Back to top
13 de Mayo del 2020
Historias
Lectura: 14 minutos
13 de Mayo del 2020
Dayana León

Periodista, magister en Ciencias Sociales por la Flacso. Catedrática e integrante de la Red de Mujeres Líderes de las Américas.

¿Vivimos el retorno de los 'Torquemadas'?
0

Fotoilustración: PlanV

 

En estas circunstancias actuales de pandemia, conlleva a reflexionar cómo en la búsqueda de servicios las mujeres puede ser las principales víctimas de extorsión sexual, debido a que su responsabilidad en el cuidado de sus familias y en el entorno, las exponen más a estos hechos.


1. Una reflexión inicial

¿Recuerdan a la “infiel” de #LadyTantra y a la “pornográfica” #Julissa en Las Orquídeas: centro de diversión nocturno? Así, con esos y otros epítetos injustos, sometieron al escarnio público a mujeres en Ecuador porque supuestamente protagonizaban actos que iban en contra de la siempre falsa “moral y buenas costumbres”.

Estos antecedentes provocan análisis en dos sentidos, principalmente en tiempos de cuarentena donde han aumentado las competencias digitales de la ciudadanía: el primero, sobre la exposición de las mujeres a un permanente escrutinio público, que gira en torno a lo que debe ser socialmente aceptado, con un énfasis en los prejuicios y no con un enfoque de derechos; y, el segundo, con respecto a las situaciones que también enfrentan cuando son usuarias de servicios públicos o privados, y para acceder a éstos afrontan a lo que se conoce como la sextorsión.

Sobre el primer punto de análisis, se parte de estadísticas difundidas mediante la publicación de El Universo (2020), que indicó la existencia en el 2019 de 177 casos reportados por extorsión sexual por parte de la Unidad Antisecuestro y Extorsión (UNASE) de la Policía Nacional, mientras que el registro en el 2018 fue de 58, triplicándose esta cifra con respecto al año pasado. Se indicó que: “la mayoría de víctimas son mujeres que enfrentan el chantaje de sus exparejas, que las amenazan con publicar imágenes de contenido sexual. Pero también hay quienes hackean cuentas para acceder a información personal o quienes crean identidades ficticias para iniciar una relación y obtener el material que va a servir para el posterior chantaje”.

Estos hechos nos dan una perspectiva importante: las mujeres no estamos a salvo de prácticas como la extorsión, ya sea por nuestra actividad pública, política, durante el acceso a servicios como educación y salud, en la aplicación de puestos de trabajo o por las relaciones interpersonales, incluyendo las sexo-afectivas.  Existe una clara diferenciación en cómo nos juzga la sociedad, los hombres y las propias mujeres.

las mujeres no estamos a salvo de prácticas como la extorsión, ya sea por nuestra actividad pública, política, durante el acceso a servicios como educación y salud, en la aplicación de puestos de trabajo o por las relaciones interpersonales, incluyendo las sexo-afectivas.

Con el uso de las nuevas tecnologías que se hace cotidiano en tiempos de la COVID-19, donde nuestra mayor interacción se produce a través de aplicaciones y plataformas mediante el uso de Internet, se tiene que contar con todas las seguridades para que nuestra vida e información que poseemos o transmitimos esté segura.

Tampoco sabemos cómo y en cuáles escenarios nos están grabando y también se puede ser víctima de la difusión a través de noticias falsas, imágenes distorsionadas sin ningún tipo de filtros, de aquellas situaciones que pueden “escandalizar” a sociedades que aún interpretan los hechos a partir de concepciones patriarcales, misóginas y machistas, donde siguen condenándonos a la discriminación y exclusión, sólo por el hecho de ser mujer.  Por eso, en emergencia se tiene que estar a salvo de la perversidad que puede existir en el manejo malintencionado de las redes sociales; y, en cambio, la sociedad debe exigir responsabilidad en el uso. 

Como segundo punto de análisis, se quiere poner en el debate público y ciudadano un concepto que tiene severas consecuencias en la lucha anticorrupción como es la sextorsión, que es definida en el Barómetro Global de la Corrupción: América Latina y el Caribe (2019) como aquella práctica donde las personas “se ven obligadas a realizar favores sexuales a cambio de obtener servicios públicos, como aquellos relacionados con la salud y la educación” (Transparency International, 2019: 3).
Estos resultados, aplicados a circunstancias actuales de pandemia, conlleva a reflexionar cómo en la búsqueda de servicios pueden ser las mujeres las principales víctimas, debido a que su responsabilidad en el cuidado de sus familias y en el entorno, las exponen más a estos hechos.

