Back to top
8 de Octubre del 2019
Historias
Lectura: 13 minutos
8 de Octubre del 2019
Redacción Plan V
Tras el fin del NYT en Español, ¿cómo sobrevivir como periodista emprendedor?
0

Fotos: Twitter Premio Gabo y Festival Gabo

 

El lema del Festival Gabo fue “las historias continúan” como un aliento a seguir pensando en más y mejor periodismo. Pero para ello es necesario pensar en modelos de financiamiento y estrategias como las membresías para subsistir. El trabajo de Jesús Abad Colorado inspiró en esta edición.

La reconocida periodista mexicana Marcela Turati lo ilustró bien: “tenemos el susto en la boca”. Se refirió así a la desaparición del New York Times en español, el pasado 18 de septiembre, decisión que sorprendió a sus seguidores y periodistas. La cofundadora de la Red Periodistas de a Pie y coordinadora de proyectos de Quinto Elemento Lab participó en el panel “¿Cómo se financia el periodismo independiente en América Latina?” en el Festival Gabo. La charla se enfocó en los retos económicos, tecnológicos y políticos que enfrentan los emprendedores, así como las iniciativas para impulsar nuevos proyectos de periodismo independiente. Y claro, lo sucedido con el Times ha puesto a repensar sobre la sostenibilidad de los medios y de los proyectos independientes. ¿Cómo hacerlo? Turati tiene muchos ejemplos. Contó que sus colegas mexicanos han hecho desde cenas hasta fiestas patrocinadas por licores o con la participación de algún DJ conocido, pasando por talleres y subastas de obras que les regalan autores; también han vendido café o se han dedicado a consultorías para cubrir sus costos. El crowdfunding ha sido otra estrategia, aunque la calificó de “cardiaca” pues causa estrés conocer el avance de las donaciones para cumplir la meta. Puso como ejemplo también a Venezuela, donde se sumaron varias organizaciones de investigadores, de datos y visualizaciones para dividirse gastos. “Hay mucho, pero muy precario”, dijo. 


De izquierda a derecha: Marcela Turati, María Catalina Colmenares, Vanina Berghella y Mario Tascón durante el panel "¿Cómo se financia el periodismo independiente en América Latina?".

Pero Vanina Berghella, directora de Velocidad, una aceleradora de medios nativos digitales e independientes de la región, levantó los ánimos. Dijo que esa era una buena lista para sobrevivir y que es producto de la creatividad de los periodistas. “El punto es: ¿puedo hacer todo? Seguramente no. ¿Todas las recetas son aplicables en cada uno de los medios y en cada uno de los países? Claramente no”. La clave, dijo, es explorar justamente una receta personalizada. También sugirió encontrar ese equilibrio entre pedir financiamiento a una entidad filantrópica con aquello que pueda el medio producir como para generar dinero orgánico que sostenga el proyecto periodístico. “Hoy vemos muchas organizaciones que están trabajando con un 70% de financiamiento de filantropía”. 

Berghella informó que en Velocidad -donde Plan V está entre los 75 clasificados en la primera fase- han encontrado que en promedio los proyectos periodísticos tienen entre tres y cinco fuentes de información y no solo en una sola fuente. Velocidad inició en abril pasado y tuvo más de 350 postulaciones. Después de los 75 clasificados, pasarán 25 medios y de estos se escogerán a ocho finalistas a finales de este año. Lo importante, dijo la experta, es que cada medio encuentre los mejores modelos de financiamiento según su contexto y sus objetivos. Velocidad es una oportunidad para que los medios emprendedores piensen de manera específica y concreta sobre sus modelos de negocios y formas de sustentabilidad. Para eso es importante conocer las audiencias.

Conocer quién y cómo se consumen los contenidos es uno de los retos para los medios. María Catalina Colmenares, directora de programas para América Latina del Media Development Investment Fund, comparó a los medios de hace 20 años que se caracterizaban por ser hegemónicos y unidireccionales. Pero también por sus modelos de negocio basados en la publicidad. Eran rentables, pero ahora eso ya no existe, dijo Colmenares. Lo único que se mantiene es el contenido. ¿Cómo lo puedo diferenciar?, es una de las preguntas a contestar para quienes impulsan proyectos periodísticos.  

