Back to top
15 de Marzo del 2021
Historias
Lectura: 8 minutos
15 de Marzo del 2021
José Vicente Zevallos López*
Vacunación antiCovid: ¿qué grupos debieron ser los primeros de la fila?
0

La vacunación de adultos mayores, de sectores públicos o privados, tiene que ver con el alto riesgo de contagio y mortalidad que estos tienen. Foto referencial

 

Las prioridades de la vacunación se deben determinar con base a un análisis de riesgos. El carácter público o privado de los centros que albergan a adultos mayores es irrelevante, como lo es su nivel de ingreso cuando las vacunas se distribuyen gratuitamente y el Estado monopoliza su distribución.

Existe consenso entre expertos de que las primeras dosis de la vacuna antiCovid deben ofrecerse a dos grupos: (1) personal de salud que está en la primera línea de respuesta al COVID-19 y (2) residentes de centros para adultos mayores y personal que los atiende. En casi todos los países se han administrado las primeras vacunas a estos dos grupos en paralelo. Es decir, no se ha priorizado a un grupo a expensas del otro, ya que la lógica para ponerlos al frente de la fila es distinta.  El personal de salud de primera línea es una prioridad porque tiene el mayor grado de exposición a la enfermedad.  En cambio, los residentes de centros para adultos mayores son una prioridad porque son quienes tienen el mayor riesgo de hospitalización y muerte.

La lógica de vacunar primero al personal de salud de primera línea es bastante obvia:  son ellos los que tratan a los que sufren los estragos del Covid-19 y los sistemas de salud no pueden darse el lujo de perder a este personal, ni siquiera temporalmente.  Pero las razones para priorizar a centros para adultos mayores son menos obvias, ya que se basan en la evidencia acumulada sobre mortalidad por Covid-19 y las condiciones específicas que aumentan el riesgo de contagio.

Existen dos tipos de centros para adultos mayores según la población que reside en ellos: (1) centros para personas que requieren atención médica especializada y (2) centros para personas que todavía pueden vivir independientemente, pero que requieren servicios, espacios comunales e instalaciones apropiadas para personas de la tercera edad.  Ambos tipos de centro han sido afectados desproporcionadamente por el Covid-19, y este resultado se ha observado tanto centros públicos como privados. En Estados Unidos, por ejemplo, el 90% de centros para adultos mayores son privados y, en conjunto, los centros públicos y privados representan el 36% de las muertes por Covid-19, pese a que menos del 1% de la población vive en ellos. Por esta razón, son prioritarios en la distribución de vacunas.  Lo mismo sucede en el Reino Unido y en los países de la Unión Europea.

los adultos mayores que viven en centros fueron vacunados en la “Fase Cero” , junto con el personal que los atiende. Hasta el 22 de febrero se habían administrado vacunas en 47 centros gerontológicos, públicos y privados. El 12 de marzo ya se habían atendido a los residentes de 75 centros gerontológicos.

Un estudio realizado en más de dos docenas de países muestra que los centros gerontológicos están vinculados a más de un tercio de las muertes por Covid-19, aunque por lo general albergan a menos del 2% de la población. Este estudio cita a un análisis en los países de la OCDE que llegó a una conclusión sorprendente: la tasa de mortalidad por Covid-19 entre los residentes de centros para adultos mayores fue más de 20 veces mayor que entre adultos mayores que viven fuera de estos centros.

En el caso del Ecuador, los adultos mayores que viven en centros para adultos mayores fueron vacunados en la “Fase Cero” del Plan Vacunarse, junto con el personal que los atiende. Hasta el 22 de febrero se habían administrado vacunas en 47 centros gerontológicos, públicos y privados. El 12 de marzo ya se habían atendido a los residentes de 75 centros gerontológicos.  


