Back to top
Canoa: testimonio para no renunciar al paraíso
Texto y fotos de Rodolfo Asar

La mala hora

 

Sin licor, la vida es más sabrosa

Una de las explicaciones del desmentido del Gobierno a su anuncio de liberalizar el consumo de alcohol en el país es el retorno de la agenda más conservadora. 

 

En el Ecuador hay una limitación innecesaria de libertades que van desde esas ilógicas y risibles como el horario de diversión, hasta restricciones profundas como el derecho al aborto. El libre ejercicio de las mismas posibilitaría un crecimiento cualitativo de la sociedad, cuya implementación ya se ha probado con éxito en otras sociedades.
Gonzalo López Marañón o la vocación por la periferia

Una foto reciente de monseño López Marañón. El religioso carmelita salió prácticamente expulsado del Ecuador, y murió en África, donde dirigía otra Misión.

 

La historia del misionero carmelita descalzo, muerto en África el 7 de mayo pasado, quien entregó 41 años de su vida en Sucumbíos, hasta cuando fuera expulsado de un modo grotesca, por el sector más reaccionario y ultraderechista de la Iglesia católica.
El otro yo del doctor Correa (para la foto)
Mariana Neira

Foto: Presidencia de la República

El presidente Correa en su primer recorrido por la zona de desastre.

 

Fotos: Reuters Media Express

El director técnico del equipo sorpresa de la Premier Ligue levanta la copa del campeonato, luego de 132 años de existencia del club de la ciudad de Leicester.

 

De cómo la Cenicienta ganó la Premier League
Juan Jacobo Velasco

El joven chileno Germán Garmendia muestra la portada de su libro, del que en la Feria del Libro Bogotá vendió por lo menos diez mil ejemplares. 

 

Las claves del fenómeno de los "youtubers"
Redacción Plan V

Fotos: Rodolfo Asar

Sobre los restos de Canoa, un grupo de voluntarios ha organizado el campamento más eficaz.

 

Canoa: ángeles con rastas y tatuajes
Rodolfo Asar

Foto: Reuters Media Express

Soldados del Ejercito ecuatoriano hacen guardia al pie de un edificio colapsado en Pedernales.

 

Terremoto: el riesgo es que el Gobierno siga sin hacer nada
Tras el terremoto del 16 de abril, tal era el desorden en la entrega de la ayuda que de las 82 comunidades que el Ejército identificó alrededor de Jama, 42 no habían recibido nada cuatro días después del desastre. Tampoco hay respuesta por la lista de desaparecidos. Ese es uno de los grandes misterios de la tragedia. Hubo una total falta de protocolos para enfrentar la emergencia.

@christianzr, desde Manabí

Fotografías: Diego Cifuentes

"Sigo fotografiando, ya sin sentimiento de culpa, entre foto y foto me cuentan su historia": Diego Cifuentes.

 

Terremoto en Ecuador: nunca nos miraron
Ya llegan a 659 los muertos por el terremoto en Ecuador. El fotógrafo Diego Cifuentes recorrió la zona y habló con las víctimas que se sintieron abandonadas. Y relata, como un testigo, cómo las construcciones hechas con caña y madera soportaron más que las de hormigón. “Lo que colapsó fue un modelo de desarrollo, un modelo estético: la gente dejó sus viejas casas de caña porque consideraban que eran sinónimo de fracaso”

El sábado 16 de abril Quito se preparaba para terminar el día como cualquier ciudad del mundo. A las 18:58 tembló la tierra, según el reporte del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional. Era un seísmo de 6.2 en la escala de Ritcher y el epicentro estaba entre la ciudad de Pedernales y la población de Cojimíes. Pero comentarios van, comentarios vienen, la gente después de un susto volvió a sus domicilios a dormir sin mayores preocupaciones.  

Fotomontaje: Plan V

La propuesta consiste en poner un techo de USD 3000 mensuales a los salarios de los burócratas para financiar las obras de reconstrucción.

 

Una élite de 38.700 funcionarios gana más de USD 3000 al mes
El peso total de este sector en el conjunto de las remuneraciones del sector público sería de alrededor de USD 2.248,4 millones. Es decir, algo más de la cuarta parte (25,5%) del total de remuneraciones del sector público del año 2016. Es esta elite de funcionarios quienes concentran el ingreso del gasto corriente en remuneraciones. La propuesta es poner un techo a sus ingresos. Con eso el país ahorra más de USD 600 millones, para financiar la reconstrucción.

El terremoto que asoló las provincias de Esmeraldas y Manabí, a mediados de abril de 2016, se constituyó en el argumento más importante que utilizó el gobierno ecuatoriano de Rafael Correa para proponer la: “Ley de Solidaridad y Corresponsabilidad Ciudadana por los afectados del Terremoto”. Esta ley contempla una serie de medidas tributarias entre ellas, y quizá la más importante, el incremento en dos puntos porcentuales del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que pasaría del 12% al 14%.

Foto: Presidencia de la República

En una sabatina atípica, el presidente Rafael Correa presentó su "enlace ciudadano" desde un salón del edificio del comando nacional del ECU911 en Quito. 

Así Correa perdió su última oportunidad de ser estadista
Correa pide calma, pero él es el primer alterado. Incluso en la sabatina dijo que en este tipo de desastres “la gente está en shock, por lo que es importante mantener la cabeza fría y liderazgo para evitar que los afectados caigan en pánico”. Exacto, y es lo que él no tiene, ni cabeza fría ni liderazgo. Porque líder es quien logra que los demás le sigan por la calidad de sus ideas, por la hondura de sus propuestas, por la sinceridad de sus convicciones y sentimientos, no por los gritos ni el látigo ni la amenaza de apresarlos.

La inmensa tragedia causada por el terremoto del 16 de abril era una oportunidad, terrible pero retadora, para que Rafael Correa se levantara de sus bajezas cotidianas, de sus peleas permanentes, de su estrechez de miras y para que, como un verdadero hombre de Estado, llamara a los ecuatorianos a unir fuerzas, acogiera a todos los que quisieran ayudar, consolara a las víctimas y liderara la reconstrucción de las provincias afectadas.

Foto: Luis Argüello

En el centro de acopio del Municipio de Quito, miles de donaciones han sido empaquetadas para ser enviadas a las zonas afectadas. 

 

¿Cuál es el futuro de la solidaridad con Manabí?
La tragedia en Manabí y Esmeraldas movilizó a miles de personas, tanto de la sociedad civil, cuando del Gobierno Nacional y los gobiernos locales. Aunque las Fuerzas Armadas, con base en Portoviejo, intentan canalizar la ayuda, las iniciativas privadas que han partido desde todas las regiones y ciudades de la República se les ingenian para llegar a los últimos rincones. Karla Morales nos habla de la ayuda privada, mientras el periodista Jean Paul Bardellini da su testimonio sobre el rescate en Pedernales. Un reporte de Milhojas evidencia la importancia de las redes sociales en la búsqueda de personas de las que no se tenían noticias.

Marcelo Espinel, un joven abogado, vestía ropa deportiva. Eran las 16:00 del 20 de abril de 2016 en la Tribuna de Los Shirys, al norte de Quito, y colegiales de dos exclusivos colegios católicos, entre otros voluntarios, se encontraban recibiendo donaciones para los damnificados de Manabí y Esmeraldas. 

Fotos: Focus Ecuador

Tres militares armados vigilan las labores de rescate. Las FF.AA. fueron encargadas por el presidente Correa de dar seguridad y centralizar la distribución de la ayuda.

 

El gobierno disputa el protagonismo a la sociedad civil
El sismo que sacudió a Ecuador se cobró la vida de más de 580 personas. Y la cifra va en aumento. La tragedia ha desnudado una carencia del gobierno: su capacidad de respuesta a estos eventos es lenta. La sociedad civil se activó con mayor celeridad. Ahora Correa quiere controlar a la gente y arremete contra toda crítica.

Duró menos de un minuto. Pero fue suficiente para acabar con centenares de vidas.

Fotos: Desiree Yépez

Miles de damnificados y desplazados por el terremoto hacen fila para obtener su ración alimenticia en Portoviejo.

 

La "Zona Cero" de Portoviejo clama por ayuda
En la capital de la provincia de Manabí hay varias manzanas en donde no ha sido posible realizar tareas de salvataje por falta de personal y maquinaria. Los principales edificios del centro están en ruinas y se producen saqueos en los almacenes. El Gobierno se instaló en el hotel Oro Verde de Manta.

Llegar desde Manta a Portoviejo, sin embargo de la tragedia, no es complicado. Los taxistas siguen haciendo recorridos normales entre Manta y la capital provincial, y cobran USD 20 por viaje. La gente trata de recuperar la normalidad en la provincia de Manabí, en especial, aquellos que no fueron afectados por el terremoto.

Foto: Cortesía de La Ciudad al Día

Esta toma, realizada con un drone, permite apreciar las ruinas del hotel Mr. John, uno de los más populares de Pedernales. 

 

Así era la vida en Pedernales, el epicentro del dolor
Esta crónica muestra el antes y después de la tragedia en Pedernales, un pueblo turístico que, ya antes del terremoto, tenía servicios básicos intermitentes y, en ocasiones, se dormía a oscuras, por falta de luz eléctrica, arrullado solamente por el ruido del mar. Hasta el momento se han confirmado 165 fallecimientos en ese cantón.

Viví dos años, por mi empleo como funcionario público y docente universitario, en Pedernales. Soy de El Carmen, cantón manabita ubicado a 90 kilómetros y a una hora de distancia del balneario. Recuerdo cómo era un sábado por la noche en Pedernales. Los turistas que llegaban de la Sierra, en especial de Quito, salían hacia el malecón. La farra se concentraba en la playa, pues junto al malecón se levantan cabañas en donde se podía tomar un cóctel o una cerveza y bailar, como en todas nuestras poblaciones costeras.

Fotos: Desirée Yépez

Militares, policías, bomberos y rescatistas de países amigos buscan entre las ruinas de Manta  señales de sobrevivientes. 

 

Manta: la muerte se tomó la ciudad del sol y el mar
Un recorrido de la enviada especial de este portal por las calles de Manta, una ciudad en donde la muerte y la destrucción se han tomado los barrios turísticos, y donde los médicos del IESS atienden en carpas ante los severos daños de la torre que albergaba su hospital.

La odisea empieza en Quito. Hasta la sala de protocolo de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), en el aeropuerto Mariscal Sucre, llegan decenas de personas que buscan un espacio en los vuelos humanitarios que se dirigen hacia la zona del desastre. Son familiares de víctimas, voluntarios, rescatistas, médicos que quieren llegar a constatar la magnitud del terremoto que el pasado 16 de abril de 2016 devastó la zona costera de Manabí y Esmeraldas.

Foto: Presidencia de la República

El presidente Rafael Correa y su gobierno deberán liderar el largo y difícil proceso de reconstrucción de las provincias afectadas, en especial, Manabí. 

 

Las cosas que cambian luego del terremoto de Manabí
Si a las 10 de la noche solo tenían tomas de Guayaquil y Quito y repetían sin cesar las fotos que todos teníamos desde horas antes por las redes sociales, ¿por qué no salieron con eso mismo y suspendieron “Los Simpson”? Que los canales estatales sigan con “Haga negocio conmigo” o cualquier zarandaja de esas, sale y vale; finalmente su función no es informar sino hacer propaganda. Pero los medios privados fallaron estrepitosamente.

El terremoto de Pedernales-Muisne que la noche del sábado 16 de abril de 2016 sacudió al Ecuador y que se sintió, según reportes, en Cali, Pasto, Popayán y Buenaventura, en Colombia, y en Túmbes, Piura, Cajamarca y Amazonas, en Perú, y que sembró destrucción y muerte, arrasando por completo poblaciones como Pedernales, Canoa, Jama y Muisne y causando severos daños en Manta, Portoviejo, Bahía y Chone, cambia de golpe la ecuación social, económica, y política del Ecuador.

Páginas