Back to top
29 de Enero del 2018
Historias
Lectura: 23 minutos
29 de Enero del 2018
Redacción Plan V
La movilidad: Quito sigue atascada

Fotos: Luis Argüello

La "repotenciación" del trolebús ha consistido en poner buses a diésel en la ruta de los eléctricos, lo que significa el abandono progresivo de la tecnología limpia. 

 

En 2019 terminará el periodo del actual alcalde metropolitano de Quito, Mauricio Rodas. Varias encuestas le dan al alcalde una baja aceptación entre los ciudadanos, junto con la percepción de que mucho de plan de campaña de SUMA no se ha cumplido. La movilidad es un problema clave.

No importa si son las primeras horas de la mañana, el mediodía o las horas pico de la tarde. El tráfico en las principales avenidas de la capital no parece dar tregua. Largas filas de automotores pugnan por cruzar las intersecciones, mientras los semáforos y los agentes civiles de tránsito, que dependen del Municipio, parecen contribuir al desorden más que a la fluidez.

En 2013, durante la campaña para la Alcaldía de Quito, un candidato presentó una serie de propuestas para atender este problema, uno de los más evidentes de los capitalinos. Mauricio Rodas, quien obtuvo un triunfo electoral frente al candidato del correísmo, Augusto Barrera, incluyó dos ejes en su plan de campaña sobre la problemática. 

En 2013, durante la campaña para la Alcaldía de Quito, un candidato presentó una serie de propuestas para atender este problema, uno de los más evidentes de los capitalinos.

En este año 2018, el Municipio ha ofrecido la peatonalización de más calles en el Centro Histórico de la ciudad y la reestructuración del sistema de transporte público con el rediseño de rutas y frecuencias, la implementación del sistema inteligente de transporte, la remodelación de paradas y la instalación progresiva del sistema integral de recaudo, en el servicio municipal troncalizado y en el servicio de las empresas privadas.  La Secretaría de Movilidad recibirá este entrante USD 4,8 millones, según el presupuesto municipal de 2018. 

El plan de campaña menciona dos aspectos: movilidad y reingeniería vial. En el primer tema, el plan de la campaña de Rodas hacía algunas ofertas concretas: 

"Los quiteños podemos tener un sistema de transporte público cómodo, seguro, ágil, que conecte a todos los puntos de la ciudad, integrado por el metro, el trolebús, la ecovía y los sistemas de corredores repotenciados, metrocables y trenes de cercanía, para brindar un servicio de calidad al 100% de los ciudadanos. Los quiteños, especialmente las personas con capacidades especiales y adultos mayores, podemos viajar seguros y acceder sin inconvenientes a través de sistemas de camas bajas y/o rampas. Los peatones, ciclistas, motociclistas, transportistas y autos podemos transitar en armonía y con respeto. Los quiteños podemos reducir el uso del auto, a través de descuentos en tarifas de estacionamientos públicos de acuerdo al número de horas en las que el auto queda estacionado".

Pero, ¿cuánto de ésto ha podido cumplir el alcalde Mauricio Rodas, que ha tenido un apoyo importante en el Concejo Metropolitano, a pesar de que algunos de los concejales que llegaron su lista se desafiliaron en el camino?

El trolebús y la ecovía 

Durante la Alcaldía del ex presidente Jamil Mahuad se construyó el sistema Trolebús. Se trató de una troncal del autobuses eléctricos, fabricados en España, para cuya circulación se construyó un carril exclusivo que conecta la Estación El Labrador, al norte de la ciudad, con la de El Recreo, al sur. El sistema ha sufrido varias extensiones, en especial, hacia el sur, por lo que los trolebuses llegan actualmente hasta el terminal terrestre, ubicado en Quitumbe, en el extremo sur de la capital. Por lo menos 250 mil viajes se realizan en ese sistema, pero la demanda del corredor central del trole habría disminuido en un 3%


Las paradas del trolebús fueron reconstruidas en varios puntos de la ciudad. 