Foto: Ministerio de Salud

Esta estrategia se justifica plenamente, ya que los adultos mayores que viven en ellos son el grupo poblacional con mayor riesgo de muerte por Covid-19.  Sin embargo, la vacunación en uno de los centros privados, la residencia para adultos mayores “Senior Suites”, generó una ola de críticas por el hecho de que allí reside la madre del exministro de Salud y porque se trata de un centro privado descrito en la prensa como “exclusivo”. Los críticos presumen que un centro de este tipo no es elegible para la Fase Cero y, por lo tanto, no es un destino legítimo de las vacunas administradas en esta fase.

La realidad, desde un punto de vista epidemiológico, es otra: todos los adultos mayores que residen en los Senior Suites y en todos los centros privados para adultos mayores que operan en el país son un destino legítimo y prioritario de la vacuna.  Su inclusión en la Fase Cero está justificada por la evidencia que existe sobre el riesgo que enfrentan los adultos mayores en estos centros.  Su vacunación es tan prioritaria como la de los adultos mayores que residen en sus contrapartes públicas. El hecho de que la madre del exministro resida en un centro, sea público o privado, no debería afectar la elegibilidad de ese centro. Si un centro es elegible, todos sus residentes también lo son.

Todos los adultos mayores que residen en los Senior Suites y en todos los centros privados para adultos mayores que operan en el país son un destino legítimo y prioritario de la vacuna.

Los adultos mayores que residen en los Senior Suites enfrentan riesgos similares a los que existen en centros públicos. Estos riesgos no solo están asociados a la interacción entre adultos mayores y el uso de espacios comunitarios. También están asociados al hecho de que los residentes dependen, en mayor o menor medida, de la atención de enfermeras y otras personas que prestan servicios por horas, viven fuera del centro y se desplazan en transporte público.  Estas personas en cualquier momento pueden infectar a los adultos mayores que cuidan y estos, a su vez, pueden infectar a otros residentes. La administración del edificio Senior Suites ha hecho un excelente trabajo en la prevención de infecciones durante la pandemia, pero sin embargo estas llegaron y cobraron la vida de dos residentes.

Las prioridades de la vacunación se deben determinar con base a un análisis de riesgos.  El carácter público o privado de los centros que albergan a adultos mayores es irrelevante, como lo es su nivel de ingreso cuando las vacunas se distribuyen gratuitamente y el Estado monopoliza su distribución. Los residentes de centros privados no pueden acceder a la vacuna si no son atendidos por el Estado.

* Sociólogo. Consultor del Banco Mundial. Reside en Virginia, Estados Unidos. Fue profesor de Sociología en la PUCE y Director de Investigaciones en la Universidad de Pittsburgh.  Trabajó para las Naciones Unidas y más recientemente para el Banco Mundial y el BID. Hace consultorías para varias instituciones, sobre todo para el Banco Mundial. El autor es hermano del ex ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos.

[RELA CIONA DAS]

Moreno culpa a las familias por la pérdida de sus fallecidos
Redacción Plan V
El proyecto que nos hubiera dado 4 millones de vacunas mensuales ...y que al gobierno no le interesó
Redacción Plan V
Vacunas: así funciona el “Ministerio de Salud paralelo”
Redacción Plan V
¡Cuidado! Llegaron las mafias de las "vacunas de aire" y las vacunas falsas
Mariana Neira
Los nombres y los actos del "vacunagate" ecuatoriano
Redacción Plan V
GALERÍA
Vacunación antiCovid: ¿qué grupos debieron ser los primeros de la fila?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así avanzan las investigaciones para la vacuna contra el Covid-19
Redacción Plan V
La vacunación contra el coronavirus será el principal desafío del próximo gobierno
Redacción Plan V
Waoranis de Orellana denuncian militarización
Redacción Plan V
Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Correa contra Manuela Picq: ¿quién dice la verdad?
AGENCIA DE NOTICIAS INVESTIGATIVAS DE PLAN V
Las muertes sin aclarar de la década correísta
Mariana Neira
Guerra de epítetos entre Jaime Vargas y Yaku Pérez
Redacción Plan V
Jaime Costales: el populismo se aprovecha del síndrome de desamparo de los ecuatorianos
Redacción Plan V