trata de una respuesta a la detección, en el Reino Unido, de una nueva cepa del coronavirus, que podría ser hasta un 70% más contagiosa, por lo que incluye la cancelación de las conexiones aéreas con Europa, una de las banderas del desconfinamiento en el que se había empeñado el régimen.

Pero además, del brote, que se encuentra de momento concentrado en la ciudad de Londres y en algunas partes del sur de Inglaterra, hay otras razones, que el Gobierno consignó en el decreto 1217 firmado la noche del 21 de diciembre por el presidente Lenin Moreno.

Así, en el decreto 1217 se menciona que con "Oficio Nro.SNGRE-SNGRE-2020-3219-0 el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos remitió a la Presidencia de la República el "Informe de compilación de información sobre la evaluación de los indicadores COVID-19" en el cual se detalla la evolución del virus en el Ecuador y precisa los principales incidentes que han generado impacto negativo en la situación de emergencia sanitaria por coronavirus en Ecuador y expresa: 1 Recomendar al señor Presidente de la República, que en ejercicio de sus atribuciones constitucionales, decrete el estado de excepción por un periodo de 30 días en todo el territorio nacional ante el reporte de una nueva mutación del coronavirus por parte de autoridades del Reino Unido".

Un inventario de medidas ineficaces

Según el Gobierno, el informe oficial admite que "ante el aumento de casos positivos, varias ciudades del país a partir del 01 de diciembre han adoptado medidas más intensas para el control del espacio público y control de actividades comerciales, mismas que pese a estar vigentes no han resultado suficientes para contener el contagio".

El informe agrega que hasta el 19 de diciembre de 2020, en todo el Ecuador, el  número total de casos confirmados por prueba RT-PCR fue de 206.257, el número de casos de fallecidos confirmados con prueba PCR positiva ascendió a 9.400, mientras que el número de pruebas PCR realizadas se cuantifica en 712.983.

A continuación, el documento se refiere a la Incidencia Acumulada en el país, que según se explica, "proporciona una estimación del riesgo de que un individuo sano desarrolle una enfermedad determinada durante un periodo especificado de tiempo".

Y es aquí en donde empieza un inventario de cifras oficiales que deja mal parado al supuesto control de la pandemia por parte del Gobierno.

El propio informe consigna que "Mientras más alta es la tasa mayor es el riesgo en la población. Esta tasa, se calcula en proporción, que suele presentarse en porcentaje, sin embargo, cuando la enfermedad se ha propagado a un gran territorio como el caso de COVID-19, se utiliza un factor de ampliación de miles, que para este análisis será de 100.000 habitantes".


Miles de personas han vuelto a salir a las calles ante el relajamiento de las medidas.  Foto: Luis Argüello. PlanV

Sobre la Tasa de Incidencia Acumulada por cada 100.000 habitantes con corte a la semana 51, se puede observar que las provincias con las tasas más altas son Galápagos (2.703), seguido de Pichincha (2.279), Pastaza (2.081), Carchi (1.856), Morona Santiago (1.802) y Azuay (1.487).

"De análisis realizado- dice el informe- la Tasa de Incidencia Acumulada por cada 100.000 habitantes con corte a la semana 51, se puede observar que las provincias con las tasas más altas son Galápagos (2.703), seguido de Pichincha (2.279), Pastaza (2.081), Carchi (1.856), Morona Santiago (1.802) y Azuay (1.487). La provincia de los Ríos tiene la tasa más baja seguida de la provincia de Santa Elena".

La positividad por las nubes 

Otro indicador que se analiza en el informe oficial es el del Porcentaje de Positividad, que, se explica,  "permite establecer la velocidad de transmisión que consiste en el porcentaje de pruebas que resulten positivas para SARS-CoV-2, por cada 100 pruebas aplicadas, de acuerdo a los puntos de corte establecidos internacionalmente, un riesgo bajo es considerado con un porcentaje inferior al 5%, el riesgo mediano está determinado por valores inferiores al 20% de positividad y el riesgo alto determinado por valores superiores al 20%. La OMS indica que la positividad menor al 5% es un indicador que garantizaría la contención de la epidemia. Este porcentaje de positividad se analiza en las 4 últimas semanas".

El informe sostiene que en el Ecuador "el porcentaje de positividad de pruebas RT-PCR de las últimas cuatro semanas epidemiológicas registra un riesgo alto en las provincias de Santa Elena (30%), Cañar (28%), Tungurahua (30%); las provincias con un riesgo moderado están Manabí (25%), Azuay y Cotopaxi con un 31%, seguido de Pastaza (22%), Los Ríos (26%), Pichincha (18%) y Guayas (16%); Galápagos presenta un 12% y las provincias de la Amazonía presentan el porcentaje de positividad más bajo Orellana y Zamora Chinchipe con un 4%".

El porcentaje de positividad de pruebas RT-PCR de las últimas cuatro semanas epidemiológicas registra un riesgo alto en las provincias de Santa Elena (30%), Cañar (28%), Tungurahua (30%).

Es decir, en estricto sentido y se aplican los criterios internaacionales, en las únicas provincias en donde se ha contenido la pandemia es en las amazónicas, como Orellana y Zamora Chinchipe. 

Galápagos, la provincia donde se hacen más pruebas 

Pero hay datos en el inform oficial: si se analiza la tasa de cobertura de prueba RT-PCR acumulada, que define como "el número de pruebas RT-PCR realizadas, acumulado desde el inicio de la pandemia hasta la última semana epidemiológica y se divide para el total de la población de la provincia por cada 100.000 habitantes", se concluye que "la tasa de cobertura de pruebas RT-PCR acumulada concentra la mayor cantidad de pruebas realizadas en las provincias de Galápagos con 31.242, seguido por Pichincha con 8.073, Morona Santiago con 7.172, Carchi 5.411, Pastaza 4.519 y Tungurahua 4.425 pruebas. Chimborazo es la provincia que registra menor número de pruebas PCR realizadas con un total acumulado de 1.516, seguido de la provincia de Los Ríos y Santa Elena".

También se analizó el porcentaje acumulado de casos confirmados: "En la provincia de Pichincha se puede observar que el porcentaje de casos confirmados mediante pruebas RT-PCR es del 35.8% que es el más alto de todo el país y guarda relación con la tasa de cobertura de pruebas PCR realizadas desde el inicio de la pandemia; seguido de la provincia del Guayas con el 12.9%, Manabí 6.9% y Azuay con el 6.2%. Las provincias con el porcentaje de casos confirmados más bajos son Napo y Zamora Chinchipe con el 0.8%, Orellana 1.1%, Pastaza 1.18%".


Galápagos es la provincia con peores indicadores sobre propagación del virus. Foto: Luis Argüello. PlanV

El número R0 elevado: varias provincias sin control 

Finalmente, otro indicador en donde el país reprueba es el del número de efectivo de reproducción (R0) al que incorrectamente el informe cita como "Re": "La tendencia del brote de la COVID-19 es analizada a partir de la evolución del indicador Re (SIC) en el transcurso de las cuatro últimas semanas. El riesgo de transmisión que se encuentra por sobre el valor 1 se interpreta como alta velocidad de transmisión. Esta alta velocidad dificulta la contención del virus que causa la enfermedad COVID-19 y empeoraría con la suspensión de las medidas de limitación de la movilidad y asociación", se explica en el documento oficial. 

El número efectivo de reproducción (R0) en las dos últimas semanas evidencia que en la provincia de Galápagos para la semana epidemiológica 48 está en 2,71 y semana epidemiológica 49 en 2,82, riesgo de propagación alto.

"El número efectivo de reproducción en las dos últimas semanas evidencia que en la provincia de Galápagos para la semana epidemiológica 48 está en 2,71 y semana epidemiológica 49 en 2,82, riesgo de propagación alto; de igual manera las provincias de Azuay y Cañar; las provincias de Carchi y Zamora incrementaron el riesgo con respecto a la semana previa. Chimborazo, Cotopaxi, Loja y Napo disminuyeron el riesgo de propagación con respecto a la semana anterior. Las 15 provincias restantes mantienen un valor menor a uno, siendo Esmeraldas, Bolívar, Imbabura, Manabí y Pastaza las provincias que muestran una tendencia descendente de transmisión".

Al mismo tiempo, el informe analiza la Curva Epidemiológica: "En la curva epidemiológica de los casos confirmados y probables en el Ecuador desde la Semana Epidemiológica 7 (9- 15 de febrero) hasta la semana 49 (29 de noviembre hasta el 5 de diciembre); se evidencia que la mayor cantidad de casos confirmados se concentran en las semanas epidemiológicas 12 a 14 (15 de marzo al 4 de abril), semanas epidemiológicas 27 a 31 (28 de junio a 1 de agosto) y semana epidemiológica 45 (1-7 de noviembre). Es decir, aumentaron los casos cuando se relajó el confinamiento a partir del segundo semestre de este año. 

"De los datos presentados, se puede observar una relación directa entre el aumento del contagio y las incivilidades como aglomeraciones y reuniones masivas, que ya han generado afectación tanto en la salud de las personas como en el sistema de salud pública nacional, mismas que pese a intentar ser controladas como operativos de control regulares y supervisión local y nacional, no se han reducido; por el contrario, han aumentado y deben ser contenidas de modo más enérgico", concluyó el Gobierno antes de tomar las medidas del reconfinamiento de fin de año. 

GALERÍA
Las razones del Gobierno para el reconfinamiento de fin de año
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Mauricio Salem: "la central de riesgos es una cadena perpetua financiera"
Fermín Vaca Santacruz
Wilma Andrade y su campaña para la reelección
Fermín Vaca Santacruz
Susana Baca: La maestra que enseña el bien común
Redacción Plan V
Noé Carmona: “A este país yo lo amo porque me ha dado todo”
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

ARAUZ FIRMÓ EL ENDEUDAMIENTO DE LA PATRIA
Redacción Periodismo de Investigación y PlanV
Los candidatos que rehuyen hablar sobre el aborto en sus campañas
Susana Morán
En Furukawa se creó una ‘micro sociedad analfabeta’: el demoledor informe que ayudó a un fallo histórico
Susana Morán
Las razones del dramático impacto de la Covid en Guayaquil
Redacción Plan V