Back to top
19 de Octubre del 2015
Historias
Lectura: 9 minutos
19 de Octubre del 2015
Desirée Yépez
"Ana y Milena", 10 años de sarcasmo ininterrumpido

Foto: Luis Argüello

Fabián Patinho empezó Ana y Milena en 2005, su reto era hacer 100 tiras. En la actualidad lleva más de 2000. En la foto, Patinho posa junto a su perro, un Pug que aparece en la tira como Patiño.

 

A esta tira cómica todavía no le cae el ‘hachazo’ de la censura ni la responsabilidad ulterior. Desde hace 10 años, los personajes creados por Fabián Patinho cuestionan, desde las viñetas, las formas atávicas de entender la sociedad.

El libro compila lo mejor de la tira cómica durante los últimos cinco años. 

Son mujeres, jóvenes, y las protagonistas de la tira cómica ecuatoriana más ‘longeva’. Ana y Milena cumplieron el pasado 11 de octubre una década.

Estos primeros 10 años representan respuestas a preguntas que su creador, Fabián Patinho, se planteó y pensó que no serían contestadas. “Siempre creí que si lograba cien tiras era un éxito, me sentiría realizado. Pasaron los tres meses, así que me emocioné y seguí”, comenta.

Diseñar la primera tira de Ana y Milena, que se publicó en la sección Ocio de Diario El Comercio un miércoles 10 de octubre de 2005, le tomó casi 25 días. Ahora es capaz de dibujar una en 15 minutos. En la actualidad cuenta con más de 2500 tiras. Todas están archivadas en su casa.

Estos primeros 10 años  también representan que, por más que parezca extraordinario, es posible vivir de una tira cómica en Ecuador. Pero, sobre todo, Ana y Milena saldan una deuda infantil, un anhelo que Fabián tenía desde niño. 


Sisa, Milena, Curco y Ana representados por actores. Foto: Víctor Hugo Moya

Un hombre en el universo femenino

Ana y Milena nacen de la mente de un hombre, adulto, heterosexual, soltero. Ana es “cerebral”, mientras que Milena se decanta por la emoción. Son mujeres con una visión nihilista que no se comprometen con códigos ni regímenes concretos.

“Qué lindo sería tener una tira cómica”, pensaba Fabián cuando era niño. Creció leyendo cómics y eso lo incitó a expresarse a través del dibujo.

“Qué lindo sería tener una tira cómica”, pensaba Fabián cuando era niño. Creció leyendo cómics y eso lo incitó a expresarse a través del dibujo.

Fabián es el menor de una familia numerosa. Tiene cinco hermanas y dos hermanos. Su madre, quien ya falleció, era una “matrona” que ocupó mucho espacio simbólico. “Crecí bajo un matriarcado intenso, en todos los sentidos. El universo femenino me fue cotidiano y afin desde que era pequeño. Entraba en el cuarto de mis hermanas, donde percibía cómo se desenvuelven, cómo ven las cosas. Cada una de ellas era mi madrina…”.

En ese contexto, siempre admiró la forma en que las mujeres perciben el mundo. “Se trata de una sensibilidad distinta a la de los hombres, ni mayor, ni menor, distinta. Escruté mucho eso de pequeño, lo procesé porque me gusta, a nivel estético, como está ordenada esa existencia”.

Desde la percepción de Patinho, los hombres son más toscos y elementales, mientras que las mujeres tienen “esa forma de dar vuelta las cosas, más interesante… Hay más espacio para explorar, entresijos, los hombres somos tajantes, más brutos. Las mujeres tienen secretos, cosas, bargueños llenos de cajoncitos, son inagotables”.

Sin embargo, la crisis económica que sacudió a Ecuador a inicios del siglo XXI y un viaje se convirtieron en un punto de partida concreto para la construcción de Ana y Milena.

“En el 2000 me fui dos años y medio a República Dominicana. El país estaba al borde del feriado bancario, en un estado gris. Las mujeres también estaban en un estado apocado, timorato y pusilánime. Eso me deprimía”.

Al volver a Ecuador, algo había cambiado. Fabián Patinho percibía diferente la situación de las mujeres. “Tenían una personalidad distinta, ya no eran las ‘culijuntas’ de antes, eran altaneras, te hablaban mirando a los ojos y lo más importante era que te veían sin taparse la boca. Ya no pedían permiso, no decían mande… podías hablar con ellas”, recuerda.

Ana y Milena son el reflejo de ese cambio. Son chicas, de 25 y 27 años, profesionales, una de ellas madre soltera, que representan la impresión de Fabián sobre el país que encontró a su regreso.


Fabián Patinho alista el segundo libro recopilatorio de Ana y Milena. El primero fue lanzado en 2010. En el nuevo material conmemora lo mejor de los últimos cinco años.

Ana, Milena y el sistema

Ana y Milena, la tira cómica, se alinea por principio en contra del status quo, el orden establecido. También rechazan formas atávicas de ver la “sociedad franciscana de Quito que intenta someter a la mujer donde, en el mundo político, cultural, hay un patriarcado”.

Los personajes defienden esa espacio de cuestionamiento. Además,“evidencian las contradicciones de la sociedad al hablar de igualdad, libertad, independencia… pero (la sociedad) mantiene un discurso mojigato, machista, misógino, homofóbico y racista”.

Desde el humor, la tira expone “lo poco consistente de estar en una ciudad que juega a ser metrópoli del siglo XXI, cuando todavía se sostiene por moralismos atávicos del siglo XIX”. Se trata de un humor cáustico, incisivo, que rompe con eso.

Desde el humor, la tira expone “lo poco consistente de estar en una ciudad que juega a ser metrópoli del siglo XXI, cuando todavía se sostiene por moralismos atávicos del siglo XIX”. Se trata de un humor cáustico, incisivo, que rompe con eso.

En Ana y Milena las mujeres son las del control y los hombres, en palabras de su creador, bobalicones, divertidos y satelitales a lo que sucede frente a ellas. Eso sí, hay que entender que no se trata de una caricatura, ya que no exagera los rasgos físicos. Las situaciones tampoco son sacadas ni extraordinarias. Resultan de las experiencias del autor, así como de sus amigos o conocidos. “No es nada del otro mundo, la realidad no está hiperbolizada".

Ana y Milena tampoco están inspiradas, exactamente, en personajes reales. Son un zoom de las amigas y compañeras de Fabián Patinho con quienes habla mucho. “Trato de escuchar. Los personajes son un reflejo de las conversaciones con mis amigas. Cada una me provee de contenido. Tengo la suerte de estar rodeado de mujeres muy inteligentes e interesantes”, explica.

¿Y después de los primeros 10 años, qué?

Fabián Patinho rompió todos los récords que, en algún momento, se impuso. En 10 años, además de desarrollar un técnica y el concepto de diversos personajes, se demostró que es posible que una tira cómica perdure en un país que no consume, masivamente, ese tipo de productos visuales.


Desde el 11 de octubre de 2005 Fabián Patinho publica, sin interrupción, la tira Ana y Milena.
Foto: Facebook Fabián Patinho

Esa propuesta conceptual, que hace 10 años resultó novedosa -dos mujeres jóvenes con una visión sardónica de la sociedad- se sostuvo y creció. En los últimos años el contenido político se elevó y Ana y Milena toman posición, opinan.

Para el cuencano, radicado hace 25 años en Quito, lo más difícil ha sido no repetir y tratar de renovar desde un espacio que comprenden no más de tres viñetas. “He tratado de no ser obvio, chapucero, ramplón ni vulgar”.

Lo mejor de ese material se compilará en un libro que se lanzará este martes 20 de octubre, a las 19:30 en El Pobre Diablo, en Quito. Este aniversario “me tomó desprevenido. Es un libro pequeño, edición especial, con 160 tiras de los últimos cinco años. Es algo conmemorativo”. Durante el festejo, se presentará un video, donde cuatro actores representarán a: Ana, Milena, Sisa y el Curco.

Pero ¿qué ocurrirá  después del festejo? Fabián no sabe cuál será el futuro de la tira cómica. Por lo pronto, uno de los proyectos es seleccionar el material exportable y concretar con periódicos en Perú, Argentina y Costa Rica.

[RELA CIONA DAS]

Los graffitis verdes en los muros de Palacio
Entretejiendo voces: de violencias, resistencias y disidencias
Érika Arteaga y Natalia Sierra
Es mi decisión autónoma, soberana y digna
Natalia Sierra
Trata de personas: el caso de "El Abuelo" puede llegar a las más altas esferas
Redacción Plan V
Crímenes de clase
Fernando López Milán
GALERÍA
"Ana y Milena", 10 años de sarcasmo ininterrumpido
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz
Las horas de terror en Quito
Susana Morán
La tormenta perfecta
Gustavo Isch
Lourdes Tibán: “La mayoría de los infiltrados son policías y militares indígenas”
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán