Back to top
11 de Septiembre del 2015
Historias
Lectura: 10 minutos
11 de Septiembre del 2015
Redacción Plan V
Carta de una rescatista de perros

Fotos: Fundación Camino a Casa

Bob, de raza Puli, descansa en una jaula de la clínica venterinaria, luego de su rescate. Los animales luego son ubicados en hogares adoptivos.

Esta es una carta que María Cristina Calderón, directora de la Fundación Camino a Casa, cuya tarea es rescatar y cuidar perros y gatos, dirige a sus seguidores. La reproducimos por mostrar cómo es la vida de personas que se dedican a esta tarea y la situación cada vez más extrema de los animales abandonados.

No se sabe si los casos van en aumento, o es que ahora hay más conciencia. Lo que antes era algo normal, como ver un perro atropellado, herido, una perrita a punto de parir en cualquier parque, ahora empieza a llamar más la atención, incluso de personas a quienes la vida de los animales no importa nada. Por un lado eso es bueno, pero por otro, el problema para organizaciones como nosotros,  la Fundación Camino a Casa, se agrava, ya que la gente piensa que con tomar una foto y pedir ayuda, soluciona el problema y rescata automáticamente al perrito. Algo así pasó con Olivia, una angelita hermosa, de un año, a la cual encontraron en un parque al sur de Quito, dormida en un lugar sucio y con su patita rota. Quienes la vieron tomaron foto de la perra, foto del lugar y de su herida, pero la dejaron ahí mismo. Usaron redes sociales para etiquetar a cientos de personas, quienes a su vez leían y seguían etiquetando a otras tantas... Pero Olivia se quedó ahí. Incluso la persona que pidió ayuda no contestaba el teléfono y el personal de la Fundación no pudo hacer nada por ayudarla, a pesar de que encontramos un hogar temporal cerca de la media noche, dispuesto a recibirla ese momento.

Las redes sociales propagan todo a una velocidad increíble, pero lastimosamente la ayuda no llega en esa misma proporción. Al día siguiente, dos voluntarios fueron al parque donde habían encontrado a Olivia, y luego de dos horas de búsqueda, la encontraron y la llevaron a la clínica Brasil. Las personas que en redes ofrecieron apoyar con sus gastos, una vez que Olivia llegó a la clínica, se olvidaron de su ofrecimiento. Comentar, poner likes, etiquetar, mandar bendiciones para 10 generaciones, lastimosamente no ayuda en nada. Lo que ayuda es recoger al perrito, y si no se puede, por lo menos contestar las llamadas y los mensajes. Nos dolió mucho que nuestra Olivia haya pasado ahí la noche, en ese lugar tan feo y sucio, y con una herida abierta que no le permitía asentar su patita. Tiene rotos los ligamentos y su cirugía cuesta 400 dólares. La iban a operar el viernes pasado, pero el doctor dijo que el riesgo de infección era muy alto, así que le están haciendo curaciones diarias y la cirugía será pronto.


Olivia, una perrita que apareció abandonada en el sur de Quito.

A Miel la botaron de un carro en movimiento, en la ciudad de Esmeraldas. Un guardia vio todo y la cuidó por una noche. Nos mandaron la foto y nos pidieron ayuda. Fue justo en el feriado del 10 de Agosto, así que aprovechamos la fecha y fuimos a verla. La trajimos de regreso el mismo día. Es una perrita a la cual tenían como reproductora. Tenía una gusanera terrible en su patita, estaba llena de parásitos, totalmente desnutrida y deshidratada.  El problema con los animales de la Costa son las garrapatas y los parásitos que dejan en la sangre, que muchas veces son imposibles de eliminar. La prueba de moquillo dio positiva, pero afortunadamente no ha presentado síntomas hasta ahora, y ya es un mes de su rescate, así que es toda una sobreviviente.  Miel tiene un carácter dominante, y sumamente dulce a la vez. Es protectora con la gente que la cuida, y aprendió a llevarse bien con otros perros. Ahora está en un hermoso hogar temporal, recuperándose de todas sus heridas físicas y emocionales. 


Detalle de la condición en que estaba Miel, que fue rescatada en Esmeraldas.

Vimos a Bob en una vereda, y realmente nos asustamos por su estado. No dudamos en cogerlo y llevarlo a la clínica, pero al llegar nos dijeron que era un perrito de raza Puli, y su característica precisamente son sus rastas, las cuales son muy diferentes a las motas. Las rastas se separan con facilidad, pero a las motas hay que cortarlas. Bob es un perrito muy dulce y exageradamente guapo.  Nunca habíamos visto un Puli en vivo y en directo. Permaneció una semana en la clínica, y ya fue esterilizado y vacunado. Está también en un hermoso hogar temporal que lo cuida mucho. Es muy tímido, quien sabe de dónde saldría y por qué nadie lo ha buscado, pero poco a poco está tomando confianza.


Bob es un macho Puli, una raza poco común en el Ecuador, cuya característica son las rastas. Esta es la condición en que fue rescatado.

Ágata es la gatita que rescatamos de la mecánica, con sus bebés. Ya está esterilizada y busca con urgencia un hogar temporal o definitivo. Es una gata preciosa, de tres colores, y es medianita. A pesar de ser una gatita adulta y de haber vivido practicamente abandonada, es muy dulce y sociable. Estamos pagando hospedaje por ella también, porque no ha encontrado hogar aún.


Âgata, con una de sus tres crías, abandonada en una mecánica.

Nos mandaron la foto de Igor y de su patita, y no pudimos dejar de ayudar. Fue atropellado y pidieron ayuda para él algunos días después, ya que tenían la esperanza de poder curar su hueso fracturado y expuesto, sin atención veterinaria. Igor ya fue operado, y su cirugía tuvo un costo de 400 dólares, pero sigue en la clínica porque hay que hacerle curaciones diarias. No perdió su patita, pero sí la articulación.

Ayer nos pidieron ayuda para Isaac, un perrito atropellado y con el ojo reventado. Tampoco pudimos dejar de ayudar, a pesar de que ya no tenemos más posibilidades de hacerlo. Lo llevaron enseguida a la clínica Brasil, y ya sacaron su ojito. Le están haciendo exámenes porque el golpe fue en la cabeza, y también tiene huellas de llantas en su abdomen. A veces no entendemos cómo logran sobrevivir esos cuerpos pequeñitos a la miseria humana de muchos conductores.

Amigos, de corazón les decimos que si no fuera por ustedes y sus constantes donaciones, ya no estaríamos haciendo esto.

Amigos, de corazón les decimos que si no fuera por ustedes y sus constantes donaciones, ya no estaríamos haciendo esto. Tenemos ya la cuenta de la clínica Brasil y lo que debemos desde febrero, ya que con la rifa de diciembre saldamos la deuda que arrastrábamos el año pasado. Hay 133 facturas, y más de 160 animalitos atendidos, lo que da en promedio 22 casos mensuales, que es muchísimo más de lo que podemos cubrir. Las 133 facturas suman 26 mil dólares en apenas siete meses, y en donaciones tenemos casi 11 mil dólares. Ni siquiera usando el premio que ganamos en Bailamos, (concurso de baile de Teleamazonas en el cual la Fundación alcalzó el primer lugar con un premio de USD 12000, que dicen no haber recibido todavía. El canal dijo que estaba en proceso de pago inmediato. Ndlr.) pagaríamos todo lo que se debe. Les recordamos que las facturas están siempre a disposición de las personas que nos quieran ayudar, las cuentas están también en la clinica Brasil, y pueden acercarse cuando gusten. Tenemos fotos absolutamente de todo y respaldos de exámenes, radiografías y todo lo que alguien necesite ver. Nuestra gestión es absolutamente transparente, y por eso es que tantas personas nos piden ayuda, pero nuestros ingresos son solo lo que ustedes donan, nada más. Por falta de tiempo no organizamos algún evento, pero ante esta crisis que no nos obligará a cerrar y a dejar de ayudar, algo haremos.

Gracias por ayudarnos siempre, a pesar de las crisis y de los problemas que a nadie faltan. El dinero nunca sobra, pero siemrpe se puede aportar algo, por más pequeño que sea, para quienes más lo necesitan. El dinero que juntamos llega de dólar en dólar, de 5 en 5, de 10 en 10. Nunca piensen que una donación es demasiado pequeña y que es mejor no dar nada. La clínica nos cobra 5 dólares diarios por cada animalito que está internado, así que incluso 5 dólares, garantizan una noche de sueño tranquila a un animalito. Si alguien nos puede ayudar como hogar temporal, les agradecemos muchísimo. Es un gran aporte. Cabe recalcar que hay muchísimas cosas que no nos cobran y nos hacen rebajas en todo lo que pueden.

El domingo pasado, la gente de la Fundacón fue iremos con varias personas hasta Latacunga, para dejar comida en un albergue que se está construyendo ante la emergencia del Cotopaxi, y para ayudar a todos los animalitos que están en la calle y que fueron abandonados por sus familias. Lastimosamente son muchísimos, miles... Si las cosas fueran al revés, ellos nunca abandonarían a su familia. 

 

[RELA CIONA DAS]

Quito, una ciudad amigable con las personas
Fernando López Milán
Quito: the city that does not love dogs
Juan Carlos Calderón Vivanco
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Vidas vulnerables en una sociedad enferma
Ana Minga
Los perros, los animalistas, y los Chatos Castillos
Cristina Calderón Peralta
GALERÍA
Carta de una rescatista de perros
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Paro: la represión policial bajo la lupa
Redacción Plan V
El Ecuador minero y su deuda con la transparencia
Redacción Plan V
La Comisión de Expertos Internacionales de Lucha Contra la Corrupción, al garete
Redacción Plan V
El presupuesto para conservar el patrimonio de Quito se achica
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El rector de la PUCE: "dicen que debimos dejarlos afuera a que se mueran de hambre, eso me parece cruel e inhumano"
Fermín Vaca Santacruz
Respuesta al general Oswaldo Jarrín
Christian Escobar Jiménez
Las apreciaciones de inteligencia que sí llegaron a la Presidencia
Redacción Plan V
‘Recibimos palazos, perdimos la conciencia’
Redacción Plan V