Turati comentó que ha sufrido lo mismo que los periodistas que están emprendiendo una organización, que tienen que cambiar el chip: de solo fijarse en un artículo a buscar un proyecto que sea financiable. “Encontré un colega que estaba feliz porque tenía asegurado los salarios hasta diciembre”, citó la comunicadora sobre los retos que tienen los nuevos medios para encontrar financiamiento y eso es causa de desvelos. “Siempre se empieza por conseguir una financiadora para las historias o aplicar a becas para sostener no solo el reportaje sino el pago de salarios, la renta del lugar”. 

En Velocidad -donde Plan V está entre los 75 clasificados en la primera fase- han encontrado que en promedio los proyectos periodísticos tienen entre tres y cinco fuentes de información. 

Dentro del financiamiento inicial que tienen los medios está la filantropía. Pero hay diferentes tipos. Colmenares explicó que el Media Development Investment Fund, por ejemplo, es un fondo de inversión. En el proceso de aprobación de un medio, hacen un análisis de qué tan sustentable puede ser en poco plazo. Para ella es importante subir al siguiente nivel: de esperar que alguien financie por filantropía un medio porque es importante para la sociedad a entender la conexión entre el producto, su entorno y las fuentes que hay allí lo pueden ayudar. “Hay países que son destinatarios de esos fondos y sería casi negligente que un medio en esos países no lo haga, pero sería también negligente que se siente sobre los laureles y haga siempre lo mismo”. Dentro de ese mundo, agrega, hay organizaciones filantrópicas que tienen una necesidad de impactar sobre sociedades informadas en ciertos temas que los otros medios no les interesa tanto cubrir. “Es importante que el medio conozca esas audiencias y puede llegar a esos inversores”. 

¿Pero un medio se puede volver reproductor de las agendas de esas organizaciones y perder su naturaleza? Berghella dice que en esos casos la decisión de aceptar o no la tiene el periodista. “Un tema clave son las alianzas y el trabajo colaborativo, no solo entre medios sino con organizaciones de la sociedad civil. Habrá plata, pero no para todos. La gran crisis que tienen los medios hoy, de los tradicionales, es porque ya no ingresa el mismo dinero que antes”. 

Turati, desde su experiencia, dijo que acercarse al dinero fue difícil porque a los periodistas les han enseñado que el dinero es sucio. Es un cambio porque el inicio de sus proyectos fue un trabajo entre amigos, gratuito y muy colaborativo. “Antes hablaban nada más del reportaje y ahora sobre quién te está financiando”. Ahora buscar recursos ha sido todo un aprendizaje para su organización, lo que le ha significado dar el salto a la gerencia de un medio. “Nadie se quiere hacer cargo (del dinero), pero siempre hay alguien ordenado que le puede tocar, si alguien habla bien inglés hace los reportes financieros. Pero queda la nostalgia de dejar reportear y te conviertes en un gerente”. 

Un modelo por descubrir: las membresías

Membresía no es lo mismo que suscripción. La primera tiene un beneficio individual, mientras que la segunda es más colectiva. Los lectores que usan la primera lo hacen para su propio beneficio. Quienes pagan por la segunda lo hacen para beneficiar a toda la sociedad a través del periodismo de calidad. Esta diferencia fue planteada por Jay Rosen, profesor de la Universidad de Nueva York creador de The Membership Puzzle. Este proyecto entiende que la membresía no funcionará si solo se pide dinero en efectivo. Dice que debe haber un contrato social entre periodistas y miembros. Y resolver lo que debe decir ese contrato es el desafío principal del The Membership Puzzle. Rosen explicó en el Festival Gabo que es importante diversificar las fuentes de ingresos y la membresía es solo una opción. En su opinión la clave es la credibilidad, pero los lectores que apoyen una membresía no pueden sentirse en los jefes de los periodistas, aclaró el experto. 

Según Rosen, existen dos tipos de membresía. Una es la delgada que la describe como aquella que da beneficios que incluyen boletos para eventos y acceso a información anticipada del contenido del medio. La segunda opción es la membresía gruesa cuando se permite una mayor participación de los lectores en el proceso periodístico. Es decir que ellos puedan intercambiar opiniones y experiencias con los periodistas respecto a un tema. Una de las claves que compartió Rosen es permitir a las personas que pagan la membresía tengan un mayor conocimiento de cómo funciona la redacción, sus decisiones y transparencia respecto a la agenda del medio. Al igual que en la mesa financiamiento del periodismo independiente, Rosen dijo que es importante conocer las preferencias de la audiencia. (Con información del portal del Premio Gabo).  

Membresía no es lo mismo que suscripción. La primera tiene un beneficio individual, mientras que la segunda es más colectiva.

Las historias continúan 

Uno de los momentos más emotivos sin duda fue el discurso del fotoperiodista colombiano Jesús Abad Colorado, ganador del Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabo 2019, durante la ceremonia de premiación. En el mismo evento se conoció que el trabajo mexicano El país de las 2.000 fosas ganó como mejor Cobertura. En esa misma categoría participó el proyecto colectivo Frontera Cautiva, del que fue parte Plan V, que fue uno de los tres finalistas. 


El reconocido periodista colombiano compartió con decenas de asistentes durante un taller. 


Abad llevó a la ceremonia a tres protagonistas de sus historias. Uno de ellos cantó contra la guerra. 

En un discurso cargado de emotividad, Abad hizo un recorrido por más de una hora a toda su obra. Es el fotógrafo colombiano que más ha documentado el conflicto armado en Colombia. Pero dijo que su trabajo es a favor de la paz y no de la guerra porque su objetivo es que la violencia no se repita. Presentó sus impactantes fotos como aquella de una mano con una canana de balas y sobre sus dedos una mariposa o el árbol que echó raíces desde un segundo piso hasta el primero y cobijó una casa destruida por la guerra. La Naturaleza, dijo, es la única que da vida. El fotorreportero contó que cuando la palabra estaba prohibida tomó la opción de hablar a través de la imagen. Es carismático y con un dominio para hablar en público. Quizá eso le abrió las puertas para ganarse a la gente y volver una y otra vez a donde nadie iba: a retratar el dolor de las víctimas de la violencia. Por eso a la ceremonia llevó a tres de sus personajes a quienes ha fotografiado en varios momentos de su vida. Su evolución, cruzada por el conflicto, hasta personas trabajadoras que vuelven al campo y trabajan por la comunidad es la esperanza que necesita Colombia. Fue el caso de una joven que fotografió de niña mientras lloraba por la pérdida de su padre y hermano. Luego la encontró como guerrillera. Y finalmente hoy es una mujer trabajadora junto con su pareja. Este año, el lema del Festival Gabo fue “Las historias continúa”, pese a la crisis de la industria, pese a la violencia contra los periodistas. Y Abad refleja muy bien esa idea, porque su oficio es -dijo- “fotografiar la vida”. 

[RELA CIONA DAS]

Lucía Pineda o el periodismo amordazado en Nicaragua
Desirée Yépez
ECU911: silencio y tragedia para #NosFaltanTres
Redacción Plan V
¿Cómo prender los radares para investigar la corrupción?
Redacción Plan V
Mujeres periodistas hacia el liderazgo de la industria
Susana Morán
Las 168 horas más largas
Susana Morán
GALERÍA
Tras el fin del NYT en Español, ¿cómo sobrevivir como periodista emprendedor?
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Periodismo: No hay futuro sin innovación
Susana Morán
El nuevo periodismo ecuatoriano es digital
Redacción Plan V
Jorge Lanata: el periodismo tiene que ver con desobedecer
Juan Carlos Calderón
"Tener una postura es parte del periodismo": Miguel Otero
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán