Back to top
Las cuestionadas sentencias que frenan el matrimonio igualitario
Fermín Vaca

Foto: Diario El Universo

Un grupo de activistas protesta ante el Palacio de Justicia, en Cuenca, previo a la resolución de dos demandas por matrimonio igualitario en esa ciudad. 

 

La primera vez que me golpeó

Foto: Ilustración referencial

Ya no sé cuántas amigas y amigos se alejaron de mi vida por esta historia de violencias, cuántas horas de llanto y dolor fueron desperdiciadas; pero, años después, finalmente he cerrado el ciclo.

 

Un profundo deterioro de mi salud me permitió tocar fondo, saber que me quería viva y feliz. Y aquí estoy, escribiendo estas líneas que recogen mi historia, y haciendo pública la violencia que viví por años de forma privada, escondida, avergonzada, sintiéndome responsable, doblemente culpable: culpable por pensar que yo la provocaba y culpable por saberme cobarde y no atreverme a denunciarla. Culpable por pensar que si denunciaba estaría traicionando a su familia, a la que quise y quiero inmensamente, culpable por el solo hecho de pensar en denunciar al padre de mi hijo.
Mataje según Galo, Christian y Ricardo

Foto: Periodistas sin cadenas

Los familiares del equipo de El Comercio encontraron paz tras su visita a Mataje. 

 

A un año de la muerte del equipo periodístico de El Comercio, sus familias volvieron a Mataje para rendirles un homenaje. Se los imaginaron recorriendo las calles del pueblo y hablaron con sus habitantes con quienes se comprometieron a volver con ayuda.
Vanessa Landines: ¿agonía judicial sin fin?
Susana Morán

Foto: Facebook Justicia para Vanessa

Familiares y grupos feministas han realizado plantones en Ambato y en Quito para que se esclarezca la muerte de Vannesa Ladines.

 

Proteger el Estero Salado fue la razón de los desalojos de 2015. Hoy ese Estero, en Isla Trinitaria, está lleno de basura. Allí niños y jóvenes se bañan a diario.

 

Isla Trinitaria: heridas de un brutal desalojo cuatro años después
SUSANA MORÁN, FOTOGRAFÍAS: LUIS ARGÜELLO

Fotos: Luis Argüello

Son madres, esposas y abacaleras. Pero sin descanso, sin un sueldo digno y sin derechos. Así han pasado por décadas. Pero ahora ellas han roto el silencio. 

 

Mujeres del abacá dicen no al olvido
Susana Morán

Foto referencial

431.614 mujeres han abortado en Ecuador desde el 2004 hasta el 2014.

 

Condenadas a ser madres: casi 14.000 violaciones en 3 años

Susan, Gabriela y Sebastián, tres historias humanas sobre su sordera y el mundo laboral.

 

Un mundo laboral sin sonido
Este reportaje recoge las historias de tres personas con algo en particular: no pueden escuchar a un mundo lleno de negatividad. A pesar de eso, buscan liberarse de los estereotipos establecidos para las personas con discapacidad auditiva en la sociedad ecuatoriana. Un trabajo de Melissa Clavijo, estudiante de periodismo de la Universidad San Francisco.

Sebastián, Gabriela y Susan viven los retos que enfrentan quienes tienen discapacidad auditiva en el mercado laboral ecuatoriano. Este reportaje presenta sus historias eclipsadas en la realidad de que solo 1 de cada 4 personas sordas consigue trabajo en Ecuador, según el Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades.
Hay 63.475 personas sordas en todo el país y el 90% es mayor de edad. De este grupo, solo un 18% tiene un empleo formal. La mayoría tiene una discapacidad auditiva moderada y se registra un 54% de hombres y 45% de mujeres.

Fotografías: Luis Argüello

Angelo Ayol tenía 16 años y 11 meses cuando fue torturado. Hoy tiene 21 años y es padre de un niño. En la imagen está con su padre Bolívar Ayol y su madre Alicia Barros.

 

Familia Ayol: “La justicia sabe de leyes, pero no de derechos humanos”
El pasado jueves se suspendió la audiencia de apelación por el delito de tortura contra dos policías. Uno de ellos cambió de abogado a última hora. Ellos fueron acusados de agredir al ex estudiante Ángelo Ayol durante las manifestaciones estudiantiles del 17 de diciembre de 2014. El joven fue golpeado y hasta pisado por las motos de los uniformados. La familia dice estar indignada por el aplazamiento de la audiencia. Este es su testimonio.

Alicia Barros: El jueves 10 de enero fue la audiencia de apelación de las dos partes. Estuvimos esperando desde las 14:30. Pero recién nos informaron que que el teniente Altamirano (uno de los acusados) había cambiado de abogado. Recién un día antes habían entregado el oficio con el cambio. A nosotras como familia nos causó molestia. A mí como madre me parece que es una artimaña de los abogados de este señor. Esperamos que este 8 de febrero ya se dé la audiencia. Queremos que se dé cumplimiento a la sentencia que los tres jueces dieron por unanimidad.

El auspicio del Brasil fue una de las claves para lograr la paz con el Perú. El presidente Fernando Henrique Cardoso saluda a los dos mandatarios. 

 

Las confesiones de Jamil Mahuad: así logramos la paz con el Perú en 1998
El ex presidente, actualmente prófugo en Estados Unidos, relata en primera persona el camino que condujo a Ecuador y Perú hacia la Paz de Brasilia, que dio fin al centenario conflicto territorial que había iniciado en los albores de la República. Jamil Mahuad relata que la amenaza de una nueva invasión peruana, esta vez a gran escala, que hubiera provocado un daño apocalíptico al Ecuador, fue la principal motivación para acceder a los términos del Protocolo de Río de Janeiro y zanjar las cuestiones pendientes con Lima.

Fueron dos días de una visita muy animada. El presidente del Perú, Martín Vizcarra, y todo su Gobierno, llegaron a Quito para conmemorar los 20 años de la firma de la Paz de Brasilia,. El 26 de octubre de 1998, Jamil Mahuad Witt y Alberto Fujimori, presidentes entonces del Ecuador y del Perú, sellaron con un apretón de manos un acuerdo de paz que superó la centenaria disputa territorial que había iniciado en 1829, cuando la Gran Colombia de Simón Bolívar y el Perú recién liberado habían ido por primera vez a la guerra por la cuestión de límites.

Fotografías: Cortesía de la la Familia del niño

Dereck tiene 4 años y medio y fue inducido al coma tras el golpe que tuvo en la cabeza producto de la caída de 3 metros y medio en la sala 14 del Supercines en el norte de Quito.

 

Testimonio de un accidente en un cine que pudo ser fatal
Este es el testimonio de Sandy Romero, de 41 años, sobre el accidente que tuvo su hijo Dereck, de 4 años y medio, en una sala de cine. Él cayó tres metros y medio desde una rampa que no tenía la protección ni señales de peligro. El niño estuvo hospitalizado dos semanas y media e inducido al coma tras una operación. Su madre asegura que en ese lugar no hay la suficiente seguridad para los niños. Fue atacada en redes sociales. Su caso llegó hasta la Comisión de Salud del Municipio.

El 30 de julio pasado a las 14:50 fui a ver el estreno de la película Los Increíbles con una amiga y mis dos hijos en los Supercines (de la av. 6 de Diciembre). Fue la primera vez que me sentaba en la parte superior de la sala 14. Mi amiga fue la que insistió. Pero a la mitad de la película mi hijo de cuatro años y medio empezó: “mami, ya me hago pipi”.

El ex comandante guerrillero es ahora un duro crítico de Daniel Ortega, su antiguo compañero de armas. 

 

Nicaragua: testimonio de Henry Ruiz, el León de la Montaña
Uno de los comandantes históricos de la revolución en Nicaragua cuestiona durante la corrupción y la violencia del régimen de Daniel Ortega, que se ha convertido en un caudillo a cuyas órdenes operan el Ejército y la Policía del país centroamericano. Quien fuera uno de los nueve comandantes del Frente Sandinista para la Liberación Nacional cuestiona el desvío del proceso político en su país.

* Henry Ruiz, quien fuera uno de los nueve comandantes históricos de la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua, hoy tiene 75 años. Hace ya mucho tiempo que se alejó del régimen de su país, discrepando con el rumbo que tomó ese partido bajo el control de Daniel Ortega, el actual presidente de Nicaragua. La prensa nicaragüense ha informado que Ruiz recibe una pensión de cien dólares y atiende sus problemas de salud con medicamentos que le hacen llegar amigos.

Fotos: Diario El Comercio

La familia Velasco-Bustamante reclama por la impunidad ante el asesinato de su padre, Marco Velasco, al cumplirse seis años de su muerte en manos de criminales sacapintas.

 

"Clamo justicia, por amor a su memoria"
Tenía 23 años de edad cuando perdí a mi padre, al ser asesinado por delincuentes el 23 de diciembre del 2011. Aquel día lo esperábamos en casa de vuelta. Han pasado seis años de su muerte y al fin he comprendido que mi padre no ha de volver, pero continuo clamando justicia por amor a su memoria.

"Era el 23 de diciembre del 2011 a eso de las dos de la tarde. Mi celular sonó. Aparecía el número de mi papá, pero no era él. Una mujer desconocida me preguntaba si conocía a Marco Velasco, respondí “soy su hija” y ella empezó a decirme que mi padre había sido asaltado, me dio la dirección y me pidió que vayamos enseguida. El lugar no estaba alejado de casa, llegamos en diez minutos junto con Pablo y Santiago, mis hermanos mayores, al lugar en el que mi padre había sido asesinado.

Carencias y falta de una atención digna persisten en el IESS, a pesar de los anuncios entusiastas de las autoridades de turno. La salud pública es cuestionada.

 

Entre el dolor y la indolencia: cuatro semanas internado en el hospital del IESS
En este testimonio, el documentalista Pocho Álvarez cuenta cómo fue la atención que recibió en el principal hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en la capital. Entre la indolencia de algunos médicos, el descuido de ciertas enfermeras, una infraestructura antigua y escasa, Álvarez evidencia sus sospechas sobre compras de insumos que al final no se usan, y procedimientos médicos que podrían no seguir todos los protocolos.

Fotografía: Roberto Mata

Pedro Michel Yamine, uno de los tantos jóvenes heridos en Venezuela en el marco de protestas por la situación de su país. 

 

Seis historias de la represión en Venezuela
Estos testimonios, tomados del blog de Roberto Mata, evidencian el drama de los ciudadanos comunes que en Venezuela han perdido a sus hijos en medio de los violentos choques entre manifestantes que protestan por la situación del país y los cuerpos de seguridad del Estado. Las historias de vidas truncadas en medio de una crisis que no parece tener fin.

“Me hace falta su desorden”
Luisa Castillo, 33, profesora de preescolar en el Colegio San Ignacio de Loyola, donde estudió y se graduó Miguel también.
“—¿Tú eres la hermana de Miguel Castillo?
—Sí, ¿qué pasa?
—Lo hirieron y lo están llevando a la Policlínica Las Mercedes.
Nunca supe quién me llamó. Era una muchacha que estaba en la manifestación.

Fotos: Luis Argüello

En su casa al norte de Quito, Simón Espinosa recordó sus primeros años en Cuenca y su paso de tres décadas por la Iglesia Católica. 

 

Simón Espinosa, la cara de la lucha contra la corrupción
Ex sacerdote jesuita, periodista, profesor universitario y activista en contra de la corrupción, Simón Espinosa Cordero rememora los hechos más importantes de su vida, próximo como está a cumplir los 90 años. Espinosa llegó hace poco a la red social Twitter, en donde arremetió contra expresiones del canciller Guillaume Long que consideró desatinadas.

Sorprende sobre todo cómo recuerda cada fecha relevante de su vida. Simón Espinosa Cordero tiene actualmente 88 años. Nació el 8 de octubre de 1928 en Cuenca. En la tranquilidad de la sala de su casa, ubicada en el barrio de La Mariscal, recuerda perfectamente el 6 de septiembre de 1946, el día que ingresó, con 17 años, a la orden jesuita. Trece años después se ordenaría como sacerdote en una universidad jesuita de Estados Unidos. 

Galo Lara fue extraditado desde Panamá en noviembre del 2014, cuando el gobierno de ese país le revocó su estatus de asilado político.

 

La muerte en vida de Galo Lara
Galo Lara, ex asambleísta de PSP y líder opositor al gobierno de Rafael Correa, cumple en una cárcel de Guayaquil una pena de diez años de prisión, por su presunta complicidad en un triple homicidio en la localidad de Quinsaloma, Los Ríos. En varias cartas, el considerado preso político, denuncia maltratos en la prisión, el aislamiento de visitas íntimas y la negación de atención médica a su salud afectada por la diabetes y la hipertensión.

Parece que la condena contra Galo Lara, ex asambleísta de Sociedad Patriótica, no es a diez años de prisión sino a muerte, dice su defensa. Eso se puede desprender de varias cartas enviadas por el detenido, desde la prisión en Guayaquil, a las que este medio tuvo acceso.

Páginas