Pero la situación de los troles, que tienen casi 20 años de operación, no es la mejor. Muchos de los vehículos eléctricos han superado su vida útil. En el plan de campaña de Rodas, hay un párrafo sobre el trolebús: "Repotenciaremos el Trolebús con nuevas unidades biarticuladas con mayor capacidad de pasajeros que los actuales para que todos viajemos de forma más cómoda y segura. El Trolebús contará con rutas expresas para quienes necesitan recorrer distancias más largas en menos tiempo. El servicio de Trolebús llegará a Calderón".

A la fecha, sin embargo, la oferta de campaña de extender el trolebús hasta Calderón no ha sido cumplida. Actualmente, hay alimentadores que conectan la estación La Y con el barrio y con el terminal terrestre del norte. 

Sin embargo, el Municipio realizó la reconstrucción de 44 de las paradas del trolebús, que de simples andenes se han convertido en paradas acristaladas. También se adquirieron por lo menos 80 buses biarticulados a diésel, que reemplazan a no menos de 23 trolebuses eléctricos. 

El Municipio realizó la reconstrucción de 44 de las paradas del trolebús, que de simples andenes se han convertido en paradas acristaladas. También se adquirieron por lo menos 80 buses biarticulados a diésel, que reemplazan a no menos de 23 trolebuses eléctricos.

Críticos del alcalde, como Cristóbal Buendía, del Observatorio de Movilidad, consideran que la mayor parte de la red del trolebús se mantiene igual que hace 14 años, pues no se ha aumentado la cobertura del sistema por medio de un aumento de los alimentadores. Cuestiona que se haya abandonado el sistema de transporte eléctrico, pues en lugar de repotenciar el trolebús, "se ha retrocedido en el tema de utilizar energías limpias como es la electricidad". Buendía sostiene que la supuesta repotenciación del trolebús quiteño ha consistido en comprar más buses de combustión interna, en lugar de utilizar la infraestructura eléctrica. Para Buendía, es importante destacar que se ofertan viajes y no buses, por lo que debe haber más ciclos en lugar de más buses. De ahí que de los USD 114 millones que se gasta en el transporte municipal, habría un déficit de USD 60 millones. Para el analista, este modelo de repotenciar el trole tiene una "visión equivocada" en el tema de la movilidad. 

En las ofertas de campaña, Rodas había ofrecido que el corredor central norte se extendería hasta la Mitad del Mundo desde La Ofelia, pero lo que opera en la zona son alimentadores. 

Con relación a la ecovía, el plan de campaña de Rodas consigna: "se reemplazarán las unidades de la Ecovía por unidades biarticuladas, con capacidad de llevar a más y verdaderamente ecológicas. El servicio de Ecovía llegará en el sur hasta Guamaní, en el norte hasta el Comité del Pueblo". Algunas de las unidades biarticuladas circulan tanto por el corredor del trole cuanto por el de la ecovía, en donde otros buses más antiguos, también a diésel, han empezado a circular. Según el mapa oficial del servicio de transporte municipal, es posible viajar en ecovía desde la terminal Río Coca al norte hasta el Terminal Sur de Ecovía, ubicado cerca de Guamaní, pero no se ha realizado la extensión hasta el Comité del Pueblo como se ofreció. 

Un tercer eje del sistema metropolitano es una troncal occidental, que también conecta el terminal terrestre, al sur de la capital, con el terminal de La Ofelia, al norte. En este sistema operan buses privados que tienen una concesión. 

Las rutas antiguas y el rediseño del transporte

Cristóbal Buendía critica que el Municipio no ha direccionado la oferta con relación a la demanda del transporte. Menciona la existencia de rutas como Camal-Hipódromo, cuando en la actualidad ya no existe el hipódromo. Según el analista, hay hasta 14 rutas con el mismo origen y destino, "mientras hay zonas donde no hay transporte público en algunos sectores". En efecto, otra de las ofertas de campaña de Rodas fue un transporte eficiente, lo que no se habría cumplido en criterio del analista. 

En otro apartado del plan de campaña de Rodas se ofreció: "Los quiteños podemos contar con un sistema de transporte público que nos permita planificar el día y los viajes, con información sobre horarios y tiempos de recorrido de los buses y del transporte público metropolitano, disponible en paradas y en línea".

En efecto, en la página web del Trolebús se ha colocado la aplicación de Google maps en donde se ingresa el destino y ésta, automáticamente, calcula el tiempo de viaje, pero en ella no aparecen ni los horarios del transporte público ni qué línea se debe tomar. Este servicio no existe en ninguna parada del sistema público, según constató PLANV y no es diferente del que cualquier persona puede tener simplemente usando un telefóno inteligente.

En efecto, en la página web del Trolebús se ha colocado la aplicación de Google maps en donde se ingresa el destino y ésta, automáticamente, calcula el tiempo de viaje, pero en ella no aparecen ni los horarios del transporte público ni qué línea se debe tomar.

Otra oferta de campaña de Rodas fue: "Los quiteños podemos movilizarnos de manera ágil y evitar las colas utilizando una tarjeta única electrónica recargable para el uso del sistema de transporte público metropolitano, recargable en las diferentes estaciones". Este portal recorrió las estaciones del trolebús y la ecovía, y consultó en las boleterías si tal tarjeta existe, y la respuesta fue que no.

El concejal de Alianza PAÍS, Carlos Páez, consideró que la tarjeta tiene dos funciones: por un lado, que el usuario no use efectivo, y, por otro, que se controle de mejor manera los ingresos de los buses y los viajes. Hasta la fecha, sin embargo, la tarjeta no existe, y los usuarios deben depositar 25 centavos en monedas en máquinas que permiten el acceso la red municipal. 

Los estacionamientos municipales

La red de estacionamientos municipales, en especial, la que sirve al Centro Histórico, como el Cadisán y La Ronda, son obras anteriores a la administración de Mauricio Rodas. En el documento de ofertas de campaña se consigna. "Vamos a construir estacionamientos públicos bajo el esquema de alianzas público - privadas, a través de las cuales se otorgarán concesiones que permitirán generar ingresos para el MDMQ y controlar las tarifas, para que no se den abusos. Incentivaremos la construcción de estacionamientos subterráneos y edificios de estacionamientos en las áreas de mayor congestión de la ciudad y en las terminales y paradas del Sistema de Transporte Público Metropolitano. Todos los estacionamientos tendrán infraestructura para personas con discapacidades". Hasta la fecha, el Municipio no ha construido nuevos estacionamientos, ni en el Centro Histórico ni en otras zonas de la ciudad. Los que existen, aparte de los municipales de la ciudad antigua, son privados. La Empresa Metropolitana de Obras Públicas anunció la construcción de un estacionamiento, pero en el Bicentenario, para que sirva al Centro de Convenciones. 


El uso de la bicicleta ha sido potenciado en varios sectores, en especial, en las partes planas de la ciudad. 

El pico y placa

Entre las ofertas de campaña de Rodas están algunas relacionadas con el pico y placa: "Los quiteños necesitan circular en calles sin tráfico, pero no a través de la prohibición, si no a través de opciones que les permitan movilizarse mejor. El objetivo es llegar a eliminar la medida del pico y placa, pero ello ocurrirá una vez que se hayan puesto en marcha las reformas integrales al Sistema de Transporte Público Metropolitano y la reingeniería vial que lograrán la descongestión del tránsito en el DMQ. Mientras esté vigente se complementará con las sigueintes medidas: Exoneración a vehículos que circulen con tres o más pasajeros. Racionalización de multas a través de un esquema escalonado, en el que las multas se incrementen en proporción al tiempo de incumplimiento de la medida. Quien incumpla durante pocos minutos no pagará lo mismo que quien incumpla completamente. El incumplimiento durante los primeros 15 minutos será equivalente al 50% de la multa, el incumplimiento durante los siguientes 15 minutos, es decir hasta el minuto 30, será equivalente al 75% de la multa. La primera vez que se incumpla con la medida no se retendrá el vehículo y habrán 15 minutos de gracia para salir del perímetro de la medida del pico y placa o estacionar. Sin embargo, un nuevo incumplimiento implicará la retención del vehículo y el pago de la multa completa más una sanción. Daremos facilidades para el pago de multas en un plazo de 30 días, por medios electrónicos o puntos de pago. Pasados los 30 días correrán intereses y recargos adicionales por mes de atraso que serán cobrados con el pago de la matrícula".

Cuando casi está por terminar la gestión de Rodas, el tema del pico y placa se ha quedado en buenas intenciones. En efecto, se estima que el parque automotor en Quito continúa aumentando entre el cinco y seis por ciento anual, y el nivel de ocupación de los vehículos es de 1.4 personas por carro. De esta forma, el pico y placa se mantiene, para Cristóbal Buendía, en las mismas condiciones que cuando Rodas llegó al Palacio Municipal. En efecto, la oferta de quitar el pico y placa a carros con tres personas o más no se ha cumplido, así como tampoco la eliminación progresiva de las restricciones. Ello, dice Buendía, se debe a que no hay ni gestión del tráfico, ni una adecuada programación de los semáforos en la capital. 

Se estima que el parque automotor en Quito continúa aumentando entre el cinco y seis por ciento anual, y el nivel de ocupación de los vehículos es de 1.4 personas por carro. La oferta de quitar el pico y placa a carros con tres personas o más no se ha cumplido, así como tampoco la eliminación progresiva de las restricciones.

"No se ha institucionalizado dentro del Municipio un esquema que permita enfrentar la movilidad. Critica lo que define como el "esquema Senplades" en la gestión de las secretarías y empresas municipales, que no tienen un trabajo articulado" dice Buendía. 

En otra parte del documento, la campaña de Rodas ofreció "implementaremos carriles de aceleración y desaceleración, paradas de buses y pasos peatonales en El Condado y San Carlos. Construiremos nuevos túneles en la Mariscal Sucre para conectar de manera fluida al sur y al norte de la ciudad . Implementaremos un sistema de monitoreo y control para el transporte pesado en los horarios establecidos de acuerdo al Plan de Gestión del Tráfico. Crearemos terminales de carga y centros de acopio en varias zonas de la ciudad, para facilitar el transporte de mercancías y de carga pesada y el flujo de bienes hacia el centro del DMQ".

En un recorrido por las zonas mencionadas, PLANV pudo constatar que no se han construido nuevos túneles en la Mariscal Sucre, así como tampoco terminales de carga.

La campaña de Rodas ofreció también nuevas obras públicas aunque, según sus críticos, se ha limitado a terminar las que ya había contratado la administración de Augusto Barrera. 

"En una primera fase construiremos dos ejes, uno en el norte que conecte a la Simón Bolívar con la Mariscal Sucre; y otro en el sur que se conecte con la autopista General Rumiñahui. En una segunda fase construiremos un eje transversal en el sur para descongestionar el flujo de vehículos dentro de la ciudad en este sector. Construiremos ejes de circulación rápida de este a oeste, para conectar a la ciudad en distintos puntos a través de intercambiadores, túneles y pasos elevados. Los quiteños podemos lograr una movilización más fluida y ágil en toda la ciudad, a través de una reingeniería vial, que nos permita trasladarnos de un punto a otro de la ciudad sin perder largas horas en el tráfico vehícular y compartir más tiempo con nuestras familias y amigos".


A pesar del pico y placa, los trancones en las principales avenidas de la ciudad son constantes y cotidianos. 

Aunque se ha realizado una prolongación de la Simón Bolívar, esta se dirige hacia el norte, y conecta con la autopista Manuel Córdova Galarza, pocos kilómetros antes de la Mitad del Mundo, pero no se ha podido evidenciar la obra de conectar la Simón Bolívar con la Mariscal Sucre como no sea en el redondel de El Condado, que es donde termina la Mariscal Sucre en el norte de la ciudad. 

