Back to top
12 de Abril del 2016
Historias
Lectura: 7 minutos
12 de Abril del 2016
Desirée Yépez

Periodista. Ha escrito para Revista Vanguardia, La Barra Espaciadora, Diario El Comercio y revista Plan V.

Los activistas que protestan contra las excavaciones del Metro de Quito

Fotos: Luis Argüello

Según tesis históricas revisionistas, debajo de la Plaza se podrían encontrar restos arqueológicos pues habría sido un centro ceremonial de los indígenas preincaicos. 

 

Las obras de construcción del Metro de Quito ya están en marcha. La firma brasileña Odebrecht, en conjunto con la española Acciona, es la responsable de la segunda fase del proyecto que implica la intervención en el Centro Histórico. Colectivos ciudadanos y revisionistas históricos, se pronuncian al respecto.

"La construcción del Metro de Quito es inviable". Así lo afirman voceros de los colectivos Kiturismo, Kitumilenario, Movimiento Sumag, Caminantes del Arco Iris y el Foro Permanente de Quito. Su postura se sostiene en argumentos técnicos, económicos y sociales. Aunque podría resultar extemporánea, la negativa se mantiene en vigencia justamente ahora que arrancó la construcción de algunas de las paradas del proyecto, siendo la de la Plaza de San Francisco, la única en el Centro Histórico, una de las más polémicas.

La segunda etapa, considerada la parte medular del proyecto, consiste en la construcción de un túnel de 22 kilómetros de longitud, a cargo del consorcio integrado por las firmas Odebrecht, de Brasil, y Acciona, de España. El costo de esta fase asciende a 1 538 millones de dólares; mientras que todo el proceso está calculado por encima de los 2 000 millones.

En ese contexto, a fines de marzo de este 2016, la empresa Metro de Quito anunció la intervención en el Centro Histórico para iniciar la que será la parada de San Francisco. En esa etapa se marcan las 107 695 piedras de la plaza, que empezaron a ser removidas para que pueda desarrollarse la excavación. Esas piezas serán trasladadas a la bodega del Instituto Metropolitano de Patrimonio, en el parque Arqueológico Botánico Rumipamba. Allí permanecerán hasta que concluya la construcción de la estación, procedimiento que tomará dos años, aproximadamente. El empedrado no es colonial, pues fue colocado en los años sesenta del siglo XX. 


El empedrado de San Francisco, que fue colocado en los años 60 del siglo XX, es paulatinamente retirado. 

Según ciertas teorías, debajo de las iglesias coloniales habría restos de "tolas" anteriores a la llegada de los incas.

“Quito está atravesado por una falla geológica. Estamos en una zona sísmico -volcánica, ubicada sobre un lecho lacustre. La falla geológica se inicia en Cochasqui, atraviesa el Parque La Carolina, el Centro Histórico, El Panecillo y llega a Chillogallo. Si confluyen sismos, vulcanismo y falla geológica, ese metro es una mortandad”, advierte Diego Velasco, vocero de los colectivos.

El también doctor en Planificación Urbana explica que el Centro Histórico de Quito tiene características específicas. La zona en donde se levanta habría sido un centro ceremonial, de la cultura Kitu Kara. En el área, previo a la llegada de los Incas, habría existido un conjunto de tolas, pucarás y quebradas que establecían un paisaje cultural. Según esta teoría, lo que hoy se conoce como San Francisco era la "tola del rayo", la zona del convento de La Merced era la "tola de la luna", en el lugar de la Catedral católica,  "la tola del Sol", en San Agustín "la del arco iris" y en Santo Domingo "la de las constelaciones". “Debajo de San Francisco es posible descender más de 20 metros y hallar estructuras subterráneas.  Se quiere borrar una historia milenaria y un paisaje multicultural”, afirma Velasco.

Sin embargo, desde el Instituto Metropolitano de Patrimonio se indicó que todavía no hay fecha para iniciar las excavaciones en la zona, pues dependerá del tiempo que tarden los estudios arqueológicos que se harán en el sitio, una vez que se retiren las piedras. También se anunció que en el área donde se realizó la primera etapa de codificación (calles Bolívar y Benalcázar) se hallan las principales anomalías arqueológicas. A partir de un análisis con escáner, se identificaron dos círculos grandes, que se presume son la base de monumentos.

No obstante, el alcalde Mauricio Rodas sostuvo que, de investigaciones preliminares realizadas, se concluye que no hay vestigios arqueológicos ni coloniales en el sector. 


Las piedras de la Plaza han sido numeradas para volver a ser colocadas en su sitio original. 

Velasco, quien realizó su tesis doctoral en Antropología Urbana de Quito, enfatiza en que San Francisco era una "cancha ritual", un espacio de intercambio social, donde "seguramente habrá restos".

Aunque el Metro está ya contratado, los activistas piden que se cancele la obra y se opte por otros sistemas de transporte más baratos y, en su criterio, eficientes. 

La crítica al proyecto se extiende. Sus detractores lo califican como un distractor en etapa de crisis y de una impostura. José Chiriboga, miembro de las asambleas populares y del Foro Permanente de Quito, afirma que se han mantenido reuniones con la empresa Metro de Quito y se han compartido los estudios realizados al respecto. Sin embargo, quedaron pendientes otras alternativas para intentar resolver la movilidad en la Capital. “No hay apertura a la participación ciudadana. No se han tomado en cuenta las observaciones de los ciudadanos. En una oportunidad le manifesté al alcalde Mauricio Rodas que queremos vivir mejor y que nos planteen otras opciones para que, mediante una consulta popular, escojamos la que consideremos mejor. Él dijo que se tomaría en cuenta…”.

Como organizaciones civiles, los colectivos proponen la construcción de un metroférico, un tren ligero o un tranvía ecológico, como el que se usa en Cuenca. “Se optó por el metro porque es una mega obra, la más costosa, y por eso consideramos que es una estafa. Hay sobreprecios. El proyecto lo maneja Odebrecht (conglomerado brasileño vinculado a escándalos de corrupción a escala internacional), y compromete por lo menos el 60% del presupuesto de la ciudad. La movilidad en Quito se puede resolver mediante un sistema multimodal”, denuncia Velasco.

Chiriboga acota que la actual administración municipal no ha podido solventar los problemas de transporte ya existentes. Es por eso que, como colectivos ciudadanos, consideran viable iniciar un proceso de revocatoria al mandato de Mauricio Rodas. “Hay un descontento generalizado. No existe una planificación real. Lo único que se verá será la destrucción del Centro Histórico”, concluyen los activistas.

[RELA CIONA DAS]

El presupuesto para conservar el patrimonio de Quito se achica
Redacción Plan V
El "efecto Yunda" en el Municipio: ¿golpes de efecto y soluciones en ciernes?
Redacción Plan V
La gestión de riesgos de desastres en el Estatuto de Quito
Hugo Cahueñas Muñoz
De cuerpos y reinas
Fernando López Milán
Estos son los ejes del Estatuto Autonómico de Quito, que el Municipio aspira tener en un año
Fermín Vaca Santacruz
GALERÍA
Los activistas que protestan contra las excavaciones del Metro de Quito
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Andrés Michelena: tenemos un retraso de 15 años en lo digital
Redacción Plan V
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

El estudio que revela cómo el minero Proyecto Mirador afecta a la salud de los moradores
Redacción Plan V
Sobornos: Pugna entre la Fiscal y los abogados por el cohecho
Redacción Plan V
La crisis de los puertos ecuatorianos: pérdidas por USD 184 millones
Redacción Plan V
La OEA y su elección de Secretaría General
Adrian Bonilla