En este sentido, se analizarán los enfoques teóricos y metodológicos; y también se presentarán los principales resultados de esta importante publicación que por primera vez analiza a la extorsión sexual  mediante encuestas a más de 17 mil ciudadanos que habitan en 18 países de la región: Argentina, Bahamas, Barbados, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras,  Jamaica, México, Panamá, Perú, Trinidad y Tobago, República Dominicana y Venezuela.
Si bien en estos resultados no se incluye a Ecuador, es necesario conocer con profundidad los resultados y los conceptos, porque en un futuro cercano es necesario que la lucha anticorrupción en el país cuente con este importante tema para la toma de decisiones con enfoque y perspectiva de género.

2. Interrelación entre conceptos de género y anticorrupción

Las reflexiones tienen como punto de partida la interrelación entre los análisis en torno a género y corrupción que, coincidiendo con Ramos (2016), cuyo antecedente forma parte de documentos de organizaciones internacionales, entre las que está el Banco Mundial (BM), Transparencia Internacional (TI) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).  Es así, que las relaciones de poder en las sociedades les siguen excluyendo a las mujeres en las tomas de decisiones, así como en la incidencia social y política para transformar sus realidades; esto, sin desconocer que existen avances en promover su empoderamiento, aunque los resultados son todavía insuficientes para que tengan entornos seguros y garantes de derechos. 

Volviendo a Ramos, se puede mencionar que de forma específica al género femenino existe en las manifestaciones de la corrupción procesos de desigualdad en el acceso de las mujeres a servicios que prestan órganos judiciales e investigación, para lo cual, se refiere a Schimmel y Pech (2004) quienes señalan que esto es perjudicial para ellas “cuando, como víctimas de la discriminación y la violencia, tratan en vano de hacer valer su derechos en el sistema judicial”.

Igualmente, Ramos al referirse a Nawaz (2009), indica que no se condenan con el rigor respectivo los delitos como la violencia doméstica, acoso sexual y abuso laboral, pues se encuentran con hechos como la “negligencia de los organismos encargados y en otras porque los agresores pagan sobornos a policías y jueces para que detengan el proceso y así evitar el castigo”.

En los casos de corrupción, son las mujeres quienes históricamente se ven afectada de forma desproporcionada, esto tiene su origen en los análisis que determinan que son ellas el principal sostén de las familias

Con respecto al Barómetro Global de la Corrupción: América Latina y el Caribe (2019), señala que la extorsión sexual o sextorsión es “una de las formas más significativas de corrupción basadas en el género”, y es considerado como una grave problemática donde una de cada cinco personas lo experimentaron al momento de acceder a un determinado servicio público, “o bien conocen a alguien que pasó por esta situación”.  (Transparency International, 2019: 4-5).

En los casos de corrupción, el Barómetro igualmente indica que son las mujeres quienes históricamente se ven afectada de forma desproporcionada. Esto tiene su origen en los análisis que determinan que son ellas el principal sostén de las familias y que dependen fundamentalmente de los servicios públicos: “lo que las hace también más vulnerables a determinados tipos de soborno” (Transparency International, 2019: 20).  Es así que el Barómetro indica que más del 70 % de las personas indican que la extorsión sexual ocurre de forma ocasional, mientras que únicamente el 8 % señala que nunca sucedió. El siguiente gráfico refleja la situación en América Latina y el Caribe.

Por tanto, como se puede observar, no existe ningún país de los estudiados donde sea insignificante la presencia de la extorsión sexual como uno de los temas que la lucha anticorrupción debe prestar especial atención. Es entonces, que en este proceso, las mujeres vuelven a tener la responsabilidad de solventar sus necesidades primarias y, en este trayecto, se encuentran con la pandemia de la corrupción que es más feroz cuando de acciones patriarcales y misóginas se trata.

3. Reflexiones finales

Como reflexiones finales, volviendo al primer punto con relación a una nueva inquisición contra las mujeres, persisten en nuestra sociedad acciones y omisiones que pretender dilapidar a las mujeres, sacando escenas del ámbito privado al escarnio de un público voraz por arremeter contra la mujer desde los prejuicios y una visión moralina.

Esto se da con el auge de las nuevas tecnologías, donde las relaciones de poder en los ámbitos públicos y privados, también existen las consecuencias del empleo inapropiado de las de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, que de acuerdo con Ruiz (2016), han emergido nuevos conceptos como ciberbullying, grooming, sexting o sextorsion, a las que se les atribuyen unas maneras modernas en el ciberespacio de agresión.

Los sistemas judiciales deberían contar con las herramientas adecuadas para abordar las situaciones de extorsión sexual y crear mecanismos de denuncia seguros, responsables, accesibles y, sobre todo, que tengan en cuenta las cuestiones de género: Transparencia Internacional

Igualmente, con respecto al segundo ámbito de análisis, coincido con las recomendaciones del Barómetro Global de la Corrupción: América Latina y el Caribe (2019), con respecto a la sextorsión: “los Gobiernos deberían reconocer la extorsión sexual como una forma de corrupción y aplicar medidas para acabar con la cultura de avergonzar y culpar a las víctimas. Los sistemas judiciales deberían contar con las herramientas adecuadas para abordar las situaciones de extorsión sexual y crear mecanismos de denuncia seguros, responsables, accesibles y, sobre todo, que tengan en cuenta las cuestiones de género” (Transparency International, 2019: 6).

En todos los casos y con referencia a los nuevos contextos como resultado de la propagación de la pandemia que exigen competencias digitales responsables, no sólo le corresponden a las instituciones estatales contribuir con herramientas que permitan detener el ciberbullying, grooming, sexting o sextorsión como una de las más graves y repudiables expresiones de la violencia en la historia de la era digital y en condiciones de sociedades que siguen naturalizando la extorsión.

Nadie puede ser tolerante con estas prácticas, cuyo enfrentamiento exige la corresponsabilidad de la ciudadanía y de la sociedad civil, para que existan respuestas contundentes contra aquellas personas que  lo promueven y revictimizan a quienes sufren las terribles consecuencias de la cyberinquisición, como si hubiésemos regresado al tiempo de Tomás de Torquemada.

Referencias bibliográficas.

El Universo (2020) 177 extorsiones sexuales se investigaron en el 2019. Disponible en la URL: https://bit.ly/336mIg4
Nawaz, F., 2009, State of Research on Gender and Corruption. Transparency International.
Ramos, Y. (2016) La corrupción y sus vínculos con el género, una aproximación al caso mexicano, en Revista Mexicana de Análisis Político y Administración Pública Departamento de Gestión Pública y Departamento de Estudios Políticos y de Gobierno Volumen V, número 2, julio-diciembre, Pp. 79-106.
Robles, G. (2019) Columna en Diario Expreso: Julissa sacó a flote el machismo en las mujeres. Disponible en la URL: https://bit.ly/2Q3FQWN
Ruiz Liñán, Claudia (2016). "Las nuevas formas de violencia: el Bullying y todas sus variantes en las TIC."
Schimmel, B. & B. Pech, 2004, Corruption and Gender, Approaches and Recommenda- tions for TA, Eschborn, Deutsche Gesellschaft für.
Simon, F. (2017) Columna en Diario El Comercio: ‘Lady Tantra’. Disponible en la URL: https://bit.ly/39H7JLY
Solano López, Ana Linda (2019) Mujer y corrupción: estrategias para abordar los impactos diferenciados de la corrupción en América Latina. Problemática de género y corrupción en América Latina. Disponible en la URL: https://eurosocial.eu/wp-content/uploads/2019/04/OK-5-Mujer-y-corrupcion...
Transparencia Internacional (2019). Barómetro Global de la Corrupción: América Latina y el Caribe 2019. Opiniones y Experiencias de los ciudadanos en materia de corrupción. Disponible en la URL: https://bit.ly/37AgUvU

Sobre la autora:
Periodista por la Universidad de La Habana con Maestría en Ciencias Sociales, mención en Género y Desarrollo, otorgada por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), sede Ecuador. Ex asesora electoral,  consultora en comunicación, democracia y género.
integra la Red de Mujeres Líderes de las Américas. 

@DayanaLeonF

[RELA CIONA DAS]

El auge del femicidio
Rodrigo Tenorio Ambrossi
‘¿Cómo sabemos de qué murieron si muchas vivían con agresor?’, la pregunta que deja la pandemia a las mujeres
Susana Morán
La violencia contra las mujeres, más cruel y más oculta, en la pandemia
Susana Morán
Si mi útero hablara
María Fernanda Solíz
La violencia marca la vida de las mujeres que abandonan a sus hijos
Susana Morán
GALERÍA
¿Vivimos el retorno de los 'Torquemadas'?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

María Del Carmen Maldonado, propuesta en lugar de Alexis Mera para organismo judicial de la OEA
Redacción Plan V
59 niñas y mujeres acuden al día a hospitales por emergencias obstétricas en Ecuador
Susana Morán
420 toneladas de vegetación y suelo fueron afectadas por el derrame de crudo
Susana Morán
La pandemia condenó a La Mariscal al silencio nocturno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Más de 100 mil estudiantes no volvieron al sistema educativo
Andrés Quishpe
Protección a cambio de silencio: los acuerdos entre Assange y el gobierno ecuatoriano
Redacción Plan V
Tribunal ratifica sentencia contra Correa y lo señala como el instigador del cohecho
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V