Con relación a la conexión entre la Simón Bolívar y la autopista al Valle de los Chillos, se construyó un intercambiador cerca del peaje.

Otras obras públicas ofrecidas por Rodas fueron: "Túnel paralelo al Túnel Oswaldo Guayasamín, para permitir un acceso fluido al centro de la ciudad desde el norte, sur y los valles. Gran vía de conexión entre los valles, desde la zona del INIAP hasta Gualo. Vía a lo largo de la gran planicie de Calderón, con accesos directos hacia la Simón Bolívar sin tener que salir hacia la Panamericana Norte, para direccionarse a Quito, la Mitad del Mundo y Pomasqui".

El túnel paralelo no existe, según constató en el sector este portal, así como tampoco una gran vía de conexión entre los valles. Sobre la gran vía sobre la planicie de Calderón, se pudo constatar la existencia de una prolongación de la Simón Bolívar hacia el norte, y de un intercambiador en el punto en donde se cruza con la Panamericana Norte. 

"No solo que hay incumplimientos, sino también retrocesos", advierte Buendía, quien destaca que en los últimos años ha habido cuatro paros de transporte en la capital, cuando la gestión del transporte es una competencia municipal. 

El metro y los quitocables

Sin embargo, Buendía es rotundo al afirmar que "el fracaso mayor" de la administración de Rodas es el Metro de Quito. Primero, porque hubo un aumento de 500 millones de dólares en la fase dos del Metro. En ese tema, la campaña de Rodas había ofrecido simplemente continuar la obra del Metro, sin que se haya confirmado cuál es la tarifa que se pagará por el transporte público. Buendía recuerda que el Metro solo atenderá el 15% de la demanda, del más de un millón cuatrocientos mil viajes que se realizan al día en el Ecuador, por ello, cree que el Municipio de Rodas no tiene claro cómo volver sustentable el Metro de Quito. 


Aunque las obras del Metro de Quito avanzan, se sabe poco sobre la integración del tren subterráneo con el resto de sistemas de la ciudad. 

En el caso de lo quitocables, el plan de campaña anticipa la construcción de varias redes, de una especie de teleférico que uniría las colinas de la ciudad: "Comité del Pueblo 2, Pisulí y la Jaime Roldós con el Corredor Central Norte, desde la estación de La Ofelia, San Juan, Chilibulo, La Argelia y La Libertad con el sistema del Trolebús. Tumbaco y Cumbayá con el Parque de La Carolina".

Aunque el programa fue intensamente promocionado por la propaganda municipal, hasta la fecha no avanza, en gran medida, por las protestas de los moradores de varios barrios, que se verían afectados por expropiaciones al paso del teleférico.  

Buendía cree que el sistema era inviable, pues es más eficiente en términos de inversión y de tiempo de viaje el uso de buses, y calificó a los quitocables como "una propuesta de tarima, un anuncio sin sustentos técnicos y financieros. Ese es un proyecto caído", sentenció. El costo del proyecto era de USD 30 millones y se había conseguido un crédito para su ejecución en 2017, aunque en el Municipio se admitió que no se hará.

[RELA CIONA DAS]

Quito Cables: el fantasma de la movilidad urbana
Pablo Dávila
El "efecto Yunda" en el Municipio: ¿golpes de efecto y soluciones en ciernes?
Redacción Plan V
La gestión de riesgos de desastres en el Estatuto de Quito
Hugo Cahueñas Muñoz
De cuerpos y reinas
Fernando López Milán
Estos son los ejes del Estatuto Autonómico de Quito, que el Municipio aspira tener en un año
Fermín Vaca Santacruz
GALERÍA
La movilidad: Quito sigue atascada
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz
El paro en imágenes
Luis Argüello A.
Las horas de terror en Quito
Susana Morán
La tormenta perfecta
Gustavo Isch

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán